El gran olvidado de la Torre Eiffel

Hay un refrán español que dice que “unos crian la fama y otros cardan la lana”. Su significado viene a decir que a veces la recompensa y el crédito por un trabajo no se lo lleva quien en realidad lo ha realizado sino otra persona y la ‘Torre Eiffel’ es un buen ejemplo de ello.

Paris no se podría imaginar sin su torre y los maravillosos espectáculos de luces que nos muestra tras la puesta de Sol cuando 20.000 bombillas se encienden en la misma creando un precioso espectáculo.

Esta torre fue inaugurada el 31 de Marzo de 1889 y acabamos de celebrar el 129 aniversario de aquel día en que su constructor, el ingeniero Alexandre-Gustáve Eiffel izó la bandera tricolor francesa en su cúspide cómo emblema de la Exposición Universal de París del 6 de mayo de aquel año. En un alarde de chovinismo diría: «La bandera francesa es la única que posee un mástil de 300 metros».

Se ha olvidado hoy, pero incluso antes del final de su construcción, la Torre Eiffel ya estaba en el centro del debate de la crítica de los intelectuales de la época que algunos describieron como ” la gran jirafa” y en el periódico Le Temps, del 14 de febrero de 1887, se publicó una “Protesta contra la Torre del Sr. Eiffel” firmada por algunos grandes nombres de la época como Charles Garnier, Emile Zola, Charles Gounod, Guy de Maupassant, Alejandro Dumas hijo, Francois Coppe, William Bouguereau, Leconte de Lisle, Sully Prudhomme, Ernest Meissonier y Victorien Sardou.

Caricatura de Gustave Eiffel publicada en “Le Temps” el 14 de febrero de 1887

La respuesta de Eiffel a sus críticos mostró la gran visión de este emprendedor cuando afirmó: “Imaginen ahora esta gran torre con sus cuatro pies de hierro en el corazón de la ciudad. Desde lo alto, contemplarán París desde todas sus direcciones y con todos sus monumentos. La Torre Eiffel será tanto una obra de arte como una atracción.” y tenía toda la razón. Sin embargo pocos de los casi 7 millones de personas que cada año la visitan saben que no fue Eiffel quien diseñó esta torre sino uno de sus colaboradores.

Aunque esto él nunca lo reconoció y tan solo hizo una mención a este olvidado cuando en una contestación a sus críticos dijo: “En realidad, les responderé que la Torre fue completamente diseñada por mí con la participación de Emile Nougier y Maurice Krechlin, mis colaboradores. Imaginábamos esta construcción desde un punto de vista técnico pero también estético porque somos capaces de hacerlo.”

Palabras sabias pero inciertas porque la historia del señor Eiffel muestra que hubo muchas personas a las que dejó en la cuneta y una de ellas fue al verdadero diseñador de esta torre.

Alexandre-Gustáve Eiffel Foto: Bridgeman / ACI

El verdadero nombre de Eiffel era Gustave Bonickausen y había nacidoen Dijon (Francia), el 15 de diciembre de 1832 de una familia,de origen alemán a la que su abuelo añadió el apodo de Eiffel, (para los francófonos, Eiffel es más fácil de pronunciar que Bonickausen en alusión a su procedencia ya que Eifel es una región situada al oeste de Alemania). Nuestro hombre cuando ya era un constructor destacado, al cumplir 46 años decidió cambiar su apellido de Bonickausen.

Lo hizo en 1878 redactando una carta al ministro de Justicia para solicitar formalmente el cambio de de su apellido alemán por el de Eiffel. Tal vez porque Francia y Alemania ya habían librado la primera de las tres guerras que les enfrentarían en menos de 100 años nuestro hombre quiso defender su interés y el de sus hijos pasando de apellidarse Bonickausen a hacerlo como Eiffel.

Porque ser oportunista coincide con la historia de este excelente ingeniero, que fue un hombre que siempre supo aprovechar sus oportunidades y su éxito se debió más a sus dotes de empresario que a sus conocimientos técnicos; y esto sin negarle su gran talento como ingeniero ya que fue un especialista en el uso del hierro con vigas en enrejado, que permiten soportar grandes cargas, pero el que sus contemporáneos llegaran a apodarlo como el “ingeniero del Universo” resulta un poco exagerado ya que el mayor mérito de este hombre fue el de tener la habilidad de concentrar en su persona los méritos de sus equipos.

El hierro como material de construcción empezó a usarse en las grandes edificaciones en la segunda mitad del siglo XIX unido a las edificaciones de las grandes Exposiciones Universales y se convirtió en el armazón visible de los nuevos edificios de la modernidad. La primera gran obra con este material se hizo en la primera Exposición Universal celebrada en Londres en 1851 y fue el Palacio de Cristal, un edificio de hierro, madera y vidrio proyectado por Joseph Paxton (1803-1865)

Palacio de Cristal (Londres, 1851 ExteriorPalacio de Cristal (Londres, 1851 Interior) Fuente

De gigantescas proporciones –más de 550 metros de largo- aquella obra fue construida en hierro, cristal y madera. La columna de hierro fundido constituía el principal elemento estructural del conjunto, aunque su mayor novedad la constituía el cristal, que sustituía al muro opaco tradicional. Gracias a su ligereza y su resistencia, el hierro permitía construir, en mucho menos tiempo que antes edificios más amplios sin el sistema de muros, pilastras y columnas que requerían los viejos edificios en piedra.

Y así él hierro llegó a entrar como componente exclusivo en muchas edificaciones. Los puentes y viaductos, los andenes ferroviarios, los invernaderos, los pabellones expositivos, las galerías cubiertas, las fábricas, los mercados o los almacenes comerciales fueron las principales tipologías afectadas por ese material que también se usó en el trazado de arcos de grandes luces o en las estructuras adinteladas. En ambos casos se lograba una gran limpieza espacial.

Eiffel empezó su carrera con 18 años cuando se mudó a París en 1850 para estudiar en la École Central des Arts et Manufactures. Tras graduarse comenzó a trabajar en una empresa belga de ferrocarriles y con 26 años dirigió la construcción de la “Passerelle Eiffel” un gran puente ferroviario de metal de 500 metros que cruza el río Garona en Burdeos construido entre 1858 y 1860

Fuente

La construcción de puentes ferroviarios era una actividad especialmente importante en aquellos tiempos en los que la expansión del ferrocarril determinaba la necesidad de construir puentes capaces de soportar el peso cada vez mayor de las locomotoras. Los cálculos de estas estructuras de acero se hacían sobre tres factores: las acciones provenientes de su tablero, el viento sobre la pila y el propio peso de esta con los métodos ideados por Karl Culmann

Karl Culmann

Culmann fué un ingeniero y matemático al que le interesaba como se transmitía el estrés del peso de una edificación a través de su estructura, usando gráficas que el diseñó e incluyó en su libro “Estática gráfica“que se convirtió en el libro de texto más usado entre los estudiantes de ingeniería de su época. Fundó la grafostática, un nuevo método de cálculo estructural que se basa en las fuerzas de visualización dibujándolas como vectores y calculando las fuerzas de corte a través de la geometría. En comparación con los procedimientos analíticos anteriores donde a menudo se debían de resolver integrales altamente complicadas, la grafostática se basa en principios geométricos simples y con la misma se pueden calcular estructuras de soporte complejas.

Modelo grafostático de Culmann

Culmann enseñaba a sus alumnos el uso de la grafostática con la ayuda de ejemplos, que estaban alineados para la optimización geométrica de los soportes de los puentes y sus teorías eran parte de sus propios estudios cuyo objetivo era el de utilizar la sección transversal de una viga metálica bajo presión de una manera optimizada ( la llamado “Pauli-Grinder”). Este tipo de construcción que reducía la cantidad de acero usado, se llamaba “amoladora de igual resistencia“.

Eiffel se especializó en este tipo de cálculos estructurales, estableciéndose en 1864, como «constructor» con factoría propia. Su empresa se denominaba “Société de construction de Levallois-Perret” y en la misma diseñaba y fabricaba sus estructuras de hierro. El primer gran trabajo lo realizó en 1867 en París, en el Champ de Mars, cuando con motivo de la segunda Exposición universal se construyó la Galerie des Machines, una gran nave con una luz de 35 m sostenida por arcos metálicos cuyos empujes se eliminaban prolongando los pilares superiormente y uniéndolos con tirantes por encima de la bóveda de vidrio. El proyectista de la misma J.B. Krantz encargó las armaduras metálicas al taller de Eiffel que se encargó también de los cálculos y de las verificaciones experimentales de aquella estructura.

Galerie des Machine (París, 1867) Fuente

Tras este vinieron otros muchos trabajos y la empresa de Eiffel ejecutó muchas estructuras metálicas entre las que destaca en 1869 la de los almacenes “Au Bon Marché” (El Barato)- los primeros de París con múltiples departamentos- sobre un edificio de 50.000 metros cuadrados con varias alturas y una gran cúpula de metal y cristal, obra del arquitecto Louis Auguste Boileau

Boceto de Gustave Aleixandre Eiffel para “Le Bon Marché”

Fuente

Entre 1867 y 1869, la empresa de Eiffel también construye cuatro viaductos en la línea férrea entre Gannat y Commentry, siendo el más impresionante de ellos el viaducto de Rouzat para cruzar entre Bègues y Saint Bonnet de Rochefort. Se trata de un puente metálico con una longitud de 180,6 m que alcanza una altura máxima de 58,90 m. formado por tres vigas de 60 m, de un solo carril, en celosía, apoyadas sobre dos torres también de 60 m. ensanchando en curva sus bases para reflejar visualmente la influencia de las cargas de vientos laterales.

Tras estos trabajos entra en escena un nuevo protagonista. Se trata de Théophile Seyrig (1843 – 1923) que el 6 de Octubre de 1868, se asoció con Eiffel para centrar todas las grandes obras metálicas pedidos y patentes en una nueva consultora y constructora denominada G. Eiffel et Cie

Théophile Seyrig

En el papel de ingeniero principal aquel socio de Eiffel demostró ser un ingeniero de extraordinario talento creativo y fue él uien diseñó el puente de arco de acero María Pía sobre el río Duero en Oporto, para la Compañía Real de Ferrocarriles Portugueses entre Oporto y Vila Nova de Gaia (Portugal).

Atribuido erróneamente a Eiffel porque este puente lo construyó su empresa entre enero de 1876 y noviembre de 1877 su cálculo se debe a Seyrig que lo realizó usando el “método de fuerzas“, una técnica nueva para diseñar estructuras, creada por Maxwell en 1846. Fue una construcción que trajo un gran reconocimiento internacional a la firma de Eiffel por el excepcional concepto técnico de su arco redondo de 160 metros de luz que sostiene la vía única de ferrocarril con pilares que refuerzan toda la estructura.

Puente de María Pía (Oporto, 1877) Arco de 160 m. G. EIFFEL y T. SEIRIG

Este puente ostentó el récord de ser el puente en arco más largo del mundo entre 1877 y 1884 y fue utilizado hasta 1991 (114 años), soliendo presentarse como una obra de Eiffel aunque él no lo desarrolló. Lo que si es cierto es que se benefició del éxito de aquella obra ya que hubo un gran aumento en la cartera de pedidos de su empresa para realizar construcciones similares. Su comportamiento con Seyrig no fue muy elegante porque cuando aquel le solicitó un porcentaje financiero de los ingresos por los nuevos pedidos lo que hizo Eiffel fue terminar su asociación y despedirle, aunque a aquel gran ingeniero siguió demostrando su valía al incorporarse a la compañía belga Société Willebroeck, que ganó el concurso para la construcción del Puente Don Luis también en Oporto en contra de otro proyecto también presentado por la empresa de Eiffel.

El puesto de Seyrig lo ocupó el gran olvidado de esta historia y el verdadero inventor de la torre parisina

Maurice Koechlin

Se llamaba Maurice Koechlin y fue un ingeniero bien versado en las técnicas estructurales de su tiempo. Había nacido el 8 de marzo de 1856 en Bühl (Alsacia), y se graduó en la Universidad técnica de Zürich como ingeniero civil aprendiendo las técnicas grafostáticas de Karl Culmann. Tras graduarse en la Universidad técnica de Zurich como el mejor de su clase comenzó a trabajar en 1877 como ingeniero en la compañía ferroviaria “Chemin de Fer de l’Est” y Eiffel que vio su gran valía decidió incorporarlo al staff de su empresa en octubre de 1879 como ingeniero principal y director de proyectos de Eiffel y Cie

Viaducto de Garabit (Garganta de Truyère 1884) Arco de 165 m. G. EIFFEL y M. KOECHLIN

El primer trabajo de Koechlin fue la construcción del viaducto de Garabit (Garabit-Viadukt) en la región de Cantal en Francia. Otro puente de arco de acero construido entre 1879 y 1884 que atraviesa la garganta de Truyère, de 120 metros de profundidad, cerca de St. Flout, en el sur de Auvernia también atribuido a Eiffel. Otro gran puente con un arco gigantesco de 165 metros, que fue un récord mundial en su tiempo.

Leon Boyer

El diseño primitivo de esta obra lo hizo otro ingeniero llamado Leon Boyer que en noviembre de 1878 comenzó el estudio de la misma inspirándose directamente en el puente ferroviario de Maria Pia, realizado 18 meses antes. Para ver su viabilidad, se dirigió el 25 de diciembre de 1878 a la empresa de Eiffel, y presentó un dibujo de este viaducto a escala 1/1000 pero sin ningún cálculo imitando el diseño de aquel puente portugués. Eiffel aceptó el encargo y puso el trabajo en las manos de Maurice Koechlin

Con la colaboración de Emile Nouguier, otro ingeniero de Eiffel especializado en montaje y organización de edificios Koechlin diseñó este puente manteniendo los principios básicos del puente de María Pia en el Duero pero cambiando la geometría del arco: mientras que la forma del eje del puente Maria Pia era un arco circular, el del Viaducto de Garabit usa una curva parabólica. Koechlin había obtenido esta forma exacta y su relación entre la altura y el rango de la corona mediante la resolución de un cálculo de optimización después de minimizar el peso del arco.

Para unir todos los componentes del viaducto de Garabit se utilizaron 500.000 roblones, una especie de remaches que los operarios debían introducir al rojo vivo y tras 4 años de trabajo con 400 trabajadores y enormes convoyes de carretas de bueyes que suministraban las piezas el enorme puente fue terminado atravesando las profundas gargantas de La Truyère. En pleno siglo XIX pocas personas creían que aquel viaducto podría soportar el paso de los trenes y sin embargo casi 135 años después, todavía lo cruzan los 565 metros de su plataforma que se eleva a 123 metros sobre el río. Un puente que también ha sido adjudicado al currículum de Monsieur Eiffel pero en el que solo intervino como empresario constructor.

Otro gran trabajo de Koechlin (también atribuido a Eiffel ) fue el diseño de la estructura interna de la Estatua de la Libertad de Nueva York . Inaugurada el 28 de octubre de 1886 esta estatua fue la idea de un pequeño grupo de intelectuales franceses que en una cena tuvieron la idea de hacer esta una estatua para conmemorar el aniversario de los 100 años de la Declaración de la Independencia americana

Frédéric Auguste Bartholdi diseñador de la Estatua de la Libertad.

La misma sería un regalo de los franceses a los norteamericanos y el escultor francés de Alsacia, Fréderic Auguste Bartholdi fue el encargado de su diseño aprovechando otro que él ya tenía patentado con fecha 18 de Febrero de 1879 que consistía en un faro con forma de una mujer Egipcia, vestida con una toga y sosteniendo una antorcha para un Jedive de Egipto ( Patente US D11023 S ).

Una obra influenciada por el estilo neoclásico artístico del siglo XIX cuya estructura interna se encargó a la empresa de Eiffel y cuyo proyecto también fue obra de Koechlin que desarrolló un mástil de marco estrecho a lo largo del cual las partes individuales de la escultura se colgaban y se sujetaban con barras, piezas transversales y diagonales. Su subestructura fue especialmente diseñada para la presión bajo la energía eólica con un caparazón hecho de placas de cobre vigiladas, que están conectadas mediante remaches y barras.

Estructura interna Estatua de la Libertad

Fuente

Cómo vemos Eiffel se llevaba la fama pero el trabajo duro lo realizaba Koechlin y así llegamos a nuestra famosa torre parisina que posteriormente se conoció como Torre Eiffel en memoria de su supuesto creador que en un acto de vanidad mal entendida llegó afirmar suspirando: “Esta torre aun será mi muerte. Como si yo no hubiese hecho nada más en mi vida

Y la realidad es que él construyó esta torre pero la idea no fue suya sino- una vez mas- de Maurice Koechlin que desarrolló en la primavera de 1884 un primer proyecto de una torre de 300 metros en colaboración con otro ingeniero de su despacho llamado Émile Nouguier

El primer prototipo

Este hombre silencioso y trabajador realizó el primer prototipo de la famosa torre al que dio el nombre de “Pylone de 300m de hauteur” y era un mástil de 300 metros de altura con una silueta que se estrechaba hacia la parte superior asentada en cuatro pilares que se curvaban en la base y que se unían en la cúspide. Koechlin-que tenía gran experiencia- sabía que su torre solo tendría dos acciones determinantes:el viento y el peso propio y que una torre tan alta no podría tener forma cilíndrica, porque sus secciones inferiores estarían sometidas a mas tensión (rojo) que las superiores (azul)

Por eso diseño su torre reduciendo la sección en su parte superior y aumentándola en la inferior para llevar su estructura a una tensión constante en toda  su altura.

La forma que tiene es la de un sólido isotensional cuya mejor propiedad es la de que cada una de sus secciones está sometida a la misma tensión (el peso aumenta en la misma medida que aumenta su sección). Los calculo son complejos porque al final nos encontramos con una ecuación del borde de dicho sólido que deriva en una función exponencial.

No me extenderé en este aspecto y el que quiera saber mas lo remito al estupendo trabajo de Joseph Gallant en este enlace

En el mismo se nos explica que la forma característica de la Torre Eiffel se basa en la física básica. La curva exterior de la torre reproduce, a una determinada escala, la misma curva que la de los “momentos físicos del viento“, es decir fue diseñada de modo que el máximo momento generado por el viento fuese compensado por el momento del peso de la Torre. La igualdad de los momentos permite calcular la curvatura de los bordes de forma que ofrezcan la más eficiente resistencia al viento.

Porque aquí el viento, juega un papel muy importante y Koechlin, que lo sabía, comenzó un proceso de optimización, cuyo objetivo era dar una forma ideal a la torre basada en la potencia eólica estimada. El curso de los pilares de las torres es igual a la “línea de presión“, una línea ficticia, en la que la transferencia de carga de las potencias transversal y longitudinal coinciden. Es similar a la curva de momento de un voladizo vertical bajo una potencia eólica determinada. En la jerga de la enseñanza de Culmanns o von Paulis, sería “un voladizo de igual resistencia” y Koechlin determinó la geometría de la torre bajo las condiciones más refinadas y con métodos de ayuda grafostáticos.

Para el que desee más detalles de las matemáticas que hay detrás de la Torre Eiffel, existe un artículo fenomenal sobre este tema titulado ‘Model Equations for the Eiffel Tower Profile: Historical Perpective and New Results’, escrito por Patrick Weidman y Iosif Pinelis. Este trabajo muestra que la forma de la torre es, en realidad, una curva exponencial.

Eiffel no mostró inicialmente gran interés en los bocetos de Koechlin, quizá por el escaso atractivo visual del primer esbozo pero como era un águila para las oportunidades encargó al arquitecto Stephen Sauvestre que modificara la presentación visual y este le añadió una profusa ornamentación

Los tres olvidados la Torre Eiffel. De izquierda a derecha Émile Nouguier, Maurice Koechlin y Stephen Sauvestre

Diseño preliminar Torre Eiffel de 1885

Cuando Eiffel vio el resultado decidió comprar a sus ingenieros el derecho de patente de esta torre a cambio de un porcentaje de los ingresos que produciría si la obra se ejecutase y el 18 de septiembre de 1884 firmó junto con Koechlin y Nouguier una patente denominada “Nueva disposición que permite construir pilares y postes metálicos de una altura que pueda superar los trescientos metros” concedida en Francia con el número FR164364

La estructura constructiva de la patente consistía en cuatro vigas de celosía, separadas en la base y coincidentes en la cúspide, entrelazadas por vigas metálicas dispuestas a intervalos regulares. Como vemos el comportamiento de Eiffel demuestra que su talento como ingeniero no era tan grande y que supo beneficiarse del de otras personas.

Una vez patentado, presentó el proyecto de esta torre a los responsables del Ayuntamiento de Barcelona, para que se construyera la misma en esa ciudad española con motivo de la Exposición Universal que se celebraría allí en 1888 pero a los responsables del ayuntamiento barcelonés les pareció una construcción extraña y cara, que no encajaría en la ciudad y rechazaron el proyecto.

Y entonces un golpe de suerte vino en su ayuda cuando en 1886 las autoridades francesas, para conmemorar el primer centenario de la Revolución de 1789, decidieron organizar una nueva exposición universal en París –la cuarta tras las de 1855, 1867 y 1878- y convocaron un concurso para que arquitectos e ingenieros presentaran proyectos de todo tipo destinados a esta Exposición. Pero sería un punto del concurso el que atraería la máxima atención de Eiffel: aquel que ofrecía «estudiar la posibilidad de erigir en el Campo de Marte una torre de base cuadrada con 125 metros de lado en la base y 300 metros de altura». Ers una ocasión de oro para algo que Eiffel ya tenía en las manos y presentó su torre que fue ganadora entre otros 107 proyectos

Diseño final presentado al concurso

La torre tenía un presupuesto de 6 millones de francos y como gran empresario Gustave Eiffel en 1887 firmó un contrato con el Estado francés y la ciudad de París para que aportaran una subvención de 1,5 millones de francos (un 25%) para la construcción de su torre; para financiar los fondos restantes, Eiffel creó una sociedad anónima con un capital de cinco millones de francos, la mitad del cual fue aportado por tres bancos y la otra por él mismo. Gustave Eiffel finalizó las actividades de su compañía “G. Eiffel et Cie” y fundó otra nueva empresa, la “Compagnie des Établissement Eiffel” con dirección en 35/37 rue Pasquier, 75008 de Paris “.

Al final el costo de la torre se elevó hasta los 7.799.401.31 francos pero Eiffel logró recuperar toda la inversión en pocos meses gracias a los ingresos de la venta de entradas, que recibía en virtud de una licencia de explotación de 20 años de duración

Tras ganar el concurso el diseño de la torre Eiffel ya fue objeto de análisis pormenorizados a cargo de unos 40 ingenieros y delineantes, que dibujaron 700 planos de conjunto y 3.600 dibujos de taller. Los planos eran verdaderamente grandiosos y ocupaban 5.000 hojas de papel del 0,80 m;en los dibujos de otras 15.000 piezas tuvieron ocupación, durante dos años, 40 dibujantes.

La unidad estructural básica de la torre es el cuadrilátero triangulado. Cada uno de los cuatro pilares de la torre está formado por 28 de estos cuadriláteros o paneles, de entre 6 y 11 metros de lado; en el tramo hasta la primera planta, a 57,63 metros de altura, se contabilizan 4. Gracias a este sistema se logra la casi total rigidez de la torre frente al viento.

Estructura montantes laterales Reproducción de las ilustraciones originales de Gustave Eiffel

1ª planta – Reproducción de las ilustraciones originales de Gustave Eiffel

2ª planta – Reproducción de las ilustraciones originales de Gustave Eiffel

La cúspide – Reproducción de las ilustraciones originales de Gustave Eiffel

Las antenas – Reproducción de las ilustraciones originales de Gustave Eiffel

Fuente de las imágenes

La torre se construyó en un tiempo récord, ya que las obras empezaron el 26 de enero de 1887 y terminaron el 31 de marzo de 1889, a tiempo para la inauguración de la Exposición Universal dos meses más tarde.

Durante los cinco primeros meses de las obras se ejecutó la cimentación. Ésta consistía en un lecho de grava compacta a varios metros de profundidad sobre el que se dispusieron pesados bloques de hormigón. Sobre dichos bloques se construyeron grandes zapatas de piedra en las que quedaron anclados los cuatro pilares de la torre. La construcción de los cimientos de los pilares N y W, los más próximos al Sena, fue especialmente compleja debido a que era una zona pantanosa e inestable, por lo que fue necesario excavar cinco metros por debajo del nivel freático hasta alcanzar terreno firme. Para realizar la excavación, Eiffel empleó un sistema de cajones neumáticos que se había introducido en Inglaterra en 1830 pero que nunca se había aplicado a una obra de las dimensiones de la torre Eiffel.

Para el montaje de la primera planta se utilizaron andamios de madera y cuatro torres de carga para montar las grandes vigas de la primera planta. Al conectar estas cuatro vigas a los pilares inclinados, éstos quedaron estabilizados.

Las piezas prefabricadas se unían mediante roblones, en equipos de cuatro hombres: uno que accionaba la fragua, calentando el roblón al rojo; otro que lo introducía en el orificio, ya realizado del taller, y lo sujetaba por la cabeza; el tercero era un remachador que golpeaba el vástago para formar la cabeza opuesta, y finalmente el último era un golpeador que la remataba con una maza. En la primera fase operaban 40 equipos que colocaban unos 4.200 roblones al día. En total, la torre Eiffel tiene 2,5 millones de roblones y en la torre trabajaron a la vez entre 150 y 300 obreros contratados entre carpinteros de Paris acostumbrados a trabajar en alturas con una jornada de trabajo de nueve horas en invierno y doce en verano que tuvieron que soportar el gélido invierno de 1888-1889.

El día de la inauguración, la multitud era enorme y la torre Eiffel se convirtió en un orgulloso símbolo nacional de Francia y marcó el triunfo y el clímax de la carrera de Gustave Eiffel que después de terminar su obra maestra todavía siguió una carrera profesional, durante la cual escribió su biografía. No obstante su reputación sufrió un duro revés cuando se vio implicado en escándalos financieros en torno a Fernando de Lesseps. En sus últimos años empezó a estudiar aerodinámica y murió el 27 de diciembre de 1923, a la edad de 91 años, en su mansión de la Rue Rabelais de París, mientras escuchaba el Andante de la 5ª sinfonía de Beethoven. Fue enterrado en el cementerio de Levallois-Perret, en la misma localidad.

Su empresa siguió y sus actividades se desarrollaron en el imperio colonial francés después de la guerra de 1914-1918, con el renacimiento de la actividad en Francia en el contexto de la reconstrucción. A partir de esta fecha, los “Établissements Eiffel” debieron adaptarse a las nuevas condiciones de construcción porque su especialización en la construcción de acero ahora estaba sujeta a la competencia del hormigón y para hacer esto, se creó otra filial, la “Société Générale” en 1958, que más tarde se fusionaría con Établissements Eiffel para formar la “Eiffel Company” que entró en liquidación en 1975.

Para terminar hay que volver al “gran olvidado de esta historia”. Aunque parezca una paradoja, la Torre Eiffel nunca se habría construido si no hubiera sido por Maurice Koechlin que pertenece al grupo de ingenieros líderes de los tiempos modernos. Eiffel era un hombre de personalidad extrovertida que vivió una vida en público, pero Koechlin prefirió mantenerse en privado. Cuando Eiffel se retiró desde 1893 hasta 1940, fue él quien se hizo cargo de la gestión de la empresa y vivió sus últimos años en su casa de Veytaus (Switzerland), en la que falleció en 1946 a la edad de noventa años.

Hoy quiero hacer un homenaje a un verdadero ingeniero que aunque publicó muchas piezas científicas y un libro sobre la aplicación de la grafostática, nunca solicitó el reconocimiento y aceptó que su trabajo pasara desapercibido porque en su humildad él era consciente de que sin el apoyo de Eiffel su torre de 300 metros nunca hubiera sido realizada. Por eso hasta la muerte de su jefe en 1923, le guardó un gran respeto y la única declaración que hizo fue esta: “Le père de la Tour c’est Eiffel – mais l’idée et les calculs, c’est moi. ” (” El padre de la Torre es Eiffel, pero la idea y el cálculo fueron hechos por mí “).

Cómo dicen los franceses cuando quieren mostrar apreciación y respeto: “¡ Chapeau Monsieur Koechlin !”

Fuentes:

https://es.wikipedia.org/wiki/Alexandre_Gustave_Eiffel

https://www.pariszigzag.fr/histoire-insolite-paris/histoire-de-la-tour-eiffel

http://www.nationalgeographic.com.es/historia/grandes-reportajes/torre-eiffel-construccion-coloso_11345/amp

http://estructurando.net/2016/10/04/por-que-la-torre-eiffel-tiene-la-forma-que-tiene/

http://www.teknoplof.com/2015/10/23/como-resiste-la-torre-eiffel-al-viento/

http://trako.arch.rwth-aachen.de/cms/TRAKO/Forschung/Bautechnikgeschichte/~mmso/Maurice-Koechlin-der-eigentliche-Erfin/?lidx=1&mobile=0

Los materiales invisibles

La invisibilidad es quizá una de las ideas más viejas del hombre y un elemento habitual enla ciencia ficción. Recordemos cuando Flash Gordon enla década de 1950, se hace invisible para escapar al pelotón de fusilamiento de Ming o a Harry Potter con aquel manto especial “mágico” que le permitía moverse sin ser detectado por el colegio de Hogwarts o a aquella clásica novela “El hombre invisibleH.G. Wells. Sin embargo la invisibilidad se basa en un principio muy sencillo: el someter a la luz y controlar el comportamiento de sus radiaciones.

¿Cómo se puede manipular la luz para hacer que un objeto sea completamente invisible? Para dar la respuesta primero tenemos que entender que la luz visible puede definirse como cualquier radiación capaz de actuar sobre la retina del ojo humano y que una sensación visual se compone de un espectro de diferentes longitudes de onda. El ojo humano solamente puede percibir una pequeña parte de todas las radiaciones y lo que se llama “luz visible”, abarca aquellas cuya longitud de onda (λ) está comedida entre los 400 y los 700 nanometros (1 nanometro es la millonésima parte del milímetro).

Esta luz viaja a la increíble velocidad de 299.792.458 kilometros por segundo por lo que todas las frecuencias del espectro EM, (luz visible) también viajan a esa velocidad. La misma viaja más rápidamente en el vacío, que en otros materiales como el agua o el vidrio, lo cual es lógico porque en el vacío, la luz no choca contra nada y dentro de cualquier otro material será frenada por los millones de átomos que componen el mismo por lo que su velocidad será menor.

Cuando la luz llega a un objeto, una parte de ella se refleja y otra lo penetra y al hacerlo, choca con sus átomos y se desvía. Por eso hay dos cosas que podemos ver en el espectro de luz visible : la reflexión , que es el rebote de la luz y la refracción que es la flexión de esa luz. Esta última se puede comprobar sumergiendo lentamente una varilla en agua y observaremos que la porción de la misma que está por debajo de la superficie del líquido parece doblarse.

Cuando la luz se refracta, el ángulo con que se dobla es proporcional a un número llamado índice de refracción  (n) del material que viene definido por la ley de Snell que dice:

No hay que saber muchas matemáticas para entender que esta fórmula solo nos indica que cuanto mayor sea el índice de refracción, de un material más luz que lo atraviese se doblará. Este índice es el resultado de dividir la velocidad de la luz en el vacío por la velocidad de la luz en el material en cuestión.

Para la luz visible, el índice de refracción de cualquier material es siempre positivo y mayor que 1. Por ejemplo, el índice de refracción del aire es de 1,0003; el del agua, de 1,3; y el del vidrio de 1,52. En general, cuanto más denso sea un material, más frenará la luz que lo atraviese y, por consiguiente mayor será su índice de refracción.

Esto también significa que si dos medios tienen el mismo índice de refracción la luz no se doblará en absoluto cuando los atraviese. Por ejemplo, la varilla de vidrio de la imagen al tener el mismo índice de refracción que el aceite dónde está sumergida provoca que la misma sea invisible para nuestros ojos.

Es decir que si vemos un objeto es porque la luz que se refleja en el mismo llega a nuestros ojos con determinada información, por lo que si quisiéramos hacerlo invisible tal vez podríamos cubrirlo con algún tipo de material que desviase la luz que incide sobre él para que saliera por el extremo opuesto, y diera la sensación de que ese objeto no está allí. Es lo que hicieron el año pasado un grupo de investigadores chinos con una especie de “manta invisible de Harry Potter” que ocupó muchos titulares

El invento consistía es una lámina de 80 nanómetros de grosor con una base de fluoruro de magnesio- un material transparente a una gran cantidad de longitudes de onda (o colores, que es lo mismo)- recubierto de millones de diminutas “antenas” de oro que desviaban la luz que incidía sobre ellas. La idea era muy atractiva pero esta“capa de invisibilidad” cómo se explica en este informe sólo afectaba a la luz con una longitud de onda de unos 730 nanómetros lo que equivale a un tipo de luz de color rojo muy oscuro.

Esto significa que, si te metieras dentro de un traje fabricado con este material, la gente no te vería desaparecer por completo sino que más bien te convertirías para los demás en una silueta negra sobre la que aparecería proyectado el paisaje que tuvieras detrás con un tono rojizo muy débil. Por eso el mismo Zhu Zhensong, un trabajador de la productora china Quantum Video que fue el autor del polémico vídeo subido a You Tube al final tuvo que admitir que se trataba de una filmación hecha con una tela verde a la que luego se aplicó una gran edición posterior con programas informáticos como el ‘After Effects’, ‘Nuke’ y ‘Blackmagic Fusión’ que pueden editar el fondo y mezclarlo con el objeto de delante.

Por tanto “la manta invisible ” es solo una entelequia pero hay otras opciones para la invisibilidad que no requiere manipular a los rayos de luz para engañar a los ojos. Una de ellas es la de proyectar sobre la superficie del objeto un entorno “simulado” que imite el paisaje que tiene a su alrededor. A esta técnica se le llama camuflaje activo y sirve en entornos en el que los detalles del paisaje cambien constantemente.

Pero para lograr la verdadera invisibilidad de un objeto lo que tenemos que hacer es el conseguir que la luz lo esquive, es decir que la luz no pase por ese cuerpo sino que lo rodee

Si la luz se deslizara alrededor de ese objeto como hace el agua de un río alrededor de un pie sumergido, el mismo sería completamente invisible a nuestros ojos y para lograr este comportamiento de la luz que haga a un objeto invisible hay que manipular el índice de refracción de los materiales que lo componen. Así al mirarlo no observaríamos más que el fondo situado detrás de él; sería cómo si la luz se parara, envolviera al objeto y, en lugar de proyectar una sombra, volviera a unirse detrás de él.

Para para doblar la luz por completo alrededor de un objeto visible necesitamos un índice de refracción negativo y como por definición, este índice se calcula con una raíz cuadrada, no podemos tomar una raíz cuadrada de un número negativo y no hay ninguna sustancia en la Tierra que cumpla con estos requisitos.

Victor Veselago

Pero en 1964 un físico ruso llamado Victor Georgievich Veselago especuló con la posibilidad de crear materiales con índice de refracción negativo. En ese año matemáticamente demostró que un índice negativo no era imposible y que simplemente se necesitaba adoptar un enfoque de “regla de la mano izquierda” en lugar de la “regla de la mano derecha” estándar para el electromagnetismo. Según aquel científico el comportamiento que tendría la radiación al atravesar ese material sería muy diferente a todo lo conocido y si el agua tuviera un índice de refracción negativo, la varilla del ejemplo anterior parecería doblarse hacia “el otro lado”

En aquel tiempo, la idea era poco menos que descabellada ya que lograr que la luz se comporte de manera distinta a como lo hace espontáneamente exige crear materiales cuyo índice de refracción pudiera manipularse y a finales del siglo pasado, a un inglés llamado John Pendry, se le ocurrió la manera de lograrlo.

Pendry propuso construir un material conformado por muchos alambritos metálicos muy delgados, alineados uno junto al otro y separados entre sí por una mínima distancia. Visto desde lejos, el material se vería como algo homogéneo pero su comportamiento con la luz sería diferente y sería algo así como un metal de baja densidad, que ahora dejase pasar luz que ese metal antes no dejaba pasar.

La idea original de Pendry posibilitó crear este tipo de materiales que permiten índices de refracción negativos, una propiedad que no existe en la naturaleza y que ha dado lugar a numerosos desarrollos. A estas estructuras artificiales periódicas conformadas por una complicada arquitectura microscópica hecha de barritas y anillos se les ha denominado metamateriales, un término acuñado en 1999 por Rodger Walser, profesor de la Universidad de Texas, para describir unos tipos de sustanciase que tienen un comportamiento más allá de las limitaciones convencionales.

Y esta posibilidad dejó de ser una fantasía cuando investigadores del Reino Unido y de EEUU demostraron que se puede moldear la trayectoria de los rayos de microondas. Los metamateriales no son sustancias especiales y sus sorprendentes propiedades no surgen de los materiales de que están compuestos, sino de la su arquitectura y de cómo están construidos. Por eso la diferencia esencial entre materiales y metamateriales es que, en los primeros sus propiedades dependen de su composición, es decir, de los átomos y moléculas que los forman y en los segundos de su estructura.

Mirados de cerca, tienen una articulada textura con diminutos anillos metálicos, pequeñísimos hilos con estructuras no mayores de unas fracciones de milímetro y según la forma y la distribución de los materiales que lo constituyen el metamaterial, variará el comportamiento que tendrá la luz al atravesarlo y podremos guiarla por caminos que no recorrería espontáneamente.

Desde la idea original de Pendry hasta nuestros días, han pasado varios años y en este lapso de tiempo se han ido desarrollando metamateriales, cada vez más complejos, en función del objetivo que se quiere alcanzar montándose los mismos minuciosamente y a escalas minúsculas, con elementos como el cobre, el aluminio o el silicio para dar forma a estos curiosos elementos capaces de gobernar la luz.

Con los mismos los investigadores disponen de una herramienta que les permite manejar a voluntad el comportamiento de la luz: Es como jugar a ser semidioses cómo cuando elhéroe griego Perseo pudo acabar Medusa con el yelmo de Hades que lo volvía invisible

Referencias

LA FISICA DE LO IMPOSIBLE. Michio Kaku

Invisibilidad- Wiki

Metamaterial -Wiki

Un paso mas hacia la invisibilidad

Metamaterials-Berkeley University

Cuando la parapsicología interesó a los servicios gubernamentales

Según el Antiguo Testamento, Elijah salvó a Israel de una derrota militar gracias a su capacidad de predecir el futuro y fue similar el caso de Juana de Arco y sus victorias sobre los ingleses. Todo estuvo basado supuestamente en ciertas habilidades que poseen algunos seres humanos que les permiten obtener información por medios distintos a los de los cinco sentidos tradicionales.

Los relatos sobre las habilidades parapsicológicas de algunas personas ya viene desde hace mucho tiempo. Una de ellas, la clarividencia (del francés clair-transparente” y voyant- ver) ya fue documentada en el año 1784 por Amand Marie Jacques de Chastenet Marqués de Puységur (1751-1825), un aristócrata francés conocido como por ser uno de los fundadores pre-científicos de la hipnosis

Aquel marqués documentó el caso de un campesino local llamado Race Victor que entraba en trance y cambiaba de personalidad, convirtiéndose en un experto en medicina capaz de dar el diagnóstico de cualquier enfermedad.

Sin embargo la verificación de los comportamientos paranormales no está acreditado por estudios científicos serios y estas actividades pertenecen al terreno de la pseudociencia aunque empezaron a estudiarse con un espíritu crítico serio entre finales del siglo XIX y principios del XX por la SPRLa Society for Psychical Research (Sociedad para la Investigación Psíquica) que fue creada el 20 de febrero de 1882 por el físico William Barrett y otros eruditos de Cambridge pero hubo unos tiempos en los que la investigación de la parapsicología y de los fenómenos paranormales dejó de ser un tema para investigadores académicos y empezó a interesar a los gobiernos.

El interés por la misma empezó en los tiempos de la Segunda Guerra Mundial siendo Alemania y Rusia los primeros gobiernos que la tomaron en serio. Adolf Hitler era un estudioso de la Astrología se había iniciado en las disciplinas ocultistas a través de profesores como el Barón Sebotendorf y el astrólogo Erik Hanussen; esteúltimocon cierto ‘pedigrí’ ya que predijo algunas fechas exactas de acontecimientos tan importantes como su acceso a la cancillería o el incendio del Reichstag.

Con Hitler el Tercer Reich se tomó en serio la parapsicología y en 1942 creó el “Instituto de Radiestesia de Berlín” también llamado “El Instituto del Péndulo” cuya tarea principal era detectar naves enemigas, y no fue el único organismo creado para estudios parapsicológicos por el gobierno nazi.

Otro de sus proyectos fue el de intentar desarrollar la comunicación telepática hombre- perro y para dirigir el mismo eligieron a Karl Krall un hombre que había realizado anteriormente algunos experimentos psicologicos con animales, como nuestra esta imagen de 1920 en la que nuestro hombre (a la derecha) trata de detectar la telepatía entre humanos y perros.

Karl Krall sostenía la hipótesis de que existía un flujo de radiación entre los hombres y los perros y había fundado un instituto de investigación parapsicológica en Munich. Cuando se enteró de ello, Adolf Hitler que era un gran amante de los perros impulsó personalmente sus investigaciones que se llevaron a cabo en la Tier-Sprechschule ASRA (Escuela Animal del Habla) ubicada en las inmediaciones de Hannover.

En cuanto a Rusia, Joseph Stalin, se animó tras nombrar en 1939, cómo su vidente personal a un telépata de nacionalidad polaca llamado Wolf Grigorievich Messing que provocó a Adolf Hitler, ya que durante un acto en Dresden en el año 1937, predijo que si Alemania atacaba el Este de Europa, acabaría siendo aplastada. Hitler al mando del Tercer Reich puso precio a su cabeza en 250.000 marcos, y Messing tuvo que escapar a Varsovia donde siguió confirmando su predicción sobre el trágico destino del ejército nazi, asegurando que Hitler se suicidaría en la primavera de 1945.Como vemos acertó de lleno.

A partir de entonces Rusia se interesó por la investigación parapsicológica prestando atención a las personas con habilidades psíquicas. que fueron denominadas como ‘PersonasPSI’ un término que englobaba a todos los fenómenos paranormales

Leonid Vasiliev

El erudito soviético más famoso en este campo fue Leonid Vasiliev, que estudió durante muchos años las posibilidades del cerebro humano. Comenzó sus trabajos en 1921 con el profesor Vladimir Bechteriew fundador del Instituto Psiconeurológico de San Petersburgo y en la década de 1920, ya había recibido diversas becas en Alemania y Francia, donde realizó investigaciones sobre las reglas de la actividad cerebral humana. En 1927, ya era miembro del Comité Ruso de Investigación Psicológica y en la década de 1930 con sus colegas del Instituto del Cerebro llevó cabo numerosos experimentos para adivinar el color blanco y negro y los objetos con un color emocional.

Vasilyev fue un científico serio que pensaba que el cerebro humano tenia dos equipos responsables de la comunicación telepática: un equipo transmisor y otro equipo receptor afirmando que algunas personas eran buenos “remitentes” y otras buenos”receptores “. También pensaba que la comunicación telepática se producía a través de ondas electromagnéticas con frecuencias convergentes radiadas y aceptadas por los cerebros del emisor y el receptor aunque a finales de 1938, descartó esta hipótesis al empezar a usar equipos con pantallas de metal que bloqueaban la propagación de las ondas electromagnéticas y comprobando que la telepatía se seguía manifestando.

Avtandil Łomsadze

Uno de sus mejores colaboradores fue otro telépata llamado Avtandil Łomsadze. Vasilyev trabajó con él para probar científicamente la existencia de la telepatía y en 1960 con el organismo denominado Grupo de Biotelecomunicaciones de la Universidad de Leningrado demostró que un fuerte contacto telepático puede ocurrir no solo entre personas que tienen alguna relación entre sí o que se conocen bien, sino también con personas que son entre ellas completos desconocidos.

Podemos decir que Leonid Vasiliev fue un científico que estudió con seriedad los fenómenos parapsicológicos pero murió en 1966 y no pudo completar sus experimentos. Todos sus documentos e investigaciones fueron transferidos a un Departamento Especial de la Universidad de de Leningrado donde misteriosamente desaparecieron.

A partir de 1967 empieza en Rusia el verdadero florecimiento de la investigación parapsicológica fomentada por los servicios gubernamentales, todo ello coincidiendo con el período de la Guerra Fría. El programa de investigación PSI ruso comenzó en 14 instituciones científicas (principalmente en Leningrado, Moscú, Kiev, Novosibirsk y Járkov). pero entre este enjambres de laboratorios destacó el laboratorio secreto de Academiah cerca de Novosibirsk en donde unidades especiales de la KGB, reanudaron los programas de investigación sobre los fenómenos PSI con algunos curiosos experimentos como el caso de Nina Kułagina de Leningrado, un ama de casa cuarentona, que movía objetos telequinésicamente y que dicen que aprendió a matar ranas, deteniendo sus corazones a distancia.

Nina Kułagina

También se cuenta el caso de Rosa Kuleshova, una paciente mental de 22 años que supuestamente podía sentir cosas con los ojos tapados, como textos escritos, colores o huellas dactilares y qué dio origen al término de visión paraóptica. El Dr. Milan Ryzl, un bioquímico checo, afirmó posteriormente que el propósito de aquellos estudios era el de controlar los pensamientos de las personas y en 1954, un ex oficial de la KGB, el Dr. Mikołaj Kokow, afirmó que allí se hicieron ensayos con supuestas armas psicotrónicas para destruir misiles y desactivar sistemas de radar

Naturalmente como todo lo relacionado con la pseudociencia no existen pruebas concretas de toda aquella parafernalia rusa pero los rumores de estas actividades convencieron al ejército de los EE. UU. sobre la necesidad de realizar investigaciones psíquicas. La inteligencia americana sabía que los rusos habían gastado en este tipo de investigaciones en 1970 cerca de 60 millones de rublos, y en 1975 otros casi 300 millones por lo que empezaron a tomarse en serio el asunto de pronto aparecieron grandes cantidades de dinero para la investigación parapsicológica.

La cosa empezó tímidamente en los Estados Unidos con algunos experimentos de telepatía con animales (conejos y konkach) realizadas en el submarino “Nautilus” y el centro de investigación de Westinghouse Electric Corporation en Maryland pero el pistoletazo de salida lo dio en 1971, el astronauta Edgar Mitchell y su experimento psíquico durante la misión Apollo 14.

Fue un experimento internacional denominado “Kosmos-Ziemia” destinado a confirmar la existencia de la telepatía con seis telépatas en varios lugares de la Tierra y el astronauta Edgar Dean Mitchell, que estaba a bordo de la nave espacial Apolo 14 en dirección a la luna. Cada participante en la Tierra estaba en un país diferente y frente a cada uno había un tablero con dibujos de 200 objetos diferentes. El astronauta miraba aleatoriamente cualquier dibujo durante 30 segundos y anotaba su nombre en un cuaderno y los telépatas de la Tierra debían leer sus pensamientos y marcar el objeto elegido en sus tablas. Tras el regreso del capitán Mitchell a la Tierra, se compararon los resultados obtenidos y dos telépatas obtuvieron una compatibilidad del 20%, otros dos un 40%, un participante estadounidense señaló hasta un 67% pero Avtandil Łomsadze aquel telepata ruso del que antes hemos hablamos no solo obtuvo una precisión de hasta el 84%, sino que también escribió el orden correcto de los dibujos presentados

Tras este experimento un documento ultrasecreto de la DIA advertía que la URSS ya se encontraba a años por delante de USA en toda clase de técnicas psíquicas por lo que la que la CIA decidió involucrase plenamente en los experimentos parapsicológicos bajo el más absoluto de los secretos.

Y el Gobierno de los Estados Unidos fundó un programa de investigación invirtiendo muchos millones de dólares en más de una década. Hablamos de el Proyecto Stargate cuyo propósito era el estudiar las posibilidades militares de la telepatía, la clarividencia, y todo tipo de investigaciones parapsicológicas

El tema se narra muy bien en un film de 2009, dirigido por Grant Heslov y protagonizado por George Clooney en el papel principal titulado “Los hombres que miraban fijamente a las cabras” (The Men Who Stare at Goats). La historia gira en torno a los intentos del gobierno de los Estados Unidos para aprovechar las capacidades paranormales para combatir al enemigo

La película se basa en el libro de Jon Ronson que explora la ficción de que tras la derrota de Vietnam, el ejército de los Estados Unidos exploró el control mental como arma y hace referencia a un destacamento militar del ejército estadounidense especializado en fuerzas paranormales, cuyos integrantes pretendían aprender a asesinar al enemigo con la mirada, dominar la técnica de atravesar paredes y conseguir poderes similares a los de los caballeros Jedi de La guerra de las galaxias

El Proyecto Stargate se extendió entre mediados de los ’70 y el año 1995 y tuvo al menos seis fases diferenciadas, a saber:

1.- En 1972 la investigación comienza en el Stanford Research Institute [SRI] en Menlo Park, California con Russell Targ y Harold E. Puthoff que el 23.05. 1973 crean el llamado Proyecto Scanate ( Escaneo por coordenadas )

El objetivo de la investigación era el de responder a la pregunta de si el fenómeno de ESP (percepción extrasensorial) se puede repetir por la fuerza de voluntad y estos investigadores reclutaron a miles de personas con ciertas capacidades psíquicas a las que ubicaron en habitaciones especiales con el único objetivo de que describiesen lo que veían en las longitudes y latitudes dadas. Así acuñaron el término de “visión remota” un nombre para definir la capacidad de observar objetos, eventos y personas sin los cinco sentidos normales

2.- En 1977 el ejército también se interesó por las oportunidades parapsíquicas para sus propios fines. El segundo teniente Frederick Holmes “Skip” Atwater del Departamento de Uso de Sistemas en el Ejército en Fort Meade, Maryland, presentó una propuesta para crear un pequeño grupo experimental compuesto por personas con habilidades paranormales con el nombre en clave de Gondola Wish, para estimar las probabilidades de que la URSS estuviera localizando blancos en los Estados Unidos a través de la clarividencia.

Documento desclasificado del programa Gondola WishWish de la DIA

Más información

3.- En 1978 se crea el Grill Flame, una formalización y extensión del anterior por ED Thomson. Se convierte en una empresa conjunta de la DIA (Agencia de Inteligencia de Defensa), y de la CIA. El programa funcionó en dos equipos: el primero en Fort Meade, Maryland en George, y el segundo en el SRI implementado desde 1979. De allí salieron ‘cerebritos’ cómo Joseph Mc. Moreagle que entre 1977 y 1984 trabajaron para la inteligencia militar como espías psicotrónicos

Entre sus curiosas misiones estaban la de penetrar y establecer los detalles del trabajo que se estaba llevando a cabo en un área determinada de la URSS.

4.- El Center Lane, fue otra variante del proyecto Grill Flame pero bajo un nuevo nombre, desde 1983. Supuestamente habían desarrollado una metodología capaz de localizar con precisión blancos enemigos mediante telepatía y clarividencia. La existencia de este programa estrictamente confidencial fue reportada por el legendario periodista de investigación y premio Pulitzer el columnista Jack Anderson en abril de 1984.

5.- Cuando el Ejército retiró la financiación, de aquellas investigaciones el proyecto pasó a la Agencia de Inteligencia para la Defensa (código DT-S) con el nombre de Sun Streak, creado en 1985. En 1988 la DIA estuvo punto de cancelarlo pero la CIA insistió en conservarlo aún un poco más. Las actividades se cambiaron hacia métodos más ocultos, incluidas las cartas del tarot.

6.- Por último en 1991 bajo el patrocinio de la DIA, el programa fue transferido a las Aplicaciones Internacionales de Procedimientos Nacionales (Corporación Internacional de Aplicaciones de Ciencia – SAIC) ya definitivamente como Proyecto Stargate

Todo acabó tras un informe negativo del 29 de septiembre de 1995 de la American Research Institute [AIR] hecho público el 28 de noviembre de aquel año 1995. Este informe dio la puntilla final al Proyecto Star Gate pero sorprende saber que durante más de dos décadas la CIA invirtió tiempo, dinero y esfuerzo en explorar los fenómenos paranormales

La CIA (Agencia Central de Inteligencia) dio acceso el pasado 18 de Enero de 2017 a 13 millones de documentos desclasificados, que hasta entonces sólo se podían consultar in situ en cuatro ordenadores de los Archivos Nacionales de Maryland.La información confidencial ahora compartida en internet revela que en 1973 la CIA incluso puso a prueba las capacidades telepáticas de Uri Geller aquel famoso telepáta qué doblaba cubiertos «con la mente» en televisión.

Uri Geller con José María Íñigo en televisión en 1975- ABC

Esta es la historia extraña de cómo los gobiernos desde la Segunda Guerra Mundial hasta la Guerra Fría invirtieron grandes recursos en la parapsicología. Los resultados nunca se han sabido con certeza y hacia 1975 los soviéticos dejaron el tema pero la Inteligencia estadounidense estuvo en el mismo tema hasta 1995 con inversiones que superaron los 20 millones de dólares

No sabemos si tanto esfuerzo y dinero ha dado algún resultado positivo pero es un hecho que ha habido muchos resultados sorprendentes en esto de la investigación parapsicológica. El tema está abierto para que cada uno piense lo que quiera. Yo me he limitado a contarlo

Fuentes:

A.C. Johnson. Psychical Research: Exploring the Supernatural.

La Estrategia de Hitler. Jiménez Cores Pablo. Editorial Nowtilus. 2004

Karl Krall’s Denkende Tiere (1912),

http://lapizarradeyuri.blogspot.com.es/2010/06/la-guerra-secreta-de-los-magufos-y-2.html?m=1

Lo que ‘Alicia en el país de las maravillas’ nos enseña sobre el cerebro

Charles Lutwidge Dodgson fue un escritor británico, matemático, diácono anglicano y fotógrafo que nació en Daresbury, Cheshire el 27 de enero de 1832 y murió 66 años más tarde en Guildford, Surrey el 14 de enero de 1898. Fue conocido por su seudónimo de Lewis Carroll y por su famosa novela Alicia en el Pais de las Maravillas

Esta obra ha inspirado incontables películas, pinturas e incluso piezas de ballet pero pocos saben que la principal importancia de la misma es que aportó interesantes datos para él conocimiento del cerebro humano y que tuvo influencia en la psicología freudiana, el psicoanálisis y la neurociencia moderna.

Alice Lidell © Random House

La novela surgió de la amistad que Dodgson tenía con una familia apellidada Liddell a cuyas tres hijas Lorina, Alicia y Edith llevaba de picnic en paseos en barca y fue Alicia (Alice) Lidell, la niña que le inspiró la creación del personaje de su historia. Esto se refleja muy bien en la novela Alice I Have Been de Melanie Benjamin, que aborda la relación entre Dodgson y aquella niña

El 4 de julio de 1862, durante una de aquellas excursiones al parar en la orilla del río, nuestro hombre vio a un conejo blanco y esto le sirvió de inspiración para el comienzo de una historia en la que Alicia entraba en un sueño que la llevaba al País de las Maravillas, un curioso lugar mágico bajo tierra gobernado por cuatro reyes y cuatro reinas. La novela se convirtió en un gran éxito comercial y fue publicada por primera vez en 1865 con ilustraciones de John Tenniel

Ilustración de John Tenniel de la edición de 1865 de Alicia en el País de las Maravillas

Así razona Alicia cuando encuentra una poción con una etiqueta que dice “bébeme” : “Si me hace crecer podré coger la llave; y si me hace encoger, podré deslizarme bajo la puerta; así que de cualquier manera entraré en el jardín, ¡y no me importa lo que ocurra!” y tras tomársela mengua hasta medir sólo 25 centrímetros. Luego encuentra una galleta mágica que dice “cómeme ” y tras tomársela le produce el efecto contrario y crece tanto, que toca el techo con su cabeza como vemos en la película animada estadounidense de 1951 producida por Walt Disney

Estas escenas empezaron a llamar la atención de algunos científicos porque mostraban un grupo de síntomas íntimamente asociado con la migraña esas enojosas jaquecas que afectan a cerca de un 15 % de la población mundial y la epilepsia. Se trata de ciertos trastornos de desrealización, despersonalización y dualidad somatopsíquica, con cambios ilusorios en el tamaño, distancia o posición de objetos estacionarios en el campo visual y sentimientos ilusorios de levitación.

Aparecían en la literatura sobre la histeria (Charcot JM.Leçons du Mardi à La Salpêtrière. Policlinique 1888-1889 . París ), en tratados de neurología general ( Veraguth O. UeberMikropsie und Makropsie 1903) y en referencias de soldados con heridas occipitales en la primera guerra mundial ( Gelb A, Goldstein K.Zur Psicología de los optischen Wahrnehmungs- und Erkennungsvorganges -1918) pero en 1952,se dió la primera descripción de los mismos cuando el psiquiatra C.W.Lippman trató a siete personas con síntomas de distorsiones extrañas.

Una de ellas refería: “un día vi cómo los libros de mi hermana se volvían más grandes y cómo mi padre se hacía tan pequeño como un muñeco” añadiendo: “siento que mi cuerpo crece y crece hasta que parece ocupar la habitación entera“. Así fue como empezó a pensarse que los cambios corporales experimentados por el personaje de Alice de Lewis Carroll, tal vez podrían reflejar las sensaciones de su autor ya que así es como describía aquel autor en su manuscrito las mismas en donde dibujaba el cuerpo en crecimiento de Alice.

Fuente

Fue en el año 1955 cuando un psiquiatra británico llamado John Todd (1914-1987) hizo comparaciones entre los síntomas relatados por Lippman y las experiencias del personaje de ‘Alicia en el País de las Maravillas‘ y convirtió el nombre del cuento en un epónimo para cubrir aquellos extraños síntomas asociados con las migrañas.

Un epónimo médico es cualquier palabra relacionada con la medicina, cuyo nombre se deriva de una persona y por eso Todd le dio a estos síntomas el nombre literario de la obra de Lewis Caroll . Se trata de un síndrome con un cuadro de trastornos complejos que afectan a la percepción visual de quién lo padece, siendo lo más común el aumento del tamaño del cuerpo (macrosomatognosia) o su disminución (microsomatognosia). No afecta la visión sino a la percepción cerebral de lo visto y las personas que lo sufren son conscientes de las características ilusorias de sus percepciones, pero se sienten obligadas a mirarse en el espejo para comprobar su estatura. Al desfigurarse la percepción del tamaño de las cosas el afectado ve los objetos más pequeños de lo que son en realidad (micropsia) o más grandes (macropsia) y un gato le puede parecer del tamaño de un ratón o un vehículo un gigantesco haul truck. Las distancias se ven incorrectas por lo que un armario puede parecer que tiene kilómetros de altura o el suelo estar sorprendentemente cerca.  Veamos algunas de las ilustraciones de John Tenniel en diversas ediciones del libro de Carroll.

En esta de 1865 Alice experimenta la macrosomatognosia total de su cuerpo

Y en estas otras de 1890 a la izquierda (A) Alice experimenta macrosomatognosia parcial, y a la derecha (B) Alice experimenta la microsomatognosia total de su cuerpo.

Las causas de este trastorno no están suficientemente claras y el mismo se conoce hoy día por sus iniciales AIWS (Alice in Wonderland syndrome). Se han llegado a incluir 42 síntomas visuales que tienen en común distorsiones en la percepción sensorial, mostrando ilusiones que tienen una fuente en el mundo exterior, malinterpretada. Por ejemplo: las líneas rectas pueden ser percibidas como onduladas (dysmorphopsia), las líneas verticales como inclinadas (plagiopsia) y los objetos estacionarios en movimiento (kinetopsia), o bien los ojos de un dibujo anormalmente grandes (prosopometamorphopsia).

Existen varias teorías sobre las causas de este síndrome entre las que están la de de un exceso de actividad eléctrica en el cerebro que podría alterar el flujo sanguíneo al mismo ocasionando un mal funcionamiento a la hora de interpretar la estimulación que le llega desde los distintos órganos sensoriales; también se ha asociado a una epilepsia del lóbulo temporal, o al el efecto secundario de algunos medicamentos, como el Montelukast, un fármaco para el tratamiento del asma que presenta conocidos efectos adversos a nivel del sistema nervioso (mareo, somnolencia, parestesia/hipoestesia y convulsiones) y compuestos antidepresivos o drogas como la marihuana, LSD, éxtasis o mescalina pero la más común es la de una complicación poco frecuente (1% al 10%) de la mononucleosis infecciosa causada por el virus de Epstein Barr (EBV) que pertenece a la familia herpesvirus y es uno de los virus más comunes en humanos. Este virus suele infectar a niños, que pueden ser contagiados por el virus tan pronto como la protección de anticuerpos proporcionados por la madre (todavía presente tras el nacimiento) desaparece . La infección por el virus de Epstein-Barr puede tener síntomas variados, y los visuales pueden ser la primera o la única clínica de la enfermedad. Sea como sea el síndrome de Alicia en el país de las maravillas (AIWS) es un mal que afecta principalmente a niños.

La descripción del cuento es tan parecida a la realidad de los trastornos de los pacientes que algunos autores han sugerido que Lewis Carroll podría estar aquejado de este síndrome pero no hay evidencias al respecto.  Se sabe que Charles Lutwidge Dodgson padecía migrañas, porque sus diarios reflejan que tenía ataques precedidos de fenómenos auditivos pero no está comprobado que padeciera el síndrome aquí descrito con sus síntomas íntimamente asociados con la migraña y que eso pudiera influir en su libro.

Hay hipótesis alternativa como la de que Dodgson escribió su fantasioso relato bajo los efectos del opio o que tal vez estuvo experimentando con el hongo alucinógeno Amanita muscaria pero sea cual fuese el curso exacto de los acontecimientos la realidad es que creó un personaje que coincidía con las referencias médicas de muchos pacientes que aseguraban tener la sensación de “alargarse como un telescopio“.

Referencias

C. W. Lippman: Certain hallucinations peculiar to migraine. Journal of Nervous and Mental Disease, Baltimore, 1952

J. Todd Syndrome of Alice in Wonderland. Canadian Medical Association Journal, Ottawa, 1955

Coleman SM. Identificación errónea y no reconocimiento . J Ment Sci 1933

Alucinaciones e ilusiones en la migraña en niños y el síndrome de Alice in Wonderland . Arch Dis Child 2011

Podoll K Lewis Carroll’s migraine experiencia. Lancet 1999

Desmontando mitos: el armario de los venenos de Lucrecia Borgia

La imagen más conocida de Lucrecia Borgia es la que pintó Bartolomeo Veneto como una mujer pelirroja con el pelo rizado sobre sus hombros y un pecho desnudo. La imagen nos recuerda el mito de aquella mujer del Renacimiento que vino al mundo el 18 de abril de 1480, cuando el entonces cardenal Rodrigo Borgia convocó en su mansión de Roma a unos astrólogos para conocer el porvenir de una niña recién nacida hija de Vanozza Catanei, una bella romana casada por entonces con el caballero milanés Giorgio San Croce pero su concubina preferida. Él era su verdadero padre y luego se convirtió en el Papa Alejandro VI.

Lucrecia Borgia representa para muchos el maquiavelismo y los escándalos sexuales que caracterizaron a la Italia del siglo XVI, pero fue Alejandro Dumas quien en su obra «Crímenes célebres» nos recreó la historia de los Borgia, e inventó el mito y la leyenda negra que rodean a este personaje. Con él Lucrecia Borgia pasó a la historia como culpable de los peores crímenes.

Y fue Dumas el que también nos habló de un “misterioso armario” que-supuestamente- encerraba los venenos utilizados por aquella malvada mujer

El supuesto armario de los venenos

Supuestamente se trataba de un mueble estilo renacimiento italiano del siglo XVI construido en madera de ébano de dos metros de alto por un metro de ancho, ornamentado con bronces que representaban a dioses, ninfas y satiros en actitudes lascivas y que tenía cerca de cien cajoncitos secretos en los que-supuestamente- la asesina Lucrecia guardaba cada uno de los venenos mortales que destinaba a sus enemigos. Además aquel supuesto armario llevaba un extraño reloj en su parte superior que solo marcaba 6 horas.

Detalle del reloj del armario

Se cuenta también que el citado mueble fue un regalo del papa Alejandro VI a su hija y que durante mucho tiempo formó parte del mobiliario de la Casa Médicis. Para completar el puzzle aún nos falta lo mejor- y nos lo dice el mismo Alejandro Dumas en su libro- y es que tenía una extraña llave para abrir el armario, con una cerradura que ocultaba un mecanismo de seguridad. La misma exigía el empleo de un dedal metálico para protegerse porque al girar la llave se lanzaba por ese agujero cercano a la cerradura una fina aguja impregnada con un veneno mortal

Supuesta cerradura del armario

Y la historia continua afirmando que a finales del siglo XIX, el mueble fue supuestamente enviado a Rusia como un regalo del cardenal Fernando de Medicis, al zar Nicolas I en agradecimiento por la proteccion concedida por aquel emperador a los católicos romanos de Rusia y estuvo en poder de la dinastía Romanoff haciéndose su leyenda más grande cuando pasó a ser propiedad de aquel extraño y famoso monje siberiano llamado Grigory Yefimovich Rasputin consejero de la zarina Alejandra Fiódorovna, a la que- supuestamente- hizo creer que del mismo le venia su inspiración ya que pasaba largas horas meditando ante aquel armario de venenos.

Rasputín

La leyenda continua añadiendo que en 1917 este armario debió de ser sacado de alguno de los palacio de la aristocracia rusa durante el pillaje de Tsarskoié Selo, e incluso se llegó a afirmar que fue un diplomatico ruso quien salvó este mueble de la propia casa de Rasputín. El “Diario Estampa” en 1931 contó que el mueble fue pasado fraudulentamente a través de la frontera por unos campesinos en el año 1917. Una historia que se relata muy bien en el Blog de Miguel Ángel Ferreiro .

Después -supuestamente – el mueble llegó a manos de un viejo que vivía en Berlín y fue puesto en venta en pública subasta en el año 1929.

Cómo podemos ver se trata de una historia que ni Edgar Allan Poe y sus casos de Dupin (aquel investigador tan peculiar y con un estilo diferente de Sherlock Holmes, pero basado en la intriga y en el suspense) podría armar mejor y con un tema fascinante. Rastreando por Internet la supuesta venta de esta pieza aparece una referencia a la misma en el diario El Imparcial y un relato publicado en el número 464 de fecha 2 de Octubre de 1938 de la revista Crónica .

También en “El Diario de Huesca” del 16 de Mayo de 1929 se hace referencia a este armario pero todas las informaciones se repiten como si se hubieran copiado de la misma fuente, La información de la revista “Crónica” de 1938 es un poco más extensa y nos añade que de este misterioso armario debieron salir los “venenos misteriosos” que mandaron al otro mundo al cardenal Orsini, al cardenal Michiel y al príncipe turco Zizim y también la ponzoña que habría de matar en un banquete al cardenal Adriano; pero que por un error fue servido al propio papa Alejandro VI Borgia, que estuvo a punto de morir y acabar con la familia envenenadora añadiendo que lo mas notable del caso era que a pesar de las vicisitudes por las que había pasado aquel mueble, su estado de conservacion era casi perfecto y que sus bronces y tallas parecían recien salidos de las manos de los artistas.

Todo esto responde a los tópicos de una “leyenda urbana (urban legend) ese típico relato que partiendo de hechos reales, los exagera, los mezcla con datos ficticios y termina distorsionándolo todo. Algo muy habitual en los medios de comunicación españoles de los años 30 que nos vendían muchas «historias ficticias » para llenar titulares.

Lo que si es cierto es que la familia Borgia ocupó un lugar tristemente destacado dentro de la historia de los venenos pero aquella mujer llamada Lucrecia Borgia, hermosa, culta y refinada fue solo un peón al servicio de las ambiciones de su padre, el papa Alejandro VI, y de su temible hermano César, que la implicaron en la agitada política italiana Su vida se convirtió en una relación amor-odio con su hermano y su padre y a lo largo de su breve existencia tuvo que aprender el sentido de la familia en un periodo convulso para Italia, en el que los lazos de sangre eran esenciales para defender el patrimonio adquirido.

Los Borgia no fueron diferentes de otros contemporáneos suyos como los Malatesta, Médici o Sforza y sus maquinaciones estaban incluidas en los códigos de conducta que practicaban las familias nobles italianas. Lucrecia no pudo, ni supo controlar la manipulación miserable que se estaba haciendo con su persona pero consciente de su papel, consintió en todo, y se dejó llevar por unos y por otros, pasando a la historia como culpable de los peores crímenes.

Posiblemente alguna vez debió de recurrir al uso de los venenos pero… ¿tenía tantos como para necesitar un armario con más de cien “cajoncitos secretos” para guardarlos? Ella usaba principalmente “el arsénico” y tal vez con este veneno, pudo despachar a algún que otro contrincante político de su familia, pero justo es decir que el empleo de estos bebedizos mortales no fue patrimonio exclusivo de Lucrecia Borgia sino que algo relativamente habitual en aquella turbulenta y poco escrupulosa época

Como el arsénico no era muy conocido en su época, era el “veneno preferido” de los Borgia, y su mejor composición se hizo con la “cantarella” , un veneno obtenido mezclando el arsénico con tripas de cerdo y colocando las mismas en una vasija a la que se le iba añadiendo este arsénico; la mezcla se dejaba pudrir treinta días hasta que se obtenía un líquido que se dejaba cristalizar y se pulverizaban hasta conseguir una especie de fina arena similar al azúcar. Para guardar estos polvitos no se necesita un armario ya que pueden llevarse fácilmente en un anillo para poder verterlos en una copa de vino.

Lucrecia Borgia falleció a los 39 años, el 24 de junio de 1519, mientras daba la luz a una niña y no creo que tuviera ningún “armario de venenos” tan sofisticado como el que se nos cuenta en todas estas historias, pero así son las “leyendas urbanas“: historias demasiado buenas como para ser verdad.

Lobotomía: cuando las atrocidades médicas se legalizan

En mi anterior entrega “El accidente más famoso de la Neurociencia” hablaba del importante papel del lóbulo frontal  del cerebro humano en los cambios emocionales y contaba la historia de aquel trabajador del ferrocarril llamado Phileas Gage que sufrió un cambio en su personalidad tras la destrucción de los lóbulos frontales de su cabeza tras un accidente sufrido en 1848. La historia de aquel percance nos mostró que esta parte de nuestro cerebro está implicada en el control de las emociones.

Entender la locura es algo que siempre ha fascinado al hombre y tras aquel percance de Gage empezó a plantearse la hipótesis de que las enfermedades mentales podrían tener un origen biológico y aparecieron investigadores como Carl Wernicke que trataron de relacionar ciertos síntomas psiquiátricos con áreas cerebrales específicas.Por ese afán de “entender la mente” hay documentados múltiples experimentos médicos cuya historia tiene un gran parecido con los cuentos de terror que es lo que sucede cuando la medicina se olvida de la humanidad en aras de un supuesto ‘progreso ‘.

El tratar de entender algo tan intrínseco al hombre cómo pensamiento y la conducta fue una moda de finales del siglo XIX pero abrir la cabeza de los seres humanos para resolver problemas cómo la locura ya venía de largo. La trepanación, fue uno de los primeros intentos de acceder al cerebro humano para entenderlo y es una práctica que se ha practicado en diferentes tiempos y culturas, con un trasfondo unido a rituales magico-religiosos. Apareció en una época muy concreta de la evolución humana: concretamente en el Neolítico hace ya 4,000 años y tal vez mucho antes, como ya apuntaba un articulo publicado en la revisa Nature de Mayo de 1997 en donde se relataba que un equipo francogermano describía dos trepanaciones en un cráneo hallado en el yacimiento de Ensisheim (Alsacia), el Francia, con una antigüedad de casi 7,000 años. También fue practicada por los pueblos precolombinos de la región andina que cubre el límite norte del Perú hasta el sur de Bolivia entre el 2.400 y el 500 a.C. en el antiguo Egipto y en la época romana. En la actualidad aún persiste en algunos pueblos primitivos de África, Mauritania, Kenia Sudamérica, Perú, Chile e islas del Pacífico.

Aunque parezca cruenta el paciente no sufre porque el hueso y las meninges del cerebro son indoloros (recordemos cómo reaccionó Gage tras su accidente) y hasta la Edad del Bronce, esta cirugía se realizaba con instrumentos líticos sin ningún tipo de anestesia por lo que él sujeto al que se le hacía esta práctica seguramente soportaría estoicamente los 10 ó 15 minutos que duraba la intervención.

Por medio de la trepanación también se extraía en la Edad Media la supuesta ‘piedra de la locura‘ que no era mas que un truco para simular la extracción de aquella piedrecita que seguramente el cirujano escondería en su mano. Una de las más famosa pinturas sobre este tema es la de El Bosco, hoy custodiada en el Museo del Prado titulada ‘La extracción de la piedra de la locura‘ en la que un cirujano ataviado con un embudo saca de la cabeza abierta de un paciente un tulipán mientras que un fraile y una monja lo contemplan. Hay dos inscripciones en esta pintura: la de su parte superior dice “maestro quítame pronto esta piedra” y en la parte inferior se lee “mi nombre es Lubbert Das”, apelativo que parece referirse a la estupidez del personaje.

Volvamos al siglo XIX y a los experimentos de Carl Wernicke. A partir de entonces se abrió la veda para pensar que muchas patologías como la depresión, la ansiedad, la psicosis o el trastorno obsesivo-compulsivo debían de estar asociadas a alteraciones neurofisiológicas de los lóbulos frontales del cerebro y se empezó a experimentar con los mismos.

Wikipedia

El primer zumbado fue un fisiólogo alemán llamado Friedrich L. Goltz (1834-1902) que realizó unos experimentos de ablación cerebral ( extirpación quirúrgica de los lóbulos temporales) en algunos de sus perros, manifestando que tras aquel procedimiento, sus animales se mostraban más tranquilos y menos agresivos

Wikipedia

Tras aquellos experimentos vino un psiquiatra suizo llamado Gottlieb Burckhardt (1836-1907) que supervisaba un asilo de locos y que tomó la decisión de eliminar esta parte de la corteza cerebral a seis de sus pacientes que sufrían alucinaciones auditivas y otros síntomas de enfermedad mental (síntomas más tarde definidos médicamente como esquizofrenia). Burkhardt realizó estas operaciones con el propósito específico no de devolverlos a un estado de cordura sino de ponerlos en un estado de mayor calma. Uno de ellos murió tras la operación y otro se suicidó (no está claro si ese suicidio estuvo asociado con aquella cirugía) pero en los otros cuatro pacientes parece ser que se logró mitigar su agresividad. Publicó un informe sobre aquel experimento titulado ‘Ueber Rindenexcisionen, als Bei- trag zur operativen Therapie der Psychosen’ en el periódico berlinés Allgemeine Zeitschrift für Psychiatricund psychischgerichtliche Medizin.

El melón estaba abierto y en junio de 1935 se celebró en Londres el III Congreso Internacional de Neurología al que acudieron algunas de las figuras más prominentes de la neurociencia experimental de aquellos tiempos como el fisiólogo ruso Iván Petróvich Pávlov o el neurocirujano canadiense Wilder Penfield. En una sesión del aquel congreso moderada por John Fulton del Laboratorio de Fisiología de primates en Yale, se presentó una ponencia del psicólogo experimental Carley Jacobsen, colaborador de Fulton en la que se analizaba la fisiología de los lóbulos frontales de unos chimpancés llamados Becky y Lucy después de dañar su corteza frontal y prefrontal por medio de una ablación bilateral de sus áreas de asociación frontales.

Ambos animales fueron operados en marzo de 1934 y les fueron extirpadas las áreas 9,10,11 y 12 del esquema de Brodmann.

El resultado fue que uno de aquellos animales que era agresivo antes de la cirugía, se volvió muy tranquilo y manejable y sin pérdida aparente de otras funciones mentales como la memoria y la inteligencia y tras este informe (que hablaba de animales y no de seres humanos) se planteó la pregunta clave: si la eliminación del lóbulo frontal evitaba el desarrollo de neurosis experimentales en animales ¿por qué no sería factible aliviar los estados de ansiedad en el hombre por medios quirúrgicos?

Y esto fué precisamente lo que decidió hacer un neurocirujano portugués llamado Antonio Egas Moniz (1874-1955) que asistía a aquel Congreso de Neurología de Londres

 Wikipedia 

Su nombre completo era António Caetano de Abreu Freire pero su tío el sacerdote Caetano de Pina Resende Abreu Sá Freire, le agregó a su apellido el apodo de “Egas Moniz” porque su familia descendía de aquel personaje que fue un consejero del rey Alfonso I de Portugal (1109-1185). Se trataba de un hombre prolífico graduado en medicina por la Universidad de Coimbra, que había completando su formación como médico en Bordeaux y París y que en 1902 tras ser profesor de la Universidad de Coimbra, en 1911 había sido nombrado Jefe de Neurología en Lisboa.

Era un hombre muy influyente que no solo fue médico sino que en 1903 entró en política como diputado del parlamento portugués y que en 1917 también fue nombrado embajador en España, desempeñando luego otros cargos como Ministro de Asuntos Exteriores de Portugal, presidente de la delegación portuguesa en la conferencia de paz del armisticio de París de 1918, y primer presidente de la Sociedad Española de Neurocirugía (la segunda del mundo, tras Estados Unidos). En 1930 ya era una consagrada eminencia mundial por haber inventado un procedimiento de diagnóstico por Rayos X para visualizar las arterias y venas del cerebro (angiografía cerebral).

Moniz había ido a aquel Congreso Internacional de Neurología de Londres a presentar su procedimiento de angiografía cerebral y tras oír a John Fulton exponer sus experimentos sobre la fisiología de los lóbulos frontales y las lobotomías en los chimpancés asumió la posibilidad de que aquello también era factible de hacer en los seres humanos para lograr los mismos resultados y aliviar síntomas mentales severos cómo los casos de psicosis intratables.

Él sabía que ciertas psicosis, como la paranoia y los trastornos obsesivo-compulsivos, implican patrones de pensamiento recurrentes que dominan todos los procesos psicológicos normales y basándose en las ideas de Fulton, pensó que si se cortaran quirúrgicamente las fibras nerviosas que conectan la corteza frontal y prefrontal con el tálamo (esa estructura ubicada en el fondo del cerebro y responsable de transmitir la información sensorial a la corteza) podría ocurrir una interrupción de los pensamientos repetitivos, permitiendo una vida más normal al psicótico. Así fue como tras escuchar las cirugías cerebrales de aquellos chimpancés a nuestra eminencia portuguesa se le ocurrió entrar en el tema de las lobotomias cerebrales.

Moniz trabajando con un neurocirujano y colega, el Dr. Almeida Lima, decidió experimentar con seres humanos, convencido de que las conductas y desórdenes mentales eran causados por problemas entre las conexiones y circuitos cerebrales pensó que si los seccionaba los pacientes se curarían. Así fue como desarrollo el abordaje quirúrgico del problema, por un procedimiento que él llamaría leucotomía (“corte de materia blanca”).

Su primera operación fue la de intervenir a un paciente esquizofrénico su lado izquierdo del cerebro en la región parietal y frontal, y aunque aquel paciente no se recuperó completamente parece ser que presentó mayor tranquilidad en sus estímulos emocionales.

Aquella intervención consistía en perforar el cráneo en ambos lados de la frente y luego inyectar alcohol en la materia blanca del lóbulo. En 1936 desarrolló una variante de aquel método que consistía en una craneotomía introduciendo un “leucotomo” o aguja cortante con un alambre retráctil para cortar el tejido del lóbulo frontal.

Lamentablemente en otros pacientes, aquellas operaciones de Moniz no tuvieron éxito y nuestro hombre que era cauteloso especificó las condiciones para realizar su lobotomía: que eran las de que no podía hacerse la misma fuera de un quirófano, que se requería anestesia obligatoria y que se debía brindar al paciente un tratamiento postoperatorio y un seguimiento de la evolución del mismo después de la cirugía. También propuso que su procedimiento de leucotomía solo se debía utilizar en casos extremos pero como era un hombre muy poderoso e influyente, tras reportar sus resultados al mundo (en seis países simultáneamente) en 1936, varios centros alrededor del mundo comenzaron a probar su nueva cirugía y en Brasil, el célebre neurocirujano Mattos Pimenta, de la Escuela Paulista de Medicina, en São Paulo fue uno de los primeros en realizar aquellas leucotomías de Moniz, con dudoso éxito.

Probablemente la moda de la leucotomía prefrontal se habría desvanecido tras Moniz porque muchos psiquiatras, particularmente los psicoanalistas, estaban firmemente en su contra y nuestro hombre en sus experimentos para curar la locura, la esquizofrenia y la paranoia se retiró temprano, concretamente en 1938 (contando con 63 años de edad), y un paciente psiquiátrico suyo le disparó ocho tiros, aduciendo que no le estaba dando las drogas adecuadas para su enfermedad. Aquel disparo en la columna vertebral lo convirtió en parapléjico para el resto de su vida y abandonó sus experimentos. No obstante, once años después, en 1949, el Dr. Antonio Egas Moniz fue galardonado con el Premio Nobel de Medicina y Fisiología, en reconocimiento a su creación de aquella leucotomía prefrontal compartido con el neurólogo suizo Walter Rudolf Hess y esto tuvo el efecto de hacer que el destrozar cerebros se convirtiera en un procedimiento respetable.

Fuente

Y siguiendo su estela aparece en 1945 un ambicioso médico estadounidense y neurólogo clínico, llamado Walter Freeman, que también había asistido a aquella conferencia de Londres y que tras leer todos los informes de Moniz se entusiasmó tanto con la idea que decidió asociarse con un neurocirujano llamado James Watts, para montar un chiringuito dónde se aplicaran aquella técnicas recién inventadas de leucotomía prefrontal en pacientes estadounidenses.

Su primera operación data de septiembre de 1936 y convencido de que la leucotomía funcionaba comenzó a promocionar esta idea y con su socio perfeccionaron la técnica, llegando a lo que se llamó el ” Freeman-Watts Standard Procedure “, que tenía un conjunto preciso de directrices para la inserción del leucotomo. La mayor parte de los neurocirujanos norteamericanos estuvieron en desacuerdo pero él insistió y se ganó finalmente la aprobación de algunos médicos.

Freeman era muy bueno en convencer a la prensa sobre las ventajas de su lobotomía prefrontal (como la llamaban entonces ), y casi de manera unívoca la empujó como un procedimiento terapéutico válido en los asilos, hospitales y clínicas psiquiátricas de la nación, inspirándose en una técnica desarrollada por un italiano que había hecho una aproximación trans-orbital al lóbulo frontal (es decir, insertando un leucotomo después de hacer una abertura en el techo de las órbitas oculares).

Y así fue como en 1945 se le ocurrió una manera mucho más rápida y simple para hacer su trabajo : la llamada “lobotomía de la selección del hielo ” que es conocida en los anales médicos como “la lobotomía del picahielo” denominada así para enfatizar que esa era precisamente la herramienta que Freeman utilizaba para penetrar en el cerebro de sus “víctimas”. En lugar de un leucotomo, utilizó una herramienta común para romper el hielo. Este procedimiento lo realizó por vez primera en el año 1946.

La zona a tratar era el lóbulo prefrontal (parte amarilla de la primera imagen) y el doctor Freeman, tras aplicar anestesia local o descargas de electroshock para dejar a sus pacientes inconscientes, utilizaba un picahielo en una mano y un mazo en la otra, e introducía el instrumento a través del párpado (justo arriba del ojo) apoyándolo contra el tabique nasal (vía transorbitaria) golpeándolo con un martillo hasta que el cráneo cedía y entraba directamente en el lóbulo frontal. El picahielo perforaba la piel, el tejido subcutáneo, el hueso y las meninges y una vez dentro de la corteza prefrontal, él comenzaba a girarlo a un lado a otro para destruir la misma.

Freeman tardaba unos cinco minutos en realizar una lobotomía, y llegó a hacer hasta veinticinco intervenciones al día. Incluso alardeaba de su habilidad para realizar dos o tres a la vez, martillando el picahielo en dos pacientes al mismo tiempo. Entre 1936 y 1950 realizo lobotomias a lo largo y ancho de los Estados Unidos estimándose que realizó casi 2.500 de estas intervenciones.

Freeman hacia su cirugía a ciegas porque no podía ver lo que estaba sucediendo en el interior de la cabeza de su paciente pero le bastaba introducir su picahielo y agitarlo enérgicamente para asegurarse de que rompía el tejido cerebral. Sorprendentemente su método para destruir el cerebro alcanzó tal popularidad que llegó a ser una operación ambulatoria de bajo costo y nuestro amigo Freeman recorría los Estados Unidos ofreciendo su cirugía a todas las personas que tuviesen trastornos psiquiatricos e incluso inició un período de formación a través de Estados Unidos a bordo de su automóvil al que burlonamente llamaba “lobotomobile”para que cualquier persona pudiera practicar su técnica aunque no fuera neurocirujano (de hecho él mismo carecía de la citada licencia). En uno de sus viajes para enseñar su método llegó a realizar 228 lobotomias en dos semanas.

Sin embargo, su procedimiento era tan horrible que incluso muchos neurocirujanos y psiquiatras experimentados no soportaban la visión de las lobotomías de Freeman e incluso su socio James Watts se angustió tanto por este tipo de operaciones que rompió sus lazos con él. Al final se le murio un paciente debido a una hemorragia provocada por su procedimiento, y le retiraron la licencia para ejercer la medicina.

La ventaja de esta horrible práctica-más propia de las torturas de la Inquisición- era que reducía el estrés, la ansiedad y la agresividad y el paciente alcanzaba un estado de calma tan extremo que dejaba de interactuar con los demás y no tenía un razonamiento complejo. Las personas se transformaban en zombies, y el picahielos de Freeman les quitaba casi toda su humanidad y nunca volvían a ser los mismos.

Hubo otra razón por la que las lobotomias se realizaron en gran escala en los Estados Unidos y en otros países, y es que los asilos mentales estaban repletos de pacientes traumatizados tras sobrevivir a la Segunda Guerra Mundial. También los presos en las cárceles fueron ampliamente operados y muchas familias para deshacerse de parientes difíciles preferían someterlos a esta horrible practica. Igualmente fue usada con rebeldes y opositores políticos hasta caer en manos de cirujanos aficionados que realizaban centenares de lobotomías sin ni siquiera una evaluación psiquiátrica. Lo mas triste es que no fue solo un tratamiento para los adultos, sino que se conocen casos de pacientes jóvenes con apenas 12 años a los que también se la realizaron.

De hecho hubo algunos personajes públicos que fueron sometidos a la destructiva lobotomía. Uno de ellos fue Rosemary, hermana mayor de John F. Kennedy, que sufría de un moderado retraso mental pero que para evitar que se descarriara en público a los 23 años decidieron intervenirla quedando postrada en una cama para el resto de su vida

Otro caso fue el de Josef Hassid un reconocido violinista que a los 20 años sufrió un ataque de esquizofrenia y para evitar que fuera internado en un psiquiátrico fue sometido a una lobotomia. Nunca se repuso y murió seis años después

En la Unión Soviética, la lobotomía fue proscrita en los años 40, pero a pesar de que había una vasta evidencia de que esta cirugía no era terapeutica, las operaciones continuaron por decadas y entre 1939 y 1951, se realizaron más de 18.000 lobotomías en los Estados Unidos y decenas de miles más en otros países. En los Estados Unidos se realizaron mas lobotomias que en el resto de los países del mundo y la cuenta final arroja una cifra de entre 40.000 y 50.000 pacientes lobotomizados, con poco o sin cualquier estudio de seguimiento para considerar si el tratamiento era eficaz.

Al final en los Estados Unidos, en 1947 se llevó a cabo un importante estudio denominado Proyecto Columbia-Greystone, que no proporcionó pruebas de los efectos positivos de las lobotomías y alrededor de 1950, ya comenzaron a escucharse las primeras voces discordantes contra la locura de este espantoso procedimiento quirúrgico. Finalmense se prohibió su práctica aunque entre 1935 y 1967 siguió haciéndose habitualmente avalada por la comunidad científica. La última lobotomía se realizó de forma oficial en el año 1967, y se siguió practicando durante varios años en la clandestinidad. Hoy en día algunos países todavía la aceptan como forma de control radical de los comportamientos violentos (Japón, Australia, Suecia y la India están entre ellos)

Mejor ver la película “Atrapado sin salida” y su personaje de Randall McMurphy, interpretado por Jack Nicholson, que cuestiona la inexistencia de los derechos humanos en los hospitales psiquiátricos donde los enfermos eran tratados como variables científicas y no como individuos. McMurphy fue una víctima de la lobotomía para acabar con su mente hiperactiva que irrumpía el orden y era un claro obstáculo para el funcionamiento de la institución.

La era de la lobotomia ahora se observa como episodio barbaro en historia psiquiátrica y como una forma de tratar las enfermedades mentales con una gran barbarie, y solo pudo ser frenada por el desarrollo de los medicamentos anti-psicoticos. Tenemos una mirada habitualmente condescendiente por las aberraciones médicas realizadas hace siglos pero cuando el escenario histórico es tan próximo sorprende que algo tan ignominioso, fuese aceptado y reconocido notoriamente por la comunidad científica de la época de nuestros abuelos

Y es que la locura a veces no está en los manicomios. Ya lo decía el gran escritor alemán Goethe cuando afirmaba que no era necesario visitar una casa de locos para ver la locura, ya que nuestro planeta es la misma casa de los locos del universo.

Fuentes :

Historia de la locura en la época clásica. Michel Foucault

Eugenesia y Trastorno Mental. Fèlix Rozey

Gottlieb Burckhardt and Egas Moniz – Two Beginnings of Psychosurgery Zbigniew Kotowicz

La lobotomía como eje de reflexión sobre locura, medicina y ética a partir del documental de Joaquín Jordá y Nuria VillazánLola Barceló Morte y David Fernández de Castro Azúa

Laín Entralgo, P. Historia de la medicina moderna y contemporánea. Barcelona, Científico-médica, 1963.

El accidente más famoso de la Neurociencia

La imagen de portada es un daguerrotipo de 1849 de Phineas P. Gage posando orgulloso y bien vestido con la barra de hierro que penetró en su cráneo un año antes y que lo hizo famoso. Los propietarios de los derechos de la imagen, los coleccionistas Jack y Beverly Wilgus, originalmente la etiquetaron como “el ballenero” por su similitud con Ahab, el protagonista de ‘Moby Dick’ que había perdido su ojo izquierdo por esta ballena enojada pero tras la publicación de la imagen en Flickr los entusiastas de la caza de ballenas dijeron que la barra que sostenía el protagonista no se parecía en nada a un arpón y- finalmente- los Wilgus descubrieron que se trataba de una imagen de Phineas Gage, el protagonista de uno de los accidentes más famosos de la historia.

Mapa de Cavendish, Vermont del lugar del accidente de Gage. Imagen de EEng/ Creative Commons

Phineas Gage, había nacido en 1823 y cuando ocurrió su grave accidente, tenia 25 años. Era un hombre sano, activo, enérgico y fuerte que trabajaba de capataz en una cuadrilla de trabajadores encargados de abrir camino con explosivos para la línea del ferrocarril Rutland & Burlington que construía una nueva línea férrea, en la ciudad de Vermont, New England .

La historia comienza un 13 de septiembre, de 1848 exactamente a las 16.30 h. cuando los responsables de aquel ferrocarril encargan a Phineas la demolición de una roca cerca de Cavendish en Vermont. Él hizo aquel trabajo como tradicionalmente se ejecutaba, es decir colocando cargas explosivas en agujeros taladrados en la piedra y apisonando pólvora en los mismos. Aquel día nuestro hombre usaba para este menester una barra de hierro de 13¼ libras de peso ( unos 6 Kgs) con 3 pies y 7 pulgadas de longitud ( algo más de un metro) y con un diámetro de 1¼ pulgadas (unos 3 cms).

Ese día, Phineas, al apisonar la pólvora debió raspar sin darse cuenta aquella barra de hierro contra la roca y saltó una chispa que provocó el estallido del barreno. La explosión fue tan fuerte que la barra de hierro salió despedida y entró en su cabeza por su mejilla izquierda golpeando el pómulo izquierdo con rotura del molar superior y pasando por detrás del ojo izquierdo salió cerca del vértex craneal destruyendo el lóbulo frontal izquierdo de su cerebro. La barra aún tuvo suficiente impulso para hacer una parábola hacia arriba y aterrizar a 25 metros de distancia llena de sangre y tejido cerebral de Gage.

Según se muestra la barra atravesó toda la corteza prefrontal (CPF) de Phineas Gage, dejando un agujero que trazaba una diagonal desde una de sus mejillas hasta la parte superior de su cabeza.

Simulación del daño cerebral del accidente. Las fibras coloreadas son la sustancia blanca del cerebro, Imagen cortesía de Van Horn JD, Irimia A, Torgerson CM, Chambers MC, Kikinis R

Un accidente horroroso, pero pese a ello nuestro sujeto nunca perdió el conocimiento y tras el percance, se sentó en el suelo, y en par de minutos estaba hablando y caminando,Incluso fue capaz de subirse a una carreta de bueyes, y sentándote en posición vertical mantenerse erguido durante todo el tiempo que duró el viaje de una milla de largo ( algo más de kilómetro y medio) desde el lugar del accidente hasta el hotel donde se hospedaba conversando con normalidad con sus compañeros durante todo el trayecto.

Cuando llegó el primer médico, el doctor Edward Higginson Williams ya pudo ver que la cabeza de Gage era como una especie de volcán con el hueso craneal superior vuelto hacia arriba y sobresaliendo de su cuero cabelludo. Sin embargo nuestro hombre con la mayor tranquilidad lo saludó con una inclinación de cabeza y pronunció inexpresivamente esta frase: “Doctor, aquí hay trabajo para usted “.

El médico John Harlow. Imagen de EEng/ Creative Commons

Una hora después, alrededor de las 6 de la tarde llegó al hotel, otro de los protagonistas de esta historia; el médico rural John Martyn Harlow que observó asombrado como Gage subía las escaleras de hotel hasta su habitación para tumbarse en la cama. Allí se dedicó a detener la abundante hemorragia causada por el paso de la barra de hierro a través de la cabeza de Gage afeitándoleel cuero cabelludo y limpiando la sangre y parte de masa cerebral seca extrayendo fragmentos óseos craneales de la herida mientras su paciente vomitaba por la sangre y masa cerebral que se deslizaba por su garganta. Sin embargo y de forma increíble, Phineas Gage nunca se alteró, y permaneció consciente y racional en todo momento afirmando incluso que estaría de vuelta a su trabajo en un par de días.

El profundo sangrado se detuvo sobre las 11 de esa noche y a la mañana siguiente, Harlow permitió algunas visitas a Gage que con la cabeza fuertemente vendada reconoció a su madre y su tío. Incluso hoy en día resulta sorprendente cómo este paciente logró sobrevivir y aquel doctor Harlow lo vio como un milagro, diciendo: “yo lo cuidé pero Dios lo salvó”.

El proceso de recuperación de Phineas Gage fue difícil, largo y con altibajos. Al segundo día parecía perder la cordura, pero al cuarto día, ya tenía una apariencia racional y reconocía a sus amigos.Tras una semana de mejoras, Gage comenzó a delirar exigiendo que alguien encontrara sus pantalones para poder salir y entró en un coma profundo causado por una fuerte infección.

Harlow trató aquella infección con los principios de antisepsia, de principios del siglo XIX, (sustancias eméticas y catárticas como ruibarbo y cloruro de mercurio, entre otros) y pudo salvarle la vida. Catorce días después le realizó una cirugía de emergencia, perforando el tejido dentro de la nariz para drenar la herida y al final Phineas Gage aunque perdió la vista de su ojo izquierdo milagrosamente se recuperó y estabilizó y el 18 de noviembre de 1848, a los 65 días del accidente, ya mostraba evidentes signos de mejoría, caminando incluso por la plaza del pueblo. A finales de aquel mes de noviembre fue dado de alta y regresó a su hogar en Lebanon, New Hampshire. El doctor Harlow explicó el caso en una carta dirigida al editor del Boston Medical and Surgical Journal, describiendo las circunstancias de aquel accidente y el tratamiento médico proporcionado a Gage y dos meses después, en enero de 1849, encontramos en esta misma revista una breve reseña, de 5 líneas, en la que se indica que el paciente estaba mejorando tanto a nivel físico como mental. John Harlow lo visitó por última vez en abril de 1849,

¿ Y qué fue de Phineas P. Gage? Pues que vivió 12 años mas tras el traumatismo de aquella barra de hierro que atravesó su cráneo y murió el 21 de mayo de 1860. Su historia fue recreada por el propio John Harlow queconvenció a la familia de Gage para que le autorizaran a exhumar el cadáver y en 1867, el cráneo y la barra de metal le fueron enviados. Actualmente este cráneo de Phineas Gage junto a la barra de hierro que lo atravesó se encuentran en el Museo Warren de la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard.

El cráneo de Phineas Gage. Museo Anatómico Warren de Harvard.

Este doctor después pudo hablar con su madre y reconstruir las andanzas de aquel hombre tras su espantoso accidente de la primavera de 1848. Lo primero que descubrió fue que tras aquel accidente Gage cambió, y de ser un ser tranquilo y respetuoso con los demás se transformó en una persona caprichosa que se irritaba por cualquier restricción a sus deseos. De una persona astuta para los negocios pasó a carece del sentido del dinero y de ser un hombre cortés y reverente, se convirtió en una persona desordenada que respondía a los demás con las más groseras blasfemias.

Como resultado de estos cambios sus patronos del ferrocarril se negaron a readmitirlo como capataz por lo que comenzó a viajar por Nueva Inglaterra exhibiéndose a sí mismo con la barra de hierro que le había atravesado la cabeza por dinero. Estuvo una temporada en el museo de PT Barnum en Nueva York, y por un centavo extra, los espectadores escépticos podrían separar el cabello de Gage y ver su cerebro pulsante bajo aquel cuero cabelludo. Luego encontró trabajo estable como entrenador de caballos en New Hampshire yvivió y trabajó otros 8 años en Valparaíso (Chile), trabajando como conductor de un carruaje.

Aproximadamente en junio de 1859 volvió a Estados Unidos y se ubicó en San Francisco y allí comenzó a sufrir una serie de crisis convulsivas. Eran crisis epilépticas recurrentes y una de ellas lo llevó a la muerte el 21 de mayo de 1860.

En 1868 Harlow escribió un libro corto sobre la vida de Phineas Gage. Gracias a la colaboración de testigos y de entrevistas a la familia, principalmente describe las experiencias del paciente en los 12 años, 6 meses y 8 días posteriores a su accidente. Este libro se considera el mejor relato de los cambios de conducta debido a una grave lesión de la corteza prefrontal de un cerebro humano.

El lóbulo frontal es una conquista evolutiva de las especies superiores y es una región cerebral muy elaborada con un conjunto de áreas neocorticales que envían y reciben información desde prácticamente todos los sistemas sensoriales y motores, por lo que se relaciona con el desarrollo de complejos procesos cognitivos implicados en la toma de decisiones. En la figura siguiente se puede ver el tamaño relativo de esta corteza prefrontal en seis especies animales.

Como puede verse es en los seres humanos es dónde se ha desarrollado mas ampliamente la misma, con múltiples conexiones que cubren, prácticamente todas las estructuras del cerebro. Por eso se asocia su funcionamiento con la personalidad y el comportamiento social. Gracias al accidente de Phineas Gage en1848, se pudo documentar de forma práctica el efecto de una lesión destructora de la corteza prefrontal de un ser humano y convirtió el mismo en uno de los casos más importantes en el estudio de la influencia del cerebro en las emociones.

Por eso aquel percance puede considerarse el accidente más importante para los estudios de la neurociencia, ya que la lección de aquella historia fue directa y escueta: los lóbulos frontales albergan nuestras facultades más elevadas y son la esencia de nuestra humanidad, la encarnación física de nuestros poderes cognitivos más elevados. Cuando los lóbulos frontales de Gage se deshicieron transformaron a un hombre ordenado y educado en un ser tramposo y sociopático. Se trata de una historia que tuvo una gran influencia en la comprensión científica del cerebro.

Fuentes:

Ardila, A. A., & Solís, F. O. (2008). Desarrollo histórico de las funciones ejecutivas. Revista Neuropsicología, Neuropsiquiatría y Neurociencias

García-Molina, A. (2012), Phineas Gage y el enigma del córtex prefrontal

Harlow J.M. (1868) Recovery from the passage of an iron bar through the head. Publications of the Massachussets Medical Society

Kotowicz, Z. (2007). The strange case of Phineas Gage. History of the Human Sciences

Muci-Mendoza, R. (2007). El accidente de Phineas Gage: su legado a la neurobiología.

Rosselli, D. (2005). Phineas Gage, Tan y la importancia de los casos clínicos. Rev Neurol

Phineas Gage. (s.f.). Recuperado el 20 de Diciembre de 2017, de Wikipedia: en.wikipedia.org.

La escritura jeroglífica y los cartuchos egipcios

En 1798 Napoleón Bonaparte invadió Egipto permaneciendo tres años en este país y sus soldados tuvieron acceso a ese hermoso sistema pictografíco con el que los egipcios antiguos por medio de símbolos representaban imágenes de su vida cotidiana y de la naturaleza

Relieves Templo Hatshepsut. Valle Reyes

Se trataba de la escritura jeroglífica pero aquellos militares franceses observaron que en la misma, algunas inscripciones estaban rodeadas de un rectángulo con las esquinas curvas, y por ello aquellos denominaron a las mismas ‘cartouches‘ (cartuchos) por el parecido que tenían con sus cartuchos de munición.

El jeroglifico egipcio fue la base del sistema de escritura del Egipto antiguo y consiste en dibujos de personas, animales o cosas que por su expresividad y colorido llaman poderosamente la atención. Comenzó a utilizarse hacia el año 3.000 a.C. y el número de pictogramas fue variando en las distintas épocas de la historia egipcia: 1.000 en el Reino Antiguo, 750 en la lengua clásica y muchos miles después en el periodo ptolemaico y romano.Pero es complicado de entender porque a pesar de ser dibujos sencillos y fáciles de reconocer, es muy complejo de interpretar.

Es cierto que algunas palabras tienen equivalencias sencillas, por ejemplo si querían escribir la palabra “pájaro”, dibujaban un pájaro, o si querían escribir la palabra “ojo”, dibujaban un ojo, pero ¿ cómo escribir en esta simbología frases como “El faraón dio un discurso que emocionó a su pueblo” o “Los hermanos se reunieron para buscar una solución”. Son expresiones sin interpretación gráfica directa y para eso tuvieron que inventar una especie de alfabeto  en el que cada imagen correspondería no a un objeto, sino a un sonido. Por ejemplo si querían escribir la letra m pintaban una lechuza y si querían pintar la r, el símbolo era una boca. Otras veces unas letras juntas formaban un nuevo sonido que tenía a su vez su símbolo correspondiente.

Al final se descubrió que la escritura egipcia se basa en un alfabeto de unos 800 caracteres de uno, dos o tres fonemas, por lo que a diferencia de lo que se pensaba inicialmente, los jeroglíficos no son solo pictogramas, sino también fonemas y de particular interés para su interpretación fueron esos nombres de faraones reyes escritos en aquellos cartuchos porque para distinguir un nombre real los egipcios lo redondeaban con ese rectángulo de esquinas curvas,

El cartucho (pronunciado kar-tush) también es conocido como sello jeroglifico y los cartuchos reales se encuentran en las ruinas del antiguo Egipto, inscritos en las paredes de los templos, tumbas y estatuas, conteniendo información sobre los grandes dignatarios de la realeza egipcia . Solían colocarse en un sitio en particular para asegurar su protección en las tumbas y debido a esta práctica los arqueólogos- una vez descubierto el secreto de su traducción- pudieron identificar mejor esas tumbas y aprender más acerca de las momias que yacían en su interior

El término “cartucho ” era conocido en el antiguo Egipto como ‘shenu’ vocablo que deriva del verbo sheni (circundar) y originalmente representaba a todas las cosas que el sol circundaba y por eso se utilizó como amuleto protector de la realeza. El cartucho era, pues un claro símbolo solar que originalmente representaba a todas las cosas que el sol circundaba (por ejemplo el reino del faraón) y por eso se utilizaba como amuleto protector del rey.

Deriva del anillo shen, por lo que su primitiva forma era circular pero como el alfabeto jeroglífico contiene miles de caracteres (algunos de los cueles representan sonidos, y otros palabras e incluso frases) hubo que hacerlo alargado para guardar mas cantidad de jeroglíficos para representar el nombre del faraón.

Así fue como al final se convirtió en su forma basica que es un símbolo formado por una cuerda ovalada con tres nudos unidos a una barra inferior que simboliza “todo lo que rodea el sol‘, y se refiere a la energla de los faraones en el universo.

Gracias a los cartuchos se pudo entender la escritura jeroglífica y el mérito se lo debemos a Jean-François Champollion (Figeac (Francia) 1790 – París (Francia) 1832) que fue quien comenzó a descifrar este tipo de escritura

Jean-François Champollion (1790-1832) retratado por León Cogniet en 1831.Museo del Louvre

Para comprender cómo Champollion pudo llegar a descifrar los jeroglíficos egipcios es preciso primero saber cuál era la situación del problema en el momento en que él empezó a ocuparse del mismo. El uso de los jeroglíficos para escribir la antigua lengua egipcia se extinguió con el paganismo y en el siglo IV ya dejaron de escribirse y los mismos se convirtieron en un misterio porque su significado se perdió en la noche de los tiempos. Progresivamente, la población cristianizada de Egipto se fue acostumbrando a escribir utilizando el alfabeto griego ligeramente modificado.

Probablemente el primer erudito que intentó descifrar los jeroglíficos fue el jesuita alemán Kircher en el siglo XVII que llegó a ser considerado el mayor experto mundial, de su tiempo, en antigüedades egipcias. Sin embargo a pesar de sus esfuerzos no lo consiguió aunque tenía razón en una cosa: existía una identidad entre él antiguo egipcio y el copto. El siguiente paso útil lo dio el abate francés Barthélémy, que en el siglo XVIII intuyó que los cartuchos que aparecen frecuentemente en los textos jeroglíficos encerraban nombres de faraones.

Y entonces llegó el paso más importante para el desciframiento de este tipo de escritura: el descubrimiento de la piedra de Rosetta

Piedra Rosetta

El 15 de julio, de 1799 un oficial del ejército francés de Napoleón, el Teniente François Xavier Bouchard al excavar los cimientos del fortín Julien cerca de la desembocadura del Nilo en Rachid (Rosetta) se fijó en una de las losas que sus soldados habían sacado. Se trataba de un bloque de granito gris con vetas rosas de 1,14 x 0,72 m. roto en la parte superior de su esquina inferior derecha con varias inscripciones en uno de sus lados. La losa, ya bautizada como la Piedra de Rosetta, fue trasladada al Cairo para su estudio.

En aquella piedra había unos grabados en tres escrituras: griego antiguo (50 líneas), demótico egipcio (32 líneas) y jeroglifico egipcio (14 líneas), que registraban un edicto del año 9 (27 de marzo de 196 a.C.) del reinado de Ptolomeo V Epifanes hijo de Ptolomeo IV Philopator y de Arsinoe III, concediendo privilegios a la clase sacerdotal.

Napoleón, rápidamente dio publicidad al hallazgo y el texto de aquella piedra fue reproducido y repartido por toda Europa. Hubo muchos investigadores que intentaron traducirla aunque sin éxito y hay que destacar los esfuerzos de Antoine-Isaac Silvestre de Sacy un lingüista y orientalista francés, que llegó a identificar cinco nombres propios, de aquella piedra

Y siguiendo las tesis de Barthélémy otro lingüista francés, llamado Jean-Jacques Barthélemy, mucho antes del descubrimiento de aquella piedra también había sugerido que los cartuchos en los jeroglíficos egipcios significaban nombres propios.

Pero Champollion abordó el problema contando con una adecuada formación filológica, ya que había aprendido copto. Él estaba convencido de que aquellos investigadores tenían razón y que los cartuchos encerraban nombres de faraones, pero el mayor problema era que las correspondencias entre los signos jeroglíficos y sus equivalencias al griego antiguo y demótico egipcio no daban totalmente la clave de la interpretación.

Champollion se dio cuenta de que en el texto griego había 486 palabras y en el egipcio 1419 jeroglíficos, por lo que parecía estar claro que la escritura egipcia no era puramente ideográfica (en donde cada signo es una idea) sino que debía de ser también fonética, leyéndose algunos signos y otros no. Dado que los pictogramas representaban una combinación de principios fonológicos y semánticos..¿dónde estaba el punto de inicio de la lectura de los mismos?

Y entonces vino otro descubrimiento en su ayuda

El obelisco descubierto por W. J. Bankes en la isla de Philae y expuesto en el jardín del palacio de Kingston Lacy.

El hecho más importante para el descifrado de la escritura jeroglífica y se produjo en la isla de Philae cuando W. J. Bankes (Dorset (Inglaterra) 1786 – 1855) encontró un obelisco de granito rojo con una inscripción jeroglífica en columna a cada lado y 24 líneas de texto griego en la base relativa a una petición de los sacerdotes de Philae a Ptolomeo VIII Evergetes II, apodado Physcon (182-116 a.C.) y su esposa Cleopatra II.

Y por casualidades de la vida Champolión fue a visitar la ciudad dónde se encontraba aquel obelisco y allí comprobó que los cartuchos de aquel monumento eran idénticos a los que contenía la Piedra Rosetta. Nuestro genio francés al comparar los cartuchos de Ptolomeo y Cleopatra, encontró varios signos comunes que rápidamente identificó como fonéticos (al menos en los nombres presentes en los cartuchos) y de esta forma pudo establecer el orden de lectura del cartucho y las siguientes correlaciones (P), (O), (L)

Cartuchos con los nombres de Ptolomeo y Cleopatra en la piedra Rosetta

Transliteración de los glifos

Luego se dedicó a compararlos con los nombres griegos para terminar de concretar las equivalencias: (P), (T), (O), (L), (M), (I); (S); (K); (E); (A); (T) y (R). Tras estas comparaciones surgieron varias dudas porque había dos letras que representaban el mismo sonido (T) y Champollion comparó el cartucho del obelisco con los cartuchos de otras reinas de nombre Cleopatra y observó que ambos dibujos eran intercambiables, lo que indicaba que su pronunciación era semejante, por lo que se trataba de consonántes homófonas.

Aquel lingüista francés llamado Jean-Jacques Barthélemy, tenía razón cuando mucho antes de que se descubriera la Piedra de Rosetta,había sugerido que los cartuchos en los jeroglíficos egipcios eran nombres propios. Ahora sabemos que cada faraón, rey o reina del antiguo Egipto tenía el suyo propio que deletreaba su nombre o un refran descriptivo en simbolos jeroglíficos.

Gracias al trabajo de Champollion hemos podido encontrar en los cartuchos egipcios los nombres reales que nos sirven para saber quien era el faraón que aparece en una inscripción. Aquí pongo algunas muestras

Sanajt o Nebka primer faraón de la dinastía III . Reinó entre el 2.682 a.C y 2.665 a.C

Djedfra tercer faraón de la dinastía IV de Egipto que reinó aproximadamente entre los años 2.566 a.C y 2.557 a.C

En la quinta dinastía el faraón ya tenía dos nombres más sagrados (tenía 5 o más), su nombre de nacimiento y el nombre que hacía alusión al trono que ocupaba.

Teti, primer faraón de la dinastía VI de Egipto del imperio antiguo que reinó del 2322 a.C hasta el 2312 a.C.

En la dinastía XVIII el sarcófago real fue construido en uno de los lados del cartucho, donde se encontraba también la imagen del aposento. Se aplicó con Tutmosis III simbolizando el lugar de descanso del rey en representación a su nombre y persona.

Tutmosis III sexto faraón de la dinastía XVIII de Egipto que gobernó entre los años 1.479 a.C y 1.425 a.C.

Tutmosis IV octavo faraón de la dinastía XVIII de Egipto. Su reinado fue en torno a los años 1.400 a.C y 1.390 a.C.

Amenofis III importante faraón de la dinastía XVIII de Egipto que reinó entre los años 1.390 a.C y 1.353 a.C.

Ramsés I fundador de la XIX dinastía perteneciente al Imperio Nuevo de Egipto que reinó entre los años 1.295 a.C y 1.294 a.C.

Así fue como gracias al trabajo de Champollion, se pudieron interpretar los jeroglíficos egipcios. La clave estaba en los cartuchos y una vez descifrados los historiadores y arqueólogos pudieron sumergirse en los textos y grabados de la milenaria civilización egipcia para por fin poder revelar sus misterios.

Fuentes:

Egyptian Grammar. Being an Introduction to the Study of Hieroglyphs. Alan Gardiner. 3rd Ed., Rev. London: Oxford University Press, 1957

How to read Egyptian Hieroglyphs. A step-by-step guide to teach yourself. Mark Collier y Bill Mulley. British Museum Press.1998

Adkins, L. & Adkins, R. A. 2002. The Little Book of Egyptian Hieroglyphs . Londres : Hodder & Stoughton, 2002

Allen, J. P. 1988. Middle Egyptian. Cambridge : Cambridge University Press, 1988. Collins, M & Manley, B. 1988

Wallis Budge, E. A. 1997. El lenguaje de los faraones. Gerona : Tikal, 1997.

22 de noviembre 2017 y aún no sabemos quién mató a Kennedy

54 años después, el actual Presidente de EE.UU Donald Trump ha tomado la decisión de hacer públicos 2,800 documentos del John F. Kennedy Assassination Record Collection en cumplimiento del mandato de la ley de noviembre de 1992 redactada en parte por el clima de opinión generado por JFK la fantasiosa película de Oliver Stone y que obligaba a dar luz verde a la publicación de los documentos que atesoraba aquella colección

Uno de los documentos desclasificados

Aún faltan 300 documentos que permanecen sellados pero no parece que los mismos vayan a aportar más de lo que los ya nos sugieren los desclasificados y que no es otra cosa que la casi certeza de que hubo una supuesta conspiración para matar a JFK y que distan mucho de la tesis mucho tiempo sostenida del asesino solitario.

El pasado año escribía sobre el libro de Stephen King22.11.63’ y hoy volvemos a la eterna pregunta: ¿quién mató a Kennedy? Aquí el escritor tomó partido por la teoría del “lobo solitario”, tal y como afirmó la comisión investigadora del magnicidio (comisión Warren) y nos contaba en su libro que Lee Harvey Oswald fue “el asesino único de Kennedy” sin existir ninguna conspiración y ello con una probabilidad del 99% .

Pero tras los nuevos documentos desclasificados y reconociendo que el trabajo de Stephen King es magnífico yo prefiero quedarme con la ‘teoría de la conspiración” Eran muchos los interesados en matar a JFK. Desde Fidel Castro hasta la mafia, la CIA, los lobbies económicos (a los que molestaban sus medidas antimonopolio) Rusia y la KGB etc. Eran demasiados los interesada en esta muerte, y yo quiero hoy revivir aquella historia y repasar las últimas horas de JFK para reafirmar mi tesis de que allí hubo una conspiración más profunda.

Retrocedamos pues en el tiempo….

El día anterior a su muerte, jueves 21-11-63 en la agenda de Kennedy figuraban las siguientes actividades. Todas se cumplieron

1.- Viaje a San Antonio

2.- Discurso en la Brooks Air Force Base.

3.-Estancia en Fort Worth. Alojamiento en el Hotel Texas.

4.- El viernes 22-11-63 la primera actividad de Kennedy era tomar un desayuno seguido de un discurso con los miembros de la Camara de Comercio en aquel Hotel Texas. También se cumplió.

5.- El siguiente paso era un viaje a Dallas para lanzar su próxima campaña electoral ya que aquel era un estado en el que Kennedy no había obtenido muchos votos en su anterior campaña electoral.

6.- Al llegar a aquella ciudad, el presidente y su familia se bajaron del Air Force One y cogieron un coche para hacer un circuito por la misma.

7.- Exactamente a las 11:51 el gobernador de Texas, John Connelly se montó con ellos en aquel coche y aquí empiezan las “circunstancias extrañas”, porque nadie se explica por qué aquel paseo se hizo en un coche descubierto y a una velocidad mucho más lenta de lo que era habitual.

8.-Nadie sabe quien decidió “cambiar el itinerario presidencial ” y que en lugar de coger la vía recta de Main Street ( la ruta más lógica) se hicieran dos giros de noventa grados ( trayecto en rojo) desviando la misma hacia Elm street

9.- No queda claro quien tuvo la máxima responsabilidad de esta modificación, si fue el Secret Service (protección presidencial) o el alcalde de Dallas,Earle Cabell, que por cierto era hermano del ex-vicedirector de la CIA James Cabell, cesado por Kennedy tras el fracaso de aquello de la Bahía de Cochinos pero lo que si esta claro es que en esa zona estaba el gran edificio del “Texas Scoolboox Depositary

10.- No es por sacar conclusiones apresuradas pero aquel edificio era un magnífico sitio para ubicar allí a un ‘tirador de precisión’, alguien que pudiera disparara a un vehículo descapotado circulando con lentitud. Solo alguien ‘muy influyente’ pudo cambiar aquel trayecto del coche presidencial y ‘saber por donde iba a pasar’ para situar a un posible tirador o tiradores en el mismo.

11.- Desde aquel edificio los testigos afirmaron que se hicieron tres disparos a las 12:30 de ese día, desde una ventana de su sexta planta

12.- Y a partir de este momento hay que hacer referencia a la famosa película de Abraham Zapruder un fabricante de ropa femenina estadounidense de origen ruso, que filmó el asesinato del presidente y registró el hecho casi en su totalidad. Lo hizo con una cámara de 8mm Bell & Howell Zoomatic porque había decidido acercarse a la Plaza de Deadley aquel día. Su película de 26,6 segundos, en uno del más famoso vídeos de la historia.

13.- Los tres disparos contra Kennedy, se ven bien en la película de Abraham Zapruder. El primer disparo es desviado por un arbol y rebota en el cemento, hasta que uno de los espectadores llamado James Tague sufre el impacto en su cara de una esquirla de bordillo. A los 3,5 segundos se produce el segundo disparo y esta segunda bala alcanza al presidente en la espalda, atravesando su cuerpo y saliendo por la garganta. La bala sale por la garganta del presidente y hace una extraña trayectoria que termina alojándose en el muslo izquierdo del gobernador de Texas John Connelly

14.- Kennedy ya está muerto, y angustiado se lleva las manos a la garganta, porque se ahoga en su propia sangre. La super 8 de Zapruder recoge nítidamente el gesto del presidente llevándose las manos al cuello con signos de ahogo y dolor en el rostro y como Jackeline grita: «¡Han disparado a mi marido!» mientras Kennedy agoniza inclinándose hacia delante.

15.- Y se produce un tercer disparo que ‘vuela literalmente la cabeza de Kennedy’ y hace que-literalmente- la misma estalle. Es el fotograma 313 de la película de Zapruder

16.- En los siguientes fotograbas vemos a Jackie que intenta acercarse a un hombre de seguridad y como el Lincoln acelera y desaparece.

17.- El gobernador Connally es operado dos veces de urgencia aquel día y a las 13.00, el equipo medico del Parkland Hospital declara ‘oficialmente muerto’ al presidente Kennedy.

18.- Sus heridas son múltiples y los médicos afirman esta obviedad: “no tuvimos nunca una esperanza de salvar su vida“. La muerte es oficialmente anunciada algo mas tarde, exactamente a las 13.38. y ya no se cumplieron el resto de los programa de la agenda de Kennedy para aquel día que eran:

-Assembly y Science Research Center en Trade Mart.

-Austin: Inauguracion del Municipal Auditorium.

Johnson City: Fin de semana de descanso en el rancho de Lyndon Johnson.

Legalmente, según la Constitución y las leyes del Estado de Texas, la autopsia debería haber sido realizada en Dallas, y los médicos de allí al examinar el cuerpo determinaron que la bala que Kennedy había recibido en el cuello fue ‘una bala frontal‘. Este impacto frontal se ve muy bien en el video de Zapruder (que estaba a unos metros del coche) y la cabeza de JFK se va hacia atrás. La bala tuvo que provenir de delante del coche y eso hace presumir que otra persona distinta del ‘asesino oficial’ disparase frente a Kennedy.

19.- Tras una discusión entre los médicos del Parckland y el SS sobre la custodia del cuerpo y entre empujones,y en medio de una sonada pelea, los hombres del Secret Service tomaron el cadáver por la fuerza y en una ambulancia a las 14.38 horas lo embarcaron en el Air Force One (avión presidencial) rumbo a Washington, para realizar allá la autopsia oficial. Allí Lyndon Johnson, en presencia de una Jacqueline Kennedy (todavia con restos de sangre en su ropa) jura el cargo de trigésimo sexto presidente de los Estados Unidos de America

20.- Cuando el avion aterriza en Washington,Jacqueline Kennedy todavia lleva el mismo traje rosa manchado de sangre y hasta las primeras horas de la mañana del dia siguiente se niega a limpiarlo. Según algunos testigos, señaló: “Dejad que vean lo que han hecho“.

21.- Tras el aterrizaje del avion presidencial en la Base Aerea de Andrews, a las afueras de Washington DC, el cuerpo de Kennedy es trasladado al Hospital Naval de Bethesda para su autopsia. La misma fue realizada por tres medicos de la Armada con treinta oficiales militares como testigos. El informe del FBI sobre la misma se realizó por los agentes especiales Sibert y O’Neill y otros dos agentes retirados que estaban presentes declararon que Kennedy tenia una gran herida en el lado derecho de la cabeza, otra herida en la region cervical, y una tercera en la cara anterior de su garganta.

22.- La primera investigacion oficial de este asesinato fue establecida por el presidente Lyndon B. Johnson el 29 de noviembre de 1963 (una semana despues del asesinato) y fue presidida por Earl Warren jefe de la Corte Suprema de los Estados Unidos, conocida universalmente (pero no oficialmente) como la “Comisión Warren“.

El informe final de aquella comisión se publicó en septiembre de 1964, y tras 10 meses de investigación, sus conclusiones fueron que no se podían encontrar evidencias persuasivas de “una conspiración” interna o exterior que implicara a otras personas,grupos o países.

23.- Volvamos a Dallas. Pocos minutos después del atentado a las 12.41 la policía transmite a sus agentes una descripción del sospechoso autor de los disparos. Se trata de un hombre joven, de unos 30 años, 1’80 de altura y pelo moreno liso. Es Lee Harvey Oswald que- según la investigación actuó solo y nos dicen que era el único empleado que faltaba del Depósito de Libros ( lo cual es falso porque faltaban realmente más) pero da igual Oswald hacía tiempo que había sido señalado como culpable. Lo afirmó él mismo en su última declaración antes de morir: “soy un cabeza de turco“.

Se trataba de un hombre nacido en Nueva Orleáns el 15 de octubre de 1939, que no había conocido a su padre, Roben Edward Lee Oswald, ya que murió antes de su nacimiento, pero su madre de ascendencia francesa y alemana lo educó en la religión protestante y antes de cumplir los 12 años, lo llevó a varias residencias diferentes y a 12 colegios distintos en el área de Nueva Orleens y de Dallas. Esto hizo de Oswald un niño de complexión débil, retraído y temperamental que a los 15 años se unió brevemente a la Civil Air Petrol (allí es posible que se relacionase con un tal David Ferrie un piloto homosexual con estrechas relaciones con la CIA). Al final se enroló en los Marines el 24 de octubre de 1959, al cumplir 17 años.

24.- Pero aquel ex-marine del ejército de los EE. UU. en octubre de 1959, tras un accidentado viaje en barco desde Nueva Orleans hasta Finlandia, decidió desertar y marcharse a la Union Soviética. Residió en Minsk y se caso con Marina Prusakova (hija de un coronel de la KGB), en 1961, con quien tuvo una hija (los soviéticos, siempre cautelosos, observaron en él alguna clase de anormalidad psiquiátrica) y en 1962 la pareja regresó a los Estados Unidos y se instaló en el área de Dallas y Fort Worth, cerca de su familia, manteniendo contactos con un grupo de rusos anticomunistas exiliados y grupos procastristas. Stephen King sigue muy buen su rastro en el libro, e incluso visitó para documentarse su piso en Dallas en el 214 de Neely Oeste Street.

25.- En el conjunto de las acciones de Oswald es dificil trazar un hilo conductor. Para matar a Kennedy habría usado un fusil de cerrojo Mannlicher-Carcano. Modelo 91/38 de fabricación italianade 6,5 mm con mira telescópica con el que- presuntamente- hizo los tres disparos desde la ventana de la sexta planta del edificio del “Texas Scoolboox Depositary” (Almacén de Libros de Texto de Texas) en el cruce de las calles Elm y Houston.

26.- En el trabajo de investigación de Stephen King en su libro nos hace un impresionante recorrido por el Museo del Sexto Piso del “Texas Scoolboox Depositary” y nos describe con una gran minuciosidad en el mismla parte donde Jake Epping el protagonista salva a Kennedy pero todo es ficción porque Jim Garrison (del que hablaremos después) también encontró un mensaje en que se avisaba a todas las agencias del país (CIA, FBI…) de que el presidente iba a ser asesinado al estar en Dallas y que el hombre que al que se iba a acusar sería inocente. Al parecer había 7 ejemplares de ese mensaje pero las agencias los hicieron desaparecer excepto uno que olvidaron.

27.- Siguiendo la investigación Warren, Oswald, inmediatamente despues de haber disparado a Kennedy, al parecer escondió su arma, cogió el ascensor de bajada y se marchó a un cine para ocultar su acción. La policía de Dallas encontró el arma colocada de pie algo más tarde, en torno a las 13.22

28.- ¿Disparó Oswald? Tal vez pero desde luego está claro que “no actuó solo” .Veamos la imagen de su ‘puesto de tiro’ minuciosamente preparado

29.- Y.. ¡cómo no! Con los tres casquillos de los tres disparos supuestamente disparados por el rifle. Se encontraron ordenadamente dispuestos cuando todo tirador sabe que un fusil de cerrojo expulsa los cartuchos en total desorden.

30.- Demasiado sencillo ¿verdad ? Aunque es difícil trazar un hilo conductor hay muchas evidencias indiciarias que apuntan a ‘una conspiracion‘. Oswald nunca fue juzgado por su crimen y nunca dispuso de una oportunidad real de confesar. y el mismo hecho de que fuera un agente de la CIA se ha estudiado en varias oportunidades. Victor Marchetti, en su libro “Cult of Intelligence” ya describió los programas de “agentes dobles” (en los que posiblemente podría haberse encuadrado Oswald). En su declaration a la HSCA en 1978, James A. Wilcott, ex-oficial de finanzas de la CIA, también afirmo que Oswald fue reclutado entre los militares por la CIA con el objetivo de colocarlo como “doble agente en la URSS” y específicamente se sabe que fue agente de la Office of Naval Intelligence.

Y según vemos en los documentos desclasificados, un par de días antes del crimen Oswald había visitado la oficina de los federales en Dallas dejando una nota para un agente llamado James Hosty y cuando fue detenido el 22-11-1963 este agente le dijo a sus superiores que el hombre a quien se había arrestado había estado en las dependencias del FBI y que incluso había redactado una nota para él. Sin embargo nunca podremos saber lo que decía aquella nota porque Hosty la rompió y destruyó siguiendo órdenes de sus jefes.

Esta claro que la comisión Warren sacó unas conclusiones apresuradas como si tuviera interés en que la verdad no se supiese y él mismo Edgar Hoover director del FBI afirmó posteriormente que tuvo conocimientos de que se planeaba un atentado contra Oswald aunque no hizo nada para protegerlo.

31.- Y el domingo 24 de noviembre de 1963 mientras era trasladado hacia un furgón que lo llevaría a una prisión cercana, el propietario de una discoteca de Dallas llamado Jack Ruby, un ex miembro de la Mafia salió de entre la multitud y disparó a bocajarro a Oswald en el abdomen delante de las cámaras de la NBC.

El mismo Ruby tras asesinar a Oswald pidió ser trasladado a Washington a cambio de su confesión, cosa que no fue aceptada, y hay quienes lo sitúan como la pieza que “silencia al sospechoso” para evitar declaraciones posteriores que pudieran comprometer a los supuestos involucrados en el crimen. Murió tres años después de aquel asesinato y sin decir nada.

32.- Pocos minutos después del atentado el entonces todavía vicepresidente Lyndon Johnson ordenó que la limusina, manchada de sangre (y llena de pruebas) fuera limpiada por los agentes del SS en el aparcamiento de ambulancias del hospital. Resulta desconcertante que la máxima preocupación de Johnson a los diez minutos del asesinato de Kennedy fuese limpiar aquel coche.

33.- Jim Garrison (1921 -1992) fue un fiscal de distrito en Nueva Orleans desde 1962 a 1973 y empezó una investigación paralela sobre aquel asesinato encontrando muchas contradicciones a las conclusiones que había sacado la comisión Warren. Sus investigaciones sobre el asesinato de John F. Kennedy,se desarrollaron entre los años 1966 y 1968 y de sus pesquisas se deduce que ‘la teoria oficial’ defendida por la Comision Warren,acusando a Lee Harvey Oswald de la autoria en solitario de aquel asesinato no se fundamentaba en pruebas sólidas.

Uno de los puntos en los que hizo mas hincapie aquel fiscal fue que el elevado numero de heridas producidas por el atentado no podían haberse producido por unicamente tres disparos. Este hecho era fundamental para la teoria del ‘asesino solitario’ y si Oswald hubiera sido el asesino, habría debido ser un tirador de élite (lo que no cuadraba con su evaluación militar) ya que fue un tirador tan pésimo en su época de los marines le tuvieron que enviar a manejar radares y las dos primeras balas se dispararon en menos de 6 segundos.

Además el arma manual que- teóricamente- usó para matar a JFK, un Mannlicher-Carcano era un fusil de cerrojo y , por lo tanto, debía ser recargado tras cada disparo. No debería de haber tenido tiempo de recargarlo e incluso aceptando que así hubiera sido se necesitaría ser un gran tirador para acertar dos veces en nueve segundos a un blanco móvil a 140 metros de distancia.

34.- Y luego tenemos aquellos otros testigos que dijeron haber oído disparos que salían de un montículo al lado de la carretera.Es la famosa foto tomada por Mary Moorman aproximadamente en el momento del tiro fatal a la cabeza. Era el presunto “segundo tirador “. Más información en este enlace.

No amigos. A JFK no lo mató un asesino solitario y uno de los más controvertidos asesores de Donald Trump llamado Roger Stone es autor de un libro titulado “The Man Who Killed Kennedy: The Case Against L.B.J.

En el mismo convierte a Lyndon Johnson en el principal sospechoso del caso

A aquel gran presidente si pudiésemos preguntarle sobre su asesinato nos diría: “No os preguntéis como pudieron matarme. Preguntaos simplemente quien pudo matarme“.

Fuentes:

22/11/63. Stephen King. PLAZA & JANES EDITORES, 2012

ISBN 9788401352485

https://www.archives.gov/research/jfk/warren-commission-report/

http://mcadams.posc.mu.edu/garrison.htm

http://www.mdvnet.com/kennedy/

Los beneficios de jugar a ‘Pokémon GO’

Pocos juegos para dispositivos móviles han hecho tanto ruido y en tan poco tiempo como Pokemon Go y cada día que pasa son más las personas enganchadas a este juego de realidad aumentada (RA) en el que tienes que ir cazando unos animales ficticios por la calles de tu ciudad.

Poca gente sabe que tras el desarrollo de este exitoso juego va unido ese servicio de mapas del nuestro popular buscador Google. Se trata del Google Earth y todo se lo debemos a un americano licenciado en Humanidades por la Universidad de Austin (Texas) y MBA por la Escuela de Negocios Haas de la Universidad de California llamado John Hanke.

Este hombre en 2001 fundó Keyhole Inc. una compañía con la que creó un producto revolucionario que consistía en que cualquier persona podía explorar hasta el rincón más remoto del planeta desde su ordenador. Aquella aplicación recibió fondos de empresas como Sony e incluso de la propia CIA y Hanke con Keyhole creó el programa “EarthViewer 3D” que despertó el interés de la poderosa Google, que finalmente compró la empresa y sus productos en el año 2004 por un montante de 35 millones de dólares. Así fue como aquel programa se transformó en lo que hoy conocemos como Google Earth .

Hanke tenía 33 años en aquella fecha y desde aquel momento estuvo trabajando en la división Geo de Google, que abarcaba apps tan conocidas hoy como Google Maps o StreetView, junto a otras como SketchUp y Panoramio por lo que podemos decir que el logro de que hoy estemos geolocalizados se la debemos a su trabajo y el de su equipo.

Y este hombre en el año 2010, fundó Niantic, una empresa de San Francisco centrada en aplicaciones experimentales, sociales y geolocalizadas. Era una lab start-up dentro de Google, y Hanke tomó su nombre en memoria de un barco ballenero caza fortunas del siglo XIX (echen un vistazo a su logo). Seis años después, de aquellas galeras nacería el juego de Pokémon Go y gracias a Hanke hoy sabemos que la fusión del videojuego con la geolocalización es una mezcla que ha explosionado en todo el mundo con un éxito sin precedentes.

Antes de independizarse de Google Niantic Labs desarrolló en 2012 Field Trip un videojuego que ayudaba a las personas a encontrar cosas interesantes utilizando su ubicación y otro llamado Ingress que sentaría las bases de PokemonGo.

Y Pokemon Go es un videojuego muy similar al de Ingress creado en octubre de 2015, cuando la startup de John Hanke se independiza de Google. Un juego que utiliza la realidad aumentada (AR) para atrapar a esos bichos llamados ‘Pokémon’ en el mundo real’ gracias a las cámaras de los smartphones y los servicios de geolocalización de Google Earth.

Hanke consiguió involucrar a “The Pokemon Company“, la filial de Nintendo, dueña de los derechos de los Pokémon y de la que Nintendo posee el 32 por ciento La clave era la geoubicación de estos bichitos y en unas declaraciones para Mashable, John Hanke explicó el proceso de cómo ubicó los lugares conocidos como ‘Pokeparadas’ y ‘Gimnasios‘ de su juego.

Todos los gimnasios y pokeparadas de Pokemon Go son portales de Ingress. Para ello se eligieron los lugares públicos, los sitios históricos, los edificios arquitectónicos y otros lugares con características relevantes además de zonas singulares. En la creación de Ingress y durante dos años medio se empleó a un equipo de personas que iban por todos los sitios en donde se creía que deberían haber posibilidad de jugar.

Hoy en día ya hay portales hasta en la Antártida y en el Polo Norte. Eso sí, no todos los portales de Ingress se han mudado a Pokémon Go. Los criterios de este trasvase no están claros aunque se han eliminado colegios, museo de importancia histórica y puentes o lugares de acceso peligroso.

Portal Ingress vs Pokeparada Pokemon Go

Pokemon Go se lanzó oficialmente en los Estados Unidos el 6 de julio de 2016 y en ese mes llegó a casi todo el mundo. Los países de América central y del sur tuvieron que esperar hasta Agosto pero en Septiembre de ese año ya estaba en casi todas partes y Niantic a finales del 2015 lanzó el vídeo anunciando el juego.

Al final Niantic con el lema de “¡Hazte con todos! ” slogan de la franquicia japonesa que tanto resonó en los años noventa, consiguió sacar a la calle a millones de personas que, móvil en mano, se lanzaron a cazar las criaturas que estaban diseminadas por todo el globo y Nintendo disparó su valor en Bolsa hasta los 3,9 billones de yenes (unos 33.300 millones de euros).

La pregunta es: ¿todo esto ha servido para algo? y la respuesta es sí.

Los videojuegos activos como Pokemon Go fomentan la actividad física y favorecen la practica la cantidad mínima recomendada de al menos 60 minutos al día de actividad física y esto es muy importante en una etapa como la adolescencia donde tiende a incrementarse el sedentarismo. La ‘American Heart Association‘ (Asociación de Cardiología Estadounidense) presentó un estudio sobre la actividad física de este juego. Los coautores del mismo son Ying Xian, MD, Ph.D., Haolin Xu, MS, Li Liang, Ph.D., Adrian F. Hernández, MD, Tracy Y. Wang, MD, y Eric D. Peterson, MD y el estudio fue financiado por el Instituto de Investigación clínica Duke.

Aquellos investigadores reclutaron a 167 usuarios de iPhone que habían jugado a ‘Pokémon GO‘ desde julio de 2016 y se les pidió que proporcionasen imágenes de sus ‘pasos diarios’ a través de la aplicación ‘Salud‘ del iPhone descubriendo que antes de jugar caminaban un promedio de 5,678 pasos y que este número aumentó hasta los 7.654 pasos tras usar el juego.

Los participantes también fueron casi dos veces más propensos a alcanzar el objetivo diario de 10,000 pasos recomendado por el ‘Servicio Nacional de Salud‘ de EE.UU. y después de jugar a ‘Pokémon Go‘ lo consiguieron un 27,5 por ciento frente al 15,3 de los que lo hacían antes del estudio.

Y recientemente unos investigadores de la Universidad de Jaén, pertenecientes al Grupo “Actividad Física Aplicada a la Educación y Salud” (AFAES), liderado por Emilio J. Martínez López, profesor del Departamento de Didáctica de la Expresión Musical, Plástica y Corporal de la Universidad de Jaén, en colaboración con la Universidad de Granada, han llevado a cabo un estudio sobre los efectos del juego de realidad aumentada Pokémon GO en el rendimiento cognitivo. El artículo se titula “Effect of augmented reality game Pokémon GO on cognitive performance and emotional intelligence in adolescent young“, y ha sido publicado en la prestigiosa revista internacional del área de Ciencias de la Educación, “Computers & Education”.

Los investigadores diseñaron un estudio longitudinal de 8 semanas de duración con dos grupos: uno de ellos jugando a Pokémon GO y otro y sus resultados mostraron que los que jugaban a este juego le dedicaban 40 minutos al día y recorrían 54 kilómetros con un aumento significativo de sus estados de atención selectiva, concentración, y sociabilidad.

Algunos razonamientos que se exponen a lo largo de este trabajo científico son que la práctica de actividad física llevada a cabo mientras se juega a Pokémon GO, puede aumentar la irrigación sanguínea cerebral y producir una serie de beneficios a nivel neuronal, que benefician las funciones mentales, afectando por tanto a importantes variables escolares como la atención y la concentración. Además, el hecho de que la práctica sea lúdica y tenga un carácter motivacional provocado por los retos que plantea el mismo puede ayudar a la liberación de neurotransmisores cerebrales como serotonina o endorfinas, que son determinantes en el rendimiento cognitivo.

Confieso que aunque no soy un adolescente me he sentido muy bien leyendo estos artículos científicos, igual que cómo bebedor de cerveza me entusiasmaron aquellos otros que mostraban que su consumo es beneficioso para la salud, pero cómo jugador convencido de Pokemon Go lo mejor que he aprendido capturando a mis Pokémon durante mis horas diurnas y nocturnas es que, a todos nos mueve el sentirnos niños de nuevo.

Informaciones sobre este artículo

Playing Pokémon Go may help people reach 10,000 daily steps goal

American Heart Association Meeting Report Presentation 2

http://www.newsroom.heart.org/news/playing-pokemon-go-may-help-people-reach-10-000-daily-steps-goal

Ruiz-Ariza, A., Casuso, R. A., Suarez-Manzano, S., & Martínez-López, E. J. (2018). Effect of augmented reality game Pokémon GO on cognitive performance and emotional intelligence in adolescent young. Computers & Education, 116, 49-63.

http://doi.org/10.1016/j.compedu.2017.09.002