El color de nuestros ojos

El color de los ojos es una de las cosas más representativas y reconocibles de una persona y se muestra en el iris ese pequeño tejido conectivo con una estructura muscular de alrededor de 12 mm de diámetro que rodea a su abertura central llamada pupila que es por donde entra la luz al interior del ojo. 

Se trata de una membrana circular y contráctil situada entre la córnea y el cristalino con fibras musculares circulares que causan la constricción de esa pupila y fibras radiales para dilatarla, regulando la cantidad de luz que entra en el ojo. Este órgano mide entre 12 y 13 milímetros de diámetro y tiene un espesor de 0,3 milímetros.


El iris está formado por una serie de capas (concretamente cinco) dos de las cuales son músculos. La primera capa consiste en un epitelio en contacto con la denominada retina ciega de color negro violáceo, que forma el “fondo” de su estructura al que sigue otro epitelio con células pigmentadas en relación con el músculo dilatador de la pupila (que se encarga de la midriasis o aumento de la pupila) y tras ellas viene un estroma formado por tejido conjuntivo con una gran irrigación sanguínea y que forma las 9/10 partes de su grosor; en su parte posterior se incluyen las fibras del músculo constrictor de la pupila (que se encarga de la miosis o reducción de la pupila)



Esta composición genera un patrón muy rico en surcos, contornos y pecas que se determina aleatoriamente durante el desarrollo fetal del ojo. En la etapa embrionarias del ojo empieza la expansión de sus células epiteliales y entre las semanas 13 y 14, ya tenemos un proyecto de iris que resulta diferente para cada persona y que es incluso diferente para sus ojos izquierdo y derecho; por eso las posibilidad de que existan dos iris idénticos es bajísima hasta el punto de que puede afirmarse que resulta casi imposible encontrar entre todos los habitantes de la tierra a dos personas que compartan el mismo “patrón de iris“. Gracias a esto puede generarse una identificación única e invariable para cada persona concreta  y las técnicas de “reconocimiento por el iris” son una tecnología cada vez más usada, porque resulta incluso más efectiva y segura que un reconocimiento por huella dactilar

Es la capa del estroma la que da la coloración al iris, pues es allí donde se sitúan los pigmentos con melanina que son los que dan el color a nuestra piel y pelo. Sin embargo la melanina sólo tiene un color, que es el marrón oscuro y aunque una persona con piel oscura tiene muchas probabilidades de poseer también ojos oscuros, cualquier iris puede tener muchas tonalidades de color porque el color de los ojos en un ser humano funciona de una manera mas curiosa.

Para entender cómo se colorea un iris debemos de fijarnos en la manera en que la luz atraviesa sus capas y en la cantidad de melanocitos con melanina existentes en su borde anterior y en su estroma. En general cuanta más melanina esté presente allí, el iris será más oscuro pero el color que finalmente veremos para el mismo también va a depender de la transparencia de ese estroma y de la cantidad de pigmento que contenga: si hay mucha cantidad de melanina el ojo se verá más oscuro y si hay menos se verá más claro.

Todo funciona según el principio de que los cuerpos están constituidos por sustancias que absorben y reflejan las ondas electromagnéticas, es decir, la forma en como absorben y reflejan los colores. Al pasar la luz por las diferentes capas del iris se produce una dispersión de la misma en todos sus colores y el resultado final para el color que veamos va a depender de la luz reflejada final que es la que nos dará su color. Se trata de algo parecido a lo que hace una pantalla de televisión para producir los colores

El color final del iris dependerá, por tanto, del grosor del abanico que forman las laminillas de pigmentación y de la concentración de melanina en las mismas. Cuanto más grueso sea el abanico y contenga más melanina, más se oscurecerá el ojo ya que la luz al dispersarse tendrá colores que se absorban y otros que se reflejen y todo ello estará en función de la cantidad de melanina que esté presente en la parte anterior del iris y del espesor del estroma, que se interponga en el camino de la luz reflejada 

Por eso los ojos azules se ven de este modo porque su iris contienen bajas cantidades de melanina. A medida que la luz atraviesa esas capas con poca melanina las longitudes de onda más largas de la luz reflejada (rojo y amarillo) serán absorbidas mientras que las longitudes de onda más cortas (azul y violeta) serán las que pasen dando como resultado un iris azul.

En cambio los ojos con iris de color marrón, café o castaño tienen grandes cantidades de melanina en su parte anterior que sirven para absorber las longitudes de ondas más cortas (azul y violeta) dejando pasar las más largas (rojo y amarillo) pero entre un azul intenso y un marrón oscuro hay muchas variedades cromáticas y el color final de un iris puede ser un continuo que va desde los tonos más claros de azul hasta los más oscuros y casi negros pasando por  un intervalo que cubre los tonos marrón y verde-avellana hasta un azul grisáceo. 

Las personas albinas tienen una carencia total o casi total de melanina, y su piel y su pelo son blancos; sus iris suelen ser de tonos azules o grises pálidos. Las personas que poseen una pigmentación intermedia tienen  iris más oscuros con colores en tonos que van desde el gris al verde hasta el color miel. Por último las de pigmentación muy oscura, tienen iris con colores que oscilan entre un castaño claro próximo al verde hasta un marrón muy oscuro, casi negro. También existen personas que tienen iris de color diferente en cada uno de sus ojos. Un fenómeno que se llama heterocromía del iris.

En teoría el color de los ojos debería heredarse según las leyes de Mendel con un cromosoma del padre y otro de la madre. Existen unos genes que son responsables del color del iris. El primero es el “cromosoma 15“cuyos alelos posibles son el marrón y el azul y el otro es el “cromosoma 19” cuyos alelos posibles son el verde y el azul. Igual que sucedía con los colores de aquello experimentos mendelianos con los guisantes, hay colores dominantes y otros recesivos. El marrón (M) seria dominante, el azul (a) recesivo, y el verde (V) un semidominante. Una persona con ojos azules por consiguiente tendría los genes aa en su cromosoma 15 y aa en su cromosoma 19 y otra con la combinación Ma-aa, (15-19) tendría sus ojos marrones. Si fuera Ma-Va, también sus ojos serían marrones, pero si tuviera aa-Va, los tendría verdes; sin embargo las leyes de Mendel no se cumplen al 100% en lo referente al color de los ojos. 

De hecho han sido los genetistas Richard Sturm y Matt Larsson, de la Universidad de Queensland en Brisbane, Australia, quienes han podido entenderlo en su trabajo “Genetics of human iris colour and patterns” . Aquí os pongo el enlace a su trabajo donde se nos dice que el 74% de la variación en el color del ojo humano puede ser explicado por un intervalo del “cromosoma 15” que contiene un gen llamado OCA2

Se trata de un gen que controla la síntesis de la melanina en el iris  y cuanto más “se exprese” mayor melanina existirá y más oscuro será el color del ojo. La “expresión” depende tres zonas de este gen llamadas SNPs (del inglés Single Nucleotide Polymorphism). A una de las secuencias que pueden aparecen en alguno de esos SNPs se la llama TGT (porque lleva los nucleótidos timina, guanina y timina) y si en el gen OCA2 de esa persona hay tres SNPs con TGT en las dos copias de sus genes (padre y madre) la misma tendrá un 62% de probabilidades de tener sus ojos azules; si solo tiene un SNP con TGT, la probabilidad bajara al 21% y las que no tengan ningún SNP con TGT incluso podría sacar ojos azules en un porcentaje del  7.5%. 

Del citado trabajo podría deducirse que el color azul de los ojos es un gran éxito evolutivo porque un color de iris oscuro protegerá mejor al ojo de la radiación ultravioleta, así es que no sabemos por qué se extienden tanto los ojos claros ya que son colores que presentan más fotofobia y mayor sensibilidad ocular pero por razones que desconocemos todas las personas con ojos azules, surgieron de un antepasado común que hace 6.000 años fue el responsable de esas alteraciones en el gen ‘OCA2‘. La genética es algo realmente asombroso y conforme vamos profundizando en sus misterios descubrimos cosas cada vez más interesantes.

Por eso no siempre se cumple el que un niño “tenga los ojos de su padre  (o de su madre), pero, sea cual sea , el color de los ojos seguirá siendo un tema para frases como: “Ojos negros, traicioneros“, “ojos verdes, como, la albahaca” u “ojos azules.. de tanto mirar al cielo” y también seguirá sirviendo de inspiración a diferentes compositores, que se enamoren  de un determinado tono de los mismos con canciones como “Esos ojos negros“(Duncan Dhu) “Brown eyed girl” (Van Morrison) “Brown eyes” (Fleetwod Mac) o “Aquellos ojos verdes” (Nat King Cole). Incluso los Beatles en su “Lucy in the sky with diamonds” también nos hablaban de una “chica de ojos caleidoscópicos”.

Fuentes:

Sturm, R.A. & M. Larsson. “Genetics of human iris colour and patterns” 2009

http://ocularis.es/blog/¿cuantos-colores-pueden-tener-los-ojos/

http://humorvitreo-optica.blogspot.com.es/2009/02/el-color-de-los-ojos-causa-tipos-y.html?m=0

http://www.bebesymas.com/recien-nacido/puede-una-pareja-con-los-ojos-marrones-tener-un-hijo-con-los-ojos-azules

Leonardo da Vinci, MasterChef

A propósito de la presentación en España del último programa de televisión gastronómico denominado “MasterChef Celebrity” que busca al mejor cocinero entre personajes famosos hoy vamos a ver si podríamos meter en esa competición a aquel gran personaje histórico llamado Leonardo da Vinci: un gran genio escultor, matemático, dibujante, físico, ingeniero e inventor y del que también se afirma que fue un gran cocinero

Todo se debe a un curioso bulo (también llamado “hoax” en inglés) que nos habla del descubrimiento en 1981 en el museo de l’Hermitage en San Petersburgo de un supuesto códice de nuestro personaje  llamado “Codex Romanoff”. Los códices de Leonardo vienen de la costumbre que él tenía de llevar encima libretas en las que iba anotando bosquejos y observaciones sobre cualquier cosa que despertara su curiosidad y escribió tantos que es fácil atribuirle “nuevos”, pues a su muerte acaecida en 1519 dejó todos sus manuscritos a su fiel discípulo y amigo Francesco Melzo. Tras la muerte del mismo se produjo la primera dispersión de estos códices y a finales del siglo XVI, Madrid se convirtió en el lugar donde se concentraba el mayor numero de ellos ya que Pompeo Leoni, un escultor de la corte española, había conseguido coleccionar hasta 50 manuscritos y unas 2.000 hojas dispersas lo que suponía una imponente colección a la cual se sumarian las 283 hojas (Códice Arundel) adquiridas probablemente en España por el inglés lord Arundel y los códices descubiertos en 1966 en la Biblioteca Nacional de Madrid

Pero el “Codex Romanoff” no está en el museo de l´Hermitage ni en ninguna otra parte porque simplemente no existe. Se trata de un libro imaginario, completamente falso cuyo origen viene de un titulo en inglés, llamado “Leonardo´s kitchen note books” que fue escrito en Inglaterra por una pareja de historiadores llamados Shelagh y Jonathan Routh, sin otra intención que la de divertir a sus lectores. Tan claro había sido su propósito que lo presentaron a la prensa justo el 1 de abril de 1987 que allí es precisamente el día de los inocentes, (“The fool´s day”) 

En aquel libro se presentaban una amplia gama de bocetos y dibujos de Leonardo a los que se relacionaba con alimentos y diversos útiles de cocina. El manuscrito original descubierto era-supuestamente- una libreta en la que aquel artista diseñaba inventos de curiosas máquinas culinarias. Veamos algunos de los dibujos de Da Vinci  y las curiosas interpretaciones dadas a los mismos en aquel falso “Códice Romanoff” 

La picadora de vacas gigante 

En el texto original del Códice se dice : “La picadora de vacas gigante de Leonardo. Uno de los diseños similar a los de la Windsor Collection en Inglaterra, copiado por el discípulo de Leonardo, Francesco Melzi, del original de su maestro, que estaba en el Palacio Real de Turín, y que ahora ha sido trasladado a la Biblioteca Trivulziana de Milán” 

En realidad se trata de su famoso diseño del año 1490 del “Tornillo Aéreo“, uno de los más famosos de Leonardo, y considerado como el estudio más antiguo de un helicóptero basado en el principio según el cual un tornillo sin fin unido con pernos a un eje de rotación tiende a levantarse en el aire si se hace girar rápidamente.

La batidora gigante

En el texto original del Códice se dice: “La batidora gigante de Leonardo tenía la desventaja de operarse desde el interior y el desventurado operario corría el constante peligro de ahogarse en la crema o lo que fuera que se estuviera batiendo

En realidad se trata de su “Estudio para maquina voladora” realizado entre 1486 Y 1490 que corresponde al Manuscrito B, Fol. 8or de la Biblioteca del Instituto de París. Se trata de una máquina voladora, con múltiples poleas, en la que el operario intenta hacer batir las aspas reproduciendo el movimiento de las alas de los pájaros.

También en aquel manuscrito Leonardo nos mostraba su interés por el arte de cocinar y en el mismo se le atribuyen cosas tan peregrinas como nada más y nada menos que la invención del bocadillo y no sólo esto sino que el señor Da Vinci se permite hacer jugosos comentarios sobre los buenos modales en la mesa.

Esta broma originó que en 1999, se publicase un libro llamado, “Notas de cocina de Leonardo da Vinci” escrito por un supuesto Jonathan Routh y que fue publicado por editorial Planeta (ISBN 9788484604938)

El libro llevaba el aval de Jose Carlos Capel, uno de los críticos gastronómicos con mayor prestigio de España, y que estuvo a cargo de su edición española pero él mismo desveló en el año 2011 que todo fue una broma.

Da Vinci fue un hombre muy polifacético y se sabe que su padrastro Accatabriga le fomentó el gusto por los dulces y la cocina en general. Se cuenta que trabajó como jefe de cocina en una taberna llamada “Los Tres Caracoles” situada al lado del puente Vecchio de Florencia y que después se asoció con el también pintor Sandro Boticelli, en una nueva cantina. Su interés por la cocina se acentuó cuando estaba pintando “La Última Cena” ejecutada entre 1495 y 1597 en una pared del refectorio del convento dominico de Santa Maria delle Gracie en Milán ya que antes de comenzar a pintarla pasó varias semanas en la cocina de una abadía para resolver sus dudas sobre qué utensilios podrían haber utilizado estos comensales. Desde esta web podemos tener una guía sobre esta pintura mural de da Vinci.

Pero pese a todos sus estudios gastronómicos Leonardo da Vinci no fue nunca un MasterChef y su mayor fracaso vino cuando en 1502 , después de haber trabajado durante varios años para Ludovico Sforza, duque de Milán, entró al servicio de Cesar Borgia como ingeniero militar, para la construcción de las fortalezas papales y este lo requirió en una ocasión para  “un trabajo especial” en una cena que daba el papa Alejandro VI junto con sus hijos Cesar y Lucrecia al cardenal Franco Minetto. Aquel era un hombre recto que estorbaba a los Borgia y había que eliminarlo sin levantar ninguna sospecha. El encargo a Leonardo fue el de preparar un veneno que no fuera percibido por los “probadores de comidas” que estaban al servicio de la nobleza eclesiástica y que eran unos personajes con una sensibilidad especial para detectar cualquier veneno que estuviera disimulado dentro de una comida o bebida. Además aquel veneno debía de ser de efecto retardado para que el cardenal no muriese en la misma mesa. Leonardo se puso mano a la obra y su “invento funcionó” porque aquel cardenal murió pero de una manera tan curiosa que podemos considerarlo como un absoluto fracaso. La curiosa historia se cuenta muy bien en este enlace.

Así es que, aunque Leonardo da Vinci, fue un genio absoluto con logros muy notables nunca fue un MasterChef y estoy seguro que Pepe Rodriguez, Jordi Cruz y Samanta Vallejo-Nágera no lo dejarían seguir hoy en día en sus cocinas 

Fuentes:

Juan Ignacio Cuesta “La vida secreta de los Borgia“- Madrid : Espejo de tinta, 2006.

Francesca Debolini “Leonardo : un hombre universal en los límites extremos de la mente y 
del arte“.- Madrid : Electa, D.L.2003.

LEONARDO DA VINCI. Escritos literarios.- Madrid : Tecnos : Alianza, 2005

LEONARDO DA VINCI. Notas de cocina..- Madrid : Temas de hoy, 1993. 

‘22.11.63’. La última herencia de Kennedy

Hoy se cumplen 53 años del atentado mortal que sufrió aquel 35° presidente de los Estados Unidos llamado John Fitzgerald Kennedy (22 de noviembre de 1963). Tenía 46 años cuando murió y si en vez de hacerlo aquel día se hubiera muerto de viejo tal vez nuestro mundo de hoy en día, sería muy diferente pero..¿sería mejor o peor? Es lo que intentó responder el escritor Stephen King en su libro ‘22.11.63

El pasado 6-4 la cadena FOX estrenó una serie producida por J.J. Abrams, basada en este libro que, para mí, es el mejor de este escritor, ya que en el mismo se sale de su temática habitual y nos plantea- bajo la premisa de los viajes en el tiempo- el problema del “efecto mariposa” con los esfuerzos de su protagonista, Jake Epping, por “cambiar el pasado” evitando la muerte de JFK en aquel atentado. Para ello viaja por una “puerta del tiempo” que lo lleva a 1960; una puerta que conecta siempre dos mismos puntos de una línea temporal pasado- presente. 

En el pasado se puede estar todo el tiempo que uno quieras y la vida del “viajero en el tiempo” transcurrirá allí normalmente; de hecho la novela y la serie, nos muestran como su protagonista al viajar a ese pasado ve cómo los vínculos con su vida real se van debilitando a medida que se fortalecen los que allí establece. Sin embargo, al retornar al presente, aunque te llevas todo el bagaje de lo que has vivido en ese pasado, comprobarás que en este presente solo han transcurrido dos minutos. Si vuelves a cruzar la ‘puerta del tiempo‘ todo se pondrá a cero y nada de lo que hubieras hecho en tu anterior visita habrá sucedido 

Stephen King, se inspira en esta novela en el escritor Jack Finney y su magnífico libro titulado “Ahora y siempre“, en donde su protagonista también viaja al pasado en un experimento secreto del gobierno de los Estados Unidos. ¿Cómo podemos estar seguros de que cualquier acto que realicemos en ese pasado no tendrá consecuencias en el futuro? Pues ese es precisamente el efecto mariposa.

El libro se basa en la teoría de las cuerdas y de los “Universos paralelos“. Como consecuencia de esta teoría las variaciones de la realidad corren al mismo tiempo en diferentes cuerdas y hay un océano lleno de burbujas, donde cada burbuja representa un universo que coexiste con todos los demás. Así, todos los posibles resultados de cada elección que hagamos en ese pasado ocurrirán de manera diferente en cada uno de estos ‘universos alternativos‘. 

Pero aquella serie no consiguió reflejar la gran riqueza del libro, que es un relato maravilloso de la sociedad estadounidense de finales de los 50 y principios de los 60 del pasado siglo, aunque ‘las conclusiones‘ a las que llega Stephen King sobre como seria el mundo si Kennedy hubiera vivido son muy curiosas y desconcertantes.

La historia actual nos va a brindar ahora una estupenda respuesta ya que el ‘universo paralelo‘ que descubre Jake Epping a su regreso, tras salvar la vida del Presidente Kennedy es un mundo apocalíptico. La razón estriba en que en esa burbuja temporal, el autor fantasea sobre las consecuencias que podrían haber pasado de haber vivido Kennedy y su teoría es la de que este presidente podría haber caído en desgracia y su puesto habría sido cubierto por George Corley Wallace Jr. aquel político racista estadounidense y gobernador de Alabama que- según King- habría terminado ganando las elecciones a la Presidencia de los Estados Unidos en el año 1968. 

Curiosamente la ‘herencia de un Kennedy muerto‘ en nuestra verdadera realidad, nos ha dado un político, que es lo más parecido que conozco a aquel  George Corley Wallace Jr. Se trata del actual presidente de EE.UU Donald John Trump ese empresario y político estadounidense con personalidad televisiva  que ganó las elecciones estadounidenses el pasado 8 de noviembre de 2016. 

Y yo confío en que el mundo de hoy no discurra como nos lo presentaba Stephen King en aquella novela porque con personas extremistas al mando de una nación tan poderosa como Estados Unidos el resultado puede ser de un absoluto caos. Aconsejo la lectura de este libro porque la parte de su historia en la que se nos mostraba lo que pasaba al salvarse JFK no se nos mostró en la ficción televisiva y la realidad es que hoy tenemos una ‘herencia’ de aquel Kennedy fallecido que da un poco de miedo.Aun no he oído decir a Donald Trump aquella frase de  George Corley Wallace Jr  en la que afirmaba que:”segregación ahora y segregación siempre” pero todo se andará .

Recordando a Houdini 

Hoy se cumplen 90 años del fallecimiento de Harry Houdini (1874-1926) acaecido el 31 de octubre de 1926 en Detroit, Estados Unidos cuando aquel mago contaba 52 años de edad. Houdini fue un hombre que cambió para siempre el mundo de la magia y el mayor artista del escape. Su vida queda muy bien retratada en un libro que ha publicado Eduardo Caamaño titulado Houdini. La biografía definitiva del mago más célebre de todos los tiempos editado por Almuzara en el que  se hace un trabajo minucioso sobre este ilusionista cuyo nombre real era Erik Weisz y que nació el 24 de marzo de 1874 en Budapest, Hungría.

He visto casi todas sus películas; las primeras arrancan en los principios del siglo XX, pero luego hubo un parón de treinta años hasta que la vida de este gran mago volvió a interesar a la industria del cine. Volvió a la actualidad con “El gran Houdini” (1953), “El gran Harry Houdini” (1976), “El joven Harry Houdini” (1987 de la factoría Disney), “Cremaster 2“(1999), “Kamchatka” (2001), “El último gran mago“(2007) y la mini serie de 2014 titulada “Houdini“; casi todas reflejan su vida personal y profesional y nos muestran  los espectáculos más significativos que hizo a lo largo de su carrera y como yo soy un gran admirador suyo, hoy,  a los casi cien años de su muerte quiero brindarle este pequeño homenaje.

La historia de Houdini comienza en julio de 1878 cuando su familia se traslada a América, hasta Appleton, Wisconsin y posteriormente se muda a Nueva York. Con solo 9 años el inquieto Erik ya era trapecista en un circo y a los 11 empezó a trabajar de aprendiz de cerrajero. En esta profesión aprendió tanto sobre los cierres que más adelante se dedicó a abrirlos, comenzando así su pasión por el escapismo. Leyó y aprendió todo lo que pudo sobre magia y comenzó su carrera como mago a los 15 años haciendo juegos de cartas y otros efectos ayudado por Hardeen, uno de sus cuatro hermanos. 

Su nombre artístico lo tomó del mítico Jean Eugène Robert Houdin considerado como el «padre de la magia moderna» al que más tarde le añadió una “i” al apellido (que en francés significa “como Houdin“)
Jean Eugène Robert Houdin. Fuente

Aunque se cuenta que admiraba también a otro mago llamado Harry Kellar, su carrera realmente empezó cuando en plena adolescencia ( 17 años) conoce a un mago amateur llamado Joseph Rinn que le inicia en los misterios de la liberación de las ataduras. Estamos en 1891 y en aquella época algunos espiritistas invocaban a los fantasmas mientras permanecían atados (para evitar sospechas de fraude) y Houdini pronto adivinó como se liberaban secretamente para manipular la escena, por lo que decidió que tal vez «el escaparse» podía ser un número en sí mismo. Así es como en 1894 comenzo su fama gracias a uno de sus más grandes y espectaculares números: el que llamaba «La Metamorfosis» 

Carteles del espectáculo original  

La idea del mismo era hacer que el público pensara que el mago y su asistente se intercambiaban metamorfoseándose. El ilusionista era atado e introducido en un saco, y este, a su vez, se metía dentro de un baúl. Todos los elementos se ataban y se sujetaban con candados y el ayudante se subía encima de aquel baúl y levantando una cortina iniciaba una cuenta atrás… 3, 2. 1… y !zas! la cortina se bajaba mostrando a un Houdini liberado. Luego se abría aquel baúl y se desataban  todas las cuerdas del saco, y entonces aparecía el asistente en el lugar en que-teóricamente- debería de estar el mago.

Houdini ejecutó aquel número más de diez mil veces en toda su carrera y utilizó como ayudante a una joven morena, de pequeña estatura, llamada Wilhelmina Beatrice Rahner de la que al final terminó enamorándose y convirtiéndola en su mujer con el apodo de Bess Houdini, y que le acompañaría durante el resto de su vida.

Houdini y Bess .(Houdini historical center)

¿Cuál era el truco de “La Metamorfosis“? Para llevarlo a cabo Houdini utilizaba un dispositivo conocido como “baúl de sustitución” que cuenta con un panel secreto que permite a su ocupante escaparse. El mago se escabullía de la bolsa (atada con un nudo falso) y salía por la puerta secreta del baúl escondiéndose detrás de la cortina de su asistente. Entonces, rápidamente, mago y asistente cambiaban de lugar y Houdini aparecía tras la cortina mientras ella se introducía en el baúl.

Veamos el truco 

Parece fácil pero para el mismo se requiere una gran técnica y habilidad y nuestro mago comenzó a hacerse famoso. En el otoño de 1897, ya casado con Bess, el matrimonio se unió la troupe de un espectáculo ambulante ofrecido por un vendedor de “medicinas curalotodo” llamado Dr. Hill y como parte de aquel espectáculo-promoción el 9 de enero de 1898, Harry debutó como médium. El panfleto propagandístico lo anunciaba de la siguiente manera: “Houdini The Great Will Give Sunday Night A Spiritual Séanse In The Open Light” (Houdini El Grande dará el domingo por la noche una sesión espiritual a plena luz)

El día del primer debut de Houdini como médium fue atado por algunos integrantes del público y encerrado en su cabina espiritista. Tras cerrarse las cortinas, comenzaron a sonar y a volar por el aire unos instrumentos musicales que él había dispuesto y en escaso tiempo reapareció liberado de sus ataduras. Su habilidad era asombrosa pero el decía que se liberaba gracias a los espíritus . La gente quedó muy impresionada, pero aún más cuando interrumpiendo el aplauso, comenzó a hablar sobre el mundo de los espíritus y decir que podía sentir la presencia en el escenario del alma de un tal Efram Alexander, un negro cojo que había sido degollado. Aquello causó tanto impacto que muchos negros presentes incluso salieron corriendo del teatro; naturalmente aquello “también tenia truco” porque Houdini había preparado debidamente la presentación y previamente había visitado el cementerio local para copiar el nombre y la fechas del fallecimiento de aquel hombre desde su tumba; luego solo faltaba consultar los periódicos viejos para completar la información de aquella historia pero eso siguió aumentando su fama.

En la primavera de 1899, Harry Houdini conoció a Martin Beck en Woodstock, que en Illinois lo desafió a escapar de varios pares de esposas. Houdini lo hizo, y con ello incrementó su suerte porque Beck iba a convertirse en uno de los magnates más grande del mundo del entretenimiento estadounidense. Lo contrató y pasó de ganar 25 dólares a 400, dólares y además aquel manager le dio un asesoramiento sólido y lo puso de moda por toda América

El nuevo siglo no había podido comenzar mejor para Harry Houdini y se convirtió en un verdadero shwomam que dejaba al público paralizado en cada uno de sus números; pero el mago era ambicioso y decidió hacerse un nombre por sí mismo, por lo que en 1900 decidió lanzarse a una gira por Europa. En la misma obtendría el título de “Rey de las esposas” e incluso en Moscú llego a escaparse de una furgoneta de transporte de prisión siberiana después ser esposado con grilletes.Después de triunfar en Europa por sí mismo,  escribió a Beck en julio de 1901 y dejó su contrato con él escribiendo más adelante: ” he tenido que ser mi propio jefe“.

Y empezaron sus nuevos trucos en los que escapaba de bidones, cajas, urnas de cristal llenas de agua, sacos, celdas, profundos ríos, habitaciones cerradas, y siempre atado con esposas, cuerdas, cadenas y camisas de fuerza. En 1904 el periódico “Daily Mirror” de Londres lo desafió a escapar de las esposas que un tal Nathaniel Hart había empleado 7 años en diseñar 
Las esposas de Nathaniel Hart

La dificultad de aquellas esposas se muestra muy bien en el siguiente vídeo, pero Houdini consiguió soltarse de las mismas demostrando que tenía una asombrosa capacidad para liberarse de cualquier tipo de atadura. 

Como el diario “The Mirror” contó aquella historia. Fuente

El evento se realizó ante más de 4000 espectadores y los reporteros de aquel tiempo cuentan que Houdini para escapar de las mismas tardó más de 3 horas. Nadie sabe cómo lo hizo pero tenemos una pista y es que durante aquella actuación recibió un beso de su esposa. Se piensa que tal vez ella le pasó con el mismo unas ganzúas que escondía habilmente en el interior de su cuerpo

Así llegamos a 1908 año en el que ofrece en San Luis, Missouri, otro de sus grandes trucos: “El escape de la garrafa de leche

Imagen de Houdini con aquel truco 

Se anunció como un misterioso desafio a la muerte, ya que en el mismo Houdini corría el riesgo de ahogarse. En medio del escenario se colocaba un bidón de leche cuya tapa se cerraba con varios candados (que Houdini pedía al publico que trajeran de sus casas para que fuera imposible que estuvieran trucados). Luego este bidón se llenaba con agua y antes de sumergir su cabeza, el mago les decía a los espectadores que intentaran aguantaran su respiración durante 1 minuto para que pudieran sentir lo mismo que él. Se colocaba un reloj enorme en el escenario, la tapa y los candados y tras ponerse una cortina alrededor los espectadores veían como pasaba 1 minuto, 2 minutos y…de repente se oía un chapoteo y los ayudantes retiraban la cortina.Allí estaba Houdini mojado y jadeando mientras el bidón de leche seguía cerrado con los candados. Por supuesto había un truco que consistía en un revestimiento sin fondo oculto en aquel bidón y que Houdini simplemente empujaba pero a ver quién es el guapo que incluso conociéndo el truco es capaz de hacerlo ahora. En realidad se trataba de un número muy real, y peligroso ya que se obligaba al mago a estar mucho rato sumergido en el agua.

En 1912 idea otro truco: “La Cámara de Tortura China” muy parecido al que aparece en la película” El Truco Final” (The Prestige). Consistía en un dispositivo de vidrio y acero que se llenaba al máximo con agua. Houdini era introducido allí esposado de pies y manos (algunas veces con una camisa de fuerza ) y con un lastre de donde debía de escapar antes de quedarse sin aire.


Todo dependía de su gran habilidad para soltarse de una camisa de fuerza (aparte de esconder en su cuerpo ganzúas y otros artilugios) y hay que decir que el uso de la “camisa de fuerza” lo repitió en 1915 cuando, suspendido en el aire con una de ellas se colgó boca debajo de una grúa. Él se retorcía mientras trataba de liberarse en plena suspensión en el aire y una vez que salía de aquella camisa de fuerza, se aferraba a una línea de seguridad y bajaba nuevamente. Houdini también realizó este truco en Melbourne, Australia, con una cuerda a la que se la prendía fuego, para añadir el factor de tiempo como dificultad para el escape.


Solía organizar estas actuaciones al aire libre, frente a las oficinas de los periódicos de mayor tirada y sujeto por los tobillos y atado con la camisa de fuerza era levantado en el aire. En una ocasión y durante uno de sus escapes, debido a los fuertes vientos, Harry fue lanzado al otro lado de un edificio y a partir de ese momento, siempre llevaba con él una cuerda de control visible para evitar que le volviera a suceder lo mismo. La forma que Houdini usaba para liberarse de una “camisas de fuerza” se muestra en las imágenes siguientes 



A veces las cosas “no salían bien”. Un escape que casi costó la vida Houdini fue un truco llamado “Enterrado vivo” de 1915 que se originó como un intento de desacreditar al artista egipcio Rahman Bey, que decía tener poderes sobrenaturales y que presumía de los mismos afirmandoque le habían permitido permanecer en un ataúd cerrado durante una hora, Houdini respondió al desafío encerrándose en otro ataúd que encima sumergió en una piscina. El número duró una hora y media y el mago afirmó que lo había logrado a través de la respiración controlada. En otra ocasión, se hizo enterrar vivo bajo seis pies (1,8 m) de tierra, sin ataúd y este truco casi lo mata porque le empezó a entrar pánico por el peso de la tierra durante una fuga en la que tuvo que cavar su camino hacia fuera. 

La relación de Houdini con el espiritismo es la parte más fascinante de su vida ya que se basó en la búsqueda de datos y hechos que no pudieran refutarse para desacreditar a los que trabajaban con esta materia. Uno de los hechos más significativos es la historia de su encuentro con Sir Arthur Conan Doyle el archifamoso creador de Sherlock Holmes que lo invitó a su casa para que presenciase las dotes mediumnicas  de su esposa que utilizaba la técnica de la escritura automática. Recreemos la escena: las manos de la médium golpean la mesa y lady Doyle comienza a escribir..una larga carta que sir Arthur entrega a Houdini para que la lea. La ha escrito -supuestamente y a través de la médium – su madre que había muerto unos años antes, pero se produce un desliz que Houdini no perdonará jamás a esta pareja, y es que la carta está escrita en inglés, un idioma que su madre nunca llegó a conocer y que no parecía probable que lo hubiera aprendido en el “más allá”. Houdini -que adoraba a si madre- leyó la carta y con toda seriedad dijo que aquello era una farsa y acusó a Doyle de fraude Tras este incidente ya no hubo vuelta atrás y el mismo supuso el fin de la amistad del mago con los mismos. 

Desde entonces, Houdini se dedicó a dar conferencias contra el espiritismo, atacando a los mediums y tratando de desenmascarar sus artimañas . El episodio más famoso es aquel que se recoge en el capítulo 14 de la 2ª temporada de la serie española “El Ministerio del Tiempo“, cuando se nos relata su enfrentamiento con un un presunto psíquico español de nombre Joaquín María Argamasilla de la Cerda y Elio. Se trataba un joven español que a principios de la década de los años veinte comenzó a cobrar notoriedad por una supuesta capacidad de ver a través de los cuerpos opacos. La capacidad de Argamasilla era leer papeles escritos encerrados en cajas metálicas, y se publicitó como “el hombre con visión de rayos-X” ? Houdini no tardó en descubrir el truco y era que Argamasilla operaba con dos tipos de cajas de su propiedad con un diseño de las mismas que le permitía ver y leer el papel impreso que se ocultaba dentro. En una oportunidad, él le ofreció dos cajas de su fabricación desafiándolo a que revelara su contenido, a lo que el joven mago español se negó rotundamente. Así fue como Houdini no sólo resolvió con éxito el misterio de Argamasilla sino que también lo desenmascaró públicamente. 

También hubo otro casos muy polémico de nuestro mago en su lucha contra el fraude. Uno muy famoso fue su enfrentamiento con  la denominada “Margeryla Médium de Boston. Mina Crandon ( tal era su verdadero nombre) había alcanzado gran notoriedad en el año 1924 y estuvo a punto de ser galardonada con un premio de 2.500 dólares que la prestigiosa publicación Scientific American había ofrecido a quien demostrara objetivamente alguna facultad paranormal. Houdini, que formaba parte del comité de investigación puso las cosas en orden y desveló los trucos de Margery. Incluso, posteriormente en sus espectáculos, llegó a distribuir folletos en los que se destacaban los fraudes de Margery y Argamasilla

Houdini,conformó el icono “del más difícil todavía” pero lo perdió su propio “ego” ya que él mismo desencadenó su final cuando en un espectáculo permitió a un espectador que le golpeara el estómago para presumir de su fabulosa resistencia física. Aquel golpe le desencadenó la peritonitis aguda que acabaría por matarle en la noche de Halloween de 1926 pero hasta sus últimos días. no desestimó recursos en la búsqueda de algún indicio que probara “el contacto con el más allá” y estableció numerosos pactos con amigos para que, quien antes muriera, intentara comunicarse con el otro. 

Con esta idea en mente, convino con su esposa que en cuando él muriese si alguien intentara contactar con él debería obtener un mensaje cifrado que Bess y Harry fijaron y que sería la prueba de que Houdini estaba respondiendo desde el más allá. Ellos dos tenían una canción predilecta cuyas estrofas incluían el nombre Rosabelle

Rosabelle, sweet Rosabelle,I love you more than I can tell, O’er me you cast a spell,I love you, my Rosabelle!

Y para formar su mensaje, decidieron sumar a este nombre una segunda palabra que debía ser obtenida a través de un código secreto de palabras claves que ellos acostumbraban a utilizar en sus presentaciones de “transmisión de pensamiento”. Cada una de esas palabras tenía un equivalente numérico que a su vez representaba la posición de una letra en el alfabeto. El código era:
A las letras restantes que-por su ubicación en el alfabeto- les correspondían dos dígitos, se llegaba por una combinación de dos palabras claves. Por ejemplo, para la O (que es la decimoquinta letra del alfabeto) se necesitaríanlas palabras PRAY (1) y TELL (5); si fuera la T que ocupa el vigésimo lugar, se
 indicaría con la combinación ANSWER (2) – BE QUICK (0). De este modo, ambos convinieron que la respuesta debía ser:


Rosabelle Believe (Rosabelle cree) 

Con esta clave su mujer trató de contactar con su espíritu durante todas las noches de Halloween pero al cabo de diez años, en 1936 ella celebró una última sesión, sin éxito y apagó una vela que simbólicamente había mantenido encendida junto a la fotografía de Houdini. Su frase de despedida fue; «Diez años son suficientes para esperar por cualquier hombre». Desde entonces, es tradición entre los magos celebrar sesiones para invoca al espíritu de Houdini los 31 de octubre. 

Así es que les deseo mucho éxito a los que celebren hoy cualquier sesión espiritista para contactar con Houdini, pero lo verdaderamente importante es que este mago pasó a la historia con una iconografía relacionada con la magia y lo oculto y que ambos mundos confluyeron en él de forma tan precisa que lo alzan como un personaje, aunque mil veces imitado, absolutamente único.

Fuentes:

¿Regresó Houdini después de la muerte? L.Enrique Márquez 

Harry Houdini. The Unmasking of Robert-Houdin. New York: The Publisher’s Printing Company. 

http://www.survivalafterdeath.info/articles/ford/houdini.htm

Newton y el “mercurio sófico”

La contribución de Sir Isaac Newton (1642-1727), al avance del conocimiento científico es sobradamente conocida, pero lo que es menos sabido es su faceta alquimista. En la época de Newton a la alquimia, se la llamaba “chymistry” (vocablo anterior al actual “chemistry“) y era una práctica ilegal castigada en la Inglaterra de los siglos XVII y XVIII con la pena de muerte. El miedo era el principal motivo para sostener aquella prohibición, tal vez porque en el fondo se creía en la alquimia y si-hipotéticamente-la pretensión de los alquimistas de convertir los metales en oro hubiera tenido éxito, las consecuencias habrían sido una devaluación de la moneda inglesa y la destrucción de su economía  

Newton se interesó por la alquimia a mediados de 1660 y empezó a comprar y a leer los tratados fundamentales del arte alquímico. Uno de las químicos cuyo trabajo tuvo más influencia en él fue Robert Boyle (1627-1691), de cuyos libros tomó numerosas notas en sus cuadernos, porque Boyle, para algunos es el verdadero padre de la química y su libro más famoso “The Sceptical Chymist” (El químico escéptico), puso fin a la idea aristotélica de los cuatro elementos y a los tres principios de Paracelso
Portada del libro “El Químico Escéptico” de Robert Boyle

Boyle publicó varios trabajos de contenido alquímico durante su vida científica activa y en febrero de 1.675, envió un artículo a la Royal Society titulado “Acerca de la Incalescencia del mercurio con el oro“, en el que describía un mercurio preparado de una manera especial que tenía la propiedad de amalgamarse con el oro con una facilidad inusual, desprendiendo una apreciable cantidad de calor (“incalescía“) al hacerlo. Él creía  haber descubierto la manera de preparar el misterioso ‘sophick mercury‘ (mercurio sófico ) la primera etapa en el proceso de obtención de la Piedra Filosofal 

Este descubrimiento tuvo para él una enorme relevancia alquímica, e incluso rehusó desvelar su método de preparación de aquel mercurio alegando como razón para mantener el secreto ” el inconveniente político que podría acontecer si el mismo (el mercurio) se comprobara que era el de mejor clase, y caía en manos malvadas” pero Newton tomó muy buena nota de todo aquello.

La idea de la alquimia es la de que si se rompen los metales en sus elementos primarios, los mismos luego pueden volver a unirse para hacer otros, y solo  los metales puros son aptos para combinarse y transmutar la materia a su forma más pura que es el oro cómo símbolo del espíritu. El ‘mercurio sófico‘ vendría a ser una especie de disolvente universal, capaz de descomponer las sustancias a su forma más simple y pura y con él se podría obtener la famosa ‘piedra filosofal‘ que algunos expertos en alquimia afirman que era una mezcla de pirita, ácido tartárico, rocío y aquel ingrediente y que permitía la transformación de los cuerpos imperfectos que tocase en cuerpos perfectos. 

Naturalmente todo ello unido al agente más importante del trabajo alquímico que era el fuego con el que el iniciado debía lograr, mediante ensayo y error, su temperatura apropiada. Aquello no era fácil porque los procesos necesarios en el arte de la alquimia son muchos: calcinación, purificación, destilación, digestión, sublimación, separación y fermentación (se les llamaba ‘los trabajos de Hércules‘) y para ello era necesario también desarrollar algunos utensilios básicos para estos procesos. 

Y con estas investigaciones, la alquimia resultó ser la madre de la química y muchos de los utensilios desarrollados para la misma luego pasaron a la ciencia química que empezaba a desarrollarse por hombres como Robert Boyle, Joseph Priesley, Henry Cavendish y-principalmente- Antoine Lavoisier. Newton, como buen científico no fue ajeno a este movimiento investigador y empezó sus experimentos alquímicos a partir del año 1.668 en la Universidad de Cambridge prorrogándolos hasta 1696, unos meses antes de ser nombrado director de la Casa de la Moneda de la corona británica. 

Este periodo corresponde a la etapa más fructífera de la carrera científica de aquel gran genio, aunque Newton tuvo que suspender la búsqueda de la ‘piedra filosofal ‘ porque dirigir aquel organismo implicaba también perseguir a falsificadores y alquimistas. De hecho cuando llevó a cabo su Gran Reacuñación, para acabar con las falsificaciones y sustituir las monedas de plata antiguas (que ya estaban muy gastadas por otras nuevas) tuvo que perseguir a uno de los mayores falsificadores de moneda de Londres en la década de 1.690 llamado William Chaloner que fue capturado por sus espías en 1.698 y condenado a la horca.

Y a lo largo de casi treinta años de investigación alquimista Newton hizo muchísimas anotaciones y llevó un cuaderno en el que anotaba los procesos más importantes de aquellos experimentos. Él lo llamaba su Index Chemicus y se piensa que el volumen total de aquellas notas y apuntes debió elevarse al millón de palabras. Si con 400 palabras llenamos una página, estamos hablando de cerca de 2.500 páginas, que equivaldrían a unos doce volúmenes impresos; sin embargo muchos de aquellos apuntes alquímicos no se han recuperado porque cuando dirigió la Casa de la Moneda ( en la que estuvo 3 años) se vio obligado-tal vez por miedo- a recurrir de los servicios de un sobrino suyo para que le ayudase a sacar numerosos documentos sobre alquimia para ser quemados (según manifestó posteriormente el propio sobrino).

Los alquimistas preservaban sus secretos registrando sus estudios en documentos encriptados y Newton no fue una excepción. Los escritos de sus experimentos alquímicos están redactados en una mezcla de latín, griego e inglés antiguo con muchos símbolos de elementos conocidos y otros cuyo significado se desconoce. La clave alquímica usada por Newton en sus escritos codificados era la de “Regulus” que es el nombre de la estrella que está en el corazón de la Constelación de Leo y se sabe que en aquel “Regulus” aparecían símbolos como el del hierro y el antimonio. 

Y hay que buscar otras coincidencias para interpretar sus códigos secretos, por ejemplo el dibujo de un león verde que devora a un Sol que sangra entre sus fauces podría interpretarse como algún último paso para conseguir aquella Piedra Filosofal. Aún así Newton nunca mencionó en su Chemistry (su cuaderno de laboratorio que en la actualidad se conserva en la Universidad de Cambridge) si intentó alguna vez hacer aquel ‘sophick mercury‘ (mercurio sófico) y no se tenía constancia de si había intentado elaborarlo. Además, como dijimos antes, destruyó muchos de los escritos de sus experimentos alquímicos y los que se conservaron, escritos de su puño y letra fueron etiquetados como “no aptos para ser impresos”

A su muerte en 1727 su familia los donó a la Universidadde Cambridge, pero quedaron algunos que posteriormente fueron vendidos por sus herederos. El 13 de julio de 1936 la casa de subastas Sotheby’s de Londres abrió la licitación de un cofre de metal que contenía documentos manuscritos y páginas de laboratorio de Newton y entre los mismos se encontró la copia escrita del procedimiento de un alquimista del siglo XVII llamado George Starkey, para fabricar aquel “mercurio sófico“. Después de décadas en manos privadas, el pasado 16 de febrero la Chemical Heritage Foundation (CHF) con sede en Filadelfia compró aquel manuscrito en una subasta celebrada en Bonhams de Pasadena, California

El manuscrito se titula  ‘Preparation of the [Sophick] Mercury for the [Philosophers’] Stone by the Antimonial Stellate Regulus of Mars and Luna from the Manuscripts of the American Philosopher” (Preparación del [Sophick] Mercurio para la Piedra Filosofal por el Antimonial Stellate Regulus de Marte y la Luna a partir de los manuscritos del Filósofo Americano“) y ese “filósofo americano” al que Newton cita en su escrito es George Starkey, un contemporáneo suyo que algunos consideran como el primer científico de los Estados Unidos. Este hombre había estudiado en la Universidad de Harvard y posteriormente se trasladó a Inglaterra en el año 1600 trabajando con Robert Boyle, pero para controlar el posible acceso de otros químicos a sus experimentos firmó aquel trabajo bajo el seudónimo de Eirenaeus Philalethes.


El Manuscrito copiado de los escritos de George Starkey y la descripción de uno de los experimentos hecho por el propio Newton. (Chemical Heritage Foundation)

En el mismo se relata un procedimiento para confeccionar aquel ‘sophick mercury‘ (mercurio sófico) y se cree que Newton intentó ejecutarlo a finales de 1600 debido a que hay notas y correcciones manuscritas suyas a la fórmula original de Starkey y una receta en la parte posterior para la destilación de mineral de plomo.No es posible saber con exactitud la fecha en la que Newton copió la receta de Eirenaeus Philalethes pero parece ser que fue con anterioridad a la versión impresa de la misma que su autor publicó en 1678. El gran científico hace anotaciones en el documento y cuando en algún punto, el autor original escribe la palabra latina ‘ex’ que significa “fuera de” en lugar de ‘et’ que significa “y” él lo toma como un error y lo corrige entre corchetes. 

Y al final se comprobó la fabricación de aquel mercurio misterioso que  Newton ya había descrito en uno de sus escritos como: “el agente vital difundido a través de todas las cosas que existen en el mundo. Y es el espíritu mercurial, extremadamente sutil y muy volátil, disperso en todos los lugares.” . Ese era el “mercurio sófico” que Newton se tomó tanto interés en fabricar y ahora se entiende que cuando sacaron sus restos de la Abadía de Westminster en 1979 y se analizaran los mismos se encontrase una alta concentración de mercurio (altamente neurotóxico) quince veces mayor de lo normal en su cabello. Es lo que se llama envenenamiento por mercurio.

Ese fue el precio que Newton tuvo que pagar por tantos años tras su mercurio sófico 

Fuentes:

La alquimia de Newton y BoyleJoaquín Pérez Pariente. Instituto de Catálisis y Petroleoquímica. Cantoblanco (Madrid)
Westfall, R. (1980): Never at Rest. A Biography of Isaac Newton. Cambridge University Press
The Newton Project. Sussex University http://www.newtonproject.sussex.ac.uk/prism.php?id=1

https://es.m.wikipedia.org/wiki/Isaac_Newton

http://www.livescience.com/54162-newton-recipe-for-philosophers-stone-rediscovered.html

https://www.chemistryworld.com/news/newtons-recipe-for-alchemists-mercury-rediscovered/9571.article

La ceguera a los colores 

Donde hay luz, hay color, y ese fenómeno óptico, llamado “arco iris” que une el cielo y la tierra fue personificado en la mitología griega con la apariencia de una joven diosa, hija de Taumante y de Electra (Hesíodo, Teogonía, 265-269) nieta de Ponto (el mar) y de Gea (la tierra) a la que llamaban Iris, y que descendía hacia la Tierra agitando sus alas multicolores. 

En una exhibición de belleza cromática, la paleta de un arco iris nos muestra el espectro de forma ordenada: rojo, anaranjado, amarillo, verde, azul, añil y violeta gracias a la refracción y reflexión de los rayos solares tras las gotas de agua y la percepción de las formas, la profundidad y el claroscuro está estrechamente ligada a la percepción de los colores.

Pero ¿por qué vemos los colores? La luz está constituida por ondas electromagnéticas que se propagan a 300.000 kilómetros por segundo, aunque solo podemos ver aquellas cuya longitud de onda está comprendida entre los 380 y 770 nanómetros. 

Y gracias a que los objetos nos devuelven la luz que no absorben, nuestro campo visual interpreta estas radiaciones electromagnéticas devueltas por los mismos como “su color“. La energía de la luz es transformada en energía eléctrica y enviada al cerebro y la percepción del color se debe a unas células situadas en nuestra retina ocular llamada “conos“. Hay 6 millones de conos en la retina de un ojo humano con tres tipos de fotorreceptores que le permiten discernir una amplia gama de tonalidades cromáticas

Los fotopigmentos son las moléculas ubicadas en esos conos encargada de absorber la luz. Cuando una de estas moléculas absorbe los fotones de ciertas longitudes de onda, sufre una transformación química que hacen que sus receptores disparen un impulso nervioso a la zona del cerebro que procesa el color de esa longitud de onda: tras este impulso la molécula del fotopigmento se “reajusta” y queda lista para absorber más fotones.

Fuente: EnChroma

Estos fotopigmentos son los encargados de percibir cada uno de los tres colores primarios de la luz (azul, verde y rojo). El primero de ellos es la eritropsina encargado de procesar las longitudes de onda largas (luz roja), el segundo es la cloropsina que detecta las longitudes de onda medias (luz verde) y el tercero es la cianopsina, cuya sensibilidad es a las longitudes de onda menores (luz azul). 

(Imágenes de Wikimedia Commons) 

En las imágenes anteriores se presentan los espectros de respuesta normalizada de esos conos para el ojo humano que, por cierto, está a “años luz” de los de los ojos de algunos insectos cuya capacidad de ver los colores es inmensa. Algunas mariposas y polillas poseen sofisticados sistema de visión del color que han evolucionado a partir de un sistema tricromático ancestral con fotorreceptores sensibles al ultravioleta, azul y verde. Los ojos de estos insectos son mucho más sofisticados que los de los humanos mediante la adición de fotorreceptores sensibles a diversas sensibilidades espectrales como es el caso de  la mariposa Graphium sarpedon conocida en algunos lugares como ‘botella azul‘ y bastante común en el sudeste asiático y Australia que llega a poseer hasta 15 tipos de fotorreceptores capaces de detectar distintas longitudes de onda y que les permiten detectar una infinidad de tonalidades de color. 

Pero si este delicado mecanismo falla o funciona defectuosamente, se presentará el trastorno conocido como “ceguera de colores” . Se trata de una dificultad para ver determinados tonos de colores y es un padecimiento relativamente frecuentemente que afecta a un 8% de la población masculina. El grado de afectación puede ser muy variable y bien puede impedir distinguir todos los colores o bien algunos colores en concreto, (mayormente el rojo y verde) aunque en algunos casos, y si el grado de afectación de la anomalía visual es profundo, también existe posibilidad de que se confundan el amarillo y el azul 

Para entender la ceguera a los colores hay que entender cómo funcionan los conos asociados a los receptores. Los rojos, y los verdes presentan una clara separación en las detecciones de las regiones de color amarillo verdoso del espectro tal y como se aprecia en la figura siguiente que muestra la respuesta normalizada de los conos de un ojo normal a la energía incidente 

Lo veremos mejor en la siguiente imagen donde se refleja el gráfico de los picos de absorción de los tres grupos de conos en un ojo normal 

Fuente: EnChroma

Con esta configuración nuestro ojo puede separar claramente todas las tonalidades cromáticas 

Ojo normal. Fuente: EnChroma

Pero si estos conos L absorben demasiada luz verde (una condición llamada deficiencia de PROTAN), o los cono M absorben demasiada la luz roja (deficiencia de DEUTAN) se produce un fenómeno conocido como “solapamiento espectral” y las señales de los conos L y M se superpondrán habiendo una deficiencia en la visión del color. 


Ojo afectado: Fuente: EnChroma

Al solaparse la información de los colores verde y rojo el cerebro se hace un lío y la persona ve el mundo de forma diferente ya que sus fotopigmentos rojos y verdes tienen más superposición de lo normal. 
La imagen izquierda es la forma como ve un semáforo una persona afectada de esta patología 

Fue el químico inglés Jonh Dalton el primero en estudiar la ceguera de colores tras sufrir diversos percances por esta anomalía, sobretodo dificultades en su laboratorio para realizar algunos ensayos químicos ya que no podía distinguir los colores de determinados reactivos. 

Imagen Wikipedia 

Del mismo se cuentan anécdotas curiosas. Una de ellas fue cuando visitó al rey Guillermo IV, con un traje rojo escarlata, sin entender la sorpresa que provocó su vestimenta, ya que él creía haberlo elegido de tono gris apagado (tal y como él lo veía). 

Así veía Dalton el rojo

Dalton estudió sus anomalías de visión en 1.794 en su obra ” Hechos extraordinarios relativos a la Visión de Colores” y en otro artículo científico de 1. 798 titulado “Extraordinary facts relating to the vision of colours: with observations” publicado en Memoirs of the Literary and Philosophical Society of Manchester en donde describe su visión de esta manera: “my vision was not like that of other persons;–and, at the same time, that the difference between day-light and candle-light, on some colours, was indefinitely more perceptible to me than to other.” (mi visión no era como la de otras personas… y, al mismo tiempo, que existen diferencias entre la luz del día y la luz de las velas, algunos colores, eran para mí más perceptible que otros). 

En realidad Dalton pensaba que su anomalía era debida a una alteración de la coloración del humor vítreo (líquido interno del globo ocular) del interior de sus ojos, que él creía que era azul. En realidad el humor vítreo no tiene color sino que es solo una gelatina transparente muy espesa sujeta a la retina en varios puntos y sin vasos sanguíneos ni nada que le pueda hacer perder su transparencia. En su interior hay muy pocas células, que en su mayor parte está compuesto de proteínas. Es muy importante para el desarrollo del ojo en la etapa embrionaria y fetal, pero luego apenas tiene una función activa y solo tiene que permanecer transparente para dejar que la luz pase a su través hasta la retina, y de hecho si se quita el vítreo el paciente el mismo no nota nada y la cavidad se rellena de un filtrado de la sangre sin células

Como decíamos antes, Dalton creía que su humor vítreo era azul y para confirmar su teoría dio instrucciones a su ayudante, Joseph Ransome para que, a su muerte, se analizaran sus ojos y probara su hipótesis. Ransome le hizo caso y a su fallecimiento colocó el interior de uno de los globos oculares en un vidrio de reloj pero lo que vio era que aquel líquido era «totalmente transparente» ( o sea que era perfectamente normal) y no contento con ello practicó un agujero en el fondo del otro ojo de su maestro para mirar través del mismo y ver si el rojo y el verde se veían de un color gris. El resultado fue que tanto el rojo como el verde se veían perfectamente por lo que Ransome concluyó que el defecto de Dalton debía de estar en su nervio óptico (que es el que conecta la retina con el resto del cerebro )

Ransome que era un buen científico, decidió conservar los ojos de Dalton colocándolos en un bote con un preservante y dejándolos al cuidado de sus amigos de la sociedad literaria donde se quedaron casi un siglo, hasta que en 1,995, con los avances del DNA se pudo extraer un fragmento del genoma de la retina de Dalton, pudiendo demostrarse que lo que Dalton, tenía era deuteroanopia, una anomalía visual en la que faltan los conos sensibles a las longitudes de onda intermedias. Así es como Dalton solo podía reconocer un color: el amarillo

Y con esto se descubrió que la ceguera de colores (daltonismo) es una herencia ligada al sexo o sea la transmisión y expresión, en los diferentes sexos, de los genes que se encuentran en el sector no homólogo (heterólogo) del cromosoma X 

Los cromosomas se hallan en el núcleo de cada célula, que contienen genes que determinan las características de cada individuo. La especie humana posee 46 cromosomas dispuestos en 23 pares, de los cuales 22 son somáticos o autosomas (heredan caracteres no sexuales) y uno es una pareja de cromosomas (llamados también heterocromosomas o gonosomas), identificados como XX en las mujeres y XY en los hombres.Esta pareja de cromosomas no solo llevan los genes que determinan el sexo, sino también otros que influyen sobre ciertos caracteres hereditarios

El cromosoma X es el gen responsable del daltonismo. Se trata de un gen recesivo cuya presencia origina esta anomalía en el hombre, mientras que la mujer que lo posee es solo portadora y no lo manifiesta. ¿Y ello por qué? Pues porque los genes que codifican los pigmentos de los conos verde y rojo se hallan en ese cromosoma X, y los del azul, en el cromosoma Y. Como el cromosoma X está presente dos veces en las mujeres (XX) y una sola en los varones (XY) un cambio (mutación) en este gen puede causar que no se formen los conos para esos colores. 

Para que una mujer sea daltónica es necesario que tenga los genes del daltonismo en sus dos cromosomas X (homocigota) , lo cual es bastante poco frecuente por eso decimos que el carácter de estas mutaciones es recesivo, y significa que una mujer necesita tener sus dos cromosomas X mutantes para presentar daltonismo, mientras que a un hombre, le basta solo con tener un cromosoma X mutante para ser daltónico. A ésto se debe la diferencia en los porcentajes de hombres y mujeres daltónicos. 

O sea que se trata de un trastorno 16 veces más frecuente en los hombres que en las mujeres, porque el gen al estar localizado en el cromosoma X (uno solo en el hombre y dos en las mujeres) hace que la mujer tenga mayores posibilidades de tener el gen dominante (visión normal) en uno sus dos cromosomas X

Veamos cómo se forman las combinaciones. El alelo dominante se designa con mayúscula y el recesivo con minúscula. Si caracterizamos con una letra N mayúscula (normal) la condición del cromosoma que lleva el el gen dominante (que caracteriza la visión normal sin daltonismo ), y con una d minúscula la tenencia del cromosoma con el gen recesivo del daltonismo, las posibles combinaciones que se pueden dar son:
A) Las mujeres normales transmiten el gen si se unen con un daltónico 

Caso 1.- Madre normal  y padre normal 
Ninguno de sus hijos (hombres y mujeres) será daltónico ni portadores

Caso 2.- Madre normal  y padre daltónico 

La combinación descrita podemos visualizarla en la siguiente imagen donde el gen recesivo del daltonismo se identifica con la equis en rojo (X):


Como podemos ver todas las hijas serán portadoras del daltonismo (100 por ciento) y todos los hijos varones serán normales y sin daltonismo (100 por ciento). 

B) Las mujeres portadoras siempre transmiten el gen independientemente de si se unen a un hombre normal o daltónico 

Caso 3.- Madre portadora y padre normal, Estadísticamente, este es el caso más habitual 
Igual que en el caso anterior la combinación se visualiza en la imagen siguiente, donde el gen recesivo del daltonismo se identifica con la equis en rojo (X):


Aquí tenemos una lotería de transmisión hereditaria porque de esta pareja el 50 por ciento de sus hijas seran portadoras y el 50 por ciento de sus hijos seran daltónicos saliendo otro 50 por ciento de hijos varones y hembras completamente libres del daltonismo.

Caso 4.- Madre portadora y padre daltónico:

Aquí pasa lo mismo que en el caso. anterior. Habrá un 50 por ciento de hijas portadoras y un 50 por ciento hijos daltónicos y la situación se agrava para el otro 50 por ciento de las hijas que será daltónicas y solo se salvan el 50 por ciento de los hijos varones que serán normales.

C) Las mujeres daltónicas son las que más fácilmente transmiten su defecto de visión. 

Caso 5.- Madre daltónica y padre normal:

Si una mujer daltónica se une a un hombre normal todas sus hijas serán portadoras y todos sus hijos serán daltónicos.

Caso 6.- Madre daltónica y padre daltónico

Este es el caso más desfavorable y la unión de dos daltónicos hará que todos sus hijos (hombres y mujeres) también lo sean 

El daltonismo es, por tanto, una enfermedad ligada al sexo (en el caso de dicromatismos y tricromatismos anómalos del rojo o el verde, los más frecuentes). Según esto, un daltónico si se une a una mujer normal no tendrá hijos que presenten la enfermedad pero todas sus hijas portarán el gen sin presentarla. 

Analicemos el caso de la descendencia de una mujer de visión normal (abuela) con un hombre daltónico (abuelo). En la primera generación nacen dos hombres y una mujer y como antes dijimos los hombres-que sólo pueden ser homocigóticos para la enfermedad-no serán daltónicos pero la hija será portadora (heterocigótica). Si la misma se casa con otro hombre normal y nacen cuatro hijos ( dos varones y dos mujeres) a uno de los hijos varones le habrá tocado la lotería del daltonismo y su hermano será normal mientras que de sus dos hermanas una será normal y otra portadora. Así es como se van formando las generaciones de daltónicos 
Como podemos ver la ceguera a los colores (daltonismo) persiste a lo largo de las generaciones y ello nos lleva a preguntarnos la razón del por qué- pese a ser una característica genética recesiva persiste en un nivel tan alto. La evolución siempre encuentra una razón para estas cosas y tal vez pueda haber algún tipo de ventaja evolutiva a largo plazo para que persista esa ceguera a los colores porque en caso contrario la selección natural ya debería de haber extinguido la transmisión de este gen defectuoso. La pregunta es: ¿tiene alguna ventaja el hecho de no distinguir bien todos los colores? Pues bien, hay algunas hipótesis que lo afirman 

UNO.- La primera de ellas la propusieron en el año 2005 un grupo de investigadores de la universidad de Cambridge que puso de manifiesto que, en situaciones donde el color verde predomina y existen varios tonos del mismo, algunos daltónicos tienen mayor sensibilidad para distinguir entre tonalidades de este color que para el resto de personas parecen idénticas lo que podría suponer una ventaja a la hora de descubrir presas o depredadores en entornos selváticos de camuflaje, y eso era una ventaja en las sociedades primitivas. 


DOS
.- Otra teoría sostiene que algunas mujeres portadoras (con un cromosoma X normal y el otro alterado) podrían tener, aparte de los tres tipos de conos normales, un cuarto tipo de cono que les permitiría ver un espectro de colores más rico que las personas normales

TRES.- El rojo y el amarillo, se asocian con lo peligroso y muchas plantas y animales los presentan para “avisar de su presencia”, La dificultad para distinguir estos colores haría a individuos daltónicos más cautos a la hora de tener que enfrentarse a este tipo de señales de peligro y ser más precavidos; una característica que podría ser una ventajas evolutivas

CUATRO.- Esta hipótesis se basa en el hecho demostrado de que algunos insectos voladores, son capaces de cambiar su visión de cromática a acromática para ganar en velocidad de procesado de las imágenes y, de esta forma, tener una “visión más rápida” que les permite maniobrar con mayor velocidad. Un individuos daltónicos, al recibir menos estímulos correspondientes a los diferentes tonos y matices de los colores, hace que su el cerebro necesite procesar menos datos y esto podría darles mayor inteligencia y mejores reflejos 

Sea como sea el daltonismo o ceguera de colores no es una afección grave y una persona daltónica puede convivir con su anomalía sin ni siquiera darse cuenta ya que se ha acostumbrado a su circulo cromático desde su nacimiento, y por ello y para detectarlo se inventaron unos test especiales que consisten en el examen de una serie de láminas en las que el paciente debe explicar qué es lo que ve. Se trata del test de Ishihara

Y la historia nos muestra que grandes persona famosa han padecido la ceguera a los colores como el escritor Mark Twain, el cómico Bing Crosby, el golfista Jack Nicklaus, el actor Keanu Reeves y el ex presidente de EE.UU. Bill Clinton

Fuentes:

Ser daltónico para ver más. Hipótesis para explicar las ventajas evolutivas de ser daltónico.J. Ángel Menéndez Díaz 

El escritor que no sabía leer
y otras historias de la Neurociencia“. José Ramón Alonso 

J. Bosten, J.D. Robinson, G. joran, J.D. Mollon. “Multidimensional sacling reveals a color dimensión unique to color-deficient observers”. Current Biology, 15 (2005) R950 – R952

Profesorenlinea.cl. La Herencia ligadas al sexo

Los faros del mundo antiguo 

Siempre me han atraído los faros por su belleza y por el halo de misterio que les rodea. “Faro” deriva de la palabra griega φαρος (pharus) que, a su vez, está compuesta de otros dos términos:”phos“(luz) y “hóros“(visión), pero su origen es otro, ya que está asociado a aquella isla de Alejandría llamada “Pharos” cuyo nombre se asocia al término P(h)aar o P(h)äär que era la forma que los antiguos egipcios usaban para denominar a un tipo de lujosa tela (que Homero refiere en “la Ilíada” y “la Odisea“). Por eso los griegos en una especie de “préstamo lingüístico” (que aparece cuando se toma una palabra de otra lengua) llamaron “Pharos” a aquella isla de Alejandría a donde iban a adquirir la citada tela. El asociar el nombre de aquella isla a una torre de señalización luminosa que servía de referencia y aviso costero para los navegantes viene precisamente, de que en aquella isla se edificó una de las siete maravillas del mundo antiguo: el Faro de Alejandría

Fue en el siglo III a.C. cuando Ptolomeo, uno de los siete guardaespaldas de la guardia privada de Alejandro Magno, tras la muerte de aquel soberano macedonio de unas fiebres, con 32 años en el año 323 a.C. tuvo la suerte de que en el reparto de su imperio, hecho por sus generales en Babilonia, pudo hacerse con una de las mejores porciones del mismo: la tierra de Egipto. Ptolomeo era hijo de un noble macedonio llamado Lagos por lo que era de ascendencia griega, pero realizó la jugada maestra de apoderarse del cadáver de Alejandro y decidir su entierro en Egipto. Con la posesión del cuerpo del conquistador se legitimaba para el trono y así fue como decidió proclamarse rey de Egipto en el año 305 a.C. y allí- pese a su origen griego- se hizo coronar siguiendo la tradición faraónica.

Tras visitar la tumba de Akèratos en Thasos, aquel rey decidió encargar al arquitecto Sóstrato de Cnido (Σώστρατος Κνίδιος) la suya propia con la idea inicial de utilizar como base las estatuas de él y de su esposa (divinizados en forma de los dioses egipcios Osiris e Isis) pero finalmente se decidió por otra idea: la construcción de la que sería la gran innovación tecnológica para los siglos venideros: el Faro de Alejandría que tardó 12 años en completarse con un coste total de 800 talentos, terminándose durante el reinado de su hijo Ptolomeo II

Aquel faro debió superar los 100 mts de altura (algo increíble para la época) con una torre edificada en un largo muelle de 700 pasos (300 m) llamado Heptastadion que conectaba la isla con el faro al continente y fue el más representativo de todos los tiempos, ya que lo encontramos mencionado en los escritos de Plinio (N. H., XXXVI, 83) pero no sabemos realmente como era, aunque si que sobrevivió al resto de las Siete Maravillas del Mundo Antiguo. Durante un milenio compartió honores con la Gran Pirámide de Guiza y el Mausoleo de Halicarnaso pero en el año 956, fue gravemente dañado por un terremoto y más tarde los terremotos de los años 1303 y 1323 lo dejaron tan dañado que un viajero árabe llamado Ibn Battuta informó que no se podía entrar en sus ruinas. 

Los último restos que quedaban del mismo desaparecieron cuando en 1480 el sultán de Egipto, Qaitbay, decidió construir una fortaleza medieval usando los bloques pétreos de aquel faro pero aun así ha habido muchos intentos de reconstruirlo. El más conocido se debe al arquitecto alemán Hermann Thiersch (1909) 

Reconstrucción del faro de Alejandría debido a Thiersch (1909) 

También en España se realizó otra por el arabista Miguel Asín Palacios y el arquitecto M.L. Otero (1933), basada en los escritos de un viajero andalusí llamado Ibn al-Sayj y otros escritos de geógrafos árabes desde el siglo IX al XIV, pero las fuentes nunca han sido absolutamente precisas, porque vienen de épocas en las que muchas partes de aquel faro debían estar sumergidas por la subida del nivel del mar. No obstante y con la información dada por al-Sayj se intentó recrear su alzado exterior que presentaría la forma de un edificio de base cuadrada sobre la que se elevaba una torre de forma octogonal. 


Reconstitución hipotética del Faro de Alejandría

En el año 2011 Ivan Fioramont, un diseñador de estructuras arqueológicas que colaboró con “Archemilia” (una sociedad de guías turísticos y arqueólogos profesionales para la Emilia Romana) hizo una maqueta de este faro a escala 1:200 
Estas reconstrucciones son bastante aproximadas y se adaptan a la iconografía de este faro (mosaicos, esculturas y monedas etc) que nos lo presentan como una estructura en dos bloques: uno elevado 15 m sobre el nivel del mar y otro con una escalera espiral que ascendía hasta su cumbre.

Sección transversal hipotética del Faro de Alejandría (M. Durán, 2011). 

Tampoco conocemos cual serían los materiales utilizados para su construcción. Algunas fuentes árabes afirman que estaba construido con bloques de mármol ensamblados con plomo fundido y otras que estaba hecho con una piedra blanca llamada Kad- dan, de naturaleza calcárea que se endurece al meteorizarse. En cuanto a la forma cómo fue construido,la hipótesis más probable es que debió de ser similar a la que tiene el faro romano de Leptis Magna en Libia que presenta una torre escalonada con un muro exterior de sillares, otro interior de “opus caementicium” (un tipo de obra hecha de mortero y de piedras de todo tipo que tiene la apariencia del hormigón) y hojas de ladrillo trabadas con fajas de opus latericium, una técnica constructiva para revestir los núcleos de “opus caementicium” (lateres significa “ladrillos” en latín).

Posiblemente aquel “caementicium” se hizo con limo extraído de zonas de alta actividad volcánica, que combinado con roca volcánica, introduciría grandes concentraciones de aluminio en la mezcla de silicatos y calcio. Este aluminio, combinado con el agua de mar, generaría una potente reacción química que creaba estructuras cristalinas en el cemento haciendo una especie de hormigón que no se veía afectado por el agua de mar. 


Dibujo de la reconstrucción del faro de Leptis Magna según Bartoccini, 1962,

En la superficie del mar, y por el efecto de la curvatura de la Tierra es difícil divisar un promontorio costero de 50 ó 100 m desde un barco situado a una distancia superior a 72 Kms de la costa y encima la zona del delta del Nilo es muy llana y carece de referencias para la navegación marítima. Así pues aquella gran torre tendría como finalidad el informar desde la costa a los navegantes. El método básico siempre fue el realizar, desde un sitio elevado, señales luminosas, mediante fuego, un hecho ya recogido por Homero {Ilíada, XIX, 375; LuU, 1986, 290) cuando nos dice eso de: “cual resplandor de un incendio que crepita en las cumbres y desde el mar divisan lejos los marinos” pero la hoguera del Faro de Alejandría tuvo que ser espectacular.

Resulta interesante valorar cómo es el alcance visual de una hoguera nocturna vista desde el mar.Los experimentos realizados por Ellis con humo y espejos de selenita (yeso cristalizado) arrojaron una distancia máxima para la comunicación con fuego en torno a los 8 km, por lo que el fuego, salvo condiciones excepcionales, no es bueno para ser visto desde el mar. Una hoguera para se efectiva tiene que tener su llama visible y protegida de las inclemencias del tiempo y para divisar su señal a 40 km de la costa se necesita dos factores: altura y calidad de la fuente luminosa empleada; por eso en el Faro de Alejandría, se ideó una estructuras fija vertical de gran altura que ubicaban su luminaria en la parte superior. 

Se sabe que aquel faro disponía de un gran espejo metálico que reflejaba la luz del sol durante el día y que durante la noche proyectaba la luminosidad de una gran hoguera a una distancia de hasta cincuenta kilómetros.  

Reconstrucción de la luminaria del faro de Alejandría, según el mosaico de San Marcos de Venecia (Peña, 2005)

Es decir, poseía una fuente luminosa potente y continua. En la documentación clásica se encuentra una antigua reseña de Plinio el Viejo que al tratar sobre aquella “torre de Pharos” escribe que «el uso y provecho de esta (sic) torre es tener encendidos fuegos, para los que navegan en la obscuridad de la noche conozcan los vados y la entrada del puerto, como ya hay en otros lugares semejantes torres en que resplandecen fuegos, como en Púzol y Rávena». ¿Qué clase de fuente luminosa podría usar una civilización con una tecnología tan suficientemente avanzada y sofisticada como para hacer- 200 años antes de la venida de Jesucristo- un faro de más de 100 metros de altura? 

No sería- desde luego- una simple hoguera sino algo muy grande: un fuego encendido sobre el enlosado de su piso superior, en el interior de un recinto cerrado para proteger la llama de las inclemencias del tiempo ,¿Y cuál sería el combustible empleado? pues de acuerdo con la opinión más extendida, la madera seca da buena llama si se impregna con aceite, grasa o resina pero su empleo en el Faro de Alejandría exigiría un constante mantenimiento y una cantidad importante de madera; además de que la luz debía tener la suficiente intensidad para ser vista desde lejos.

Para superar estas limitaciones es posible que se utilizase un combustible líquido, como el aceite de oliva. Solo es una hipótesis porque de los datos que avalan esta teoría solamente se han encontrado unas pocas referencias, y ninguna de ellas es directa.Tampoco sabemos cómo sería el espejo de su luminaria, pero, sin duda debió de ser un sistema “con movilidad” . Su giro podría haber sido automatizado y esto no es descabellado pensarlo porque para hacerlo, los antiguos solo necesitaban una tecnología muy básica que ya estaba inventada. 

Hubo máquinas que ya empleaban la polea y la rueda dentada en aquellos tiempos como la maquina hidráulica de Ctesibio (s. III a.C.) descrita por Vitrubio (IX,8), y otros dispositivos también descritos por Herón de Alejandría. Hipotéticamente la luminaria del Faro de Alejandría podría haber constado de un cuerpo en el que estaban un depósito de aceite y un espejo reflectante. A sus lados podrían existir unos armazones en cuya superficie exterior estarían enrolladas y en direcciones opuestas, dos cuerdas que moverían todo el conjunto sobre la piedra base. Según Ibn Wasif Sah, el espejo del faro de Alejandría giraba sobre un asiento de cobre y las dos cuerdas se enrollaban hasta unas poleas que se iban llenando de agua y producía el giro de la luminaria. Cuando el agua alcanzaba al nivel suficiente, un flotador gracias al empuje de Arquímedes iniciaba una ascensión y al ascender giraban el cabrestante que enrollaba la cuerda tractora que unida al anclaje de la luminaria haría que la misma girara sobre su base pero- insisto- todo son hipótesis. 


¿Es posible que antes de la construcción del faro de Alejandría existieran algunas torres con esa misma función? No existen evidencias antes del siglo VI a.C aunque el sistema de señalización marítima que dio origen la los faros antiguos debió ser usado por los fenicios. Aquel pueblo iba del mar Mediterráneo al océano Atlántico y llegaba hasta el mar del Norte por lo que debió de tener algún sistema para orientarse. Por eso la cultura fenicia es la más antigua de las que se tiene conocimiento fehaciente que utilizase faros portuarios. Scilace di Carianda un viajero griegos que eligió a un comandante fenicios para sus exploraciones nos cuenta que recuerda haber visto columnas altas y luminosas divisables a largas distancias. 

Y los romanos heredaron la idea y aquella civilización también levantó importantes faros. Hispania fue un punto importante en su transporte naval, y aunque fueron los cartagineses los auténticos artífices de la creación de las redes de faros que inundaron las costas de la península Ibérica. Plinio (II, 181) ya nos indica que los romanos llamaban “Torres de Hanibalis” a las atalayas costeras que los cartagineses usaron en la segunda Guerra Púnica.
Y así, tal y como refiere Tito Livio (XXI, 49, 8; XXII, 19, 6) los faros romanos cubrieron el entorno del canal de La Mancha, Hispania, el sur de Francia (Galia), Córcega y Cerdeña, Italia, Grecia, Fenicia y África. El faro más importante en Hispania en la época romana fue el de Gádir que estuvo en pie hasta que en junio de 1146, el almirante musulmán Ali Isa Maymún lo demolió y recientemente se ha encontrado un dibujo en carbón de leña (siglo III d.C.) que lo representa como una torre ortogonal que asciende a una planta superior, cilíndrica, donde brilla la luz de la linterna


La torre mencionada fue reconstruida en el año 2005 basándose en las anteriores citas  

Reconstrucción del faro romano de Gádir (Peña, 2005) 

Como vemos, muchos de los antiguos faros romanos se basaron en el diseño de aquel mítico Faro de Alejandría y esto se comprueba muy bien en el faro romano más emblemático de Hispania: el faro de Brigantium también conocido como Torre de Hércules,construido por Caio Servio Lupo durante el Imperio Romano (siglo I y II d.C.) que podemos considerar como el faro más antiguo del mundo. Hoy en día-a casi dos mil años de su construcción- siguen luciendo diariamente sus cuatro destellos característicos en grupos de veinte segundos dando una señal marítima de navegación a las embarcaciones que cruzan esta zona del corredor atlántico.

Ubicación del faro de Brigantium (Torre de Hércules) en Punta Eiras. A Coruña. Imagen: Ortofoto del Plan Nacional de Ortofotografía Aérea, Instituto Geográfico Nacional. 

No podemos recuperar aquel mítico Faro de Alejandría pero es agradable saber que en España tenemos otro que aún se mantiene erguido. Y es que los faros del mundo antiguo no forman parte del paisaje: lo crean.

Fuentes:

Faros y luces de señalización en la navegación antigua“. Julio Martínez Maganto. Dpto de Prehistoria y Arqueologja. Universidad de Madrid

Faros de Alejandría y Brigatium“. Manuel Durán Fuentes © 2011. VII Congreso Nacional de Historia de la Construcción. Santiago de Compostela (España)

Navigare necesse est: Il faro tra mondo antico e medioevo“. Baldassarre Giardina Archemilia Firm. Bologna, Italy 

Señalización marítima del Mediterráneo en la antigüedad“. Revista Ingeniería Civil mayo de 2008. Ministerio de Fomento. José Manuel de la Peña Olivas

https://es.wikipedia.org/wiki/Faro_de_Alejandr%C3%ADa

La proporción áurea y los números de Fibonacci 

Hay tres números de gran importancia en las matemáticas: el primero es el número π = 3,14159…. que relaciona la longitud de la circunferencia con su diámetro, el segundo es el número e = 2´71828……(inicial del apellido del matemático suizo Leonhard Euler) que aparece como límite de la sucesión de término general 

y el tercero es un número designado con la letra griega Φ (inicial del nombre de aquel escultor griego llamado Fidias, que diseñó el templo del Partenón dedicado a la diosa Atenea) también llamado “número de oro” que es una constante matemática irracional, de valor aproximado 1.6180339887 obtenida al hacer la división armónica de un segmento con unas relaciones específicas.

Los tres números tienen infinitas cifras decimales y no son periódicos (sus cifras decimales no se repiten periódicamente) por eso se les llama “irracionales” pero tienen una diferencia importante desde el punto de vista matemático y es que los dos primeros “no son la soluciones de ninguna ecuación polinómica” (por eso se les llama trascendentes), mientras que el “número de oro” resulta ser una de las soluciones de la ecuación de segundo grado  

Que es precisamente esta:


Parece ser que el número Φ (también conocido como “razón áurea“) fue descubierto por la escuela de los seguidores de Pitágoras que utilizaban como símbolo una estrella de cinco puntas.  


Los pitagóricos pensaban que el mundo estaba configurado según un orden numérico, donde sólo tenían cabida los números fraccionarios y la casualidad hizo que en su propio símbolo se encontra ese “numero de oro” que es la relación existente entre la diagonal del pentágono y su lado (AC/AB)


Este número se ha usado muchas veces como elemento de diseño en construcciones arquitectónicas para crear belleza, armonía y perfección. Las llamadas “proporciones áureas

Y también lo encontramos en “El hombre de Vitruvio“, una ilustración que Leonardo Da Vinci realizó para el libro “La Divina Proporción” de su amigo Luca Pacioli, editado en 1509 en el se describen las “proporciones áureas del cuerpo humano“. Leonardo las representó por un hombre inscrito en un cuadrado y en un círculo. Estirando manos y pies y haciendo centro en el ombligo se dibuja una circunferencia añadiendo un cuadrado cuyo lado es la altura del cuerpo que coincide con la longitud entre los extremos de los dedos de ambas manos cuando los brazos están extendidos hacia arriba o formando un ángulo de 90º con el tronco. 


En esta imagen el cociente entre la altura del hombre (lado del cuadrado) y la distancia del ombligo a la punta de la mano (radio de la circunferencia) resulta ser precisamente ese famoso “número áureo” Φ

Con este número también se construye el “rectángulo de oro“, cuyas longitudes laterales están en la proporción áurea, 1: Φ (es decir, 1:1.618) y que puede construirse con una regla dibujando un cuadrado de longitud 1 (cuadrado rojo) y trazando una línea desde el punto medio de uno de los lado hasta el vértice de la esquina opuesta. Utilizando esa línea como radio dibujamos un arco que al cortar a la prolongación de la vertical del lado nos define otro rectángulo que tiene entre sus lados la “relación áurea” y el valor de Φ
Un cuadrado muy famoso que sirvió al arquitecto griego Fidias para el alzado del Partenón de Atenas en donde se cumplen las reglas del “rectángulo áureo


En el mismo sus dimensiones cumplen las reglas de que AB/CD=Φ, AC/AD=Φ y CD/CA=Φ

Los “rectángulos áureos” también tienen otra sorprendente propiedad y es la de que dentro de uno de ellos se pueden meter otros infinitos rectángulos más, de manera que sigan siendo áureos. Así es como se construye la llamada “espiral logarítmica” que utiliza los cuadrados de cada rectángulo áureo mediante el sistema de ir trazando arcos en los mismos con la única condición de elegir el centro conveniente para que esa espiral tenga continuidad. Con los sucesivos puntos en que se divide un “rectángulo áureo” obtenemos los vértices opuestos de los cuadrados para obtener esa “espiral logarítmica” también conocida como “espiral áurea” o “espiral de Bernoulli” porque el matemático suizo, Jakob Bernoulli, quedó tan fascinado por su belleza que ordenó ponerla como epitafio en su tumba. 

Es una bella gráfica que está presente en la naturaleza por doquier. Está en los animales con concha (como el “Nautilus”) en la forma de las galaxias,tornados y ciclones, la sigue el vuelo del halcón al atacar a sus presas y en el de algunos insectos al acercarse a la luz. También la tenemos en nuestro oído interno que es una espiral logarítmica perfecta. 


Y encontramos también la “proporción áurea” en el crecimiento de las plantas, en la forma de las piñas, en la distribución de las hojas en un tallo o en las dimensiones de muchos insectos y pájaros y ha sido a veces utilizada en la literatura como en “El Código Da Vinci” cuando en un aparente malentendido sobre la diferencia entre una cantidad exacta y una aproximación, el personaje de Robert Langdon define incorrectamente esa proporción áurea para ser exactamente 1.618 (ver libro de Brown, 2003, pp. 93-95). También Mozart, la usó en su “Sonata número 1 para piano” en donde subdividió el primer movimiento en 38 y 62 compases y en el segundo en 28 y 46 compases para que se cumpliesen las relaciones 63 / 38 = 1.6315 y 46 / 28 = 1.6428 que son el número Φ

En este vídeo del “Documental Redes” de Eduard Punset podemos documentarnos un poco más sobre los conceptos de la “proporción áurea

Pero existe también una estrecha relación entre la “proporción áurea” y los llamado “números de Fibonacci

Fibonacci fue uno de los más grandes matemáticos europeos de la edad media. Nació en el año 1.170 y murió en el 1.240 y su estatua se encuentra en uno de los extremo de la torre inclinada de Pisa. Su nombre era Leonardo de Pisa o Leonardo Pisano y el se llamó a sí mismo Fibonacci porque era la abreviación de “Filius Bonacci” o “hijo de Bonacci“, el apellido de su padre Guglielmo Bonacci que era una especie de funcionario de aduanas en una ciudad del norte de África. Se educó allí con un preceptor que le enseño el sistema de numeración árabe (derivado de los numerales indoarábigos) del gran matemático y astrónomo árabe Mohammed ibn Musa al-Khwarizmi y pronto se dio cuenta de las muchas ventajas de presentaba aquel sistema de numeración basado de diez dígitos con un punto decimal y un símbolo para el cero. En su libro sobre aritmética llamado “Liber abbaci” (libro del ábaco o libro del cálculo de significado) escrito en 1202 convenció a muchos matemáticos europeos, con su famosa “serie” 

Página del “Liber Abaci” mostrando la serie (Biblioteca Florencia) Fuente

La serie surgió de un problema que aquel matemático planteó en el año 1202 en su libro “Liber abbaci“. El problema era el siguiente: “cierto hombre puso un par de conejos en un lugar rodeado por todos lados por un muro. ¿Cuántos pares de conejos se pueden producir de ese par de conejos en un año si se supone que cada mes cada pareja engendra a una nueva pareja que desde el segundo mes ya se convierte en productiva? “

La solución funciona así: una pareja de conejos puede tener descendencia una vez al mes y a partir del segundo mes de vida y los conejos no mueren por lo que cada hembra produce una nueva pareja (conejo, coneja) cada mes, ¿cuántas parejas de conejos existirán en esa granja al cabo de un número dado de meses si cada pareja al mes tiene una nueva pareja que no tendrá conejos hasta que sea adulta? 
La cosa funcionaria de este modo:

Al principio tendríamos una pareja de conejos bebés. Numero 1

Al cabo de un mes tendríamos una pareja de conejos adultos (que tendrán bebés el próximo mes…). Numero 1

Al cabo de dos meses tendríamos una pareja de conejos adultos  y una pareja de conejos bebés, en total 2 parejas de conejos. Numero 2

Al cabo de tres meses tendríamos dos parejas de conejos adultos  y una pareja de conejos bebés, en total 3 parejas de conejos. Numero 3

Al cabo de cuatro meses tendríamos tres parejas de conejos adultos  y dos parejas de conejos bebés, en total 5 parejas de conejos. Numero 5

Al cabo de cinco meses tendríamos  cinco parejas de conejos adultos  y tres parejas de conejos bebés, en total 8 parejas de conejos. Numero 8

Y así sucesivamente. (Solución extraída de esta página)

El resumen de la evolución sigue estas reglas:

1 (Al principio 1 pareja)

1 (Al cabo de 1 mes 1 pareja)

2 (Al cabo de 2 meses 2 parejas )

3 (Al cabo de 3 meses 3 parejas)

5 (Al cabo de 4 meses 5 parejas)

8 (Al cabo de 5 meses 8 parejas)

13 (Al cabo de 6 meses 13 parejas

21 (Al cabo de 7 meses 21 parejas

34 (Al cabo de 8 meses 34 parejas)

Y así sucesivamente. Cada mes, el número de parejas es la suma de los números de los 2 meses anteriores

Así es como la sucesión de los números de parejas de conejos nos da una secuencia de 1, 1, 2 ,3 ,5 ,8 ,13 ,21 ,34 ,··· con unas fórmulas de recurrencia de 


Que es una serie infinita en la que la suma de dos números consecutivos siempre da como resultado el siguiente número 

(1+1=2; 1+2=3, 2+3=5, 3+5=8, 5+8=13, 13+21=34, 21+34=55….

1, 1, 2 ,3 ,5 ,8 ,13 ,21 ,34 ,55, 89, 144, ···

Esta serie tiene muchas particularidades. Veamos algunas:

UNO: Si se suman los cuatro primeros términos de la serie y se añade 1, se obtiene el sexto valor de la serie t1+t2+t3+t4+1=t6

(1+1+2+3=7+ 1 = 8) 

Si ahora sumamos los cinco primeros términos y se añade 1, se obtiene el séptimo valor de la serie t1+t2+t3+t4+t5+1=t7

(1+1+2+3+5=12 +  1 = 13) 

Y así sucesivamente, por ejemplo si sumamos los seis primeros términos y añadimos 1, obtenemos el octavo  t1+t2+t3+t4+t5+t6+1=t8

(1+1+2+3+5+8=20 +  1 = 21), etc

DOS.- La suma de diez elementos consecutivos cualesquiera de la sucesión de Fibonacci es igual a 11 veces, el séptimo elemento de ese grupo (no hay que comenzar necesariamente por el primer término de la sucesión)

1, 1, 2 ,3 ,5 ,8 ,13 ,21 ,34 ,55, ··· 

t1+t2+t3+t4+t5+t6+t7+t8+t9+t10= t7 * 11
1+1+2+3+5+8+13+21+34+55 = 13 * 11 = 143

TRES.- Si sumamos los tres primeros términos que ocupan una posición impar (t1,t3,t5) sale el sexto término (t6), (1+2+5 = 8). Si sumamos los cuatro primeros términos que ocupan posición impar (t1,t3,t5,t7) sale el octavo término (t8), (1+2+5+13 = 21).Si sumamos los tres primeros términos que ocupan posición par (t2,t4,t6) y añadimos 1, obtenemos el séptimo término (t7), (1+3+8=12 + 1 =13). Si sumamos los cuatro primeros términos que ocupan una posición par (t2,t4,t6,t8) y añadimos 1, sale el noveno término (t9), (1+3+8+21 =33 +  1 =34) y así sucesivamente…

CUATRO.- Pero aún hay propiedades más sorprendentes. Por ejemplo si tomamos dos términos consecutivos, por ejemplo: t4=3 y t5=5 y los elevamos al cuadrado y los sumamos obtenemos 9+25=34 que es el término de la sucesión resultante de sumar los valores 4 y 5( el término cuarto y el termino quinto (4+5) obteniendo 9 o sea el noveno término de la sucesión 

Tomemos los dos siguientes t6=8 y t7=13 los elevamos también al cuadrado y los sumamos. Obtenemos entonces 64+169=233. que es el término de la sucesión resultante de sumar los valores 6 y 7 (el término sexto y el termino séptimo o sea (6+7) obteniendo 13 que es el numero decimotero de la sucesión 

QUINTO.- Pero si elevamos al cuadrado los cinco primeros términos y los sumamos, nos sale el producto del quinto y el sexto término: 


Si ahora hacemos lo mismo para los seis primeros términos, nos sale el producto del  sexto y el séptimo término:


CINCO.- El cuadrado de un término de la sucesión de Fibonacci es igual al producto de los términos que quedan a su derecha e izquierda respectivamente, aumentado o disminuido en una unidad. Esta diferencia va haciéndose alternativamente positiva y negativa. 


Hay muchas más propiedades pero quizás la más sorprendente sea la de la división entre dos términos consecutivos de la sucesión (el mayor entre el menor)

1, 1, 2 ,3 ,5 ,8 ,13 ,21 ,34 ,55, 89, ··· 

1:1 = 1

2:1 = 2

3:2 =. 1′ 5

5:3 = 1´66666666

8:5 = 1´6

13:8 = 1´625

21:13 = 1´6153846….

34:21 = 1´6190476….

55:34 = 1´6176471….

89:55 = 1´6181818….

Como vemos, el cociente de la división se aproxima al “número de oro” y cuánto mayores son los términos, este cociente se acercan cada vez más al valor del número Φ. Debido a la relación de la sucesión de Fibonacci con el “número de oro” con la misma también podemos dibujar un”rectángulo de oro“. Por ejemplo, empecemos uno con dos medidas de la serie, el 21 y el 13

Si ahora seguimos dividiéndolo con los números más bajos de esta sucesión (8, 5,3,2 y 1)

Se obtienen rectángulos con dimensiones que encajan perfectamente entre sí como las piezas de un puzzle y que forman cuadrados, de tamaños progresivamente menores. A partir de aquí ya se puede construir “la espiral de Bernoulli“.

Y la naturaleza repite la serie. El crecimiento de las hojas de un árbol sigue la secuencia de Fibonacci

Y en un panal de abejas numerado como el de la figura, el número de posibles trayectos desde la posición inicial hasta la celdilla n, son también los términos de la sucesión de Fibonacci. Partiendo de una posición inicial de la abeja hay una ruta posible hasta la casilla 0, dos rutas hasta la casilla 1, tres rutas hasta la casilla 2, cinco hasta la casilla 3 y así indefinidamente con esta secuencia 


En los girasoles, las semillas se distribuyen en forma de espirales logarítmicas y las semillas están apiñadas formando espirales perfectas, que si van en el sentido de las agujas del reloj producen 34 espirales y si es al contrario de las agujas del reloj producen 21 espirales), los números que se encuentran en la sucesión de Fibonacci.


Fuente

Así es que la “proporción áurea” y los “números de Fibonacci” resultan ser patrones matemático- geométricos repartidos por toda la naturaleza y algo que el hombre empezó a conocer en los tiempos de Pitágoras y que Leonardo de Pisa en el siglo XIII analizó a profundidad. Están por todas partes y nunca me canso de verlo ni dejan de maravillarme.

Fuentes:

Vicente Viana Martinez. “La sorprendente sucesión de Fibonacci

Ignacio A. Langarita Felipe.El número de oro” 

Cook, Theodore Andrea. The Curves of Live. Nueva York. 

Ghyka, Matila (1992). El Número de Oro. Barcelona: Poseidón, S.L.

Pacioli, Luca (1991). La Divina Proporción. Ediciones Akal, S. A.

Huntley, H. E. (1970). The Divine Proportion: A Study in Mathematical Proportion. New York

T. Antony Davis. Golden Mean of the Human Body 

T.C. Scott b, P. Marketos.On the origin of the Fibonacci Sequence 

El reino de Aksum y el “Kebra Nagast”: el esplendor de la tradición etíope 

Aksum ( o Axum) es una pequeña ciudad ubicada en el cuerno de África al pie de los montes Likanos y Zohado a 2.130 m de altura y al borde de la meseta de Azebo del interior de Etiopía (parte norte). Su historia es fascinante porque, aparte de ser la capital religiosa de la iglesia ortodoxa etíope también fue una vez la capital de una gran potencia africana: el “Reino de Aksum” que desarrolló su mayor esplendor entre los años 150 a.C. y 300 d.C. llegando incluso a emitir su propia moneda.


Monedas del Rey Ezana 

Cuenta la leyenda que el fundador de Aksum, fue Aksumai, hijo de Etiópico– uno de los bisnietos de Noé- pero las investigaciones arqueológicas nos dicen que se gestó durante el s.II a.C. gracias a una serie de culturas sedentarias que emergieron en el norte de Etiopia y Eritrea y hacía el año 150 a.C. ya empezó a surgir como Reino con los inmigrantes de Sabea en Arabia. En su período de máximo esplendor, sus fronteras llegaron a extenderse por la zona de la actual Eritrea, norte de Etiopía, Yemen, norte de Sudán y una parte del sur de Arabia Saudí.

Aksum, a comienzos de la era cristiana (siglo I d. C) se convirtió en un estratégico emporio comercial y fue tan importante que en el siglo III, el filósofo Maní llegó a nombrarla como la capital de uno de los cuatro reinos más importantes del mundo junto a Roma, China y Persia, pero además de aquella capital, también florecieron en aquel Reino una serie de urbes comerciales, entre las que destacó principalmente el próspero puerto de Adulis, situado en la costa del Mar Rojo, por el que circulaban ricas sedas, oro, marfil, piedras preciosas, productos agrícolas y marfil. Sus mercaderes establecieron importantes relaciones con las provincias orientales del Imperio Romano, las vecinas ciudades árabes y los lejanos mercaderes de la India.
Mapa de rutas comerciales desde Aksum

Aksum era gobernado por una monarquia en la que su rey era considerado como el hijo de Mahren, dios etíope de la guerra, y como hijo divino eran líder absoluto, juez y legislador. Sus monarcas eran coronados con el título de “rey de reyes
Representación de un rey Aksumita

En torno al siglo VI d.C., los movimientos geopolíticos como la independencia de Yemen y las conquistas de Persia sobre Siria y Egipto incidieron negativamente en este reino y hacia el siglo VII el mismo entró en un claro declive gracias al aumento del poder de los estados islámicos del Mar Rojo y a la pérdida de comercio en ese mar (principal fuente de riqueza del imperio); todo parece indicar que la capital del reino fue abandonada hacia el 630 d.C. 

La tradición atribuye el desmoronamiento final del reino axumita a la reina judía Judith, que en el siglo X, invadió, destruyó iglesias y lo saqueó hasta hacerse con el trono tras la muerte de su último emperador. Bajo el reinado del rey Ezana (siglo IV d.C) la técnica de la elaboración de grandes monolitos de piedra (los llamados “stelae” ) vivió su mayor apogeo, y en Axum podemos llegar a contemplar hasta casi 300. Se trata de una arquitectura monumental, cuya magnitud puede variar entre simples piedras erigidas para marcar tumbas, hasta torres masivas esculpidas a modo de obeliscos . El sitio arqueológico de Aksum es Patrimonio de la Humanidad desde el año 1980.

Los “stelae” 

En la actualidad casi todas las estelas, están rotas y caídas pero allí se encuentra el obelisco más grande jamás construido por el hombre en el mundo que yace tumbado y roto y que- en sus tiempos- fue una colosal mole de treinta y cinco metros de altura, con un peso de quinientas toneladas y tallado en una sola pieza 


El obelisco roto

Y uno de estos gigantescos monolitos de veinticuatro metros de altura; fue trasladado por el ejército italiano durante su invasión de Abisinia en 1937 y llevado a Italia como trofeo de guerra. Los soldados de Mussolini se llevaron aquel obelisco aplanando 400 kilometros de terreno entre Aksum y el puerto de Massaua, en el mar Rojo, y desde allí fue transportado en barco hasta Italia donde el Duce lo instalo en Roma, en la Piazza di Porta Capena delante del Ministerio de Asuntos Africanos. Su restitución se hizo en el año 2005 para lo que hubo que cortarlo en tres trozos 

El Obelisco devuelto desde Italia

Según los axumitas, su historia está ligada a Makeda (reina de Saba) que-supuestamente- está enterrada justo enfrente, del campo de las “stelae” y hay una curiosa historia sobre la conversión al cristianismo de Etiopía. Aunque los Hechos de la Biblia nos hablan de unos remotos orígenes del cristianismo allí, el mismo se remonta al siglo IV cuando dos monjes sirios: Frumencio y Edesio, fueron apresados por los piratas y vendidos al rey Ezana, al que hicieron cristiano. Tras esto, se cambió la filiación divina de los reyes de Aksum y desde entonces, estos empezaron a tomar nombres bíblicos . 

La transición al cristianismo de Etiopia se conoce gracias a la famosa “Piedra de Ezana” descubierta por un agricultor en la década de los 80 y en la que se documenta la conversión del rey Ezana al cristianismo, con un texto trilingüe en griego, saba ( lenguaje del sur de Arabia ) y ge’ez ( etíope clásico), de manera parecida a la Piedra Rosetta.

La “Piedra de Ezana” 

Desde aquellos tiempos, el cristianismo en Etiopía quedo lo suficientemente arraigado como para sobrevivir a la destrucción de aquel reino tras la invasión islámica de Egipto del siglo VII. Después del Concilio de Calcedonia del año 451 el cristianismo de Aksum quedó incluido en el grupo que conocemos como “iglesia monofisita” cuya diferencia dogmática respecto a las demás iglesias cristianas está en la interpretación de la naturaleza de Jesucristo. Los católicos y ortodoxos le adjudican dos naturalezas ‘divina y humana‘ , pero las iglesias monofisitas insisten en que Jesucristo sólo tiene una naturaleza, ‘divina y humana a la vez

Y fue así, con el aislamiento de los etiopes, cuando se fomentó una tradición literaria que fue capaz de realizar el gran libro sagrado de la tradición etíope: el ‘Kebra Nagast‘ cuyo primer borrador se compiló entre los siglos IV y VI, pero cuya recopilación definitiva data de los siglos XIII y XIV. Está escrito en amárico (idioma etíope Ge’ez arcaico) y su significado es: ‘la Gloria de los Reyes’, siendo considerado por muchos miembros de la iglesia ortodoxa etíope como una obra de inspiración divina y un libro sagrado no sólo para los cristianos ortodoxos de África, sino también para los rastafaris del Caribe. 

El ‘revolucionario’ libro recopila textos judíos del Antiguo Testamento, Evangelios cristianos, extractos del Corán, leyendas árabes, y textos apócrifos y sostiene (de ahí su titulo) que existe una continuidad de la dinastía de los Reyes de Israel con la dinastía de los emperadores de Etiopía, que descienden directamente de la estirpe del Rey David (a la que pertenecía también Jesucristo). Es difícil encontrarlo editado en castellano aunque hay publicaciones del mismo en España que datan del siglo XVI (ediciones incompletas traducidas del portugués al castellano y publicadas en Toledo en 1528 y en Barcelona en 1547) pero hoy en día se encuentra ‘online’ en internet, traducido al inglés por Sir. E. A. Wallis Budge en 1922 y fiel al texto amárico. Para los que tengan interés aquí les pongo el enlace de la página 

La primera parte del ‘Kebra Nagast‘ (capítulos uno al treinta) nos presenta historias bíblicas muy similares: desde Adán y sus hijos Abel, Caín y Seth hasta Noé, y Abraham, pero la clave de este libro es la parte en la que nos narra la historia que explica el por qué sus reyes descienden de Makeda o Belkis (nombres históricos con los que se conocería a la mítica reina de Saba) y el sabio rey hebreo Salomón
Funda moderna de un cojín etíope que muestra a Salomón y la reina de Saba junto las ‘stelae’ de Aksum

Una curiosa historia que además está relacionada con el Arca de la Alianza (es decir el Tabernáculo de la Ley de Yahvé). La Biblia, nos cuenta que las tablas de piedra con los Diez Mandamientos que Dios entregó a Moisés (posiblemente hacia el año 1440 a.C.) están en aquella ‘Arca de la Alianza’ construida en madera y cubierta de oro puro con dos querubines enfrentados, cuyas alas formarían el llamado “trono de Dios” .

Los seguidores etíopes de estas creencias sostienen que tras la destrucción del Templo de Salomón en Jerusalén, este arca (que desapareció sin dejar rastro) se encuentra en su tierra cerca de Askum, o Lalibela. Esta historia se cuenta en el ‘Kebra Nagast‘ en donde se afirma que los orígenes de la historia etíope, están íntimamente ligados con el mundo bíblico, y se remontarían a la corta pero fructífera relación que mantuvieron la Reina de Saba y Salomón. La primera, viajó a Jerusalén cargada de valiosos tesoros (joyas, piedras preciosas, especies…) en busca de los sabios consejos de aquel afamado monarca, el cual aseguró a su honorable huésped que únicamente le exigiría una compensación en caso de que ‘tomase algún bien del pueblo de Israel

Y con gran astucia Salomón urdió una estratagema y dio a la reina una copiosa y especiada cena, que la obligó a levantarse sedienta en mitad de la noche para beber un vaso de agua que él, maliciosamente, le había colocado junto a su lecho. Como el agua era un bien muy preciado para los israelitas y la reina lo había tomado, Salomón se sintió legitimado para cobrar  el tributo. Cuentan las crónicas reales que tras este breve encuentro la reina de Saba regresó a su país con un hijo de Salomón en sus entrañas; un niño que sería coronado como el primer rey del país etíope con el nombre de Menelik.

El joven Menelik primero fue enviado a su padre para recibir la formación adecuada de un futuro rey y cuando cumplió su ciclo educativo- con 19 años de edad- Salomón dispuso lo necesario para su regreso a la corte etíope. Como regalo de despedida, el monarca Israelita mandó construir una “réplica exacta” del Arca de la Alianza para que Menelik la llevase consigo, pero por extrañas razones, su astuto hijo, en lugar de llevarse esa  ‘replica del Arca’, se las arregló, con la colaboración de un personaje llamado Azarías, para sustituir la copia por ‘la auténtica’ y cuando los sacerdotes del templo se dieron cuenta del engaño, la comitiva se encontraba ya demasiado lejos. Así fue- según el ‘Kebra Nagast‘ el Arca de la Alianza, llego a Etiopia través de Menelik, y fue depositada en el templo de Aksum.

Cuando la reina de Saban abdicó a favor de su hijo, comenzó la dinastía Salomónida que ha perdurado en Etiopía hasta bien entrado el siglo XX y que-supuestamente-conecta la línea dinástica de David, Moisés, Abraham y Adán con la dinastía real de Etiopía, sin interrupciones hasta el moderno y último Rey de Etiopía, Ras Tafari Makonnen, coronado Emperador en 1930 con el título de Negus Haile Selassie I (que significa ‘Poder de la Santa Trinidad’) y que se mantuvo en el trono entre los años 1931-1974). Como dato curioso, hay que señalar que la Constitución etíope recogía en uno de sus artículos que el emperador era descendiente “sin interrupción, de la dinastía de Menelik I, hijo de la reina de Etiopía y de Salomón de Israel.”
Fuente

Así es como según la tradición etíope su venerado Tabot (el Arca de la Alianza) se encuentra actualmente en la Iglesia de Nuestra Señora de Sión de Axum, uno de los lugares más importantes para la Iglesia Ortodoxa de Etiopía, y que es un complejo de dos iglesias, una antigua, construida por el emperador Fasilidas a principios del siglo XVII y otra nueva, mandada construir por Haile Selassie I

Iglesia de Santa María de Sión. Crédito: sacredsites.com

En 1992, el autor británico Graham Hancock publicó su bestseller “The Sing And The Seal“, en el que defendía esa tesis de que la reliquia del ‘Arca de la Alianza’ se encontraría en Etiopía y las historias relatan que el citado Talbot está custodiado por ‘la única persona autorizada para verlo o tocarlo’, un sacerdote descendiente directo de los levitas, la tribu de Israel responsable de su cuidado desde que fue construida. El vigilante del arca duerme supuestamente tan sólo dos horas al día y toma una única comida a las siete de la tarde y durante 22 horas, reza junto al cofre, que está siempre cubierto por un imponente manto en una de las siete salas de la capilla. 

No sé si creerme todo esto, pero lo que sí tengo es una cosa clara: el reino de Aksum, el “Kebra Nagast” y todo el mito del ‘Arca de la Alianza‘ elevan mis fantasías al máximo y desde que en 1980 vi aquella película de “Indiana Jones” con sus aventuras para conseguir “el arca perdida” nunca me había sentido tan fascinado por una historia 

Fuentes:

El Reino de AksumJ. Carballo Pérez y A. Nolasco Ferrer 

MUNRO-HAY, S. Aksum: An African Civilisation of Late Antiquity. British Library. 1991. 

PHILLIPSON, D.W. Aksum and the Northern Horn of Africa. Archeology International (2011) 15 : 29-32. 

SELAND, E.H. Les débuts du Christianisme en Afrique de l’est et le commerce de la mer Rouge et de l’Océan Indien. African Archeology Review (2014) 31 : 637-647.

http://pedromariafernandez.blogspot.com.es/2010/07/aksum-el-monolito-mas-grande-jamas.html?m=0

https://comprenderelayer.wordpress.com/2008/07/29/etiopia-un-reino-cristiano-al-sur-del-islam/

http://www.wikiwand.com/pt/Kebra_Negast

http://www.ngenespanol.com/el-mundo/culturas/15/07/28/-esta-en-etiopialalegendariaarcadelaalianza/


Desmontando mitos: ‘el eslabon perdido’

A lo largo de la historia se han dado dos tipos de explicaciones sobre el origen de las especies: la creación directa y la evolución biológica. Los primeros (los creacionistas) sostenían que Dios creaba directamente a las especies y que el origen de cada una de ellas se debía a un acto creador divino específico. El científico más representativos de este pensamiento, fue Carl von Linné (1707-1778) que sintetizó sus teorías con esta frase :«Hay tantas especies diferentes como formas diversas fueron creadas en un principio por el ser infinito». 

Wikipedia

Pero a partir de la segunda mitad del siglo XVIII al empezar a comprobarse que los individuos de una misma especie no eran todos parecidos entre sí y que sus descendientes tampoco eran siempre iguales a sus progenitores, algunos naturalistas empezaron a defender la teoría de que las especies actuales podrían haber surgido por la transformación de las especies anteriores y fue Charles Robert Darwin (1809-1882) quien mejor lo puso de manifiesto en el año 1859 cuando publicó su libro The Origin of Species (El Origen de las Especies)

Wikipedia

Hubo otro naturalista, contemporáneo de Darwin que llegó a las mismas conclusiones. Se llamaba Alfred Russell Wallace (1823-1913) pero la obra darwiniana era insuperable porque tras la misma había muchas horas de trabajo y dedicación. El mecanismo propuesto de la selección natural, no fue ampliamente aceptado hasta la década de 1940 y la mayoría de biólogos argumentaban que otros factores impulsaban la evolución como la herencia de caracteres adquiridos (neolamarquismo), un impulso innato hacia el cambio (ortogénesis) o grandes mutaciones repentinas (saltacionismo) pero las teorías de Darwin impulsaron grandes cambios y la síntesis de la selección natural unida a la genética mendeliana en las décadas de 1920 y 1930 fundaron la nueva disciplina de la ‘genética de poblaciones‘ que durante las décadas de 1930 y 1940 se integró con otros campos de la biología, resultando al final una teoría evolutiva ampliamente aplicable que comprende gran parte de la biología.

Pero Darwin no habló de la evolución humana hasta mucho tiempo después cuando se marcó otro objetivo: encontrar el origen del hombre basándose en sus teorías sobre la evolución. La genialidad de aquel sabio inglés fue intentar explicarlo con una gran cantidad de datos empíricos y enfrentándose abiertamente a los prejuicios religiosos y académicos que había en su tiempo. No fue una tarea fácil para él, pero tuvo el apoyo de grandes eruditos de su época, que pertenecían a la llamada ‘Sociedad lunar‘ fundada por su abuelo, el médico Erasmo Darwin que reunía a grandes pensadores de su época.

En su investigación recibió el aporte de John Stevens Henslow (un profesor de botánica) de William Paley, autor de la ‘Teología Natural‘ (escrita en 1802 y uno de los tratados clásicos de defensa de la adaptación biológica), de Sir John Herschel (un defensor de la comprensión de las leyes naturales por la observación), de Alexander von Humboldt, considerado como el “Padre de la Geografía Moderna Universal” y del gran naturalista francés Jean-Baptiste Lamarck (1744-1829) que en 1809 había publicado una obra titulada ‘Filosofía zoológica‘, que puede considerarse como la primera teoría de la evolución; sus pensamientos (conocidos actualmente como lamarckismo) exponían algunas hipótesis sobre la transformación gradual de las especies a lo largo del tiempo y para él, las formas de vida no habían sido creadas ni permanecían inmutables- como se pensaba en su tiempo- sino que habían evolucionado desde otras formas de vida más simples.  
Wikipedia 

Con todos estos datos Darwin publicó en 1871 un libro al que llamó ‘La descendencia del hombre‘ cuyo planteamiento central era muy sencillo: el ser humano habría evolucionado desde formas primitivas, del mismo modo que las restantes especies. El debate en torno a aquella obra llevó a la rápida aceptación de que la evolución era el origen del ser humano pero entonces llegaron otros científicos que quisieron ‘ir más allá‘ y empezó a pensarse en la existencia de una relación lineal directa entre la evolución humana y la del resto de los primates. El primero que planteó esta hipótesis fue Thomas Henry Huxley (1805-1895) que publicó en 1863 un libro titulado ‘Evidences as to Man’s place in Nature‘(Evidencias del lugar del hombre en la naturaleza), en el cual afirmaba que tras hacer un estudio de “anatomía comparada”, el lugar del hombre estaba en estrecha relación con los grandes monos, particularmente los africanos y que el ser humano habría evolucionado a partir de un antepasado simiesco.

Wikipedia

Esta es su famosa imagen en la que compara el esqueleto de los simios con el de los seres humanos

En esta famosa serie de esqueletos vemos a un gibón tras un orangután que anda detrás de un chimpancé, que a su vez anda detrás de un gorila. Este último anda detrás de un hombre; así el «mensaje» quedaba claro: el ser humano era un descendiente directo de los monos.  Una teoría interesante pero que solo tenía una pega y es que las tres primeras figuras estaban «retocadas», de modo que los simios se presentaban en una posición anormalmente erguida.

Pero estas tesis convencieron a un notable naturalista y antropólogo alemán-además de destacado ilustrador- de la Universidad de Jena e integrante de un linaje de naturphilosophen en el que destacaban nombres tan ilustres como los de Johann Friedrich Meckel (1781-1833) y Karl Ernst von Baer (1792-1876). Se trata de Ernst Haeckel (1834-1919)

Wikipedia

En sus reflexiones sobre la evolución, Haeckel aceptó la vieja idea de que existía una descendencia directa de la especie humana desde los monos superiores, tradicionalmente agrupados en la familia Pongidae a la que pertenecen las especies actuales de orangutanes, gorilas, chimpancés y bonobos y concluyó que deberían existir formas fósiles intermedias entre el hombre y alguno de los grandes cuadrumanos conocidos. Si el hombre había evolucionado de los primates tendría-forzosamente- que existir “algo” que uniera a los monos con el ser humano y que marcaría el momento divisorio en el que los monos pasaron a ser seres humanos, pero como esas formas fósiles no habían sido descubiertas en su tiempo, Haeckel ideó una forma teórica que cumpliera con esa función y fue lo que se llamó el “eslabón perdido” (en inglés, missing link o vínculo faltante) que denominó como   Pithecanthropus (del griego pithecus, mono, y anthropos, hombre). Esta idea se difundió a finales del siglo XIX pensando que aquel “eslabón perdido“, sería un ser que uniría taxonómicamente ambas líneas evolutivas.

Los creacionistas (que negaban la evolución) también buscaron esa supuesta “brecha” en el registro fósil para encontrarlo, pero jamás se pusieron de acuerdo en el estudio de los cráneos encontrados sobre “cuales eran de mono” y cuáles “de humanos“. No obstante la noción de un ‘fósil de hombre-mono‘ existió entre los científicos hasta bien entrado el siglo XX.

En la imagen anterior los cráneos de la fila superior son de ‘simios modernos‘, los de la 2ª fila los fósiles que casi todos los creacionistas consideraban como ‘simios puros‘, los de la 3ª fila los que los creacionistas no se ponían de acuerdo sobre si eran ‘simios‘ o ‘seres humanos‘ y finalmente los de la fila inferior son los que podían considerarse como ‘seres humanos‘. La tabla siguiente lo resume

Fuente de ambas imágenes 

El debate ha llegado hasta nuestros tiempos y siempre ha habido neodarvinistas. Incluso en la actualidad,el cientificista Richard Dawkins nos dice que no cree que la naturaleza de “saltos” y “brincos” y que los futuros descubrimientos de restos fósiles le daran la razón. Decía estas palabras en el año 2009: “hay una fuente rica de fósiles intermedios que unen a los humanos modernos con el antepasado común que compartimos con los chimpancés” pero en realidad, es la situación ha empeorado para él y sus fieles creyentes ya que es muy larga la historia de fraudes y engaños sobre ese ‘eslabón perdido‘ 

Aquel Pithecanthropus nunca fue descubierto tal y como lo concibió Haeckel pero lo que sí ha habido ha sido muchos personajes que lo han buscado con ahínco y que no vacilaron en mentir para probar sus teorías. Uno de ellos fue un médico holandés llamado Eugène Dubois (1858-1940)

Wikipedia 

Aquel hombre ( influenciado por Huxley) eligió a los gibones (familia de los hilobátidos) como los antepasados del hombre afirmando que el clima tropical de las islas de Indonesia donde vivían estos primates era un perfecto caldo de cultivo para el salto evolutivo del ser humano.Para demostrarlo se trasladó como médico militar a la isla de Java en Sumatra y allí intentó buscar su “eslabón perdido“. Lo encontró en 1891 con la parte superior de un cráneo fósil y un fémur de aspecto muy similar al de un humano actual y lo bautizó en 1894 como una nueva especie con el nombre de Pitecanthropus erectus (en griego “hombre mono erecto“) también llamado “Hombre de Java” u Homo erectus

Restos originales del Homo erectus descubiertos Dubois en Java

La mayoría de los antropólogos de su época, consideraron que aquel fémur era muy similar al humano y que la bóveda craneal y las muelas encontrados eran claramente simiescas, pero hubo algunos antropólogos como, Alfred Romer o Camille Arambourg que comenzaron a dudar de dicha asociación. Al final se descubrió que Dubois, había encontrado en las cercanías del lugar de su hallazgo y en la misma capa geológica, otros dos cráneos enteros, perfectamente humanos que ocultó cuidadosamente durante treinta años porque de haberlo confesado eso invalidaría su descubrimiento (ya que nunca un antepasado puede coexistir con su descendiente) y Dubois, al final, acorralado por sus críticos, terminó confesando que su “Hombre de Java” era en realidad los restos de un simio de gran tamaño.

Luego vino el engaño de Piltdown inventado por Charles Dawson, un arqueólogo aficionado, geólogo y coleccionista de fósiles para el Museo Británico. El 18 de diciembre de 1912, se publicó que se habían encontrado unos fragmentos óseos que guardaban similitudes con los seres humanos y con los simios y se denominó oficialmente a la nueva especie como Eoanthropus dawsoni siendo aceptada por la comunidad científica hasta que en 1953, el Museo de Historia Natural de Londres anunció que se trataba de un fraude. El Hombre de Piltdown en realidad consistía en dos cráneos humanos, una quijada de orangután, una muela de elefante, un diente de hipopótamo, y un colmillo de chimpancé. 

O sea, que tenemos una larga historia de fraudes y es que en la descripción del género “homo” que hace la Wikipedia encontramos 17 especies hasta llegar al Homo sapiens pero a pesar de todo la imagen decimonónica del ‘eslabón perdido‘ subsiste en la actualidad y basta con investigar un poco en internet para encontrar miles de páginas con la referencia a supuestos “hallazgos” de los mismos. Por ejemplo, la revista Newsweek en una nota sobre el “Ardí” (un fósil hominido de 4,4 millones de años nos dijo el pasado año 2009 que : “los científicos cada vez más cerca de encontrar el eslabón perdido“.

Pero, visto lo visto, está confirmado que el ‘eslabón perdido’ es un mito. Recientemente el Instituto Smithsonian ha elaborado un árbol genealógico de la especie humana en el que puede apreciarse que existen cuatro grandes ramas de familias: el grupo Ardipithecus o Ardi, que configuran especies, que vivieron entre 4 y 6 millones de años atrás, evolucionaron en África y dieron los primeros pasos hacia el caminar derecho, el Australopithecus donde algunos ya caminaban derechos y subian a los árboles, el Paranthropus con dientes grandes y poderosas mandíbulas que tenían la capacidad de alimentarse de una variada gama de productos y arriba, en la copa de ese árbol los Homo, donde están el naledi, el habilis, el rudolfensis, el erectus, el heilderbergensis, el floresiensis, el neandernanthal, y el sapiens

Como puede verse el ‘eslabón perdido‘ se basa en la teoría de que a lo largo de la evolución biológica tendrían que encontrase los vacíos de un continuum lo cual es un error porque la evolución biológica es el producto de una serie de cambios continuos (algunos de ellos tan drásticos que pueden provocar modificaciones importantes), por eso los cambios evolutivos en realidad serían los auténticos ‘eslabones‘ y cada generación al evolucionar es en realidad un eslabón perdido. Es como si se quemara tu casa y solo recuperaras un par de libros de tu estantería. El resto de tus libros serían entonces ‘eslabones perdidos

Al final, la realidad es que Darwin tenía razón cuando propuso aquello de que había un ‘árbol de la vida‘ compuesto por muchas ramificaciones. 

Fuentes

¿Rige aún el concepto de eslabón perdido?Héctor M Pucciarelli y Marcelo F.Tejedor 

El Origen del Hombre de Charles Darwin: Análisis“. Marlene Sewer 

Raúl Leguizamón. “Fósiles polémicos“. (Nueva Hispanidad, Buenos Aires 2002). “La ciencia contra la Fe” (Nueva Hispanidad, Buenos Aires 2001) y “En torno al origen de la vida” (Nueva Hispanidad, Buenos Aires 2001)

http://www.nationalgeographic.com.es/historia/actualidad/el-hombre-de-piltdown-uno-de-los-mayores-fraudes-cientificos_6879