Misterios del siglo XX. ‘Las Piedras Guía’ de Georgia’

Hoy vamos a hablar de otro misterio del siglo XX: se trata del llamado “Stonehenge americano” también conocido como las “Guidestones” o “Piedras Guía de Georgia” que se ubican en el Elbert County, un pequeño condado del estado estadounidense de Georgia creado el 10 de diciembre de 1790 por el general Samuel Elbert, que comandó las fuerzas continentales del mismo durante la revolución americana.

La zona de Stonehenge se encuentra cerca de Amesbury, en el condado de Wiltshire, Inglaterra, a unos quince kilómetros al norte de Salisbury y nadie sabe cómo ni para qué fue construida. Hay teorías que incluso afirman que algunas de sus piedras más famosas y grandes no fueron arrastradas por el hombre, sino que ya estaban allí antes de que llegaran los humanos, sin embargo el enorme monumento de granito, al que llaman las “Guidestones” que imita a este monumento megalítico es de construcción muy reciente y se ubica en lo alto de una de las colinas del condado de Elbert

Wikipedia

El condado de Elbert está asentado sobre un lecho subterráneo de granito que fue identificado a finales del siglo XX como el Cinturón de Granito Azul Lexington-Oglesby. Mide aproximadamente quince millas de ancho por veinticinco de largo y el pueblo de Edelton, en Georgia es denominado como ‘la capital de granito del mundo

Fue allí cuando un día de junio de 1979, Joe H.Fendley presidente de una de las mayores empresas productoras de granito de aquella región, la Elberton Granite Finishing Company recibió la visita de un elegante forastero con aspecto de tener entre 70 y 80 años que le solicitó la construcción de un extraño monumento. Se identificó como Robert C. Christian añadiendo que representaba a un “pequeño grupo de leales americanos creyentes en Dios.” mostrándole los planes del mismo y pidiéndole precio por su construcción.

Las especificaciones estaban en el sistema métrico decimal (lo cual era bastante raro en los Estados Unidos del año 1979) y le indicó que se ajustaba a precisas coordenadas astronómicas. La finalidad de este monumento sería la de ser una especie de manual en piedra para los supervivientes de una era post-apocalíptica en la Tierra, por lo que su estructura debería de ser capaz de resistir los eventos más catastróficos, para que los restos destrozados de una presunta humanidad aniquilada (no sabemos si por una guerra nuclear o cualquier otra hecatombe planetaria) pudieran usar las guías del mismo para restablecer las directrices de una nueva civilización.

El señor Fendley escuchó las pretensiones de aquella persona que se identificaba con el seudónimo de R.C. Christian y lo tomó por loco. Además lo que le pedía era un trabajo descomunal que exigía preparar las piedras más grandes que nunca se habían cortado y el uso de herramientas especiales, equipo pesado y consultores pagados, pero aquel señor Christian le preguntó cuánto tardaría en construirlo a lo que Fendley le contestó que más de seis meses pero que no podría comprometerse a hacer ese trabajo hasta que supiera que el mismo podría ser pagado. Fue entonces cuando aquel señor Christian le preguntó si había un banquero en la ciudad que él considerara fiable.

Fendley, en un último intento por quitárselo de encima le dijo que el precio final sería muy alto esperando que aquel cliente no aceptara el mismo, pero-para su sorpresa- el coste estimado de ejecución de su proyecto no afectó lo más mínimo al señor Christian que se mostró dispuesto a pagar ese dinero (se habla de que fue del orden de los 400.000 $) por lo que finalmente decidieron ir a ver banquero de confianza del granitero Wyatt C. Martin presidente del Granite City Bank para proceder al pago. Antes de la visita advirtió a aquel banquero que aquel proyecto era extremadamente raro pero cuando Martin vio a aquel señor Christian, elegantemente vestido y con exquisitos modales lo tomó más en serio. Se trataba una persona culta que le dijo directamente que RC Christian era un seudónimo y que su grupo había estado planeando aquel proyecto en secreto durante 20 años. Cuando él le comentó que aquello le parecía un despilfarro su respuesta fue un lacónico: ‘No entiendes‘.

Aun así el banquero necesitaba saber el verdadero nombre de aquel señor R.C. Christian para poder verificar la operación y- finalmente- los dos negociaron un acuerdo: el señor Christian revelaría su nombre real a condición de que Martin le prometiera servirle como su único intermediario, y firmaran un acuerdo de confidencialidad que exigía el no divulgar sus datos y que tras la construcción se destruirían todos los documentos y registros. a lo que él accedió.

El dinero fue recibido desde diferentes cuentas para no poder ser rastreado y antes de marcharse el señor Christian contrató una avioneta para sobrevolar la zona y elegir la mejor localización posible para su monumento, seleccionando un pequeño terreno en el punto más alto de Elberton. Tras esto entregó a Fendley una caja de zapatos llena de documentos con todas las especificaciones que debía de tener su monumento y se despidió de él con estas palabras: “Nunca me volverá a ver“.

Tras recibir el cuantioso pago anticipado por aquel trabajo la Elberton Granite Finishing Company se puso a ejecutar este carísimo encargo y en nombre de RC Christian el banquero Wyatt C. Martin compró cincos acres de tierra de la colina elegida al granjero Wayne Mullenix pagando cinco mil dólares por este terreno. El señor Martin– actuando como contratista- encargo los cimientos del monumento y allí se colocaron las losas de granito cortadas, perforadas, grabadas y colocadas de acuerdo a las especificaciones, exigidas A partir de ese momento, el misterioso señor Christian se comunicó únicamente con el señor Martin, escribiéndole unas semanas más tarde para solicitarle que la propiedad de la tierra y el monumento se transfirieran al Condado de Elbert.

Wyatt C. Martin inspecciona las letras del monumento antes de la inauguración Foto: Cortesía de Fendley Enterprises Inc.

Construcción de las piedras en la Elberton Granite Finishing Company. Un trabajador usa un quemador especial para terminar una losa de granito azul piramidal. Foto: Cortesía de Fendley Enterprises Inc.

Joe H. Fendley posando en la obra terminada de las Guidestones. Foto: Cortesía de Fendley Enterprises Inc.

El extraño monumento fue inaugurado el 22 de marzo de 1980 fecha del equinoccio de primavera con la asistencia de unos 400 curiosos.

Nadie sabe que pretendía aquel extraño señor RC Christian ni a quienes representaba y su verdadera identidad tan solo fue conocida por las dos personas antes citadas: el encargado de la fábrica de granito Mr Joe H. Fendley y el banquero que lo representó en la obra Mr. Wyatt C. Martin y ambos se aferraron a un pacto de silencio entre caballeros para no revelar su verdadera identidad. Lo que si se sabe es que los mensajes grabados en las piedras contienen unas ideas muy controvertidas sobre el establecimiento de un gobierno mundial, el control de la población y las relaciones del hombre con la naturaleza,

Las Piedras Guías de Georgia

El imponente monumento, una vez terminado pesa 119 toneladas e imitando al megalítico de Stonehenge dispone de cinco columnas de granito de seis metros de altura, coronadas por una piedra angular. Las mismas están dispuestas con precisión geométrica y ofrecen tres puestos de observación astronómica que marcan las posiciones del sol y las estrellas. También se enterró bajo esta estructura una cápsula del tiempo, aunque no se sabe lo que contiene ni quiénes ni cuando deben de abrirla en el futuro

Disposición de las piedras

La figura muestra como se alinean estas columnas con unos criterios astronómicos que siguen un patrón hermético y ocultista. Para las especificaciones astronómicas, Fendley necesitó contratar a un astrónomo de la Universidad de Georgia para que le ayudara y el resultado final muestra a las cuatro piedras exteriores están orientadas en los límites del curso solar. La columna central tiene un orificio de 7/8 pulgadas perforado que a través de la piedra angular enfoca un rayo de sol que al mediodía señala el día del año. También existe un agujero taladrado por donde puede verse siempre la Estrella Polar, que indica el Norte terrestre y se alinea perfectamente con el Sol en los equinoccios y solsticios. Resulta curiosa la similitud del diseño de estas Guidestones con el famoso obelisco que nos presentaba Stanley Kubrick en su famoso film ”2001: una Odisea del espacio

En las Piedras se hallan grabados dos mensajes de texto. El primero se encuentra en la cúpula superior del monumento, y está redactado en 4 escrituras antiguas: babilónica y cuneiforme al norte, griego clásico, al este, sánscrito al sur, y escritura jeroglífica egipcia al oeste. El mensaje dice esto:

Dejad que estas sean Piedras Guía hacia una Edad de la Razón”.

Según los estudiosos esta frase es una referencia al libro “La Edad de la Razón” de Thomas Payne escrito entre 1793 y 1795 como respuesta a las actitudes extremas de los revolucionarios franceses que expulsaron a la religión por la puerta y la recibieron por la ventana. Esta obra es fiel a la idea de un dios newtoniano, como supremo arquitecto del cosmos que se rige por leyes científicamente aprehensibles.

El otro mensaje, más grande y que mejor se ve se refiere a diez lemas que son unos pensamientos orientadores, ofrecidos al mundo por los anónimos constructores de este monumento. Estos diez pensamientos-guía están escritos en 8 idiomas modernos (un idioma en cada cara de cada piedra), que son español, inglés, ruso, chino antiguo, árabe, swahili, hindú y hebreo. El texto reza así en castellano

Mensaje grabado en las piedras (español)

• 1. Mantener a la humanidad por debajo de los 500,000,000 en perpetuo equilibrio con la naturaleza.

• 2. Guiar sabiamente la reproducción, mejorando la condición física y la diversidad.

• 3. Unir la humanidad con una nueva lengua viva

• 4. Gobernar la pasión, la fe, la tradición y todas las cosas con la razón templada

• 5. Proteger a las personas y a las naciones con leyes justas y tribunales imparciales.

• 6. Dejar a todas las naciones gobernarse internamente, resolviendo las disputas externas en una corte mundial.

• 7. Evitar las leyes mezquinas y los funcionarios inútiles.

• 8. Equilibrar los derechos personales con las obligaciones sociales.

• 9. Premiar la verdad, la belleza y el amor, buscando la armonía con el infinito

• 10. No ser un cáncer para la tierra. Dejarle espacio a la Naturaleza

Y ahora viene la pregunta: ¿todo esto para qué?…

A unos pocos metros, al oeste del monumento, existe una losa de piedra que ofrece algunas notas aclaratorias sobre la historia y el propósito de estas Piedras Guía y que menciona a sus patrocinadores

Mensaje informativo

Traducción :

CARACTERISTICAS ASTRONOMICAS

1. El canal a traves de la piedra indica el polo celestial

2. La ranura horizontal indica el viaje anual de sol

3. El rayo de sol a traves del tope de la piedra señala el tiempo meridiano a lo largo de todo el año

AUTOR: R.C.Christian (un pseudonimo)

PATROCINADORES: Un pequeño grupo de americanos que busca la Edad de la Razón.

CAPSULA DE TIEMPO Localizada a 6 pies debajo de este monumento Para ser abierta el…

¿Y quienes son ese pequeño grupo de americanos que invierten cuantiosas sumas de dinero en un extraño monumento que, aparentemente no tiene ningún sentido lógico? Hay diversas teorías

Una de ellas es la formulada por un teórico de la conspiración: Jay Weidner, que ha señalado las similitudes entre el nombre de RC Christian y el del fundador apócrifo de los Rosacruces, Christian Rosenkreuz, nacido en 1378 y último miembro sobreviviente de una familia noble alemana asesinada. Se trata de una legendaria orden secreta que habría sido fundada, según la “Fama Fraternitatis” publicada en 1614, y que actualmente tiene su sede en San José, California. El nombre de Rosacruz proviene de Rosy Cross, un antiguo símbolo que ha sido adoptado por muchos grupos religiosos y paganos a lo largo de la historia.La organización Rosacruz moderna, se financia por donaciones: si les envía unos pocos cientos de dólares al año y ellos te envían lecciones impresas con las “claves de la sabiduría universal”.

Otros piensan que la verdadera identidad de aquel Christian podría ser la de Lafayette Ronald Hubbard el fundador de la Cienciología al que se ha vinculado con sectas ocultistas y organizaciones secretas que planean un nuevo orden mundial. También hay quien asocian a las Guidestones con el ‘Nuevo Orden Mundial Sionista’ (por aquello de la inclusión de hebreo en los mandamientos de las piedras) una organización secreta a la que se atribuye un elaborado plan conspiratorio para intenta monopolizar todas las estructuras del poder e imponer un gobierno único a nivel mundial.

Hay una última teoría que apunta a que los señores Joe H. Fendley y Wyatt C. Martin fueron los verdaderos patrocinadores de las Guidestones y que se inventaron la existencia de aquel extraño señor RC Christian para disimular su plan . Se sabe que Fendley era un masón de grado 32 y que varios de sus mejores trabajadores que participaron en la construcción también eran masones de su misma logia y para más abundamiento hay que añadir que la historia y la construcción de las Guidestones están disponibles con gran detalle, en un libro de 50 páginas publicado por la Elberton Granite Finishing Company, llamado “The Georgia Guidestones”. Si Fendley estuvo detrás de todo esto habría sido una estupenda publicidad para su compañía.

Portada del libro

Pero de ser así ¿quienes habrían sido los inspiradores de los diez mandamientos de las Guidestones? Porque aunque la mayoría de los mismos son bastante inofensivos, promoviendo leyes justas, coordinación mundial y ambientalismo, los primeros verdaderamente ‘echan leña al fuego’

De hecho el ‘primer mandamiento” es bastante impactante, ya que-básicamente- establece que la mayoría de las personas que viven actualmente en la Tierra no deberían existir. Si tenemos en cuenta que actualmente hay unos 7.300 millones de personas, viviendo en nuestro planeta, este mandato viene a decir que actualmente tenemos un excedente de población del orden del 93.15%. Unido a la última regla de las Piedras Guía, “No seas un cáncer sobre la Tierra, deja espacio para la naturaleza” el mensaje es extremadamente preocupante, ya que compara la vida humana con un cáncer sobre la Tierra.

Con ese estado mental, es fácil deducir que quienes han puesto este mensaje piensan que debería de extinguirse casi la totalidad de la población mundial. No creo que esto haya salido de la cabeza de una sola persona pero la despoblación masiva de la tierra es un objetivo del que se comenta que algunas élites ya han pedido abiertamente. Remito al lector a artículos como el del enlace siguiente que habla de “reuniones secretas” de cierta élite mundial para abordar este tema

La segunda regla pide la acción de los legisladores en la gestión de las unidades familiares. Si leemos entre líneas, se está pidiendo la creación de leyes de estructuración del número de hijos por familia. Esto se llamaba “eugenesia“, hasta que se convirtió en políticamente incorrecto por haber sido aplicado por el nazismo.

La mayoría de las demás normas de la Piedras Guía se refieren básicamente a la creación de un gobierno mundial, regido por una “minoría iluminada”, que regule todos los aspectos de la vida humana, en particular la fe, los derechos sociales, economía, etc. Esta idea ya fue planteada por Manly P. Hall en 1917.

En fin, que pretender entender el misterio de estas piedras, el desmesurado gasto de su construcción y sus crípticos mensajes parece algo parecido a lo que Groucho Marx en su inmensa genialidad dijo afirmando aquello de: “Claro que lo entiendo. Incluso un niño de cinco años podría entenderlo. ¡Que me traigan un niño de cinco años!”. Lo único cierto es que las Georgia Guidestones siguen en la cima de su colina, demostrado ser la atracción turística más importante de Elberton en Georgia

Fuentes:

Wikipedia

Skeptoid

Sitio Guidestones

Wired

El hombre con un cerebro a cuestas

El anciano de la figura es el patológo Thomas Stoltz Harvey. Un hombre que, obstinadamente empeñó toda su vida en la custodia del cerebro de Albert Einstein, una de las mentes más brillantes del siglo XX. La historia que relatamos hoy nos muestra como quien el que intenta saltarse las normas de la ética puede acabar muy mal

Todo comienza en la noche del 17 de abril de 1955 cuando el gran físico Albert Einstein de setenta y seis años es ingresado en el Princeton Medical Center de Plainsboro, Nueva Jersey, Estados Unidos aquejado de fuertes dolores en el pecho. A las 01:15 de la mañana del 18 de abril de 1955 murió y la enfermera de guardia-que no hablaba alemán- no pudo entender el significado de sus últimas palabras y estas se perdieron para siempre. ¿Fueron quizás las mismas la de transmitirle su último deseo? Podría ser, porque una cosa si es segura: Albert Einstein no quería ser enterrado en una tumba y que la misma se convirtiera en un icono mediático por lo que siempre manifestó su voluntad de ser incinerado y que sus cenizas se esparcieran en un río.

Pero sus deseos no se cumplieron porque el día de su muerte estaba de guardia el doctor Thomas Stoltz Harvey de 43 años que era el jefe de patología del Hospital de Princeton. Cuando fue llamado para hacer la autopsia de un cadáver fallecido siete horas antes él pensó que se trataba de un procedimiento de rutina y la identificación de la causa de la muerte le fue muy fácil : se trataba de una aorta reventada (aneurisma de aorta abdominal) pero, para su sorpresa se encontró con que el cuerpo que tenía delante era el cadáver de Albert Einstein.

En aquellos tiempos, una época sin ordenadores ni modernas tecnologías médicas, la única opción para estudiar un órgano consistía en tenerlo, literalmente, entre las manos y Thomas Stoltz Harvey que era un gran admirador de Albert Einstein siempre pensó que el gran físico poseía un cerebro excepcional. Por eso decidió contribuir a los anales de la ciencia facilitando a los investigadores el que pudieran identificar en dónde radicaba la gran inteligencia de aquel personaje. Supongo que esto le pareció un motivo más que suficiente para robar aquel cerebro ya que sin ningún tipo de permiso abrió el cráneo de Einstein y retiró de allí el cerebro del mayor héroe intelectual del siglo veinte.

Thomas Harvey cuando extrajo el cerebro de Einstein

Fuente: Getty images

Aquel patólogo justificó su decisión con estas palabras: “sabía que teníamos permiso para realizar una autopsia y asumí que íbamos a estudiar el cerebro” . Por eso y sin pensárselo dos veces, extrajo el mismo con sumo cuidado, lo pesó y tras tomar varías fotos lo colocó intacto en un frasco con un 10% de formol.

Foto del cerebro de Einstein recién extraído. Fuente: Nature News

La cremación de Einstein tuvo lugar al día siguiente en Trenton, Nueva Jersey, y en una ceremonia secreta, sus familiares y amigos dispersaron las cenizas del genio a lo largo del río Delaware.

Fuente: Depleted Cranium

Pero pronto los reporteros, descubrieron que el patólogo Thomas Harvey había actuado sin ningún tipo de permiso ni derecho legal para sacar el cerebro de Einstein y este hecho salió a la luz. El New York Times publicó en primera plana la noticia de que aquel cerebro había sido extraído supuestamente “para un estudio científico” de la inteligencia del gran físico nuclear y tras conocer esta noticia su hijo Hans Albert, se enteró de que el cuerpo de su padre ya no estaba intacto en el ataúd donde había sido incinerado y al día siguiente de la autopsia.

El Dr. Harry Zimmerman, médico personal de Albert Einstein llamó desde el New York Montefiore Medical Center a Thomas Stoltz Harvey y le pidió que le entregase el cerebro de Einstein a lo que él se negó afirmando que tenía intención de hacer un estudio muy minucioso del mismo y que su hijo Hans Albert le había autorizado telefónicamente para ello. Esto no era cierto porque-como dijimos antes- la reacción inicial de Hans fue la de ponerse furioso al conocer la noticia de que se había torcido la voluntad de su padre de ser quemado sin ninguna ceremonia pero luego, tras meditarlo mejor, recordó que su progenitor en algún momento de su vida, le había comentado que a él no le habría importado el que los científicos usaran su cuerpo para la investigación por lo que finalmente concedió el permiso a Harvey para que estudiase el cerebro de su padre.

Tras este consentimiento retroactivo de la familia del genio, Harvey les prometió que custodiaría su notable reliquia, y que la conservaría para la posteridad, añadiendo que también la protegería de los cazadores de recuerdos y de los buscadores de publicidad. También les aseguró que cualquier investigación sobre el cerebro de Albert Einstein aparecería solo en revistas científicas serias y que él trataría de reunir a los mejores especialistas del mundo con la finalidad de arrojar luz sobre uno de los misterios más grandes de la naturaleza: ¿que hace a un cerebro humano ser mas inteligente?

En los primeros años, tras aquella autopsia Harvey contó con el apoyo del albacea de Einstein, Otto Nathan, y del amigo del físico, el neuropatólogo Harry Zimmerman y su primer trabajo fue el de supervisar la división de aquel cerebro en 240 bloques, que fueron incrustandos en piezas de celoidina, (una forma dura y elástica de la celulosa usada para almacenar muestras biológicas) . También creó 12 series de 200 diapositivas que contenían muestras de tejido indexadas a los bloques y las mismas fueron entregadas-según lo prometido- a lo más granado en aquel entonces de la neuropatología de los años cincuenta: el Dr. Zimmerman (que originalmente había pedido que le devolviesen aquel cerebro), el Dr. Sidney Schulmau (destacado neurólogo de Chicago) y diversos centros universitarios especializados en neuroanatomía de Alemania, China, Japón y Venezuela.

Diapositivas del cerebro de Einstein en una exhibición de la Wellcome Collection de Londres, 2012. Fuente Getty Images

El director del hospital de la Universidad de Princeton, y jefe de Harvey el Dr. John Kauffman, lo apoyó en un principio pero pronto se encontró con un problema legal entre diversas instituciones y como aquella disputa parecía no terminar decidió pedirle a Harvey que le entregase lo que aún le quedase del cerebro de Einstein, pero este, en lugar de obedecer, colocó los trozos de cerebro en dos jarras de tupperware y se los llevó al sótano de su casa de Princeton.

Y en los siguientes 30 años Harvey estuvo vagando por los Estados Unidos, con aquel cerebro que ocultaba en refrigeradores de cocina o de hoteles y con el mismo a cuestas comenzó su declive. No tuvo éxito porque fueron pocos los investigadores interesados en estudiarlo e incluso el doctor Harry Zimmerman, que era poseedor de casi la sexta parte de aquel cerebro no encontró nada inusual en el mismo. A mayor abundamiento los escasos investigadores que respondieron a la petición de los análisis manifestaron que aquel cerebro no era muy distinto de otros cerebros normales, lo que reflejaba-al menos en parte-el primer resultado que obtuvo Harvey cuando tras pesar el cerebro de Einstein, descubrió que pesaba 1.230 gramos, lo que estaba en el límite inferior del rango de peso normal para los hombres de la edad de aquel gran físico.

Aún así Harvey no se convenció y siguió esperando a que aparecieran otros estudios que mostrasen diferencias dignas de un hombre excepcional y siguió proclamando, año tras año, que pronto publicaría resultados. De lo que no tenía ni idea era de que la celebridad de Einstein terminaría por engullirlo y que lo arrastraría los 43 años siguiente de su vida.

Meses después de sus autopsia, Harvey fue despedido del hospital de Princeton por negarse a entregarles su precioso espécimen y tras perder su trabajo también perdió su matrimonio, ya que su mujer lo amenazaba con tirar aquel órgano por lo que tuvo que optar por llevarlo desde entonces siempre consigo. Cuando un año después ella le pidió el divorcio, se marchó de Princeton y se fue a trabajar como supervisor médico en un laboratorio de pruebas biológicas de Wichita, Kansas.

Allí fue localizado en 1978, por un joven reportero, del New Jersey Monthly, llamado Steven Levy que fue a entrevistarlo y él le confirmó que toda la investigación realizada hasta entonces sobre el cerebro de Albert Einstein estaba dentro de los límites normales para un hombre de la edad del físico y cuando Levy le pidió ver aquel cerebro él sacó bajo un enfriador de cerveza una caja de sidra Costa Cidra en donde guardaba sus frascos de cristal con los restos que aún conservaba del mismo.

Foto aportada por Steven Levy en su reportaje, Fuente Getty images

El reportaje de Levy titulado I found Einstein’s Brain (“Encontré el cerebro de Einstein”) en el New Jersey Monthly batió todos los récords de venta y tras el mismo Harvey recibió una discreta fama e incluso la revista Science lo convirtió en una extraña celebridad. Fue entonces cuando comenzaron a llegarle nuevas peticiones de muestras de su posesión solicitadas por otros investigadores que él las mandaba en pequeñas piezas que cortaba con un cuchillo de cocina que solo utilizaba para ello. Las enviaba por correo postal en frascos de mayonesa Kraft Miracle Whip que ingería de manera compulsiva.

Con esto solo consiguió hacer más pequeño el trozo de cerebro de Einstein que conservaba pero no salió ningún resultado de los estudios que mostrasen la causa de su genio y varios años después Harvey se mudó a Weston, Missouri, donde siguió practicando la medicina mientras intentaba estudiar lo que le quedaba del cerebro de Einstein en su tiempo libre. Finalmente, perdió su licencia médica en 1988 tras un examen fallido y terminó en 1994 trabajando en Lawrence, Kansas, en una línea de ensamblaje de una fábrica de plástico.

Harvey trabajando la fábrica en 1994. Imagen extraída de la película documental de la BBC

Allí conoció a un vecino suyo, el poeta William Burroughs, ante quien se ufanaba de tener un trozo del cerebro de Einstein y tras casi 40 años desde su “famosa auptosia” Harvey aún seguía contando historias sobre el cerebro de Albert Einstein y se ofrecía o enviar fragmentos del mismo a cualquier investigador del mundo que se lo pidiera .

Regresó a Princeton, en 1997 donde un escritor de nombre Michael Paterniti lo encontró durmiendo en una cama plegable guardando lo que le aún le quedaba del cerebro del gran físico en un frasco de vidrio. Paterniti lo convenció para que se lo devolviera a Evelyn la nieta de Albert Einstein relatando el viaje en su libro Driving Mr.Albert (“Conduciendo al Sr. Albert”) en el que Paterniti describe a Harvey como un hombre excéntrico, con voz retumbante y el extraño hábito de reírse en los momentos más inapropiados.

Con él como conductor, aquellos dos hombres partieron con el cerebro de Einstein en el maletero del coche para visitar a Evelyn que vivía en Berkeley, California a casi cinco mil kilómetros de New Jersey. La extraña pareja formada por Paterniti y Thomas Harvey (que ya tenía 84 años) iba parando en hoteles baratos, y en cada parada Harvey sacaba ceremoniosamente una bolsa de lona, con un tupperware que contenía los restos del cerebro de Einstein y lo depositaba junto a su cama, no perdiéndolo nunca de vista. Tras un viaje de 10 días, por fin llegaron a donde vivía la nieta de Einstein, y tras celebrar una cena con ella, Evelyn decidió finalmente no quedarse con los restos del cerebro de su abuelo.

Thomas Harvey en 1994 con el cerebro de Einstein en un frasco de su cocina, 1994. Michael Brennan/Getty

Tras 42 años con el cerebro de Einstein a cuestas Harvey, ya con 85 años, fue filmado por la BBC que realizó un documental sobre la vida del patólogo y en donde nos lo mostraron como un octogenario vagando por el sótano de su casa con un frasco donde conservaba lo que aún le quedaba de “su tesoro”. Al final todo terminó en el mismo sitio donde la historia había comenzado cuarenta y cinco años antes y en 1998, Thomas Harvey entregó los 170 trozos de cerebro que aún mantenía en su poder al Dr. Elliot Kraus, patólogo principal del Centro Médico Universitario de Princeton en Plainsboro.

Harvey falleció el 5 de abril de 2007 a la edad de 94 años en Titusville, New Jersey, U.S y cinco años después, sus herederos donaron al Museo Nacional de Salud y Medicina de Maryland, un amplio conjunto de fotografías y diapositivas microscópicas. Hay otro lugar del mundo donde se pueden ver piezas del cerebro de Albert Einstein y es el Museo Mütter de Philadelphia que las recibió de distintas fuentes.

Es imposible saber desde aquel lejano mes de abril de 1955 cuantos trozos había cedido Harvey del cerebro de Einstein por lo que es factible pensar que hay un número desconocido de personas en el mundo que aún guardan en su casa una pequeña porción del cerebro del genio que dedujo la ecuación de la física más conocida en el planeta.

Pese a todo, el estudio del cerebro de Einstein no llegó a ninguna parte y quien quiera saber mas sobre este tema puede leer este estupendo reportaje de la BBC titulado The strange afterlife of Einstein’s brain en donde puede verse que no se han obtenido resultados significativos pero Thomas Harvey arruinó su vida por quedarse con aquel cerebro aunque cumplió la promesa que le hizo a su hijo Hans Albert de no venderlo ni nunca dejó de tratar de encontrar investigadores dispuestos a estudiarlo.

La moraleja de esta historia es parecida a la sinopsis de aquella novela de Joe Hill que se titula “El traje del muerto” cuando dice aquello de:

Tarde o temprano los muertos te alcanzan

Fuentes;

Michael Paterniti , Driving Mr. Albert: A Trip Across America With Einstein’s Brain (G K Hall & Co, December, 2000)

Carolina Abraham, Possessing Genius: The Bizarre Odyssey of Einstein’s Brain (St Martins Press, March, 2002)

Arsénico. El veneno silencioso

El arsénico (As), es el elemento número 33 de la tabla periódica, y es un metaloide ubicuo de origen natural que está presente en el aire, el agua y la tierra pero su variante más dañina, el arsénico inorgánico, es una de las sustancias más tóxicas del mundo porque una vez ingerido, el cuerpo humano lo asimila con gran rapidez y del aparato digestivo pasa al torrente sanguíneo, desde donde se distribuye por todos los órganos.

Su efecto tóxico se produce porque actúa mediante su unión con los grupos tiol -SH de las proteínas, deformando su estructura y alterando las membranas celulares con lo que modifica su permeabilidad. Esto ocasiona una fuerte variación de las concentraciones iónicas de sodio y potasio, y con ello se altera el estímulo nervioso. Además interfiere en el metabolismo de la glucosa y al ser un elemento de la misma familia que el fósforo, es capaz de suplantarlo en los fosfatos inhibiendo los enzimas oxidativos y desacoplando la síntesis del ATP, que es la base energética de la actividad humana.

La muerte sobreviene por un colapso cardiovascular y un shock hipovolémico y los efectos de una ingestión de arsénico incluyen la constricción de la garganta, dificultad para tragar, vómitos, diarrea y calambres musculares llegándose a un colapso circulatorio de coma y muerte. Con solo 0,15 gramos de arsénico se puede acabar con la vida de una persona de 75 kilos y por eso este veneno tuvo un uso muy extendido con fines criminales durante la Edad Media llegando a ser conocido como el “polvo de sucesión”.

En la Edad Media era un veneno muy difícil de detectar ya que por aquel entonces, las pruebas para descubrir un envenenamiento se basaban en la observación de las anomalías en la coloración del cadáver y de su putrefacción. Los síntomas de un envenenamiento con arsénico eran fácilmente confundibles con los producidos por algunas otras enfermedades infecciosas y por eso se empleó masivamente en aquellos tiempos y se llego a la sublimación en ciertos procesos de envenenamiento con personajes como aquella envenenadora siciliana llamada Toffana, a la que se le imputa la muerte de casi 600 personas ‐entre ellas las de los papas Pío III y Clemente XIV‐ con una preparación conocida como ‘Acqua Toffana’ que estaba constituida por arsénico y cantárida embotellados en frascos y cuya presentación las asociaba con propiedades curativas.

También hubo otros ‘envenenamientos creativos’ como el de Ladislao (1414), rey de Nápoles, de quien se dice que recibió el veneno al mantener relaciones sexuales con una mujer que, previamente se había inmunizado ella misma tomando pequeñas dosis progresivas de arsénico y una vez conseguido esto se introdujo en su vagina un algodón impregnado con este veneno.

El dudoso honor de ser llamada reina del arsénico se atribuye a Catalina de Mèdicis que usó su imaginación para asesinar a su yerno Enrique IV añadiendo este veneno a un tomo de cetrería (práctica a la cual la víctima era muy aficionada). Lamentablemente para ella aquel libro fatídicamente cayó en manos de su propio hijo, pero la idea de utilizar arsénico oculto entre las páginas de un libro ya se nos cuenta en ‘Las mil y una noches’ que es una recopilación medieval en lengua árabe de cuentos tradicionales del Oriente Medio, cuando el rey Yunán muere envenenado por un libro cuyas páginas encuentra pegadas y al mojarse los dedos para abrirlas, recibe el veneno.

Sobre esta idea desarrolló Umberto Eco su famosa novela “El nombre de la rosa “ que dio origen a una famosa película en la que se nos presentaba una época del contexto medieval del siglo XIV, en donde la Medicina y la Farmacia seguían la doctrina galénica marcada por una fuerte influencia religiosa.

En este film el fraile Guillermo de Baskerville y su aprendiz Adso de Melk tratan de resolver las misteriosas muertes de todos los frailes que habían accedido a un libro llamado “Tratado de la Risa” de Aristóteles. Se trataba de un libro considerado prohibido en aquel monasterio y tras una audaz y exhaustiva investigación ellos descubren que los monjes morían porque las páginas de aquel libro contenían arsénico aplicado a las zonas donde el lector cogía el volumen y al mojarse los dedos con la lengua para pasar las páginas las partículas del veneno se pegaban a sus manos y este era ingerido por el lector quedando fulminado.

El libro prohibido. Film Affinity

El monje Berengario ahogándose tras tocar el libro prohibido. Film Affinity

Actualmente el arsénico ya no se usa con fines crimínales porque es muy fácil de detectar con técnicas de análisis químico forense desde que el médico y químico menorquín Mateo José Buenaventura Orfila (1787‐1853) advirtió que este elemento formaba un precipitado de distinta coloración según se asociase con sustancias orgánicas o inorgánicas pero pese a ello ha seguido matando por azar a mucha gente y por eso puede ser llamado con propiedad: “el veneno silencioso”.

El caso de los libros envenenados ya no es una ficción porque este veneno se ha encontrado en libros reales. Los investigadores Jakob Povl Holck y Kaare Lund Rasmussen de la University Southern de Dinamarca lo encontraron en tres libros de los siglos XVI y XVII firmados por Polydorus Vergilius, Johannes DubraviusGeorg Maior que presentaban la extraña rareza de estar escritos en un raro latín cuya grafía no se podía identificar debido a un tinte verduzco que opacaba la escritura.

Uno de los libros envenenados

En la página web The Conversation se desvela cómo ese grupo de investigadores pudo detectar la alta concentración de arsénico en las portadas de estos libros mediante la realización de una serie de análisis de fluorescencia de rayos X (micro-XRF). Como los libros antiguos ahora se manejan con guantes la cosa no llegó a más pero aquel pigmento verde de las cubiertas de esos libros resultó ser un compuesto conocido como verde de Scheele el primer tinte sintético, de un bonito color verde inventado por un químico sueco llamado Carl Wilhelm Scheele en 1775.

La ropa del pasado era aburrida, y de colores pardos ya que extraer los tintes para colorearla era caro y laborioso. La materia colorante debía de extraerse de raíces, tallos, hojas y flores de distintas plantas o de ciertos insectos y moluscos, pero por medio de una serie de complejos procesos William Perkins Scheele inventó un método para obtener un tinte barato llamado “verde de Scheele”.

Hasta entonces el verde se extraía de la malaquita pero aquel nuevo pigmento era mucho más llamativo y brillante y encandiló a pintores y artistas de la época. Del “verde de Scheele” surgió un bonito verde esmeralda denominado ‘verde París‘ que fue un intento posterior de mejorar aquella mezcla consiguiendo un tono duradero que no se oscurecía y en la época victoriana aquel color causó furor y se usó masivamente en los papeles pintados que decoraban muchas estancias, y en el teñido de mucha ropa.

En realidad aquel color verde estaba compuesto fundamentalmente por arsénico (su composición era arsenito ácido de cobre CuHAsO3) cuya toxicidad ya era bien conocida en aquella época. Por eso se comercializaba con la advertencia de peligro en los botes de tinte y pintura pero esto no detuvo la moda de usarlo por una asunción errónea del peligro del arsénico que llevaba. Se pensaba que el mismo solo era peligroso solo si se ingería y ¿ quien iba a lamer las paredes de su casa o chupar el forro de su vestido?

El ‘verde Paris ‘ derivado del “verde de Scheele

Pero lo que la gente no sabía era que la humedad del ambiente extraía el arsénico de aquel compuesto y lo hacía pasar al estado gaseoso. Así los moradores de las casas y las damas victorianas con sus hermosos vestidos verdes morían ‘a cámara lenta’ al respirar la nube tóxica que los rodeaba.

Aquel tinte no solo afectó a Inglaterra, sino que hasta al mismísimo Napoleón Bonaparte murió por su culpa, al mandar forrar las paredes de su casa de Santa Elena con aquel ‘verde maldito’ .Fue tal la cantidad de muertes que se produjeron en Londres, que la Reina Isabel I, asustada, ordenó eliminar el papel verde de todas las salas del palacio de Buckingham tras enterarse de las cualidades letales de aquel “veneno silencioso”.

En la segunda mitad del siglo XIX, aquella variante verde del arsénico dejó de usarse como pigmento pero siguió empleándose como pesticida para las tierras de cultivo y algún curador de libros antiguos debió decidir usarlo en aquellos tiempos para proteger los mismos contra los insectos y parásitos bibliófagos que devoran literalmente sus páginas. Esta sería, posiblemente la explicación más plausible de la presencia de arsénico en aquellos libros de la University Southern de Dinamarca

Pero nuestro “veneno silencioso” sigue activo porque la producción industrial de aquel “verde Paris” se inició en Europa a principios del siglo XIX y los pintores impresionistas y postimpresionistas utilizaron diferentes versiones de este pigmento para crear algunas de sus vívidas obras maestras. Esto significa que muchas piezas en los museos contienen hoy en día este veneno y el arsénico solo va perdiendo sus propiedades venenosas con el paso de .. los siglos.

Fuentes

Jakob Povl Holck & Kaare Lund Rasmussen, This University Library Discovered Three of Its Books Were Poisonous.

The Arsenic Century. James C Whorton

Kathryn Hughes’s The Short Life and Long Times of Mrs Beeton.Harper Perennial.

Jiménez MR, Kuhn GR. Toxicología fundamental. Madrid: Díaz de Santos; 2009.

El nombre de la rosa (1986). FilmAffinity [Internet]. [Consultado el 5 de noviembre de 2018].

How we discovered three poisonous books in our university library. Jakob Povl Holck, Kaare Lund Rasmussen, University of Southern Denmark

Juanelo Turiano. Un gran genio del Renacimiento muy mal pagado en España

Dicen que la ingratitud es un distintivo de la naturaleza humana y en España tuvimos una muestra de la misma con un gran genio del Renacimiento llamado Ianellus Turrianis o Giovanni Torriani, que fue conocido aquí como Juanelo Turriano. Aquel hombre que en 1584 ya era llamado por sus contemporáneos como “gran Matemático, singular relojero, mecánico, astrólogo e ingeniero” estuvo muchos años viviendo en la ciudad imperial española del Toledo renacentista del siglo XVI en donde murió a la edad de 85 años, pero completamente arruinado, en la más absoluta indigencia y acosado por enormes deudas. Y todo ello por el egoísmo y la ingratitud de sus contemporáneos españoles que lo llevaron a esta situación pese a haber sido uno de los mayores ingenieros de su tiempo y haber servido a señores y reyes durante toda su vida.

Podemos afirmar, sin exagerar, que Juanelo Turriano tuvo con la ciudad de Toledo, la misma relación que Leonardo da Vinci tuvo con la Florencia renacentista italiana, pero nuestro hombre tuvo menos suerte que la de aquel polímata florentino. En Toledo destacaron dos personajes que no eran ni siquiera españoles de nacimiento y uno de ellos El Greco nos dejó obras que han perdurado hasta nosotros de forma notoria pero las de Turriano han sido muy poco valoradas por nuestra cultura.

Aunque los datos de su biografía no son muy exactos, se sabe que nació alrededor del año 1500 en la ciudad de Cremona o en alguna otra aldea cercana de la Lombardía italiana y que su padre Gherardo Torresani, era un humilde molinero que explotaba dos molinos sobre el río Po. Por su pobreza no pudo darle ninguna educación universitaria pero Turriano que era un autodidacta, pronto trabó amistad con personajes muy brillantes del entorno cremonés y uno de ellos: Giorgio Fondulo, un reconocido físico, médico, filósofo y profesor de la Universidad de Pavía lo inició en la ciencia de la astronomía de la que luego derivó su afición por los relojes y las máquinas de precisión.

Enseguida ingresó como aprendiz en algún taller de relojería de Cremona, siguiendo la tradición gremial de aquellos tiempos en los que se era instruido en un oficio, recibiendo alimentos y vestido a cambio de trabajo y su progreso fue tan grande que a finales de 1529 ya era considerado como ‘Magíster’ , que era un título que solo se otorgaba a los profesionales con considerable formación y experiencia.

El maestro Turriano permaneció en su Cremona natal hasta principios de la década de 1540 y allí abrió un taller de relojería en donde recibía los pedidos y encargos de aquella ciudad. Consta en las actas notariales del Archivo Storico de Cremona un contrato suyo de 1536 por el que toma a su servicio a un aprendiz pero aquella ciudad pronto se le quedó corta para sus ambiciones y decidió mudarse a Milán en donde dio sus primeros pasos como inventor al diseñar allí una potente grúa y una máquina para dragar la laguna de Venecia.

Aquellos prototipos de Turriano eran, en aquellos tiempos, un auténtico desafío para la ingeniera italiana de la época, pero él estaba destinado a mayores éxitos y su oportunidad le llegó cuando en los últimos meses del año 1529 el emperador Carlos V viajó a Italia para preparar la solemne ceremonia de su coronación imperial, que habría de tener lugar en Bolonia en febrero del año siguiente.

El emperador se detuvo en Pavía y en la biblioteca del castillo de aquella ciudad admiró un complicado y vetusto aparato que había sido, en su tiempo, una joya de la mecánica medieval europea. Sé trataba del Astrarium, un complejo reloj astronómico construido en algún lugar de Italia, Francia o Alemania entre los años 1348 y 1364 por un médico y relojero llamado Giovanni Dondi dell’Orologio. Aquel reloj era considerado como el instrumento científico de mayor complejidad existente hasta el momento, ya que se trataba de un artefacto de siete caras que movido por un complicado mecanismo representaba en cada momento los movimientos de los planetas en el espacio, según las teorías de Ptolomeo. En sus 107 partes móviles se mostraban las posiciones del sol, la luna y los cinco planetas conocidos hasta entonces así como los días de fiestas religiosas.

Fuente

El emperador Carlos V ,que veneraba los relojes, se enamoró de esta pieza, pero había un problema y era que el Astrarium no funcionaba desde hacía ya muchos años porque nadie había sido hasta entonces capaz de arreglarlo, pero él manifestó un insistente empeño en su posesión y arreglo y fue entonces cuando el Duque Gian Galeazzo Visconti representante de Francisco II Sforza tuvo conocimiento de que había en Milán un relojero llamado Ianellus Turrianis que era un experto en el funcionamiento de los complicados mecanismos relojeros y que se consideraba que podía ser el único técnico capaz de volver a poner en marcha el complicado mecanismo del Astrarium, Turriano recibió el encargo de reparar aquel reloj, que se quería que fuera un obsequio de Francisco II a Carlos V como agradecimiento por haberle restituido el estado de Milán tras la victoria española sobre los franceses en la batalla de Pavía y él aceptó el reto.

Durante cuatro meses el emperador Carlos V, gran aficionado a la relojería, recibió sus visitas y existe constancia documental de los pagos realizados a Turriano para sufragar sus gastos de desplazamientos a la corte imperial instalada en Worms, Augusta e Innsbruck con el objeto de mostrar en persona al emperador los progresos de su labor. Finalmente arregló la pieza e hizo entrega de “il Relogio a la Sua Maestà” ganándose con ello el favor de Carlos V, que satisfecho por su trabajo le asignó en marzo de 1552, una pensión anual de ciento cincuenta ducados.

Tras este trabajo la fama de ingeniero mecánico de Juanelo Turriano se extendió por toda Europa y él se empeñó en realizar una versión mas moderna y mejorada de aquel reloj Astrarium de Dondi. Así se lo dijo a Carlos V y el emperador entre la primavera de 1552 y el mes de marzo de 1553 le encargó construirlo, gestándote así un famoso y misterioso reloj al que llamaron “El Cristalino” en el que Turriano utilizó la colaboración de su amigo, el escultor Jacome de Trezzo, para la talla del cristal de la esfera que lo coronaba y todas las partes transparentes de su maquinaria.

En febrero de 1554 presentó en Bruselas el primer prototipo de este segundo reloj a Carlos V y solicitó a su egregio señor los cristales necesarios para concluir su fabricación que llevo bastante tiempo porque Turriano tardó veinte años en construir las mil ochocientas piezas y tres muelles-todo hecho a mano por él- de aquel reloj que carecía del tradicional sistema de contrapesos para funcionar. La pieza levantaba del suelo algo más de medio metro y tenía una esfera de unos 40 centímetros que se apoyaba sobre una base de ocho esferas planetarias en las que el relojero había introducido todo el sistema solar, marcando las horas solares y lunares y con un zodíaco móvil que mostraba la posición de cada astro en cada minuto. Un maravilloso trabajo que-lamentablemente- se ha perdido.

Reconstrucción hipotética del famoso reloj Cristalino

El emperador quedó tan impresionado por aquel trabajo de Turriano que lo llamó a su servicio nombrándolo Relojero de la Corte y cuando en 1556, decidió abdicar en su hijo Felipe II y emprender su postrer viaje a España, con él se marchó Juanelo que permaneció a su lado hasta su muerte en su retiro del monasterio de Yuste. Fueron aquellos tiempos hasta la muerte de uno de los hombres más poderosos de la tierra, cuando su singular ingenio produjo otros mecanismos tan ingeniosos, como un reloj diminuto, que el emperador llevaba en uno de sus dedos, un candado con combinación de letras y una suspensión cardánica, que aplicó a la silla de manos de Carlos V, para aliviar sus padecimientos de gota.

También empezó por aquel entonces a fabricar sus primeros muñecos autómatas, que eran unas pequeñas marionetas movidas por una sencilla maquinaria. En su “Tesoro de la lengua Castellana”, publicado en 1611, Covarrubias ya consideraba a Juanelo Turriano como el primer creador de estas figurillas en la Península Ibérica y entre ellas destaca la de una dama de la corte española con laúd, que se custodia actualmente en el Kunsthistorisches Museum de Viena.

Tras la muerte de su padre, Felipe II no quiso prescindir de los servicios de Juanelo Turriano y lo nombró Matemático Mayor y en 1558, se inicia la etapa en la que él empieza a trabajar para este rey quedándose al principio como encargado de la colección de relojes reales. Luego el papa Gregorio XIII al iniciar la renovación del calendario gregoriano envió un requerimiento a los príncipes católicos con el propósito de conocer la opinión de los expertos sobre la reforma del mismo propuesta por el matemático calabrés Luigi Giglio y la aportación española fue un manuscrito, firmado por Juanelo Turriano de 1579, que se encuentra actualmente depositado en la Biblioteca Vaticana. Tras esto hubo una petición del Vaticano a Felipe II para que concediese a Juanelo Turriano una licencia de dos años con el fin de que trabajase en Roma para los trabajos de la reforma de aquel Calendario pero el Rey no la concedió ya que había descubierto el gran prestigio como ingeniero mecánico de nuestro hombre.

Y así pasaron más de veinte años en los que Juanelo Turiano vivió en España y durante los mismos, el arquitecto real Juan de Herrera lo puso en contacto con las obras más importantes que se llevaron a cabo a lo largo del reinado de Felipe II. Se sabe que diseñó las campanas, grúas e ingenios utilizados por Herrera en los trabajos del Monasterio de El Escorial y que también dirigió la construcción de la presa del pantano de Tibi, en Alicante, que tiene una novedosa planta en curva con una altura de muro de 43 mts y que fue la más alta del mundo durante casi 300 años. Una construcción que puso en regadío casi 3.000 Ha de la huerta alicantina.

Presa de Tibi

Pero su gran creación y también su ruina fue la máquina hidráulica, que diseñó para surtir de agua a la ciudad de Toledo elevando la misma desde el río Tajo. En aquella ciudad había un problema de abastecimiento de agua- especialmente a los palacios que el emperador tenía en la zona del actual Alcázar- y los sistemas preexistentes eran el “modo romano” con un acueducto sobre el Tajo, los tradicionales “azacanes” que acarreaban agua desde el Tajo utilizando mulas y los pozos que se contaminaban por las aguas residuales.

Turriano se inspiró en la idea de unos ingenieros alemanes que habían pensado elevar el agua por medios mecánicos y presentó el proyecto de su famoso “artificio” a los gestores de Toledo. Se trataba de una magnífica obra cercana al puente de Alcántara, que proponía ascender el agua por un desnivel total de 100 metros con un recorrido horizontal de 300 metros y una pendiente media del 33%. Estaba compuesta por una presa, dos ruedas motrices a nivel del río, seis estaciones intermedias –balsa del acueducto, puerta de la Fragua, pasadizo del Carmen, llano de Santiago, corral de Pavones y explanada del Alcázar-, y un total de 192 canjilones dispuestos en armaduras basculantes y agrupados en 24 unidades intermedias o torrecillas. La fuerza motriz se transmitía por medio de bielas de movimiento alternado y con todo ello se aseguraba elevar un caudal de 11,8 litros por minuto, lo que equivale a 17.000 litros de agua cada 24 horas.

El “artificio” de Juanelo

Dibujo de Alejandro Vega del artificio” de Juanelo

El Marqués de Vasto le encargó realizar aquel trabajo para subir a los depósitos situados bajo El Alcazar la cantidad permanente de “mil seiscientos cántaros de a cuatro azumbre de agua”, (unos 12.400 litros diarios) y en 1565 se firmó el contrato de adjudicación entre el rey, la ciudad y Juanelo. En el mismo se detallaba que las obras correrían por cuenta de éste último, pero que si todo funcionaba de acuerdo con lo proyectado, se le pagarían 8.000 ducados, tras 15 días de la llegada del agua al Alcázar y otros 1.900 ducados de renta perpetua cada año, corriendo a sus costas el mantenimiento del citado artilugio.

Juanelo cumplió con su parte del contrato, y su mecanismo funcionó a pleno rendimiento, dentro de plazo y superando incluso las previsiones iniciales al llegar hasta los 1.700 litros pero la ciudad no le pagó, con la excusa de que el caudal completo quedaba para el uso exclusivo del Palacio Real, en donde era almacenado. Así es que arruinado, y tras costear además de su bolsillo el mantenimiento de su artificio durante seis años, tuvo que llegar a un acuerdo para construir otro segundo artefacto que sería sufragado por la Corona y que quedaría en poder de Juanelo y sus herederos. Se terminó en 1.581 y aunque el Rey cumplió con su deuda, la ciudad volvió a no pagarle y no pudiendo costear su mantenimiento terminó en la mas absoluta de la ruina

Juanelo asediado por las deudas, se vio obligado a vender este segundo artificio al rey Felipe II y murió en Toledo, el 13 de junio de 1585, a la edad de 85 años en un estado de extrema pobreza, tal y como puede verse en este fragmento de una de sus cartas póstumas enviada al Rey en abril de 1586

hazer saber a V. queda con mi muerte mi casa en tan extrema necesidad, que se avra de pedir limosna para me enterrar…”.

Y antes de morir dejó el legado postrero de su genio para vergüenza e ignominia de aquella ciudad que tan mal le trató. No se conserva el prototipo y tan solo queda en el Museo de la España Mágica de Toledo una reproducción del llamado “Hombre de Palo”, que se supone que fue la última obra de Juanelo Turriano. Existen dudas sobre la naturaleza y función de aquel curioso autómata pero la leyenda más extendida es que consistía en un aparato antropomórfico de madera, construido con el fin de recolectar limosnas que caminaba por las calles de Toledo agradeciendo con una reverencia la generosidad de quien le entregaba alguna moneda para su creador.

Reproducción del “hombre de palo”

No sabemos si Juanelo Turiano construyó realmente su Hombre de Palo” pero me gustaría que fuera cierto para la vergüenza de sus contemporáneos toledanos porque a veces la historia es tremendamente injusta con algunas personas.

Fuentes:

Fundación Juanelo Turriano. Reconstrucción el Artificio de Juanelo Turriano en Toledo.

Lázaro, Antonio. Memorias de un Hombre de Palo (El relojero del Rey).

Moreno Santiago, A. y Moreno Nieto, L. “Juanelo y su Artificio. Antología”. Toledo. Comunicación 2006.

Reti, Ladislao. El artificio de Juanelo en Toledo. Diputación provincial de Toledo (1968).

La exploración sonora del cuerpo humano

El pasado 17–2018 Google hizo un doodle personalizado con motivo del 235 aniversario del nacimiento de René Théophile Hyacinthe Laënnec, nacido el mismo día de 1781 en Quimper, Francia . Era un hombre pequeño, enjuto y de aspecto enfermizo pero muy grande en el campo de la investigación clínica de su época en el tema de las enfermedades respiratorias. Curiosamente las mismas acabaron con su vida pues murió a los 45 años de tuberculosis. en 1826 en la ciudad de Douarmenez en Francia

Nuestro Théophile fue un hombre polifacético: filólogo, músico, cazador, dibujante, grabador y administrador, pero por lo que principalmente destacó fue por ser un genio médico y puede ser calificado sin exagerar como “el padre de la auscultación” ya que inventó ael estetoscopio, ese aparato que cambió el método tradicional de exploración del cuerpo humano.

Retrato y firma de René Théophile Hyacinthe Laënnec.   Wikipedia Commons 

El estetoscopio es un dispositivo médico diseñado parar “escuchar sonidos interiores del cuerpo humano” y por los mismos deducir potenciales enfermedades como soplos de corazón o palpitaciones irregulares o sonidos extraños de un pulmón lleno de fluidos; también puede escuchar el latido del corazón de un bebé dentro del útero y oír los sonidos de unos trastornos digestivos.

Leqopold Auenbrugger

La primera idea de “escuchar los sonidos del interior del cuerpo humano” la tuvo en 1761, Leqopold Auenbrugger (1722-1809) un médico austríaco que trabajó en el Hospital Español de Viena, y que inventó el método de “la percusión del tórax“. El mismo se le ocurrió viendo como su padre golpeaba los barriles de vino en su posada comprobando como al hacerlo en un barril vacío, el mismo daba un sonido resonante mientras que si estaba lleno de vino el sonido era diferente. Así fue como durante siete años de investigación médica desarrolló un nuevo método de exploración clínica de las enfermedades del tórax usando la percusión de la caja torácica con el fin de conocer el estado de los órganos internos mediante sonidos.

Porque un pulmón sano funciona lo mismo que un barril de vino vacío y otro lleno de flemas es igual que otro barril lleno de vino. Como aquel médico era un gran aficionado a la música, estaba acostumbrado a diferenciar los distintos tipos de sonido que se producían al percutir un barril y a lo largo de siete años empezó a observar algunas diferencias de tono para distintas enfermedades de pulmón y de corazón. confirmando mediante necropsias sus hallazgos en experimentos en los que inyectaba a un cadáver distintas cantidades de líquido para luego estudiar los sonidos que daban. Este trabajo fue publicado en latín y se llamó “Inventum Novum” en el año 1761 pero hasta que no fue traducido al francés y cayó en manos de René Théophile Hyacinthe Laënnec pasó desapercibido

La primera traducción del latín al francés de los trabajos de Leqopold Auenbrugger fue realizada en 1770 por Rozière de la Chassagne. La tituló : Manuel des pulmoniques, ou traité complet des maladies de la poitrine. On y a joint une nouvelle méthode de rennoitre ces mêmes maladies par la percussion du thorax” y la percusión comenzó a usarse de forma regular gracias a que Jean-Nicolas Corvisart, médico de Napoleón Bonaparte, la difundió y enseñó a sus discípulos. A pesar de la versión francesa previa de Rozière de la Chassagne, Corvisart volvió a traducir al francés en 1808 aquellos trabajos y añadiendo sus propias notas con el título de: Nouvelle méthode pour reconnaître les maladies internes de la poitrine par la percussion de cette cavité”. Corvisart señala: “Habría podido elevarme a la condición de autor publicando una obra sobre la percusión. Pero, haciendo esto, sacrificaría el nombre de Auenbrugger a mi propia vanidad“.

Laënnec a los 19 años de edad, estuvo becado y viajó a París a la Escuela Médica para iniciar los estudios de medicina, siendo nombrado médico en 1816, a los 35 años de edad. Fue alumno de Corvisart y a través del mismo conoció los trabajos de la “percusión del tórax” . Así fue como, examinando a un gran número de pacientes con tuberculosis describió la gran variedad de “soplos pulmonares” y los diferentes tipos de estertores respiratorios.

Patio y jardín interno del Hospital Necker, donde Laennec trabajó desde 1816.

Por la misma época en que fue nombrado en el Hospital Necker, Laënnec inventó el estetoscopio y el método de auscultación mediata. Por aquel entonces los médicos más avanzados, recurrían a la percusión redescubierta por Corvisart, por el método de aplicar directamente el oído al cuerpo del paciente. Lo que se conocía como la “auscultación inmediata”. El problema era que para diagnosticar problemas torácicos, había que apoyar la oreja sobre el pecho del paciente, y esto era una práctica muy efectiva en personas delgadas pero un día de 1816, Laënnec tuvo que examinar a una joven enferma de busto generoso y cuya gordura hacía difícil oír los latidos de su corazón. Laënnec consideró inadmisible hundir su cabeza entre aquello senos y tras su primera sensación de vergüenza empezó a ingeniar otra forma de explorarla.

Y recordando un antiguo juego de niños, cogió uno de sus cuadernos, y enrollándolo en forma de cilindro, aplicó uno de los extremos sobre el pecho de aquella paciente y en el otro su propio oído. Así pudo oír su corazón «de una manera más clara y más distinta de lo que jamás había escuchado aplicando el oído desnudo». Había nacido un nuevo y efectivo invento para oír el pulso cardíaco: el estetoscopio. La invención del mismo constituyó un notable avance ya que a Laënnec se le había ocurrido un instrumento que se interponía entre el paciente y el médico, iniciando un método diagnóstico que transformó la práctica de la medicina.

A través de esta nueva técnica de auscultación por medio de las alteraciones de los ruidos normales del tórax, Laënnec se convirtió un gigante de la medicina. Pudo reconocer varias enfermedades del corazón y de los pulmones estableciendo los fundamentos de la moderna clínica médica, haciendo excelentes descripciones de hipertrofias cardiacas, bronquiectasias, enfisema, edema, infarto pulmonar, neumonía lobar, gangrena pulmonar, neumotórax, pleuresía y tuberculosis pulmonar. Con sus minuciosas autopsias a pacientes con tuberculosis y 50 años antes del descubrimiento en 1882 del bacilo tuberculoso por Koch o “Mycobacterium tuberculosisLaënnec ya había comprobado que los tubérculos y el exudado gelatinoso de los afectados correspondían a la misma enfermedad y todo ello sin usar un microscopio.

El sistema seguido por Laënnec era practicar la auscultación inmediata, con el estetoscopio en su mano izquierda, Además, el examen físico era reiterado para seguir la evolución del enfermo y obtener información sobre la historia natural de su enfermedad y como complemento indispensable, practicaba rigurosa y metódicamente la autopsia de sus pacientes entre las 24 y las 48 horas después de que los mismos hubieran fallecido y esto le permitió correlacionar los signos del paciente vivo con la anatomía y la semiología cadavérica.

Pintura del artista Robert A. Thom (1915-1979), donde se recrea el momento en que Laennec utiliza su estetoscopio para examinar a un paciente.

Con gran maestría en el arte de la observación clínica, y el ejercicio cotidiano de la meticulosa correlación anátomo-clínica en 1819, publicó su libro “De l’auscultation médiate ou traité du diagnostic des maladies des poumons et du coeur fondé principalement sur ce nouveau moyen d’exploration” en donde describía el estetoscopio como “un cilindro de madera, cedro o ébano, de cuatro centímetros de diámetro y treinta de largo, perforado por un agujero de seis milímetros de anchura y ahuecado en forma de embudo en uno de sus extremos”.

Fuente de las imágenes

Laënnec perfeccionó su instrumento experimentando con cilindros de diversos materiales, llegando a la conclusión que el vidrio y los metales eran inapropiados mientras que la madera era óptima. También notó que la presencia de un conducto central era necesaria para la auscultación de la voz, mientras que el corazón podía auscultarse mejor con un cilindro macizo, y los ruidos respiratorios y estertores podían oírse con ambos tipos de estructura. Durante los siguientes años hizo numerosas observaciones documentadas en las historias clínicas del Hospital Necker.

Placa conmemorativa de la invención del estetoscopio en el Hospital Necker. La misma dice: “En este hospital Laennec descubrió la auscultación”. Fuente: Wikimedia Commons.

Sin embargo, antes de llegar a su nombre definitivo el estetoscopio tuvo otros: tambor, pectorilóquio, sonómetro, cuerno médico etc pero Laënnec eligió la palabra estetoscopio por la combinación de dos palabras griegas: stethos = pecho y skopeu = observar) (examinar pecho). Durante algún tiempo estuvo experimentado con modelos de madera pero pronto se dio cuenta de la importancia de colocar un orificio y utilizó varios tipos de madera, marfil y otros materiales hasta que concluyó que las maderas blandas eran mejores.

Recreación del estetoscopio de Laënnec

Fuente

Y con el tiempo este instrumento ha ido evolucionando, desde el modelo de Pinard de inspiración musical con una campana de madera pasando por las aportaciones de Arthur Leared que en el año 1851 inventó el estetoscopio biauricular, y George Cammann al año siguiente, perfeccionó este instrumento para su implementación comercial y producción en serie. Luego vino el sofisticado modelo de Rappaport y Sprague del año 1940 que se convirtió en prototipo para comparar a los demás(uno de los modelos acústicos más refinados) y otros muchos cambios que se fueron implementados hasta que en la década de 1960 el doctor Littmann (profesor en la Harvard Medical School) creó un nuevo estetoscopio que era más liviano de todos

Fuente

Hoy en día el estetoscopio clásico es un aparato con un extremo donde hay una membrana vibrante que se conecta a un tubo hueco lleno de aire terminado en unos auriculares y se compone de cinco partes: (1) olivas; (2) ojivas; (3) tubo acústico; (4) campana y (5) diafragma tal y como se muestra en la figura siguiente

Las olivas son los auriculares diseñados para transmitir los sonidos de forma directa a los oídos y forradas de goma para aislar los sonidos externos, las ojivas son los tubos huecos que unen las olivas al cuerpo principal del estetoscopio para transmitir sonidos de baja frecuencia, el tubo acústico es flexible hecho de un material de goma y conecta las ojivas a la campana y el diafragma pudiendo llenarse con algún material para transmitir mejor el sonido del paciente hacia el doctor; la campana de dos lados combinada con un diafragma regulable permite alternar cómodamente entre sonidos de altas y bajas frecuencias y transmite los sonidos de baja frecuencia (ideal para escuchar los pulmones) y la membrana, en cambio, detecta las altas frecuencias (sonidos del corazon)

¿Podemos imaginar otro símbolo de la profesión medica que ese estetoscopio que quien nos visita lleva colgado de su cuello o semioculto en un bolsillo de su chaquetilla?

Fuentes:

Pearce, J M S.Leopold Auenbrugger: camphor-induced epilepsy – remedy for manic psychosis”. Eur. Neurol.(Switzerland), 2008; 59 (1–2): 105–7.

Laënnec. El inventor del estetoscopio y maestro de la tuberculosis“. Carlos Awad García, MD*; Francisco González A. M.D.M. Sc.**

Laennec. El método anatomoclínico y la invención del estetoscopio“. Fernando D. Saraví

Eadweard Muybridge: padre del cine y asesino

Entre 1870 y 1914 la investigación fotográfica viró, fundamentalmente, hacia el registro del movimiento mediante la reducción al máximo del tiempo de exposición con el fin de revelar la estructura de un cuerpo en movimiento. Las primeras investigaciones las aporto un fotógrafo ingles llamado Eadweard Muybridge, que fue una de las personas claves en la historia del cine.

Fue un fotógrafo pionero, que hizo su trabajo más famoso en California, donde sus experimentos en los primeros años del cine y la proyección pública de sus imágenes utilizando una máquina de su invención asombraron a las audiencias de todo el mundo aunque también fue un asesino.

Su primitivo nombre era Edward James Muggeridge y había nacido el 09 de abril de 1830 en Kingston upon Thames, Inglaterra. Eran tiempos muy importantes para el desarrollo de la fotografía porque en 1816 se había inventado por Nicéphone Niepce la “heliografía“, el primer proceso fotográfico de positivo directo y se empezaba a estudiar el fenómeno de la visión tridimensional gracias al físico escocés Sir Charles Wheatstone que en 1833 había construido el “estereoscopio“, un aparato con el que se podían apreciar unos dibujos geométricos en relieve. También se inventaron otros dispositivos de imagen en movimiento como el “fenaquistiscopio” y se hicieron otros grandes progresos cuando en 1834 Henry Fox Talbot creó unas imágenes permanentes (negativos) con papel empapado en cloruro de plata y fijadas con solución salina. Además en 1837 Louis-Jacques-Mandé Daguerre creó el “daguerrotipo” y en 1841 Henry Fox Talbot patentó el “calotipo” un procedimiento que permitía fotografiar con papel sensibilizado con nitrato de plata.

Pero nuestro hombre en su juventud no se fijó mucho en estos inventos y a la edad de 22 años se trasladó a los Estados Unidos como representante de la London Publishing and Printing Co. empezando a vender libros durante la época de la “fiebre del oro” en San Francisco. En aquellos tiempos empezó con su rarezas y la primera de ellas fue la de hacer algunos cambios en su nombre: primero se puso Muygridge, y finalmente decidió nombrarse como Eadweard Muybridge adoptando la grafía anglosajona a su nombre en honor de un antiguo rey sajón.

Su vida empezó a cambiar cuando sufrió un grave percance que parece ser que fue el detonante de sus grandes capacidades técnicas . Fue en 1860 cuando, habiendo decidido a regresar a Inglaterra, la diligencia que lo transportaba sufrió un accidente provocándole un traumatismo craneoencefálico grave. Recuperado del mismo regresó a Inglaterra y trabajó hasta 1865 como Director del Banco de Turquía simultaneando el mismo con una nueva afición: la fotografía, por la que pronto se sintió completamente absorbido. Regresó a San Francisco y allí se estableció como fotógrafo daguerrotipista trabando con otro profesional llamado Carleton Warkins y pronto se ganó renombre por hacer unas espectaculares imágenes Del Valle de Yosemite en 1867.

Fuente

El gobierno estadounidense reconoció sus habilidades y en 1868 lo mandó como fotógrafo de una expedición que tenía como misión examinar el recién territorio adquirido de Alaska y en la misma elaboró unas hermosas vistas de los faros de la costa del Pacífico que le había encargado la United States Lighthouse Board

Eadweard Muybridge, “Untitled (Lighthouse)”, 1868, Mammoth plate, Albumen print, 16 1/2 x 21 1/4″, The Oakland Museum.

Su vida realmente cambió en el año 1872 y todo se debió a una apuesta cuya historia es la siguiente: un buen día de aquel año Leland Stanford, gobernador de California y presidente de la Central Pacific Railway (más tarde fundador de la Universidad de Stanford) discutía sudoroso y con su cara encendida con un colega llamado James Keene, el entonces presidente de La Bolsa de Valores de San Francisco. El primero sostenía que su caballo de carreras «casi volaba sobre la pista » y Stanford elevó el tono de la discusión manifestando que él tenía un un caballo que realmente «volaba sobre la misma » añadiendo que por un momento, los cuatro cascos de su caballo quedaban «suspendidos en el aire » y sin ningún contacto con la tierra.

Su compañero le contestó que eso no podía ser y tras más de dos horas discutiendo Stanford soltó su reto: “¿Por qué no hacemos una apuesta?” y estrecharon sus manos sellando la misma en 25.000 dólares. Era un envite importante que ganaría el señor Leland Stanford si probaba que su caballo «volaba» y sus cuatro cascos no contactaban con el suelo y para ello decidió contratar a Eadweard Muybridge para resolver aquel debate debido a su gran prestigio como fotógrafo profesional encargándole que fotografiara a su caballo de carreras “Occident” en su movimiento a galope para demostrar su teoría de que durante unos segundos aquel caballo «volaba».

La cosa no era fácil porque en la década de 1880, los detalles del movimiento de los objetos eran desconocidos y el ojo humano, sin ayuda no puede resolver los detalles del movimiento rápido. Nuestro fotógrafo debía- por tanto- hacer un experimentos sobre la fotografía en movimiento y esto le llevó algún tiempo

Muybridge fotografió a Occident trotando a unos 35 km/h en el hipódromo de Sacramento en el mes de mayo de 1872 pero con las cámaras de la época, sus experimentos iniciales solo produjeron imágenes borrosas porque el proceso fotográfico del colodión húmedo, requería de varios segundos, así es que dejó momentáneamente aquel trabajo y abril de 1873, se marchó a un extenso viaje por América Central y Sudamérica. A su vuelta y con mejores negativos, ya logró que se reconociera la silueta del caballo aunque sin nitidez.

En esta época es cuando nuestro personaje se convierte en asesino por una tragedia personal que estuvo a punto de terminar con su carrera. Fue en el año 1874 cuando su joven esposa Flora Shallcross retocadora fotográfica, y con la mitad de su edad dio a luz un niño en el mes de abril al que llamaron Florado Helios. En octubre de aquel año, Muybridge descubrió en la parte posterior de una fotografía de aquel niño una inscripción que ponía: “el pequeño Harry ” y empezó a atar cabos. Aquel apodo hacía referencia a otro hombre de nombre Mayor Harry Larkyns, que era un pícaro al que había visto antes con su esposa y al que también llamaban “Big Harry“. La conclusión le llegó como un mazazo: el niño no era suyo sino fruto de una infidelidad de su esposa con aquel caballero y por tanto decidió matarlo.

Fue un asesinato premeditado porque Muybridge viajó por barco, tren y caballo hasta llegar a una mina de Calistoga, donde aquel hombre estaba trabajando como topógrafo. A esto hay que sumarle la alevosía porque una vez que lo encontró le disparó un tiro por debajo del pezón izquierdo que le causó la muerte. En aquella época no se andaban con chiquitas con los asesinos cogidos “in fraganti ” y cuando lo cogieron estuvo a punto de ser linchado pero consiguió salvarse. Al año siguiente 1875 se celebró el juicio, y en el mismo nuestro hombre no negó el asesinato, por lo que era un candidato perfecto para la horca pero asombrosamente fue absuelto de los cargos.

El jurado valoró dos cosas para exculparlo : la primera era aquella lesión que tuvo en su cabeza por el accidente de diligencia de 1860 que le había dejado un trastorno neurológico grave. Se valoró que el mismo lo había dejado cerca de la locura y eso era un eximente. La segunda razón de aquel jurado fue considerar- inexplicablemente- que el comportamiento del mayor Larkyns le hacia merecedor de su destino, aunque-seguramente-Muybridge debió verse ayudado por los “buenos oficios” de quien le había encargado aquel trabajo para su apuesta, es decir, el entonces gobernador de California Leland Stanford ( a fin de cuentas lo necesitaba para ganar el envite de 25.000 dólares).

Aunque Eadweard Muybridge era”un asesino confeso” la fotografía se vio beneficiada por aquella sentencia judicial exculpatoria ya que si Muybridge hubiera sido ejecutado se habría perdido uno de los hombres más importantes de la fotografía del siglo XX.

Después de su absolución en aquel juicio Muybridge abandonó la ciudad de San Francisco en los Estados Unidos y pasó dos años fotografiando varios sitios en Panamá y Guatemala y a su regreso en 1877 reanudó sus experimentos de fotografías de caballos en movimiento -esta vez con más éxito- desarrollando técnicas químicas y mecánicas para capturar el movimiento en distintas secuencias.

Lo primero que hizo fue renunciar a tomar las imágenes con una exposición correcta e inventó un obturador mecánico con el que logró un tiempo de exposición récord de 1/500 de segundo. Después usó una fila de cámaras de placa de vidrio grande con “cables trampa” que se activaban por unos hilos de rosca finos disparados al paso del caballo. El conjunto de placas de colodión húmedo, tenía una velocidad de obturación de alrededor de una milésima de segundo, y para ello, Muybridge recurrió a un sistema de relojería y mecanismos de cortocircuito que obturaban las cámaras al paso del caballo cuando el mismo tocaba unos finísimos alambres estirados de un lado a otro de la pista con lo que se registraban las imágenes consecutivas de las diversas fases de su carrera

En 1878 Edward Muybirdge inventó una nueva técnica realizada en una pista de unos 40 metros en la que hizo correr al caballo. En paralelo a la misma colocó una batería de 24 cámaras separadas 21 pulgadas y además en ambos extremos de la pista y en ángulos de 90 y de 60 grados puso otras dos baterías de cámaras. Los obturadores de las cámaras se disparaban por la rotura de unos hilos al atravesarlos el caballo en su galope ya que los mismos se rompían cerrando unos contactos eléctricos que iban activando cada uno de los obturadores. Así – en cada instante- se disparaban sincrónicamente tres cámaras (una de cada batería), que impresionaban placas secas a una velocidad de obturación graduable que podía regularse desde varios segundos hasta la altísima velocidad de 1/6000 de segundo.

Los primeros resultados fueron muy esperanzadores y Muybirdge inventó un temporizador formado por un tambor rotatorio que giraba de acuerdo con la velocidad del caballo en movimiento y que en los instantes adecuados enviaba impulsos eléctricos a las cámaras. Así, perfeccionando sus diseños finalmente en 1877 obtuvo la famosa secuencia denominada: “The Horse in Motion” que iniciaba la etapa de los “time lapses

En la misma se muestran claramente las secuencia de las imágenes del caballo al galope y en varias de ellas se ve claramente que los cascos del mismo no tocan el suelo. Efectivamente, el caballo de carreras de Stanford, literalmente volaba por el aire con sus cuatro pezuñas sin llegar a tener contacto con la tierra y así Leland Stanford ganó su apuesta.

Fuente

Tras estos experimentos Muybridge desarrolló en 1879 el zoopraxiscope un primitivo proyector de cine que utilizaba una fuerte luz para proyectar imágenes secuenciales y que creaban la ilusión óptica del movimiento y por ello se le considera como uno de los padres de la imagen en movimiento

En agosto de 1881 Eadweard Muybridge fue a Europa dónde fue recibido con entusiasmo, y el 26 de Noviembre el pintor Ernest Meissonier celebró una brillante recepción para él en París contando entre su público incluso con la princesa de Gales. A su regreso a los Estados Unidos en 1882 empezó un proyecto para filmar el movimiento de animales bajo el patrocinio de la Universidad de Pennsylvania y con la supervisión de miembros de la Universidad, de la ciencia y el arte como el gran pintor Thomas Eakins. Comenzó con el mismo en 1884 y el trabajo final fue fotografiado el 28 de octubre de 1885. La Universidad lo público con el título de “Animal Locomotion: an eleetio photo-graphics investigation of consecutives phases of animal movements” bajo el patrocinio del Centro Ransom en 11 volúmenes con un total de 781 placas en las que se fotografiaron animales, aves y animales salvajes en el jardín zoológico de Filadelfia en el año 1884 y caballos, animales de granja y animales domesticados en el año1885.

Esta obra sigue siendo hoy una referencia básica con casi 100.000 planchas fotográficas y para el que quiera disfrutar de este trabajo lo remito al libro “Horses and other animals in motionen este enlace Muybridge volvió a Inglaterra donde murió en Ston-upon-Thames en 1904.

Esta es la historia de un convicto de asesinato que fue también “el padre del cine“. Muybridge en vez de pagar su crimen de 1875 vivió veintinueve años más que fueron tremendamente productivos y en los que siguió mejorando sus técnicas fotográficas con una gran variedad de estudios de movimiento y dando conferencias y publicaciones. Se perdonó a un asesino pero se ganó a un genio que incluso fue el antecesor del “time lapse” esa técnica que los Hermanos Wachowski, usaron en su película Matrix

La historia a veces- y para bien del progreso- se escribe con renglones torcidos

Fuentes

Biografías y Vidas. Eadweard Muybridge [en línea]: <http://www.biografiasyvidas.com/biografia/m/muybridge.htm&gt;

http://www.abc.es/20120409/medios-redes/abci-eadweard-muybridge-fotografo-capto-201204090955.html

https://es.wikipedia.org/wiki/Eadweard_Muybridge

El GPS de las palomas mensajeras

La imagen de portada es la famosa paloma mensajera de nombre ‘Cher Ami’. Su historia fue llevada al cine al estilo de los largometrajes de los estudios Disney en una película de animación española dirigida por Miquel Pujol y estrenada el 19 de junio de 2009.

La paloma ‘Cher Ami’ se convirtió en un héroe nacional de los Estados Unidos cuando el 3 de octubre de 1918 en plena I Guerra Mundial quinientos soldados norteamericanos del denominado “Batallón Perdido” de la 77ª División de Infantería estadounidense quedaron atrapados junto a una colina sin comida ni munición. La artillería americana llegó por la tarde, pero al no saber cual era la situación exacta de sus soldados atrapados comenzó a disparar sin darse cuenta de que estaba usando “fuego amigo” con su propio ejército. Tras los intensos bombardeos de su propio ejército y atacados por los alemanes al final solo quedaron unos doscientos soldados americanos vivos y su comandante, el mayor  Charles Whittlesey, tras mandar dos palomas mensajeras con un mensaje de auxilio que fueron abatidas recurrió a su ‘última paloma’ apodada ‘Cher Ami’ a la que puso una nota con este mensaje: “We are along the road parallel to 276.4. “Our own artillery is dropping a barrage directly on us. For heaven’s sake, stop it.” (“Estamos en un camino paralelo a la 276.4. Nuestra propia artillería está lanzando todo sobre nosotros. Por amor del Cielo, ¡párenlo!” )

Aquella paloma echó a volar, bajo una lluvia de fuego de los soldados alemanes y aunque fue derribada, milagrosamente volvió a emprender el vuelo y en 65 minutos, recorrió las 25 millas, que le separaban del puesto de mando, cayendo sobre la espalda de un soldado mientras se desangraba; tenía un tiro en un pecho y una bala le había cegado un ojo y de su pata izquierda colgaba de un tendón el pequeño cilindro con el mensaje. Así fue como ‘Cher Ami’ logró salvar las vidas de aquellos 200 soldados americanos y se convirtió en un animal famoso que llenó las portadas de todos los periódicos de los Estados Unidos y más tarde formaría parte de muchos poemas e historias,

Por su heroico servicio, a esta paloma se le concedió la ‘Croix de Guerre’ francesa y fue devuelta a los Estados Unidos donde murió en Fort Monmouth, NJ el 13 de junio de 1919, como resultado de aquellas sus heridas. Recibió una medalla de oro a título póstumo y fue incluida en el Salón de la fama de las palomas mensajeras de 1931 organizado por la American Pigeon Fanciers. Actualmente está disecada en el Museo Smithsonian de los Estados Unidos

Cher Ami. Museo Smithsonian

Parece increíble con nuestros actuales sofisticados sistemas de comunicación el pensar que, antiguamente las palomas mensajeras eran el medios para trasmitir comunicados y la historia nos muestra que el uso de estos animales se ha venido haciendo desde hace largo tiempo. Existen registros de su empleo desde el año 2.800 a.C. y en el Egipto antiguo de los tiempos de Ramsés II, ya eran el medio de transmisión que los generales usaban para informar a los faraones. También en la Grecia clásica se sabe que eran empleadas para llevar a las distintas ciudades las noticias sobre los Juegos Olímpicos y hay referencias de que también los persas y los mongoles de Gengis Khan las usaban. Las tropas romanas de Julio Cesar contaban con palomares portátiles para mandar mensajes por medio de palomas en sus diferentes campañas bélicas y también se sabe que fueron utilizadas por los musulmanes en Oriente, en la época de las Cruzadas.

Han sido muchos los servicios prestados por estos sencillos pájaros: fueron las palomas mensajeras las que salvaron a las poblaciones de Harlem y Leyden, cuando fueron sitiadas por los ejércitos españoles de Flandes, entre los años 1572 y 1574 y un miembro de la adinerada familia de banqueros Rothschild llamado Nathan Mayer Rothschild informó por un complejo sistema de palomas mensajeras a los ingleses que se había derrotado a Napoleón en las campos de Waterloo entre el 15 y el 18 de junio de 1815.

Y en este último caso aquellas palomas cubrieron en pocas horas los 362 Km. de distancia que separan Waterloo de Londres lo que no es nada sorprendente porque uno de estos pájaros puede cubrir distancias superiores a los 1.000 kilómetros tanto por tierra como por mar volando a velocidades medias del orden de los 60 kilometros/hora ( 1000 metros por minuto) e incluso a mayor velocidad como se prueba en el vídeo siguiente en dónde puede verse como una paloma adelanta a un vehículo que circula a 100 kilómetros por hora por la autopista A2, entre Ámsterdam y Utrecht.

El nombre de la paloma mensajera es Columba livia domestica, y se trata de una variedad de la paloma bravía que ya posee un gran poder de orientación porque al anidar en paredes rocosas y tener que buscar su comida en los campos cercanos debió evolucionar su sistema cerebral de orientación para saber volver a su nido con la comida para sus pichones pero en la paloma mensajera esta evolución ha sido mucho más sofisticada ya que sabe encontrar el camino de regreso al lugar donde siempre ha vivido desde puntos geográficos que puede encontrarse muy lejanos

Se han hecho muchos experimentos para entender cómo las palomas mensajeras son capaces de regresar a su palomar después de ser soltadas en un lugar muy distante.

En uno de ellos se colocó a un grupo de palomas un control de latón y a otro un imán y fueron soltadas en días soleados y nublados. Los resultados se muestran en la imagen en donde la línea de puntos indica la orientación correcta hacía su palomar; la tendencia direccional, de todos los pájaros de cada grupo de prueba se representa con una flecha y el resultado fue que las palomas que llevaban imanes se orientaban mejor que las palomas sin imanes.

Sin embargo pasó una cosa muy curiosa y es la de que ambos grupos de palomas (tanto las que llevaban imanes como las que no) se desorientaban si volaban bajo un cielo nublado y no lo hacían cuando el sol era visible. Para entender esto, en 1949, Gustav Kramer y sus estudiantes del Instituto Max Plank de Biología Marina de Wihelmshaven, en Alemania, pusieron a una paloma en una jaula circular con unos recipientes de comida idénticos que estaban colocados a intervalos regulares alrededor de su periferia. Con esto pudieron demostrar que el animal podía ser fácilmente entrenado para ir hacia un recipiente de comida en una dirección determinada (por ejemplo hacia el noroeste) incluso si se giraba la jaula y se cambiaba el paisaje circundante y descubrieron que la capacidad de la paloma para determinar una dirección dependía de que el pájaro fuera capaz de ver el sol ya que bajo un cielo cubierto elegía los recipientes de comida al azar

Conocido esto se planteaba una nueva incógnita: si las palomas eran capaces de utilizar el sol como una brújula para determinar la dirección de su vuelo, deberían entonces de saber compensar el cambio en la posición aparente del sol durante el día ya que- por ejemplo- en el Hemisferio Norte el sol sale por el este, se mueve al sur a mediodía y se pone por el oeste por lo que si el ave tuviera que volar hacia una dirección particular, no podría limitarse a seleccionar un ángulo constante de vuelo con respecto al sol sino que debería de cambiar el ángulo relativo unos 15 grados por hora, (que es la velocidad media de cambio de la posición del sol durante el día). En pocas palabras, estas palomas mensajeras tendrían un sentido exacto del tiempo con la posición del sol en el cielo que les permitiría elegir la dirección del vuelo utilizando el sol como brújula.

Esta hipótesis del ‘arco solar’ fue propuesta por G. V. T. Matthews, de la Universidad de Cambridge, en 1950 indicando que las palomas podían obtener únicamente del sol toda la información requerida para determinar su vuelo. Por ejemplo, si una paloma era liberada a mediodía en un sitio desconocido al sudoeste de su palomar, el pájaro observaría el movimiento del sol y rápidamente extrapolaría el arco solar en el cielo hasta la posición de mediodía: luego comparara la altura del sol a mediodía con el recuerdo de la altura del sol a mediodía que tenía cuando estaba en su casa, y así si el ave estuviera al sur de su hogar, el sol estaría más alto en el lugar de su liberación y la paloma sabría que debería volar hacia el norte para-que el sol apareciese más bajo. Es decir que para determinar el desplazamiento este-oeste, la paloma compararía la posición del sol en el lugar de liberación con la posición que el sol debería tener en sus recuerdos.

Con esto se puso de manifiesto que estos pájaros podrían tener un ‘reloj interno’ que les informaría de que si en su hogar era mediodía al ver el sol en el lugar de su liberación a menor altura les avisaría de que debían de volar hacia el este. Combinando las dos desviaciones; el ave sabría entonces que debería comenzar a volar hacia el nordeste para alcanzar la dirección de su palomar.

William T. Keeton quiso saber mas sobre este “reloj interno” de las palomas mensajeras y puso a una de ellas en una cámara de aislamiento para probar su capacidad sensorial. A la misma le colocó dos electrodos con unos cables que le producían un pequeño shock eléctrico y otros dos cables conectados a unos electrodos que recogían los latidos de su corazón. La paloma estaba sujeta por una especie de arnés que le impedía moverse y al pájaro se le daba el shock eléctrico tras un ‘estímulo específico’, que bien podía ser un cambio en la potencia de un campo magnético inducido, un cambio de la presión atmosférica o un cambio en el plano de polarización de la luz que incidía sobre su ojo. Cómo el shock se le daba a la paloma unos segundos después de terminar el estímulo, el mismo hacia latir su corazón mas deprisa pero se comprobó que la paloma era capaz de apreciar los cambios en el estímulo, antes de recibir ese shock ya que su corazón empezaba a latir más deprisa al comienzo del mismo. Con este experimentos se demostró que la paloma mensajera era capaz de percibir las pequeñas fluctuaciones de la presión atmosférica e- igual que las abejas- podía detectar también cambios en el plano de luz polarizada.

Y siguieron las pruebas más para detectar el curioso GPS de las palomas mensajeras: algunas de ellas dieron respuestas tan curiosas como que tapando el ojo izquierdo de la paloma la misma se orientaba perfectamente, mientras que si se tapaba su ojo derecho su orientación dejaba de ser exacta, pudiendo llegar a perderse en más de una ocasión. La idea era que si el reloj interno de las palomas se manipulaba, y se establecía un régimen de luz artificial distinto al natural del sol, se producían desvíos en su rumbo de vuelta  a casa. Pero aunque la posición solar parecía ser un factor clave no se explicaba cómo era posible que, debidamente entrenadas, las palomas eran capaces de volar y encontrar su camino de vuelta a su palomar incluso volando de noche.

Por eso otros investigadores sugirieron que el pájaro podría comparar unas determinadas características del lugar dónde se encontrase con las características almacenadas en su memoria sobre el lugar donde nació, y eso supondría un sistema de navegación olfatoria similar al que sigue un salmón en el mar para encontrar el río donde vio la luz y finalmente se ha encontrado la verdadera explicación del GPS de las palomas mensajeras: ellas pueden percibir las irregularidades del campo magnético de la Tierra. Las variaciones en el ángulo de ese campo magnético les ayudan a determinar su posición. Es decir el GPS de estas aves consiste en su capacidad de detectar las variaciones del campo magnético de la tierra.

Recientemente dos investigadores del Baylor College of Medicine, Le-Qing Wu y David Dickman, han identificado las respuestas neuronales en el tronco encefálico de una paloma mensajera y las mismas muestran que el cerebro de estas aves codifica la información magnética. Se trata de una especie de ‘brújula biológica’ y su informe apareció en The Science Express

El experimento lo hicieron construyendo un cuarto oscuro con un sistema de electroimanes en tres dimensiones que les permitía “oscurecer” el campo magnético de la Tierra y crear alrededor de la paloma uno nuevo campo , diseñado por ellos. Luego registraron la actividad cerebral de la palomas mientras se cambiaba el campo magnético. Así fue como descubrieron que había 53 neuronas en el tronco encefálico de estas aves que registran la dirección, la intensidad y la polaridad del campo magnético, cualidades que son necesarias para derivar un modelo interno que representa el rumbo direccional y la ubicación de la geosuperficie.

En la figura anterior, la parte izquierda representa un diagrama del campo magnético terrestre mostrando cómo las líneas del campo (representadas por flechas) intersectan la superficie terrestre, y como el ángulo de inclinación (ángulo formado entre las líneas del campo y la Tierra) varía con la latitud. En la parte derecha aparecen representadas cuatro características de los vectores de este campo geomagnético que podrían proporcionar información sobre su posición geográfica a nuestros animales.

Las neuronas del tronco encefálico de la paloma codifican un vector geomagnético que puede ser computado por el cerebro del ave para conocer su posición y dirección. El componente de elevación del vector geomagnético proporcionaría la latitud, el componente azimut del vector podría ser usado como una brújula magnética para obtener la dirección del destino. Asi es como la paloma mensajera sería capaz de distinguir diferentes valores de inclinación del campo y podría determinar la latitud en la que se encuentra.

Pero, ¿dónde tienen las palomas los receptores magnéticos para orientarse? Sé pensó en un principio que eran las células con magnetita que tienen en su pico que iban conectadas con el nervio trigémino.

Imagen de resonancia magnética nuclear del pico de una paloma

Fuente

Pero en el año 2012 un grupo de investigadores austriacos, encabezado por Treiber, demostró que esos grupos de células ricas en hierro no son neuronas sensibles al campo magnético, sino macrófagos (células de defensa) por lo que sigue siendo un misterio la capacidad de orientación de estas aves. Algunos dicen que tal vez se encuentre en su oído interno pero el GPS de las palomas mensajeras sigue siendo un misterio

Fuentes:

Gorman, J. (2012) Study Sheds Light on How Birds Navigate by Magnetic Field.

Treiber CD, Salzer MC, Riegler J, Edelman N, Sugar C, Breuss M, Pichler P, Cadiou H, Saunders M, Lythgoe M, Shaw J, Keays DA. (2012) Clusters of iron-rich cells in the upper beak of pigeons are macrophages not magnetosensitive neurons.

Walcott, C. (1996) Pigeon homing: Observations, experiments and confusions.

William T. Keeton. La orientación de las palomas

La mujer que estuvo detrás de nuestra WiFi

Hubo un tiempo en el que las mujeres eran un simple objeto en un mundo de hombres y que para hacer cualquier cosa debían recurrir al permiso de sus maridos o hermanos. Ahora que vivimos en un mundo donde sería impensable no disponer de WiFi, teléfonos celulares o bluetooth, pocos saben que la comodidad de estas tecnologías se la debemos a una mujer que podría simbolizar a las féminas de aquellos tiempos. Hablamos de una actriz austriaca que fue toda una estrella en la denominada “edad dorada de Hollywood” allá por los años 40 del siglo pasado llamada Hedy Lamarr, que fue calificada por el director de la MGM, Max Reinhardt” como “la mujer más bella del mundo“.

Bella y atrevida para su época aquella mujer fue una actriz muy famosa de los principios del siglo XX pero pocos saben que también era una extraordinaria inventora

Su verdadero nombre era Hedwig Eva Maria Kiesler y había nacido en Viena, el 9 de noviembre de 1914 en el seno de una próspera familia vienesa judía burguesa. Su padre era un rico banquero judío de origen ucraniano, llamado Hedwig Kiesler mientras que su madre era una pianista originaria de Budapest.

Con 16 años, ella empezó a estudiar ingeniería, pero pronto se vio atraída por el teatro y el cine cuando fue descubierta por el productor Max Reinhardt que la llevó a Berlín para que estudiara el ser actriz y a su regreso a Viena- siendo aún muy joven- ya trabajaba en bastantes producciones cinematográficas de la ‘Sascha Film Studios’ como “Das schwache Geschlecht (The Weaker Sex)” “Sissi”, “Die Koffer des Herrn O.F. (The Trunks of Mr. O.F.)” y “Man braucht kein Geld (We Don’t Need Money)”

Ficha de Hedwig Eva Maria Kiesler de la productora ‘Sascha Film Studios’ de 1930

Su éxito le llegó al cumplir los 18 años, en el año 1933 cuando protagonizó el film del director Gustav Machaty, rodado en Praga que la elevó a la fama llamado. Fue “Ecstasy” (Ekstase”-El éxtasis’)

Aquella película era una coproducción entre Checoslovaquia y Austria y fue muy audaz para la época en la que se rodó ya que la misma Hedwig Eva Maria Kiesler representaba el papel de Eva, una joven casada con un señor mayor, viejo y aburrido al que decide abandonar para regresar a casa de su padres. Allí un día, mientras se está bañando desnuda en un lago conoce a un hombre joven del que se enamora y con quien encuentra la pasión.

Este film la hizo muy famosa porque Hedwig Eva Maria Kiesler aparecía completamente desnuda en el mismo, representando una escena de amor que, probablemente es el primer orgasmo femenino en una pantalla de cine

Ella luego dijo que no hubo ningún orgasmo y que sus movimientos en aquella escena de amor no eran conscientes sino que estaban provocados por el director de la película que le gritaba las instrucciones y le pegaba con un imperdible, pero el resultado final fue tan notablemente intenso, que los puritanos al ver la película montaron en cólera y este film fue un gran éxito en todos los países donde pudo visionarse sin censura y que calificó a su protagonista como “la chica del éxtasis“.

La película marcó el destino de Hedwig Eva Maria Kiesler porque tras visionarla un magnate de la industria armamentista llamado Friedrich Mandl se encaprichó tanto de ella, que arregló un matrimonio con sus padres en contra de la voluntad de la joven. Era un hombre, enormemente rico y amigo personal de Mussolini y se casó con ella en 1933; desde aquel día se inició un verdadero infierno para nuestra joven

Friedrich Mandl

Fuente

Su marido era uno de los hombres más influyentes de Europa antes de la Segunda Guerra Mundial, y pese a ser de origen judío, era considerado como un ‘ario honorario’ por los gobiernos fascistas de Alemania e Italia ya que se dedicaba a surtir de armamento a los arsenales de Hitler y Mussolini. Su primera obsesión fue evitar la difusión del film “Ekstase”. Y se dedicó a comprar tantas copias de aquella película como le fue posible. Tras esto convirtió a su esposa en un ‘trofeo de exhibición’ y la encerró en su castillo de Salzburgo sin permiso para hacer nada sin su autorización y obligándola a acompañarlo a todos sus actos sociales para nunca perderla de vista.

Hedwig convirtió la vida de nuestra protagonista en un vacío insoportable pero ella supo retomar su carrera de ingeniería y aprovechar los contactos de su marido para aprender y recopilar información sobre las características de la última tecnología armamentística nazi. Oportunidades no le faltaban ya que en las numerosas recepciones que se daban en su casa (a las que acudían los mismos Benito Mussolini y Adolf Hitler) se hablaba de la tecnología militar puntera de la guerra.

Un día decidió huir y la forma de cómo lo hizo no tiene nada que envidiar a una novela de aventuras: primero contrató a una asistenta que se le parecía físicamente y un día de 1937 cuando Mandl estaba en un viaje de negocios, le dio a la misma un somnífero para quitarle la ropa. Tras esto se escapó por la ventana de los servicios de un restaurante disfrazada como ella y huyó en automóvil hacia Paris sin más ropa que la que llevaba puesta y portando todas sus joyas para cambiarlas por dinero.

La fuga fue angustiosa, porque los guardaespaldas de su marido la persiguieron durante días hasta pero ella, finalmente, pudo llegar a Londres y embarcarse en el trasatlántico ‘Normandie’ con destino a los Estados Unidos. Allí tuvo la suerte de conocer a un viajero ‘muy especial’ : el productor cinematográfico Louis Burt Mayer, que era uno de los fundadores de la productora cinematográfica Metro-Goldwyn-Mayer, que regresaba de Europa a dónde había ido a buscar nuevos talentos y que le ofreció trabajo antes de llegar a puerto.

La única condición que le puso Mayer a Hedwig Eva Maria Kiesler era que debía de cambiar su nombre para que no la relacionasen con la película ‘Éxtasis’ y entre los nombres que barajaron eligieron el de Hedy Lamarr en memoria de Barbara La Marr, una de las actrices más conocidas del cine mudo.

Barbara La Marr

Fuente

Y así, sobre las aguas del Atlántico Hedwig firmó un contrato con la Metro-Golwyn-Mayer que la convertiría en Hedy Lamarr, una de las actrices más glamurosas de la gran pantalla de Hollywood de los años 40 del siglo pasado

Bajo contrato con la MGM, trabajó muy duro con una carreta cinematográfica muy intensa, en la que rodó más de 30 películas, algunas de ellas de considerable éxito, como aquella de 1940 con Clark Gable y Spencer Tracy llamada ‘Boom Town’ (‘Fruto dorado’) y otra con Clark Gable de título ‘Comrade X’ (‘Camarada X’) dirigida por King Vidor) aunque su mayor éxito fue aquella de nombre ‘Sansón y Dalila’ (1949) dirigida por Cecil B. DeMille, en la que tuvo uno de los dos papeles principales.

Así fue como Hedy Lamarr con su aspecto sensual y gatuno conquistó a Hollywood y aunque no tuvo mucho ojo al elegir sus películas ya que rechazó dos obras de arte como ‘Luz de Gas’ y ‘Casablanca’ y tuvo la oportunidad de interpretar a Escarlata en ‘Lo que el viento se llevó’, su imagen deslumbrante la convirtió en la verdadera estrella emergente de mediados del siglo pasado con una intensa vida amorosa (seis matrimonios y seis divorcios).

Pero tras aquella imagen de “la mujer más bella del mundo” se escondía una mujer tremendamente inteligente, a la que aburrían las limitaciones intelectuales de su trabajo y que quiso alejarse de la vida de una ‘sex symbol’ del cine. Esta frase suya define perfectamente su indomable carácter cuando dijo lo que se necesitaba para ser un símbolo sexual de Hollywood : “Cualquier chica puede ser glamurosa. Todo lo que tienes que hacer es quedarte quieta y parecer estúpida

Y siempre quiso alejarse del arquetipo de su época en la que los actores y actrices eran “propiedades” en lugar de personas, evitando el circuito de las ‘fiestas de los famosos’, y prefiriendo las pequeñas reuniones con amigos cercanos. Hedy era una mujer muy apasionada por la ciencia y con una buena formación científica y en su casa montó una mesa de dibujo, dedicando su tiempo de ocio a hacer curiosos inventos, cómo un cubo que cuando se mezclaba con agua producía un refresco instantáneo y otro de un diseño de semáforos mejorados. También diseño una mejora aerodinámica del avión de carreras de su amante Howard Hughes y todas sus creaciones las resumía en esta frase : “No tengo que trabajar en ideas. Vienen de forma natural“.

Por eso la historia de Lamarr es la de una de una mujer brillante que fue constantemente subestimada y en una grabación que hizo para Bombshell, nos habló de su amor por la ciencia y de sus experimentos fallidos y de sus éxitos

Fue en una cena en la casa de la actriz Janet Gaynor en el año 1940 cuando conoció a George Antheil un pionero de la música mecanizada y la sincronización automática de instrumentos, que el 4 de octubre de 1923, en el Teatro de los Campos Elíseos de París, había estrenado una obra titulada Ballet Mécanique con una orquesta automática compuesta por dos pianos, dieciséis  pianolas sincronizadas, tres xilofones, siete campanas eléctricas, tres hélices de avión y una sirena. Esa noche comenzó una amistad, entre dos mentes imaginativas e ingeniosas.

Fuente

Para ponernos en situación, debemos recordar que en la época en la que Hedy Lamarr triunfaba en el cine ya empezaban los albores de la II Guerra Mundial, y que ella albergaba un profundo rencor hacia los nazis. Así llegamos al año 1941 en el que medio mundo estaba a punto de entrar en guerra y los ejércitos alemanes con el nuevo planteamiento estratégico de la Blitzkrieg (guerra relámpago) basado en el empleo masivo y coordinado de la aviación como artillería volante con unidades acorazadas habían barrido a las fuerzas polacas y francesas y se planteaba una posible invasión de Gran Bretaña.

El área de las comunicaciones era especialmente crítica en aquella ‘guerra de movimiento’ y la radio resultaba el medio de comunicación más adecuado. Por otra parte, también se estaban experimentando con sistemas de guiado de armas por control remoto mediante señales de radio y el uso de estas señales radioeléctricas presentaba dos problemas fundamentales: el primero era que las transmisiones eran absolutamente vulnerables debido a la duración de los mensajes, ya que el enemigo podía realizar un barrido de frecuencia en diferentes bandas y tener tiempo de localizar la emisión. Una vez hallada, era fácil determinar el lugar de origen sintonizando, a la misma longitud de onda, dos o más receptores con antenas direccionales, situadas en diferentes emplazamientos que localizaban la emisora por triangulación. Conseguido esto, podían generarse interferencias que impidiesen la recepción, o atacar directamente el transmisor según conviniese. Es obvio el riesgo que esto representaba para los operadores de las estaciones, especialmente si se trataba de espías situados en territorio enemigo.

El segundo aspecto negativo era la propia inseguridad en la recepción de la señal de radio, no solo por las interferencias intencionadas que ya se han apuntado antes , sino por la afectación de la propagación de las ondas debida a causas meramente naturales, como accidentes geográficos, meteorología, reflexiones en la alta atmósfera, etc.

Hedy Lamarr, que siempre había estado interesada en la ciencia y la tecnología quería ayudar al esfuerzo de guerra de los Estados Unidos durante aquella guerra y además conocía de cerca las prácticas del gobierno de Hitler por las reuniones a las que había asistido con su odiado exmarido que trabajaba para Italia y Alemania, así es que decidió aportar su contribución personal al esfuerzo de guerra de los aliados y se ofreció como ingeniera al recientemente creado National Inventors Council pero su oferta fue amablemente rechazada por las autoridades, que le aconsejaron que basase su participación en su físico y en su éxito como actriz, promoviendo la venta de bonos de guerra.

Lejos de desanimarse, consultó a su representante artístico e ideó una campaña en la que cualquiera que adquiriese 25.000 dólares en bonos, recibiría un beso suyo y en una sola noche vendió 7 millones de dólares. Aun así no quedó satisfecha y empezó a pensar en cómo aportar sus conocimientos técnicos para mejorar las oportunidades de los ejércitos aliados pensando en aquellas armas poderosas pero difíciles de controlar que podrían alcanzar sus objetivos guiadas por señales de radio

Lamarr sabía que el problema con las señales de radio era que el enemigo podía interceptarlas fácilmente, y junto a George Antheil diseñaron y desarrollaron un sistema para encriptar las comunicaciones de radio mandando las señales con frecuencias basadas en un patrón aparentemente aleatorio. Este procedimiento se conoce ahora como “transmisión en espectro ensanchado por salto de frecuencia” (en inglés Frequency Hopping Spread SpectrumFHSS) con la principal ventaja de que son difíciles de reconocer e interceptar.

La idea de Hedy y Antheil era el usar un rollo de papel perforado para que la frecuencia fuera variando entre 88 valores (como las 88 teclas de un piano) y la secuencia de los saltos solo la conocería quien tuviera la clave, que era la melodía. Esto aseguraba el blindaje de la comunicación ya que cada tecla producía una señal a una frecuencia determinada y solo al seguir un código específico era posible controlar la señal de radio. La patente se publicó el 11 de agosto de 1942 con el número 2.292.387, bajo el título ‘Sistema de comunicación secreta

Imágenes de la patente de Lamarr, desarrollada con el compositor George Antheil presentada en 1941 y cse desarrolló con el compositor estadounidense George Antheil y concedida el 11 de agosto de 1942 Fotografías: USPTO

Lamarr no fue la primera persona en pensar en el ‘salto de frecuencia’ como un método para hacer que las señales de radio fueran más difíciles de interceptar y durante la Primera Guerra Mundial, el ejército alemán utilizó una forma primitiva de salto de frecuencia para evitar que los británicos escucharan sus comunicaciones de radio. También

También Nikola Tesla tuvo una patente estadounidense de 1903 pero en ella no usaba las palabras “salto de frecuencia“, y solo describía como cambiar las frecuencias inalámbricas para evitar la interceptación de la comunicación por radio.

Se otorgó la patente a Lamarr y Antheil, aunque la actriz no consiguió ingresar ni un solo centavo por la misma ya que caducó sin ser utilizada porque a la Armada de los Estados Unidos no le pareció fiable una propuesta hecha por una actriz y un compositor. Así, la idea de Lamarr del salto de frecuencia permaneció intacta hasta la década de 1960, cuando la Marina la utilizó por primera vez en una boya para señalar ubicaciones submarinas a sus aviones durante la Crisis de los Misiles de Cuba.

En las décadas siguientes, las compañías militares y privadas desarrollaron numerosas tecnologías en torno a esta idea del salto de frecuencia, y la mismas se encuentra en la mayoría de los dispositivos digitales que hoy se comunican de forma inalámbrica ya sea a través de Bluetooth, WiFi o teléfonos celulares.

Los honores y el reconocimiento, tardaron en llegar y en 1997, el trabajo de Hedy Lamarr finalmente fue acreditado con el Premio Pioneer de la Electronic Frontier Foundation y ella,con 82 años pudo finalmente ser reconocida como una gran inventora. Tal vez sea una exageración decir que sin Hedy Lamarr no habría ni el bluetooth, ni la WiFi, ni los teléfonos celulares de la actualidad pero lo que ella inventó fue una forma única de hacer los saltos de frecuencia, y muchas patentes recientes en tecnología de amplio espectro se refieren a la patente Lamarr-Antheil, El trabajo de Hedy Lamarr y George Antheil anticiparía los sistemas actuales de nuestra Wi-Fi.

Fuentes:

Beautiful: The Life of Hedy Lamarr”: Stephen Michael Shearer

Hedy’s Folly: The Life and Breakthrough Inventions of Hedy Lamarr, the Most Beautiful Woman in the World”. Richard Rhodes

Hedy Lamarr and a Secret Communication System (Inventions and Discovery)”. Trina Robbins

Adiós Don Mariano

Don Mariano Rajoy cuando supo que tenia perdida la moción de censura que el candidato socialista Don Pedro Sánchez le había planteada a raíz de la sentencia del Caso Gürtel, que condenaba al PP como partícipe a título lucrativo de una red de financiación ilegal durante seis años se convirtió, en un muerto que no asistía a su propio entierro e igual que aquel Führer de Alemania que vimos en la película de 2004 “Der Untergang” (conocida también como El hundimiento) decidió marcharse del debate de la misma, y se tomó el tiempo libre,encerrándose Dios sabe dónde, igual que hizo aquel otro protagonista de la historia cuando decidió recluirse a siete metros bajo tierra en el búnker de su Cancillería

A veces los aspirantes derrotan al campeón. Es lo que pasó el 11 de febrero de 1990, en el “Tokyo Dome” de Japón en el combate de boxeo entre Mike Tyson y James Buster Douglas; el primero era el rey indiscutido de los pesos pesados con 27 victorias (25 por K.O) y aquel día las apuestas estaban 1 a 42 a su favor pero fue noqueado por el aspirante en un combate limpio. Si la moción de censura presentada contra Rajoy hubiera sido un combate de boxeo, don Mariano habría sido el campeón que defendía su título y don Pedro sería el aspirante pero esta contienda no habría sido”un combate limpio” – según las reglas del boxeo- porque Don Pedro Sanchez “ganó con trampas” e hizo una pelea marrullera con toda clase de triquiñuelas para robarle el título al campeón.

Porque el ring del combate era España y aunque la mayoría absoluta para garantizar una gobernabilidad decente en este país son 176 escaños don Pedro Sánchez quiso amarrar el combate consiguiendo 180 escaños que apoyaran su moción. Lo malo es el popurrí de formaciones diversas que tuvo que unir para conseguirlo: 84 diputados del PSOE, 67 de Unidos Podemos, 9 de ERC, 5 del PNV, 9 del PDeCAT, 4 de Compromís, 2 de Bildu y 1 de Nueva Canarias.

La principal razón de esta moción de censura era la corrupción en torno al Partido Popular y partiendo de esa base, razones no le faltaban al señor Sánchez para proponer la misma ya que son muchos los casos de corrupción ligados al PP (Gürtel, Púnica, Palma Arena, Imelsa, Taula, Emarsa, Brugal, Soria, Rato…etc) pero si repasamos la historia del partido que sustentaba al candidato (PSOE) también hay mucho que contar. Solo hay que echar un vistazo a este enlace.

Por tanto don Pedro Sánchez hizo un combate marrullero sabiendo de sobra que toda la culpa de lo que ha podido robarse en España no viene ni del caso Gürtel ni de los EREs de Andalucía sino ambos casos no son mas que una muestra de ese tipo de delincuencia que consiste en “llevárselo crudo” y que ha sido llevado a la sublimidad por la mayoría de los políticos de todas las formaciones españolas que han tocado el poder. Es lo que en diciembre de 1939, definía el sociólogo norteamericano Edwin H. Sutherland, cuando presentó en el congreso anual de la American Economic Society, de Filadelfia: una ponencia titulada ‘White-collar criminality’ (Delincuencia de cuello blanco)

Pero aunque haya sido un combate marrullero, tengo que decir que me alegro mucho de que al fin Don Mariano Rajoy Brey cese como Presidente del Gobierno de España porque estamos ante un hombre que cuando en Noviembre de 2011 vio cómo 10.866.566 de españoles le daban su confianza con 186 escaños para su partido pensó que su cargo “era vitalicio” igual que el de Registrador de la Propiedad cuyas oposiciones aprobó en su último año de carrera, con una plaza que tiene bien guardada en el Registro de Santa Pola (Alicante)

Porque Don Mariano Rajoy nunca ha querido entender que el problema del PP  era muy sencillo: quien sobraba en su partido era él y en los últimos tiempos estuvo con su gabinete imitando a la orquesta del “Titanic” cuando tocaba en la parte de popa de la cubierta de botes, siendo evidente que el buque se hundía

Lo único bueno que ha hecho don Pedro Sánchez con su moción de censura ha sido el mandar a don Mariano Rajoy a su casa pero que no nos venga ahora con eso de la regeneración y la honradez porque ambos vienen de partidos que si de algo no pueden presumir es el de tener una inmaculada hoja de servicios.

Dicho esto , ahora me hago una pregunta: ¿Cómo podrá don Pedro Sánchez contentar a todos los que le han dado su apoyo ? Repasemos las pretensiones de los partidos que le han dado su voto:

Unidos Podemos tiene en su programa electoral propuestas como la de crear un “fondo autonómico contra la pobreza energética” para que una familia no deba destinar más del 10% de sus ingresos mensuales a sufragar estos servicios, también quiere libros de texto gratuitos, acabar con la educación concertada, y poner escuelas infantiles gratis y aumentar el dinero destinado para la dependencia, todo eso requiere recursos del estado para ser pagado.

Primera consecuencia : un aumento de la presión fiscal y hay mas: también quieren modificar las leyes para la muerte digna,, el aborto libre, cambiar los patrones de consumo para que se fomenten los productos que respeten la reducción de emisiones de gases, la derogación de la ley de Montes, cerrar los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE) y revisar las deportaciones a inmigrantes agilizando el arraigo de los inmigrantes con una revisión de la Ley de Extranjería (entre otras cosas ). Tiene usted una gran tarea por delante don Pedro con estos socios que además, no olvide que quieren carteras de su nuevo gobierno.

En cuanto a ERC este partido ya le advirtió que si lo apoyaba seria a cambio de que llevase a cabo cambios importantes en Cataluña y el PDCat con con el señor Puigdemont detrás, también espera mucho de usted con otra larga lista de exigencias como «la libertad de presos políticos, la vuelta de los exiliados y la no criminalización del derecho de autodeterminación».

Léase el tuit de celebración de su triunfo señor Sánchez escrito por don Carles Puigdemont

Se lo traduzco por si no está usted muy ducho en catalán :

“”Bien hecho. Los que hasta hace unas horas todavía eran los amos y señores de los resortes del Estado tendrán que rendir cuentas, aunque tengamos que tener mucha paciencia para verlo, de sus abusos y violaciones de derechos

En mi opinión don Pedro los catalanes le van a pedir: la derogación del Art. 155, una amnistía para todos los procesados por rebelión, la recuperación de todas sus instituciones, el mantenimiento de sus políticas lingüísticas, la subvención directa a diarios, televisiones y radios que utilizan el catalán, el mantener su “Consejo de Garantías Estatutarias” (para la emisión de dictámenes previos, por ejemplo, ante el TC. ), su “Defensor del Pueblo” propio («Síndic de Greuges»), sus “Consejos Comarcales“, sus medios públicos de comunicación (TVC, Catalunya Ràdio, etc), el reabrir sus «Embajadas», el mantener el “Deporte en catalán“, el Consejo del Audiovisual de Cataluña y-por supuesto- un referéndum concertado para consultar la independencia

El PNV ya ha conseguido de usted lo que mas quería: la garantía de que se ejecutarán las partidas presupuestarias que negoció con el Gobierno del PP pero también ahora le va a pedir que prorrogue el calendario electoral, para evitar unos comicios inmediatos en unos momentos en los que las encuestas pronostican la victoria de Ciudadanos

Y Bildu posiblemente le planteará una revisión del Estatuto Vasco junto con el acercamiento de los presos vascos etarras y medidas de reinserción ya que esta formación se ha convertido de hecho durante los últimos años en los compañeros de votos y fatigas parlamentarias de los independentistas catalanes.

El señor Joan Baldoví i Roda de Compromis muchas veces ha sido fotografiado con un cartel que dice que son 35 veces las que han intentado cambiar el estatuto de autonomía de Comunidad de Valencia . No es difícil saber lo que va a pedirle

Por último Nueva Canarias quiere que revise las iniciativas aprobadas en el Congreso que “andan durmiendo en los cajones” y recuperar la independencia de RTVE, el derecho universal al Sistema Público de Salud o la corrección “de los excesos de la ‘Ley Mordaza'”. En mi modesta opinión las peticiones más razonables.

Pero sé que esto de momento no le preocupa porque ya tiene usted su récord señor Sánchez. Usted ha ganado la cuarta moción de la historia de la Democracia frente a otras tres que fueron rechazadas: la de Unidos Podemos contra Rajoy de junio de 2017, aquella de 1980, contra don Adolfo Suárez, y la de 1987 contra don Felipe González. Ahora vienen sus momentos de gloria, cuando de conformidad con el artículo 114.2 de nuestra Constitución el Ejecutivo de Rajoy presente su dimisión al Rey, y este lo nombre presidente del Gobierno.

Disfrute usted de su estancia en La Moncloa señor Sánchez . Se lo ha ganado, pero le recuerdo lo que un día Abraham Lincoln dijo aquello de : “si queréis probar el carácter de un hombre, dadle poder

Cuando los cubanos quisieron imitar a la ‘Coca Cola’

La historia de hoy empieza con ese highball que inicialmente salió de mezclar el ron Bacardí cubano con la Coca-Cola estadounidense al que llamaron “Cuba Libre”. Esta historia va unida a dos nombres: don Facundo Bacardi Masso que revolucionaría el proceso de elaboracion del ron y Mr.John Stith Pemberton, creador de la Coca-Cola: la bebida más famosa del mundo.

El ron es un licor alcohólico destilado, obtenido del jugo de la melaza de la caña de azúcar y llegó a ser un producto muy importante en las Antillas (Indias Occidentales) tras la introducción de la caña de azúcar en 1493 por Cristóbal Colón y la Coca Cola es una exótica mezcla de alcohol, aceite de naranja,limón, nuez moscada, cilantro,neroli, canela y un ingrediente secreto al que llaman 7X que aunque solo representa el 1% de la bebida, es crucial para darle su característico sabor. El mismo, actualmente, se guarda en una cája de seguridad de Atlanta bajo una clave que solo conocen dos empleados.

En 1862, en Santiago de Cuba, el emigrante español Don Facundo Bacardi Masso decidió a adquirir una antigua destilería en Santiago para desarrollar una nueva formula del proceso de destilación del ron con el objetivo de obtener una bebida más suave que los aguardientes que hasta la fecha se destilaban en los ámbitos rurales cubanos fundando el 4 de febrero de 1862 la empresa Bacardi con su caracteristico murciélago como simbolo identitario para fabricar y vender aquel nuevo producto. Eran los tiempos en los que Cuba aún era la última colonia española de América y el resto de fabricantes copiaron su proceso de fabricación por lo que su bebida se convirtió en un estilo que hoy se llama el “ron del Caribe”.

El 8 de mayo de 1886 un químico y farmacéutico de la ciudad de Georgia (Atlanta, Estados Unidos) llamado John Stith Pemberton, creó el famoso refresco de la ‘Coca Cola’. que al principio solo era un jarabe para curar dolores menstruales, espasmos de vientre y cólicos y que se comercializaba en farmacias al precio de 5 centavos el vaso. Es posible que al principio esta bebida se elaborase con hojas de coca-que es de donde se extrae la cocaína- ya que en aquellos tiempos la misma era de uso corriente para aliviar dolores domésticos pero actualmente no tiene nada de eso.

Primer anuncio del producto

Lo que si es cierto es que aquel preparado se hizo tan famoso que en 1891 se consolidó en la firma “The Coca-Cola Company “ y en 1897 ya salía de los Estados Unidos para ser embotellada en países como Panamá, Canadá y Cuba por el sistema de suministrar la compañía el concentrado a las embotelladoras de aquellos países aunque el doctor Pamberton no pudo disfrutar del éxito de su preparado ya que en 1910 vendió su fórmula secreta por 550 dólares, a la empresa que la lanzó a la conquista del mundo

Seis años después, de que Don Facundo Bacardí abriese su primera destilería de ron , estalló la primera guerra de independencia cubana conocida como el ‘Grito de Yara’ que no se resolvió hasta que los Estados Unidos sufrieron la voladura de su acorazado Maine, anclado en la Habana, el 20 de abril de 1898.

El Acorazado Maine en la bahía de La Habana, publicado en La Ilustración Española y Americana

Aquel fue un atentado que se atribuyó a los españoles y desencadenó una guerra entre Estados Unidos y España. En el marco de aquellas hostilidades y a principios del siglo XX las tropas rangers estadounidenses al mando de Theodore Roosevelt, desembarcaron en Cuba, para tomar posesión de la isla.

Por el Tratado de París, firmado el 10 de diciembre de 1898, se dio por finalizada la guerra hispano-estadounidense y España abandonó sus demandas sobre Cuba, que declaró su independencia. Estados Unidos ocupó la isla entre 1898 a 1902, y en este tiempo ya empezó a verse allí el refresco de la Coca Cola. La marca abrió su primera planta embotelladora en La Habana en el año 1906 pero los soldados americanos que apoyaban la independencia cubana ya la llevaban con ellos para tomársela.

Y en el año 1900, en medio de las celebraciones por la independencia de la isla en el American Bar, de la calle Neptuno de La Habana, unos soldados americanos tomaban Coca Cola con limón y otros cubanos consumían ron Bacardí Carta Oro cuando llegó un capitán americano, apellidado Russell, que al ver a estos dos grupos (que habían peleado juntos) tomarse cada uno su trago por separado decidió mezclarlos. Así nos cuenta esta historia la Wikipedia

Una tarde, un grupo de soldados fuera de servicio del cuerpo de señales de los Estados Unidos se reunieron en un bar de la Habana Vieja y allí el capitán americano Russell llegó y ordenó que se mezclara el Ron Bacardi (oro) con Coca-Cola y hielo. El capitán bebía con tal placer que despertó el interés de los soldados que estaban a su alrededor el barman preparó una ronda de la bebida del capitán para todos ellos.Así fue como la mezcla de aquel Ron Bacardí con la Coca cola fue un éxito instantáneo y cuando ordenaron otra ronda, un soldado sugirió que se brindara “por la Cuba Libre

El highball ya estaba inventado y desde entonces se inició su gran éxito. En sus inicios, aquellos primeros ‘Cuba Libre’ eran el resultado de mezclar ‘Ron Bacardí‘ con Coca-Cola y limón pero con el paso de los años los bartenders (esas personas que sirve bebidas detrás de una barra) redujeron la cantidad de limón a porciones menores para evitar que el cítrico apagara los matices y sabores del ron y en la actualidad hay muchas versiones de esta clásica bebida.

El cóctel ‘Cuba Libre’ conquistó al mundo y se hizo famoso a escala mundial e incluso fue popularizado en una famosa canción de 1945 llamada “Rum and Coca-Cola” cantada por las Andrews Sisters.

Y subió su popularidad entre los ciudadanos americanos cuando en enero de 1920 entro en vigor la 18ª enmienda a la Constitución de los Estados Unidos, más conocida como Ley Seca o Ley Volstead, que prohibía la fabricación, el transporte y la venta de bebidas alcohólicas. A partir de entonces aquel cóctel se desarrolló masivamente en Cuba dado que la prohibición de la venta de alcohol en los Estados Unidos empujaba a sus ciudadanos a correr Cuba para disfrutar de aquel Bacardí con Coca Cola

Y aprovechando que en aquellos tiempos los anuncios de bebidas alcohólicas eran ilegales en los Estados Unidos, entre los años 1919 y 1933 Bacardi creó una tarjeta postal que llevaba el clásico símbolo norteamericano del Tío Sam sosteniendo un cóctel ‘Cuba Libre’ , que sugería volar de los “secos” Estados Unidos a una Cuba “mojada” en las alas de aquel murciélago. Eran los tiempos en los que Cuba era un gran Casino y una zona de Fiestas para los ciudadanos estadounidenses convertida en un país moderno, progresista, con una vibrante economía y una dinámica clase media y La Habana fue una de las capitales más bellas de la región con una gran vida cultural y nocturna.

Esto no significa que a finales de los años 50 no hubiera problemas en Cuba ya que su dependencia del azúcar era grande y muy grandes también las fluctuaciones de su precio. Por eso sus gobernantes no podía hacer frente a una gran inestabilidad y esto derivó en un gran aumento del paro que la expansión del comercio, la industria y la construcción cubanas resultaron incapaces de absorber. Esta situación derivó en 1959 en la revolución cubana, cuando todo cambió y comenzaron las expropiaciones

La fábrica Bacardí de Cuba fue expropiada en todas sus instalaciones por el gobierno revolucionario de Fidel Castro en 1960 y también comenzaron las expropiaciones de empresas estadounidenses como la Coca-Cola, con todas sus plantas de embotellamiento, refrigeradoras, máquinas expendedoras y contenedores.

Y cuando los cubanos expropiaron la ‘Coca-Cola‘ los estadounidenses se marcharon de la isla pero se llevaron de ella el bien más preciado de esta bebida : su receta

Fidel Castro bebiendo Coca Cola. Photograph: PA

El Che bebiendo Coca Cola Fuente

Y como tanto a Fidel Castro como al Che Guevara les gustaba la Coca Cola, el Che, líder de la revolución y por aquel entonces Ministro de Industria de Cuba, decidió que había que fabricar un sustituto de la misma para complementar su Cuba Libre y los cubanos de la embotelladora de La Habana, intentaron seguir produciendo una bebida similar a la Coca-Cola, aunque como de aquel ingrediente básico que enviaba Estados Unidos quedaba muy poco almacenado en la fábrica expropiada no pudieron conseguirlo y Cuba se quedó con solo un millón de botellas vacías de aquella bebida dispersadas por todo el país como recuerdo de los buenos tiempos de ‘los cubatas’ . Al darse cuenta de que jamás conseguirían replicar la receta de la Coca Cola los cubanos tuvieron que conformarse con fabricar tuKola, un engendro de bebida que basó su publicidad en sus propósitos de ser una “alternativa a la Coca-Cola” con una esencia “antimperialista y revolucionaria“.

Fuente

El nuevo producto, al que llamaron refresco de cola, sin más arandelas, es lo que ahora se vende en Cuba y aunque acabó encontrando un color que se parece al original, su sabor es completamente distinto con un gusto más dulce, menos gaseoso y un raro fondo de chocolate. Menos mal que cuando presentaron la primera muestra al Che, éste la probó, y tras saborearla, con la seriedad del buen catador, afirmó: «Sabe a mierda»

Con información de Coca-Cola, BBC, cookingideas, y ¡Eureka!