Siempre me han atraído los faros por su belleza y por el halo de misterio que les rodea. “Faro” deriva de la palabra griega φαρος (pharus) que, a su vez, está compuesta de otros dos términos:”phos“(luz) y “hóros“(visión), pero su origen es otro, ya que está asociado a aquella isla de Alejandría llamada “Pharos” cuyo nombre se asocia al término P(h)aar o P(h)äär que era la forma que los antiguos egipcios usaban para denominar a un tipo de lujosa tela (que Homero refiere en “la Ilíada” y “la Odisea“). Por eso los griegos en una especie de “préstamo lingüístico” (que aparece cuando se toma una palabra de otra lengua) llamaron “Pharos” a aquella isla de Alejandría a donde iban a adquirir la citada tela. El asociar el nombre de aquella isla a una torre de señalización luminosa que servía de referencia y aviso costero para los navegantes viene precisamente, de que en aquella isla se edificó una de las siete maravillas del mundo antiguo: el Faro de Alejandría

Fue en el siglo III a.C. cuando Ptolomeo, uno de los siete guardaespaldas de la guardia privada de Alejandro Magno, tras la muerte de aquel soberano macedonio de unas fiebres, con 32 años en el año 323 a.C. tuvo la suerte de que en el reparto de su imperio, hecho por sus generales en Babilonia, pudo hacerse con una de las mejores porciones del mismo: la tierra de Egipto. Ptolomeo era hijo de un noble macedonio llamado Lagos por lo que era de ascendencia griega, pero realizó la jugada maestra de apoderarse del cadáver de Alejandro y decidir su entierro en Egipto. Con la posesión del cuerpo del conquistador se legitimaba para el trono y así fue como decidió proclamarse rey de Egipto en el año 305 a.C. y allí- pese a su origen griego- se hizo coronar siguiendo la tradición faraónica.

Tras visitar la tumba de Akèratos en Thasos, aquel rey decidió encargar al arquitecto Sóstrato de Cnido (Σώστρατος Κνίδιος) la suya propia con la idea inicial de utilizar como base las estatuas de él y de su esposa (divinizados en forma de los dioses egipcios Osiris e Isis) pero finalmente se decidió por otra idea: la construcción de la que sería la gran innovación tecnológica para los siglos venideros: el Faro de Alejandría que tardó 12 años en completarse con un coste total de 800 talentos, terminándose durante el reinado de su hijo Ptolomeo II

Aquel faro debió superar los 100 mts de altura (algo increíble para la época) con una torre edificada en un largo muelle de 700 pasos (300 m) llamado Heptastadion que conectaba la isla con el faro al continente y fue el más representativo de todos los tiempos, ya que lo encontramos mencionado en los escritos de Plinio (N. H., XXXVI, 83) pero no sabemos realmente como era, aunque si que sobrevivió al resto de las Siete Maravillas del Mundo Antiguo. Durante un milenio compartió honores con la Gran Pirámide de Guiza y el Mausoleo de Halicarnaso pero en el año 956, fue gravemente dañado por un terremoto y más tarde los terremotos de los años 1303 y 1323 lo dejaron tan dañado que un viajero árabe llamado Ibn Battuta informó que no se podía entrar en sus ruinas. 

Los último restos que quedaban del mismo desaparecieron cuando en 1480 el sultán de Egipto, Qaitbay, decidió construir una fortaleza medieval usando los bloques pétreos de aquel faro pero aun así ha habido muchos intentos de reconstruirlo. El más conocido se debe al arquitecto alemán Hermann Thiersch (1909) 

Reconstrucción del faro de Alejandría debido a Thiersch (1909) 

También en España se realizó otra por el arabista Miguel Asín Palacios y el arquitecto M.L. Otero (1933), basada en los escritos de un viajero andalusí llamado Ibn al-Sayj y otros escritos de geógrafos árabes desde el siglo IX al XIV, pero las fuentes nunca han sido absolutamente precisas, porque vienen de épocas en las que muchas partes de aquel faro debían estar sumergidas por la subida del nivel del mar. No obstante y con la información dada por al-Sayj se intentó recrear su alzado exterior que presentaría la forma de un edificio de base cuadrada sobre la que se elevaba una torre de forma octogonal. 


Reconstitución hipotética del Faro de Alejandría

En el año 2011 Ivan Fioramont, un diseñador de estructuras arqueológicas que colaboró con “Archemilia” (una sociedad de guías turísticos y arqueólogos profesionales para la Emilia Romana) hizo una maqueta de este faro a escala 1:200 
Estas reconstrucciones son bastante aproximadas y se adaptan a la iconografía de este faro (mosaicos, esculturas y monedas etc) que nos lo presentan como una estructura en dos bloques: uno elevado 15 m sobre el nivel del mar y otro con una escalera espiral que ascendía hasta su cumbre.

Sección transversal hipotética del Faro de Alejandría (M. Durán, 2011). 

Tampoco conocemos cual serían los materiales utilizados para su construcción. Algunas fuentes árabes afirman que estaba construido con bloques de mármol ensamblados con plomo fundido y otras que estaba hecho con una piedra blanca llamada Kad- dan, de naturaleza calcárea que se endurece al meteorizarse. En cuanto a la forma cómo fue construido,la hipótesis más probable es que debió de ser similar a la que tiene el faro romano de Leptis Magna en Libia que presenta una torre escalonada con un muro exterior de sillares, otro interior de “opus caementicium” (un tipo de obra hecha de mortero y de piedras de todo tipo que tiene la apariencia del hormigón) y hojas de ladrillo trabadas con fajas de opus latericium, una técnica constructiva para revestir los núcleos de “opus caementicium” (lateres significa “ladrillos” en latín).

Posiblemente aquel “caementicium” se hizo con limo extraído de zonas de alta actividad volcánica, que combinado con roca volcánica, introduciría grandes concentraciones de aluminio en la mezcla de silicatos y calcio. Este aluminio, combinado con el agua de mar, generaría una potente reacción química que creaba estructuras cristalinas en el cemento haciendo una especie de hormigón que no se veía afectado por el agua de mar. 


Dibujo de la reconstrucción del faro de Leptis Magna según Bartoccini, 1962,

En la superficie del mar, y por el efecto de la curvatura de la Tierra es difícil divisar un promontorio costero de 50 ó 100 m desde un barco situado a una distancia superior a 72 Kms de la costa y encima la zona del delta del Nilo es muy llana y carece de referencias para la navegación marítima. Así pues aquella gran torre tendría como finalidad el informar desde la costa a los navegantes. El método básico siempre fue el realizar, desde un sitio elevado, señales luminosas, mediante fuego, un hecho ya recogido por Homero {Ilíada, XIX, 375; LuU, 1986, 290) cuando nos dice eso de: “cual resplandor de un incendio que crepita en las cumbres y desde el mar divisan lejos los marinos” pero la hoguera del Faro de Alejandría tuvo que ser espectacular.

Resulta interesante valorar cómo es el alcance visual de una hoguera nocturna vista desde el mar.Los experimentos realizados por Ellis con humo y espejos de selenita (yeso cristalizado) arrojaron una distancia máxima para la comunicación con fuego en torno a los 8 km, por lo que el fuego, salvo condiciones excepcionales, no es bueno para ser visto desde el mar. Una hoguera para se efectiva tiene que tener su llama visible y protegida de las inclemencias del tiempo y para divisar su señal a 40 km de la costa se necesita dos factores: altura y calidad de la fuente luminosa empleada; por eso en el Faro de Alejandría, se ideó una estructuras fija vertical de gran altura que ubicaban su luminaria en la parte superior. 

Se sabe que aquel faro disponía de un gran espejo metálico que reflejaba la luz del sol durante el día y que durante la noche proyectaba la luminosidad de una gran hoguera a una distancia de hasta cincuenta kilómetros.  

Reconstrucción de la luminaria del faro de Alejandría, según el mosaico de San Marcos de Venecia (Peña, 2005)

Es decir, poseía una fuente luminosa potente y continua. En la documentación clásica se encuentra una antigua reseña de Plinio el Viejo que al tratar sobre aquella “torre de Pharos” escribe que «el uso y provecho de esta (sic) torre es tener encendidos fuegos, para los que navegan en la obscuridad de la noche conozcan los vados y la entrada del puerto, como ya hay en otros lugares semejantes torres en que resplandecen fuegos, como en Púzol y Rávena». ¿Qué clase de fuente luminosa podría usar una civilización con una tecnología tan suficientemente avanzada y sofisticada como para hacer- 200 años antes de la venida de Jesucristo- un faro de más de 100 metros de altura? 

No sería- desde luego- una simple hoguera sino algo muy grande: un fuego encendido sobre el enlosado de su piso superior, en el interior de un recinto cerrado para proteger la llama de las inclemencias del tiempo ,¿Y cuál sería el combustible empleado? pues de acuerdo con la opinión más extendida, la madera seca da buena llama si se impregna con aceite, grasa o resina pero su empleo en el Faro de Alejandría exigiría un constante mantenimiento y una cantidad importante de madera; además de que la luz debía tener la suficiente intensidad para ser vista desde lejos.

Para superar estas limitaciones es posible que se utilizase un combustible líquido, como el aceite de oliva. Solo es una hipótesis porque de los datos que avalan esta teoría solamente se han encontrado unas pocas referencias, y ninguna de ellas es directa.Tampoco sabemos cómo sería el espejo de su luminaria, pero, sin duda debió de ser un sistema “con movilidad” . Su giro podría haber sido automatizado y esto no es descabellado pensarlo porque para hacerlo, los antiguos solo necesitaban una tecnología muy básica que ya estaba inventada. 

Hubo máquinas que ya empleaban la polea y la rueda dentada en aquellos tiempos como la maquina hidráulica de Ctesibio (s. III a.C.) descrita por Vitrubio (IX,8), y otros dispositivos también descritos por Herón de Alejandría. Hipotéticamente la luminaria del Faro de Alejandría podría haber constado de un cuerpo en el que estaban un depósito de aceite y un espejo reflectante. A sus lados podrían existir unos armazones en cuya superficie exterior estarían enrolladas y en direcciones opuestas, dos cuerdas que moverían todo el conjunto sobre la piedra base. Según Ibn Wasif Sah, el espejo del faro de Alejandría giraba sobre un asiento de cobre y las dos cuerdas se enrollaban hasta unas poleas que se iban llenando de agua y producía el giro de la luminaria. Cuando el agua alcanzaba al nivel suficiente, un flotador gracias al empuje de Arquímedes iniciaba una ascensión y al ascender giraban el cabrestante que enrollaba la cuerda tractora que unida al anclaje de la luminaria haría que la misma girara sobre su base pero- insisto- todo son hipótesis. 


¿Es posible que antes de la construcción del faro de Alejandría existieran algunas torres con esa misma función? No existen evidencias antes del siglo VI a.C aunque el sistema de señalización marítima que dio origen la los faros antiguos debió ser usado por los fenicios. Aquel pueblo iba del mar Mediterráneo al océano Atlántico y llegaba hasta el mar del Norte por lo que debió de tener algún sistema para orientarse. Por eso la cultura fenicia es la más antigua de las que se tiene conocimiento fehaciente que utilizase faros portuarios. Scilace di Carianda un viajero griegos que eligió a un comandante fenicios para sus exploraciones nos cuenta que recuerda haber visto columnas altas y luminosas divisables a largas distancias. 

Y los romanos heredaron la idea y aquella civilización también levantó importantes faros. Hispania fue un punto importante en su transporte naval, y aunque fueron los cartagineses los auténticos artífices de la creación de las redes de faros que inundaron las costas de la península Ibérica. Plinio (II, 181) ya nos indica que los romanos llamaban “Torres de Hanibalis” a las atalayas costeras que los cartagineses usaron en la segunda Guerra Púnica.
Y así, tal y como refiere Tito Livio (XXI, 49, 8; XXII, 19, 6) los faros romanos cubrieron el entorno del canal de La Mancha, Hispania, el sur de Francia (Galia), Córcega y Cerdeña, Italia, Grecia, Fenicia y África. El faro más importante en Hispania en la época romana fue el de Gádir que estuvo en pie hasta que en junio de 1146, el almirante musulmán Ali Isa Maymún lo demolió y recientemente se ha encontrado un dibujo en carbón de leña (siglo III d.C.) que lo representa como una torre ortogonal que asciende a una planta superior, cilíndrica, donde brilla la luz de la linterna


La torre mencionada fue reconstruida en el año 2005 basándose en las anteriores citas  

Reconstrucción del faro romano de Gádir (Peña, 2005) 

Como vemos, muchos de los antiguos faros romanos se basaron en el diseño de aquel mítico Faro de Alejandría y esto se comprueba muy bien en el faro romano más emblemático de Hispania: el faro de Brigantium también conocido como Torre de Hércules,construido por Caio Servio Lupo durante el Imperio Romano (siglo I y II d.C.) que podemos considerar como el faro más antiguo del mundo. Hoy en día-a casi dos mil años de su construcción- siguen luciendo diariamente sus cuatro destellos característicos en grupos de veinte segundos dando una señal marítima de navegación a las embarcaciones que cruzan esta zona del corredor atlántico.

Ubicación del faro de Brigantium (Torre de Hércules) en Punta Eiras. A Coruña. Imagen: Ortofoto del Plan Nacional de Ortofotografía Aérea, Instituto Geográfico Nacional. 

No podemos recuperar aquel mítico Faro de Alejandría pero es agradable saber que en España tenemos otro que aún se mantiene erguido. Y es que los faros del mundo antiguo no forman parte del paisaje: lo crean.

Fuentes:

Faros y luces de señalización en la navegación antigua“. Julio Martínez Maganto. Dpto de Prehistoria y Arqueologja. Universidad de Madrid

Faros de Alejandría y Brigatium“. Manuel Durán Fuentes © 2011. VII Congreso Nacional de Historia de la Construcción. Santiago de Compostela (España)

Navigare necesse est: Il faro tra mondo antico e medioevo“. Baldassarre Giardina Archemilia Firm. Bologna, Italy 

Señalización marítima del Mediterráneo en la antigüedad“. Revista Ingeniería Civil mayo de 2008. Ministerio de Fomento. José Manuel de la Peña Olivas

https://es.wikipedia.org/wiki/Faro_de_Alejandr%C3%ADa

Acerca de mrjaen

La curiosidad es lo que me mueve a escribir

Un comentario »

  1. Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com esta entrada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s