El siglo XX fue pródigo en contiendas pero hubo una que enfrentó en su segunda mitad a dos potencias, con dos sistemas de gobierno y dos ideologías políticas diferentes. Fue la llamada “carrera espacial” y los que tuvimos la suerte de vivir en aquel fin de siglo pudimos verla y seguirla por aquel invento llamado televisión. Incluso pudimos hacer apuestas sobre “quien ganaría aquella carrera” y confieso que yo aposté por Rusia. Perdí porque al final quien se impuso fueron los Estados Unidos, pero sigo pensando que aquella fue “una carrera desigual“.

La navegación espacial tuvo su fundamento en “los cohetes“, un invento chino de alrededor del año 1000 que no siempre fue usado para los “fuegos artificiales” sino que también se empleó en las guerras. Los británicos los conocieron cuando las tropas indias del Sultán Tipoo, los emplearon contra ellos y un oficial británico llamado William Congreve, , desarrolló un cohete militar en el año 1806, que fue usado en 1814 en el fallido ataque británico sobre Fort McHenry, en las afueras de Baltimore pero quien tuvo la idea de que los cohetes podrían servir para alcanzar el espacio exterior fue un visionario ruso llamado Konstantin Ziolkovsky (1857-1935) que escribió algunos libros sobre este asunto, e incluso predijo la evolución que la navegación espacial tendría durante en el siglo XX (aunque se quedó muy corto). 

Uno de los pioneros en la investigación de los cohetes fue un estadounidense de Worcester (Massachusetts) llamado Robert Hutchins Goddard (1882- 1945) que en 1915, cuando trabajaba como profesor asistente en la Clark University,empezó a desarrollar los primeros prototipos con combustible líquido . Empezó haciendo experimentos para medir su empuje por medio de un péndulo balístico, que es una masa pesada suspendida por cuerdas, a la que se sujeta el cohete. Al encender el mismo, pudo medir la altura a la que se elevaba y eso le suministró una medida del momento de inercia total comunicado a la masa. Como por las leyes de Newton, el momento total de un sistema libre de fuerzas exteriores se conserva, el momento dado a aquel péndulo en una dirección debía de ser igual al momento mv comunicado al chorro de gas del cohete y así Goddard pudo así deducir la masa m de los gases expulsados y deducir también la velocidad  v. Como un cohete es una máquina calorífica que convierte la energía química del combustible en energía mecánica cinética ( mitad de la masa por la velocidad al cuadrado de su chorro) conociendo m y v, Goddard pudo deducir la energía cinética suministrada al cohete y la cantidad total de energía química que se necesitaba para obtener la velocidad de los chorros que lo impulsaban.

  
Robert H, Goddard junto a su prototipo de cohete de combustible líquido en 1926.

 Fuente de la imagen: http://www.phy6.org/stargaze/Mgoddard.htm

En la Segunda Guerra Mundial la investigación con cohetes avanzó mucho en Alemania gracias al científico Werner Von Braun que construyó el V-2, el primer cohete capaz de asomarse al espacio, con unas características impresionantes para la época en la que fue construido 

longitud = 14 m 

diámetro = 1,70 m

peso (con carga del propulsor) = 13 Tm

propulsor = 9 Tm

velocidad máxima = 6000 Km/h

explosivo = 1 Tm de amatol

empuje – 27000 Kg

radio de acción = más de 300 Km

techo = 100 Km de altura

  Fuente de la imagen: http://www.v2rocket.com/start/makeup/design.html

En el siguiente video, filmado por los nazis podemos ver algunas de las pruebas de este cohete en Peenemünde

Tras la derrota de Alemania, toda su tecnología paso a manos de los vencedores pero de forma desigual porque los Estados Unidos se llevaron a los mejores expertos, la documentación y el material de la tecnología de los cohetes, incluyendo a Von Braun que se marchó a Norteamérica con un grupo de élite de más de 500 miembros de su personal y con sus respectivas familias, para continuar con sus investigaciones en Nuevo México.

 
Fuente de la imagen: http://mobile.nytimes.com/2007/11/18/books/review/Roland-t.html?referrer=

Y así fue como los Estados Unidos pusieron en manos de Von Braun una cantidad ingente de recursos, llevandose a Nuevo Méjico mas de cien V-2 para trabajar sobre el perfeccionamiento de la tecnología de los cohetes. Desde la base de Cabo Cañaveral y entre 1947 y 1951 se lanzaron muchos de ellos y al final Von Braun combinó un V-2 con un pequeño cohete WAC-Corporal ( de origen americano) y el 24 de Febrero de 1949, y con este cohete de dos fases EE UU dio su primer “paseo espacial”  alcanzando la respetable altura en aquel entonces de 403 Kms. 

Pero la Unión Soviética tuvo que conformarse con las migajas y sólo pudo llevarse poca información de la tecnología alemana de los V-2 y reclutar a técnicos alemanes de segundo orden, salvo el gran científico Helmut Gröttrup, que prefirió quedarse en la Alemania ocupada de la postguerra en lugar de acompañar a sus colegas hacia el Nuevo Mundo. Sin embargo eso no importaba mucho porque los soviéticos ya tenía su propio desarrollo en cohetes gracias al gran investigador ruso Sergei Pavlovich Korolëv (1906-1966) bajo cuya dirección se lanzaron al espacio varios V-2 modificados desde la estepa de Kapustine-Iar, cerca de Stalingrado siendo los alemanes solo meros ayudantes en aquella investigación que fue “genuinamente rusa

  
Sergei Pavlovich Korolëv (Foto: NASA)

En la década de los 50 los proyectos de viajes espaciales se convirtieron en asuntos de máxima prioridad  para ambas potencias y al celebrarse el “Año Geofísico Internacional” de 1957 las mismas ya anunciaron sus planes de conquista del espacio. Ambos países ya tenían  dos cohetes listos. Los americanos el “Redstone”  y los rusos el “T-4-1” (que era muchísimo mejor gracias a Korolëv)

Porque para colocar a un satélite en órbita era imprescindible que viajara a una velocidad de 28.000 Km/h y con el cohete de que disponían los EE UU sólo podían   colocar un satélite del tamaño de una naranja. Von Braun había calculado que con un Redstone modificado y unido a una combinación de tres etapas superiores (hasta 31 cohetes sólidos) podría colocar en órbita elíptica baja (unos 320 Km) un satélite de unos 2,3 Kg, pero la URSS tenía un cohete mucho mas potente cuya primera fase ya poseía una fuerza de empuje de 500 Tm. y gracias al mismo pudo lanzar el “Sputnik 1” (que significa “acompañante artificial de la tierra“) el primer satélite artificial de la historia, lanzado el día 4 de Octubre de 1957 que con una pequeña emisora alimentada por 32 Kgs de acumuladores eléctricos le daban la energía suficiente para señalar su paso con un pitido sostenido: bip…bip…bip….

Aquello fue una auténtica sorpresa para los americanos e incluso un general estadounidense en un arranque de soberbia dijo:”We got the wrong Germans!” (Parece que los alemanes se han equivocado!) refiriéndose a su incredulidad de que sabiendo que la ingeniería alemana había sido  “robada” por América la misma no hubiera sido capaz de machacar a los rusos. 

La cosa no era para menos ya que el peso del satélite ruso era de 83,6 Kg, con un diámetro de 58 cm y Estados Unidos no podía, ni soñando, colocar en órbita a un satélite con tanto peso y aunque Von Braun transformo su “Redstone” en otro cohete denominado “Júpiter C” y el 31 de Enero de 1958 coloco el satélite “Explorer 1” (el primero de los americanos) el mismo era una miniatura comparado con el Sputnik, porque solo pensaba 14 Kg, aunque aportó algunos resultados científicos interesantes, como el descubrimiento del cinturón de radiación que rodea a la Tierra (cinturón de Van Allen)

Para comprobar los límites de un cuerpo vivo en el espacio -una vez mas- el 3 de noviembre de 1957 la URSS, volvió a “mojarle la oreja” a América cuando mandó al espacio una segunda luna artificial denominada Sputnik 2, que llevaba como pasajera a la perra Laika, que se convirtió en el primer ser vivo de los viajes espaciales tripulados. No estaba previsto su regreso y el animal falleció a los 10 días pero los rusos obtuvieron datos muy valiosos sobre la reacción de un ser vivo sometido a ingravidez.

Cuando en la primavera de 1958 se firmó el acta de creación de la Agencia Civil, conocida como NASA. (Agencia Nacional de Aeronáutica del Espacio) Organismo Gubernamental Norteamericano, Estados Unidos dijo que su objetivo era enviar un hombre al espacio y sus sondas Pioneer fueron el primer proyecto de la NASA (denominado Able). Las numeradas 0-1-2 y 3 fracasaron y hubo 15 misiones a órbita terrestre entre 1957 y 1958 lanzadas por Estados Unidos. La única que destacó fue el Atlas Score, lanzado el 18 de diciembre de 1958 que transmitió a la tierra, durante 13 días, una grabación magnetofónica, y que le valió ser considerado como “el primer satélite de comunicaciones“. 

Pero los logros americanos eran pobres y la URRS el 2 de enero de 1959 volvió a impresionar al mundo con el Lunik 1, el primer satélite que escapaba de la gravedad terrestre, y que se convirtió en el primer planeta artificial que recorría una órbita alrededor del Sol. El 15 de Mayo de aquel año envió al espacio un laboratorio espacial llamado “Sputnik 3” que tenía un peso increíble (nada menos que 1.327 Kg) para investigar el campo magnético de la Tierra

Y el 12 de septiembre de aquel año. Rusia “hizo pleno” con su satélite Lunik 2 que alcanzó la Luna y no contento con ello, el 4 de octubre lanzó el Lunik 3, que voló en torno a nuestro satélite, y envió fotografías de su cara oculta. Fue el logro mas importante de aquel año y se obtuvo el primer mapa de la cara oculta de la Luna, realizado por la Academia de Ciencias de la URSS, a partir de las fotos de aquel satélite 

  

Cara oculta de la luna. Fuente: http://foro.sondasespaciales.com

Así fue como terminó la década de los 50. Con un gran retraso de los EE.UU que sólo pudo colocar su sonda Pioner 4 en marzo de 1959 consiguiendo que la misma escapara de la gravedad de la Tierra y entrara en una órbita heliocéntrica.

Al empezar los años 60 ya empezó a considerarse el empleo practico de la satélites para la meteorología y las comunicaciones y los americanos realizaron algunos progresos. El 11 de marzo de 1960, lanzaron el Pioner 5, que sirvió para realizar la primera cartografia del campo magnético interplanetario entre Venus y la Tierra, realizando mediciones de las partículas procedentes de erupciones solares. 

  Fuente: Wikipedia

Y también pusieron en órbita el 1 de Abril de 1960 el Tiros 1, el primer satélite metereológico del mundo diseñado para probar técnicas de captura de imágenes de patrones meteorológicos de la Tierra desde su órbita

Y el Echo 1 lanzado en mayo de 1960 que eran un satélite “pasivo” de enorme tamaño diseñados para funcionar como reflector y que no hacía otra cosa que reflejar las señales que se enviaban contra su superficie para comunicar dos localizaciones distantes en la Tierra

Pero todo se hacia a base de inyectar millones de dólares a la NASA. En esta década EE.UU lanzó nada mas y nada menos que 605 vehículos espaciales mientras que la URSS solo lanzó 415, pero-una vez mas- los rusos tomaron la iniciativa mostrando interés, ya no solo por la Luna sino también por Venus y Marte. El 4 de febrero de 1961, pusieron en órbita su Sputnik 7, que exploró Venus, el primer planeta extraterrestre y posteriormente lanzaron los Venera 1 (12-2-61), Zond 1(2-4-64), Venera 2 (12-11-65), Venera 3 (16-11-65), Venera 4 (12-6-67), Venera 5 (5-1-69) y Venera 6 (10-1-69). El Venera 3 se posó en Venus y los Venera 4 y 5 estuvieron a 26 y 20 Km por encima de este planeta (las misiones fracasaron por fallos en el radiocontacto) pero Estados Unidos sólo pudo enviar a Venus el Mariner 2 que se quedó a 35.000 Kms del planeta y el Mariner 5 que se acercó a 4.000 Kms. En cuanto a Marte, Rusia mando dos misiones, el Mars 1 y el Zond 2 que fallaron y Estados Unidos otras dos, el Mariner 3 y el Mariner 6, que también fracasaron. 

El problema de mandar a un ser vivo al espacio (y “que regresara“) era peliagudo porque al reingresar en la atmósfera terrestre, una nave espacial se funde por el elevado calor generado por la fricción. La solución estaba en desarrollar un “escudo termoprotector” capaz de amortiguar las altas temperaturas durante la última etapa del vuelo, y dejar que la atmósfera terrestre asumiese la función de “frenado natural“. En esta década empezaron a ensayarse el lanzamiento de seres vivos al espacio en viajes de “ida y vuelta ” y por primera vez los americanos se adelantaron a los rusos al probar con un animal. Fue el chimpancé Ham del proyecto Mercury que pertenecía a un grupo de seis simios entrenados en el centro de medicina aeroespacial de Holloman para mover algunas palancas en función de diversas luces activadas y que fue lanzado el 31 de Enero de 1961. La cápsula de Ham alcanzó una altitud de 253 Kms y regresó a la Tierra, retirándose aquel simio plácidamente al Zoo Nacional de Washington, D.C.

Pero Rusia iba casi a la par e hizo otras misiones llevando a bordo perros y ratones. El 9 de Marzo de1961 lanzó el Sput­nik 9, con un perro y cobayas, que realizó algunas circunvalaciones a la Tierra y aterrizó en la región prevista, el mismo día, y el sábado 25 de Marzo de 1961 lanzó el Sput­nik 10 con la perra “Svódochka” (Estrellita), con el fin de preparar el primer vuelo de un ser humano, incluyendo en aquel viaje un fragmento de piel humana. Tras aquellos experimentos, nuevamente la URRS se puso por delante y desarrolló una astronave con un compartimiento lo suficientemente grande como para acoger a un cosmonauta (como llamaban los rusos a los astronautas), y el 12 de abril de 1961 inauguró la era espacial del hombre con Yuri Gagarin, un comandante de las fuerzas aéreas soviéticas, que tripuló la nave Vostok 1 y que fue el primer hombre que emprendió un viaje al espacio interplanetario, dan­do la vuelta a la Tierra en 1 hora y 48 minutos

Aquella aventura le valió a Gagarin que la prensa mundial lo llamara “El Cristóbal Colón del cosmos“) y fue un éxito de increíble magnitud para Rusia. Tal y como se había planificado, a 7 Km de altitud, Gagarin se catapultó de su nave con su asiento proyectable y aterrizó con éxito con un paracaídas en el lugar previsto. La cabina también se recuperó. 

  

Los norteamericanos vieron este hecho como una gran amenaza a sus pretensiones de hegemonía espacial y dentro del proyecto Mercury construyeron y probaron una cápsula espacial para un sólo hombre, con miras a igualar y superar el hito soviético y el 5 de mayo de 1961 se hizo el primer vuelo espacial tripulado norteamericano con la cápsula Freedom 7, tripulada por Alan Shepard 

Y el 20 de febrero de 1962, John Glenn, a bordo del Mercury 6, orbitó tres veces a la tierra

Pero aquello ya importaba poco, porque Rusia en agosto del año anterior, había conseguido que Guerman S. Titov a bordo del Vostok 2 permaneciera  un día entero en el espacio , y ahora la “carrera espacial” había cambiado sus objetivos. Los nuevos eran el lograr que el hombre permaneciera en el espacio por mucho más tiempo y- con toda evidencia- los americanos llevaban en esto un gran retraso.

Los programas Mercury y Vostok, prosiguieron hasta 1963, después de un total de cuatro vuelos orbitales Mercury y seis misiones Vostok, apuntándose la URSS otros dos tantos cuando en junio de 1963 lanzo otras dos naves, la Vostok 5 que estuvo 5 días en órbita con Valeri Bikovski y la Vostok 6 con Valentina Tereshkova, “la primera mujer que llegó al espacio

Y en lo de “poner en órbita a más de un hombre” los rusos también se adelantaron con la misión Vosjod 1, que en octubre de 1964, lanzó a tres cosmonautas, Vladimir Komarov, Konstantin Feoktistov y Boris Yegórov, seguida por el vuelo de dos hombres de la Vosjod 2 en marzo de 1965, con Pavel Beliáiev y Alexei A.Leónov, este último abandonó la astronave en un traje espacial para marcar otro gran hito, “el primer paseo del hombre por el espacio

Hartos ya de ir detrás de la tecnología rusa y tras la muerte de Kennedy, con la presidencia de Lyndon B. Johnson. Estados Unidos empezó a volcar millones de dólares en la NASA y así fue como empezó a sortear la ventaja rusa lanzando el primero de los vuelos norteamericanos del programa Gemini, con dos hombres, el 23 de marzo de 1965. Aún así, la técnica rusa era mejor que la americana porque las Gemini necesitaban bombear el aire para obtener el vacío total antes de salir al espacio y la Vosjod estaba equipada con una antecámara en la parte exterior que no necesitaba despresurizar la cabina para salir al exterior.

Al final, el poder del dinero se impuso y la astronave Gemini empezó destacando con una ventaja; “podía dirigirse a sí mima por el espacio“, y en diciembre de 1965, las Gemini 6 y 7 fueron puestas en órbita al mismo tiempo, modificando una de ellas su órbita para encontrarse con la otra. Un acontecimiento histórico que recibió el nombre de “la primera cita espacial

El que varias astronaves Gemini pudieran maniobrar en el espacio, fue la base de los futuros alunizajes proyectados por Norteamérica y con la ayuda de sus Gemini y de la ingente cantidad de dinero inyectada a la NASA, los americanos pudieron resolver el problema de acoplar dos naves espaciales volando en órbita terrestre. Así fue como empezó la relativa superioridad norteamericana en la carrera espacial y el programa Gemini, daba a los Estados Unidos conseguir el objetivo trazado en el gobierno de Kennedy: llegar a la Luna

Pero  como eso no se podía con un solo cohete los americanos decidieron hacer alunizar solo una parte de la nave (módulo lunar) dejando a la nave nodriza orbirtando la Luna. Fue el proyecto denominado LOR (Lunar Orbit Rendez-vous) y el programa Gemini finalizó con la Gemini 12, en noviembre de 1966 tras un año y medio lleno de éxitos. Los rusos en cambio no hicieron mas vuelos espaciales después de la Vosjod 2

Y es en este punto, cuando ocurren dos grandes tragedias. El 27 enero de 1967, la Apolo 1 se incendió durante el ensayo general en tierra y los astronautas Virgil Grissom, Edward White y Roger Chaffee se convirtieron en las primeras víctimas humanas reconocidas de la carrera espacial

Y dos meses más tarde, la URSS lanzó la Soyuz 1 que tenía como objetivo probar y planificar el sistema de intercambio de astronautas entre dos naves. La idea era que la Soyuz 1 despegase y, una vez en el espacio, una segunda nave, la Soyuz 2, se acoplara a ella para que sus pasajeros hicieran un intercambio de naves. Lamentablemente la primera se estrelló al aterrizar, y murió su único tripulante Vladimir Komarov. Estas fueron sus últimas palabras el 24 de Abril de 1967

Ambas tragedias retrasaron los programas espaciales Suyuz y Apolo y finalmente Estados Unidos dio otro gran paso en diciembre de 1968 con el Apolo 8 que realizó un vuelo de reconocimiento alrededor de la Luna. El camino hacia la luna debía ser preparado con todo cuidado, y las primeras sondas enviadas por los norteamericanos (Ranger 7- 8- 9 , Mariner 4- 6-7, Surveyor 1-3-5-6-7) no habían logrado obtener información de calidad, comparativamente con la información proveniente de las sondas rusas ( Luna 5-7-8-9-10-11-12-13-14), Gracias a la serie de sondas Lunar Orbiter los norteamericanos obtuvieron el mapa de toda la luna, un proyecto que comenzó en agosto de 1966. ¿Será por dinero? Estas fueron las sondas enviadas: Lunar Orbiter 1 (10-08-66) (217 fotos). Lunar Orbiter 2 (06-11-66) (200 fotos). Lunar Orbiter 3 (04-02-67) (200 fotos). Lunar Orbiter 4 (04-05-67) (212 fotos) y Lunar Orbiter 5 (01-08-67) (212 fotos).

Los rusos tras el éxito del Apolo 8 ya no tenían los medios de que disponía América y abandonaron el plan de poner a un hombre en la Luna. Aún así, dirigieron todos sus esfuerzos en colocar allí una excavadora automática que tomara nuestras del suelo lunar mientras que Estados se dedicaba a ensayar su vehículo lunar en otros dos vuelos Apolo.Para llevar hombres a la órbita lunar, se necesitaba un cohete de gran potencia y se usó el Saturno V, que era el cohete más poderoso de los Estados Unidos, constituido por tres cuerpos. La idea era que una vez dentro de la órbita lunar, dos astronautas se trasladaran a la tercera sección: el Módulo Lunar que se separaría del Modulo de Mando y descendería a la luna. Tras finalizar las misiones se volvería a la cabina de mando de la parte superior del modulo lunar y utilizando la tercera parte (Plataforma de Lanzamiento) ir al encuentro del módulo en orbita sobre la Luna.

Después de seis pruebas sin tripulantes, entre octubre de 1968 y mayo de 1969, probando la nave Apolo en cuatro misiones tripuladas (dos en orbita terrestre y dos en orbita lunar) en marzo de 1969 se lanzó el Apolo 9 con tres astronautas, McDivitt, Scott y Schweickart que ensayaron el módulo lunar en órbita terrestre y en mayo de 1969 partió el Apolo 10 con destino a la Luna. Mientras John Young circunvalaba el satélite pilotando la nave de mando, sus compañeros Stafford y Cernan, a bordo del módulo lunar (transbordador “Snoopy“) se aproximaron hasta 16 Km de la Luna para informar del lugar donde se realizaría el alunizaje durante el próximo vuelo.

Y los soviéticos el 13 de Julio de aquel año jugaron su última baza con la sonda lunar Luna 15 que partió de la base de Baikonur, y que tres días después se insertó en una trayectoria estacionaria alrededor de la Luna coincidiendo con la partida del Apolo 11. Ya no había color y el poder del dinero daba a América la ventaja. El Apolo 11 iba a la conquista de la Luna con los tres astronautas elegidos para ir a nuestro satélite: Neil Armstrong, Edwin Aldrin y Michael Collins

  

Armstrong y Aldrin alunizaron en el Mar de la Tranquilidad el 21 de Julio de 1969 y aquel día la URSS recibió la puntilla porque  tuvo la mala suerte de que su sonda Luna 15 se estrellase. El siguiente video es una grabación desde el telescopio Lovell que rastreó aquella nave espacial soviética cuando orbitaba la Luna y empezó a caer. Al mismo tiempo, se escuchan las transmisiones de los astronautas del Apolo 11 como ruido de fondo. 

Y Armstrong dijo su famosa frase: “Este es un pequeño paso para un hombre, pero un salto ele gigante para la humanidad” al posar su pie izquierdo en la superficie lunar a las 3 horas y 56 minutos (hora de Europa Occidental) en nuestro satélite 

En la Tierra, los americanos “echaron el resto” y millones de personas fueron testigos, a través de la televisión, de aquel acontecimiento de 2 horas del hombre posándose sobre el suelo lunar. Aquel mismo día, a las 18 horas y 54 minutos (hora de América) el modulo lunar (bautizado como “Eagle” para la ocasión), se acopló a la nave nodriza “Columbia” y el jueves 24 de Julio a las 17 hora y 51 minutos amerizaba triunfalmente la cápsula Apolo 11. 

La catástrofe del Luna 15 y la muerte de Komarov había dado un duro golpe al programa espacial de la URSS pero el proyecto Soyuz siguió adelante (con menos medios que los americanos). El 25 de octubre de 1968 se lanzó el vuelo no tripulado Soyuz 2, y el 26 de octubre, el Soyuz 3. Los Soyuz 4 y Soyuz 5, se acoplaron el 16 de enero de 1969 y en octubre de aquel año se realizó un vuelo conjunto de tres naves: Soyuz 6, Soyuz 7 y Soyuz 8 que eran los primeros pasos para la construcción de una estación espacial rusa. A y finales de 1977, la Unión Soviética había enviado un total de 26 misiones Soyuz y con aquellas experiencia logró en abril de 1971, poner en órbita a la primera estación semipermanente llamada Salyut 1, que recibió sus primeros habitantes, cuando la Soyuz 11 se unió con ella con tres cosmonautas rusos durante 22 días

Y a finales de 1977, ya se habían puesto en órbita 6 estaciones Salyut. Pero Estados Unidos no podía quedarse atrás y decidió lanzar la estación espacial Skylab en 1973 de enormes dimensiones ( casi cuatro veces más grande que la Salyut).

Rusia ya estaba hundida desde el proceso de reformas iniciado por Gorbachov en 1985 que precipitó una dinámica que terminó llevándose por delante la propia existencia del estado fundado por Lenin. Aún así en 1986 pudo lanzar la estación orbital MIR , que fue uno de los más grandes logros de este país y que marcó un hito en la historia espacial no sólo por su estructura, sino también por que ha sido la que más a perdurado en órbita.

  

La estación espacial MIR fue un hito en la historia del espacio y estuvo manejada, en un comienzo, únicamente por Rusia a través del Centro de Control de Vuelos Espaciales de la Federación Rusa en Koroliev hasta que el 12 de febrero de 1987, Estados Unidos y la Unión Soviética firmaron una declaración conjunta, en donde se establecía que querían cooperar sobre las bases de una asociación mutua en el proyecto de crear y operar conjuntamente. Así fue cómo aquella estación también estuvo a cargo del Comando Espacial de Estados Unidos en California y estuvo en órbita durante 15 años, tripulada por más de 104 personas, ocupada por más de 12 países e hizo casi 23 mil experimentos pioneros de la colonización espacial humana. 

El 23 de marzo del 2001 cayó a las 2:20 horas de la madrugada en el Océano Pacífico en una caída estuvo envuelta de especulaciones, porque se pensaba que trozos de ella caerían en la parte insular de Chile o en Nueva Zelanda aunque no fue así y todo el proceso estuvo manejado por los centros de Estados Unidos y Rusia.

¿Que nos queda por decir? Pues que la carrera espacial que comenzó como una competición entre dos grandes Estados, al final fue un gran avance para el hombre y oficialmente “fue ganada por Estados Unidos” pero como decía al principio  yo aposté por Rusia y sigo pensando que “moralmente fue la ganadora” porque los americanos  lo único que hicieron fue aprovecharse del gran genio de los científicos alemanes y destinar fuertes presupuestos para aquella carrera por el espacio. De hecho al “acabarse el dinero” no hay mas que ver como ha acabado la NASA

La carrera espacial fue  una carrera desigual y Rusia en la misma siempre destacó como “potencia innovadora”  hasta que su situación política y económica le hizo imposible competir. Si los soviéticos hubiera tenido los medios que tuvieron los americanos, aquella famosa frase que Nikita Jrushchov dirigió a varios embajadores occidentales en una recepción en 1956 en la embajada polaca de Moscú de : “los enterraremos” (Мы вас похороним) se habría hecho realidad 

Información bibliográfica extraída de la Enciclopedia Decenium de Plaza & Janés Editores, S.A.

Acerca de mrjaen

La curiosidad es lo que me mueve a escribir

»

  1. […] La carrera espacial. Una carrera desigual (OPINIÓN)   […]

  2. Luis dice:

    Yo no creo que la carrera espacial la perdieran los soviéticos. De hecho, creo que la ganaron por goleada a 1. Fueron los primeros en todo, menos en enviar a un hombre a la Luna. Lo que pasa es que los EEUU establecieron este como “la victoria” y su propaganda no ha dejado de repetirlo desde entonces. Pero antes y después (viajes interplanetarios, estaciones espaciales, de todo…) los soviéticos fueron los primeros. Luego, ya, tras la caída de la URSS… pues a seguir viviendo de la herencia de la URSS.

  3. Ibn dice:

    Gracias por el artículo, muy interesante. Un apunte, “we got the wrong germans” se traduciría como “conseguimos a los alemanes equivocados”, como queriendo decir que los sovieticos habían “reclutado” a los mejores científicos alemanes.

  4. Seba dice:

    Creo que el uso prácticamente estandarizado de la Soyuz lo dice todo.

  5. Juan dice:

    Yo traduciría “We got the wrong Germans!” por “Nos quedamos con los alemanes equivocados” en vez de por “Parece que los alemanes se han equivocado!”

    Por lo demás, excelente artículo.

    • mrjaen dice:

      Tienes razón esa es la traducción correcta que refleja la frustración americana que después haberse llevado la supuesta “elite científica” alemana, veía como los rusos les mojaban la oreja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s