Algunos verdugos mueren en paz 

Si alguna vez hubo un verdugo «tierno» ese fue el Amadeo que don Pepe Isbert,bordó en la inolvidable película «El verdugo» escrita por Rafael Azcona y dirigida magistralmente por Luis García Berlanga, pero en la realidad también ha habido otros verdugos reales que también murieron en paz. Uno de ellos fue un burgalés llamado Gregorio Mayoral Sendino…