Al final don Pedro Sánchez se ha salido con la suya y pese a la polémica de su presunto copy-paste en su tesis doctoral, su partido decidió usar un slogan que ya estaba inventado hace tiempo por una empresa de cosméticos: el “make it happen”. Da igual porque en las elecciones generales al parlamento español del pasado 28 de Abril, el mismo ha obtenido un triunfo arrollador y esto mucha gente no lo ha entendido aunque era algo totalmente previsible.

El eterno debate entre los partidos de izquierdas y de derechas se remonta al tiempo de la Revolución Francesa” (finales del siglo XVIII) cuando la posición que ocupaban los integrantes de su parlamento estaba definida por su ideología: a la derecha se situaban los que defendían una organización social que favoreciese a personas o grupos con poder económico, político, religioso y/o militar apoyando el mantenimiento e incremento de su poder y riqueza, y a la izquierda estaban los que defendían la igualdad de derechos, libertades y oportunidades para todas las personas, sin diferenciaciones, discriminaciones o clasismos. Así fue como surgieron estos dos tipos de partidos que se califican según sus ideologías y cuando alguno las lleva hasta los extremos surgen la extrema izquierda o derecha

En España, a la mayor parte de los partidos políticos no les gustan las ‘etiquetas’ de izquierda o derecha y casi todos pretenden situarse en un supuesto centro político que se supone que es el espacio en el que están la mayoría de los votantes pero nuestro país siempre ha estado dividido entre la izquierda y la derecha desde aquellas elecciones municipales de abril de 1931, que provocaron la renuncia al trono de Alfonso XIII

La cosa hoy en día sigue siendo igual aunque tres de los principales partidos que se han presentado a las últimas elecciones (PSOE, PP y C’s ) intenten disputarse esa entelequia que se llama centro político. El PSOE, aunque presuma de supuesta centralidad solo lo hace “con las personas” y no con su ideario que mantiene una fuerte carga de izquierda.

En cuanto al PP es el único partido que pone rápidamente de acuerdo a todos en su ideología que se considera clara e indudablemente de derechas . Ciudadanos es otro partido que se esfuerza en que-desde la ambigüedad- parezca “progresistas” y aunque trata de distanciarse del PP coincide plenamente con él en muchos aspectos y cuando toma iniciativas las mismas se suele situar en el eje ideológico de la derecha.

Luego tenemos los extremos: Podemos que es un partido que se posiciona claramente en la extrema izquierda con gran parte de sus miembros reclutados de movimientos sociales y VOX al que por sus ideas todos colocan en las posiciones más extremas de la derecha y que de ser un partido marginal provocó un verdadero sismo político el pasado diciembre cuando obtuvo el 11% de los votos y 12 diputados de los 109 del Parlamento andaluz.

Cuando había bipartidismo votar era más sencillo ya que al final cada uno según su ideología se posicionaba junto al PSOE (izquierda) o PP (derecha) y así fue como de 1982 a 1993 el PSOE disfrutó de tres mayorías absolutas consecutivas y el PP logró dos en 2000 y 2011.Sim embargo en esta última don Mariano Rajoy se enajenó y no la supo gestionar y con sus errores propició el crecimiento de una marea independentista en España con nuevos partidos que empezaron a competir con los dos principales en los segmentos de las ideologías de izquierda y derecha.

Y los resultados de las elecciones del pasado 28 de Abril nos han mostrado que, de una forma u otra todos los partidos han competido por un mismo segmento electoral: bien en la izquierda o bien en la derecha.

Según los datos del INE, había 36,8 millones de españoles con derecho a votar, con 1,15 millones de nuevos votantes, lo que suponía 400.000 votantes más que en las generales de 2016. De estos 36,8 millones entre las opciones “de izquierdas”, había más de una docena de listas, que sumaban 12,718 millones. Las opciones “de derechas” contando al conservadurismo tradicional nacionalista sumaban 12,356 millones .Es decir que entre ambos bloques ideológicos apenas había una separación de 362.000 votantes pero don Pedro Sánchez ha tenido la habilidad de destrozar el bloque de la derecha asustando a los votantes con que habría una “involución” si gobernara una coalición de PP, C’sVox a los que llegó a denominar la derecha “trifálica”apoyado por la sin par doña Susana Díaz que llego a llamar el “trifachito” a estos tres partidos y nos pedía ese “HAZ QUE PASE” y que su izquierda llegara al gobierno, algo que le ha funcionado a la perfección

Estos son los números

El PSOE dentro del bloque de izquierdas ha conseguido en estas elecciones 7.480.755 votantes frente a los 5.443.846 que tuvieron en el 2016 lo que supone ganar 2.036.909 de votos ganados

De lis mismos 108.932 podrían haber venido de un trasvase de Podemos que- también dentro del bloque de izquierdas- ha conseguido 3.118.191 votos frente a los 3.227.123 que sacó en 2016 pero no se le puede negar el mérito de haber movilizado otro 1.927.977 de esa izquierda . Así es como los socialistas han crecido un 35 % (7,480 millones).

La destrucción de la derecha se resume en estas cifras:

El PP ha obtenido en 2019 4.356.023 votos frente a los 7.941.236 que tuvo en él 2016 lo que supone perder 3.585.213 votos. Se ha hundido ya que ha perdido un 42 % (de 7,941 millones a 4,356 millones ) de su electorado y su resultados se traduce en 66 escaños en lugar de los 137 que tenia.

Ciudadanos ha sido una de las candidaturas que ha aprovechado mejor la participación récord de estas elecciones (cifrada, finalmente, en 26,315 millones españoles) obteniendo en 2919 4.136.600 votos frente a los 3.141.570 que tuvo en 2016. Esto supone 995.030 votos ganados y aunque parte de ellos han sido robados al PP el señor Rivera no solo ha sido capaz de convencer a los ex afines del PP sino también a parte de los nuevos 400.000 votantes. Esa es la razón de su espectacular subida de 32 a 57 escaños pero es una victoria pírrica porque ni siquiera ha podido superar hoy en día los peores resultados del PP.

En cuanto a VOX ha obtenido 2.677.173 votos en 2019 frente al exiguo resultado de 47.182 que tuvo en 2016 lo que representa 2.629.991 de votos ganados. Gracias a la división de la derecha de aquellos 3.585.213 votos perdidos por el PP 2.590.183 se han ido posiblemente a sus filas pero buena parte de los electores que hoy han optado por el señor Abascal podrían volver a las filas de Casado si este lo hace bien. Es el ruego de pescar en caladeros ajenos. No obstante si hace una buena labor en el nuevo Parlamento y consolida su electorado. le auguro al PP un destino parecido al que tuvo la extinta UCD.

Las urnas de la pasada jornada electoral han desembocado en una aritmética parlamentaria en la que sólo se vislumbran como mayorías incontestables (mayorías absolutas, 176 escaños), la unión de PSOE con Ciudadanos ( algo poco probable) o la del PSOE con Unidas Podemos y ERC . Así es que nos esperan tiempos difíciles y-como en las buenas corridas/ habrá que decir eso de: “que Dios reparta suerte ” porque los españoles la vamos a necesitar

Acerca de mrjaen

La curiosidad es lo que me mueve a escribir

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s