Unas «pequeńas diferencias»

20121107-172604.jpg

Ganó Barack Obama, que será el presidente número 45 de la historia de los EEUU, a su oponente republicano Mitt Romney, y una de las claves de su triunfo ha sido «el voto popular» de esa «sociedad marginada americana» formada por afroamericanos, jóvenes desencantados y una comunidad hispanohablante que alcanza los 50 millones de personas y de la que siete de cada diez de estos ciudadanos dieron su voto al candidato demócrata.

El secreto de Obama ha sido el «saber acercarse a esa gente desesperanzada» a la que le ha prometido la igualdad salarial entre mujeres y hombres, el reducir las emisiones de CO2, el dar cobertura médica a cinco millones de niños estadounidenses sin seguro o el sentar las bases de una amplia reforma sanitaria, que atienda a los mas pobres.

Y esas cosas siempre «dan votos«, porque la opción de cambio era un partido republicano, que lanzaba un mensaje ultraderechista (aunque bastante realista) a través del «Tea Party» lo que «no cala entre los marginados». El mensaje populista siempre da réditos» y lo de anoche de Obama me ha recordado los millones de votos que sacó Rajoy prometiéndonos «una Espańa mejor«.

Al final puede que a Don Barak Obama le termine pasando lo mismo que a Don Mariano Rajoy cuando «la cruel realidad» le haga tener que «desdecirse de sus promesas» pero estas elecciones estadounidense me han hecho sentir una sana envidia y es que hay algo en la sociedad americana que no tenemos en Espańa y es el «AMOR A AMÉRICA «. Obama nada más ganar ha dicho: «No estamos tan divididos como sugiere nuestra política y seguiremos siendo más que una colección de estados rojos y estados azules. Somos y siempre seremos los Estados Unidos de América«.

Que tomen nota Don Alfredo Perez Rubalcaba y Don Mariano Rajoy. Que tomen nota los Ińigo Urkullun y los Artur Mas y toda esa caterva de nacionalistas y separatistas que tenemos en esta asquerosa Espańa, porque Obama gana y «GANA EE.UU» y aquí cuando gana un partido o «gana la izquierda contra la derecha» o «ganan los azules contra los rojos«. Anoche con Barak Obama y Mitt Romney, uno ganó y otro perdió pero en sus elecciones presidenciales SIEMPRE GANA AMÉRICA. Como decía Séneca «Nemo patriam quia magna est amat, sed quia sua»
(«Nadie ama a su patria porque ella sea grande, sino porque es suya»)