Vendiendo humo

Ya estamos en el año 2023 y muchos españoles- entre los que me encuentro- habremos pedido como deseo de Año Nuevo el que D. Pedro Sánchez Pérez- Castejón se vaya de la presidencia de nuestro gobierno. Nadie sabe aún cuando se celebrarán este año en España esas ansiadas elecciones generales, aunque una fecha probable podría ser la del 10 de diciembre. De ser así aún nos queda casi un año entero de aguantar a este personaje y a sus despropósitos, pero lo que más me asusta pensar es que al mismo se le haya pasado por la cabeza el tratar de igualar el récord de mandato que tuvo un antecesor suyo llamado Felipe González Márquez que estuvo en el poder trece años y medio (1982-1996). Para ello debería ser reelegido como presidente de Gobierno por dos legislaturas más hasta el año 2031 y aunque esto suene horrible tengo que reconocer que veo a nuestro protagonista muy capaz de conseguirlo.

Seguro que todos habréis oído alguna vez esa frase de «vendernos humo» o sea que nos vendan ilusiones que no conducen a ninguna parte. Esto es algo que solo lo pueden hacer las personas capaces de convencer a los demás dándoles A CADA UNO LO QUE QUIERE sin ningún remordimiento y si ha habido alguna vez en España un político capaz de hacer esto, ese es precisamente el presidente que nos gobierna.

Pedro Sánchez, actual presidente del Gobierno. El “hombre de las mil caras”. Fuente : BI España

En febrero de 2019 Irene Lozano publicó una biografía de D.Pedro Sánchez que tituló Manual de Resistencia y en aquel libro se reflejaba a la perfección la personalidad del mismo que no es otra que la de alguien que nunca se rinde. En los casi cinco años que lleva de mandato, este hombre ha conseguido convertir en apéndices de su Gobierno a la Fiscalía General del Estado, al Centro Nacional de Inteligencia, al Centro de Investigaciones Sociológicas, al Instituto Nacional de Estadística y al Tribunal de Cuentas. También ha sabido aprovecharse de un parlamento fragmentado obteniendo apoyos con la sencilla fórmula de dar a cada grupo lo que este le pida y si a eso unimos la capacidad de conceder los subsidios y dádivas necesarios para ganarse las simpatías de sus potenciales votantes y el uso hábil de la propaganda con slogans tan sugerentes como : “El gobierno de la gente” en todos sus medios afines incluyendo uno que es de todos los españoles como Radio Televisión Española podemos entender bien el peligro que tiene.

Reciente intervención de la portavoz del PSOE, Pilar Alegría con uno de los últimos slogans

La pregunta es: ¿podría D. Pedro Sánchez conseguir una o dos legislaturas más? Y la respuesta es si, si ya ha conseguido el poder muchas otras veces no hay razón para pensar que pueda lograrlo de nuevo.

Madina y Sánchez tras las primarias del PSOE de 2014.

Empezó consiguiendo ser Secretario General de su partido por primera vez compitiendo contra Eduardo Madina y de aquella contienda salió triunfante, liderando al PSOE entre julio de 2014 y septiembre de 2016. Su forma de hacer política era la de “vender su humo” de honradez con un continuo ‘no es no ‘ a D.Mariano Rajoy al que intentaba presentar como un mal presidente de una manera muy agresiva.

Esta manera de actuar abría la puerta a posibles pactos con la izquierda radical y aquello no convenció a gran parte de su partido que tras la dimisión de 17 miembros de la Ejecutiva federal, el 1 de octubre de 2016 lo pusieron contra las cuerdas y Sánchez tuvo mas remedio que presentar su dimisión pero su reacción estuvo acorde con la personalidad de alguien que no se resigna fácilmente a perder y tras aquel varapalo anunció que dejaba su acta de diputado y que cogería su viejo coche Peugeot 407 para recorrer todos los rincones de España « y escuchar» a la militancia

Un trending topic en Twitter apoyado por el hashtag #yoviajoconpedro

Aunque nadie daba un euro por él, supo recorrer cerca de 30.000 kilómetros por toda España con actos en los que contactó directamente con los afiliados al PSOE. Tras esto, en Mayo de 2017 los militantes socialistas acudieron a votar en sus agrupaciones de forma masiva reeligiéndolo como Secretario General en unas intensas primarias en las que se impuso incluso a pesos pesadosdel partido como Patxi López y Susana Díaz.

Tras este triunfo cambió de estrategia y decidió acceder a La Moncloa, por la vía rápida de una moción de censura a D.Mariano Rajoy. Para ello aprovechó una sentencia de la Audiencia Nacional sobre la «Época I» del caso Gürtel y la dureza con la que la Sala describió la existencia de una Caja B en el PP gracias al apoyo de los jueces progresista de la Sala. No es fácil ganar una moción de censura pero D.Pedro Sánchez consiguió sumar alianzas a su favor de partidos independentistas y regionalistas y del PNV y el viernes 1 de junio de 2018 se convirtió en el séptimo presidente del Gobierno de España desde la Transición con el apoyo de 180 diputados obtenido tras sumar a los 84 escaños de su grupo ,67 votos de Unidas Podemos, 9 de ERC, 8 de PDeCAT, 5 del PNV, 4 de Compromís, 2 de EH Bildu y 1 de Nueva Canarias.

Una vez elegido presidente por primera vez elaboró unos presupuestos e intentó convencer a ERC para que votara a favor de los mismos. Sus emisarios incuso llegaron a negociar aquellos Presupuestos con Oriol Junqueras en la cárcel de Lledoners pero el independentismo le pedía a cambio de su voto «superar la vía judicial» y en aquel entonces no se atrevió a hacerlo, aunque luego, como después veremos el tiempo le hizo cambiar de opinión porque a este hombre no se le resiste nada.

Así empezó faltando a su promesa de convocar inmediatamente elecciones generales una vez desalojado Rajoy porque se dedicó durante casi 11 meses después de ganar su moción de censura a “vender el humo” de la superioridad moral de sus apoyos Frankenstein a los que él llamaba unas “alianzas progresistas”. Y no las convocó hasta el 28 de abril de 2019 en plena Semana Santa.

Promoción Pedro Sánchez elecciones 28-4-2019

Como eran las primeras elecciones después de su ascenso al poder por la vía indirecta de la moción de censura, D. Pedro Sánchez necesitaba volver a “vendernos su humo” usando de nuevo la táctica de la superioridad moral de la izquierda, y decidió utilizar un slogan que ya estaba inventado hacia tiempo por una empresa de cosméticos. Era el llamado “make it happen” (“haz que pase” ) buscando un segmento de votos muy concreto: los 1,15 millones de nuevos votantes jóvenes a los que solo había que convencer de que “la izquierda era la honradez y la honestidad frente a una derecha retrógrada y cavernaria” llamando a PP, C’s y Vox la “derecha trifálica”, labor apoyada por su compañera de partido Susana Díaz que llego a llamar el “trifachito” a estos tres partidos.

Le funcionó bien la estrategia y con aquel «HAZ QUE PASE» logró “ vender su humo” y el PSOE consiguió ganar 2.036.909 nuevos electores aunque aquella jornada electoral dejó un Parlamento tremendamente fragmentado y el PP perdió un 42% de su electorado frente a VOX y C’s. Lo malo era que D. Pedro Sánchez se encontró con una aritmética parlamentaria en la que sólo se vislumbraba como mayoría incontestable (176 escaños), la unión del PSOE con Unidas Podemos y ERC. Sin embargo en aquellos tiempos a D. Pedro Sánchez aún le quedaba un poco de conciencia y decidió no aliarse con ellos continuando como presidente en funciones durante toda aquella XIII legislatura ya que ningún candidato consiguió ser investido presidente del Gobierno durante la misma.

Pedro Sánchez, presidente del Gobierno en funciones.

¿Presidente en funciones? ?¿ y qué más daba? D. Pedro Sánchez había conseguido tiempo y seguía en el poder para hacer lo que mejor sabe: ganarse los votos de la izquierda para las siguientes elecciones y decidió nuevamente “vender el humo de la superioridad moral” de la izquierda atacando a todo lo que representase el supuesto facismo de los dos partidos de la derecha española (PP y VOX) y puso en marcha una de las medidas más destacadas de aquel Gobierno provisional. El exhumar los restos de Francisco Franco del Valle de los Caídos el 24 de octubre de 2019. La osadía de este hombre ya no tenía límites. ¿Podría atreverse a todo?

Pues si, y lo demostró unas semanas después cuando se celebraron elecciones municipales y autonómicas. Se suponía que Sánchez no iba a atreverse a romper el cordón sanitario a EH Bildu y dejar que la socialista María Chivite gobernara en Navarra gracias a ellos. Pero se atrevió e incumplió una de sus frases más célebres: «Con Bildu no vamos a pactar, si quiere se lo digo cinco veces o 20 durante la entrevista. Con Bildu no vamos a pactar».

El 10 de noviembre se celebraron nuevas elecciones generales para la XIV legislatura y D. Pedro Sánchez volvió a ganarlas con el 20% de los votos y 120 escaños aunque con un parlamento igualmente fragmentado y con una única salida para él: formar gobierno con un acuerdo con Unidas Podemos y con los independentistas catalanes.

Esto si que era una traición a sus principios porque D. Pedro Sánchez, en una entrevista en la cadena la Sexta el Jueves, 19 de septiembre de 2019 ya nos había contado que «no dormiría por la noche»teniendo a miembros inexpertos de Unidas Podemos en su gobierno.

Pero igual que cuando Groucho Marx decía: «Éstos son mis principios, y si no le gustan, tengo otros» como D.Pedro Sánchez quería ser investido como presidente de Gobierno, dos días después de aquellos comicios hizo bueno aquello de donde digo digo digo Diego” y así fue como Sánchez y Pablo Iglesias comparecieron para anunciar un acuerdo entre Unidas Podemos y el PSOE para formar un gobierno de coalición. y así pudo nuestro hombre presentar una sólida candidatura para ser propuesto otra vez como candidato.

Así es como “se vende el humo”. D.Pedro Sánchez, para conseguir el apoyo de los 35 escaños de Podemos (uno por cada diez del Congreso) permitió que el señor Iglesias metiese en su nuevo gobierno, no solo a su programa, sino también a su idea de España.. El texto íntegro de aquel pacto puede leerse aquí

Después de aquello, ¿ acaso iba a atreverse también D.Pedro Sánchez a pactar con ERC aquella mesa de diálogo solicitada entre los independentistas y el Gobierno a cambio de la abstención de los republicanos en su investidura? Pues claro que se atrevió y firmó una hipoteca a plazos con el partido de Junqueras, poniendo incluso por escrito lo siguiente: «Las medidas en que se materialicen los acuerdos (alcanzados en esa mesa) serán sometidas en su caso a validación democrática a través de consulta a la ciudadanía de Catalunya, de acuerdo con los mecanismos previstos o que puedan preverse en el marco del sistema jurídicopolítico».

Así fue como superó el debate de investidura y logró ser investido de nuevo como presidente de Gobierno el 7 de enero de 2020 por mayoría simple en segunda ronda echando el resto para lograr 167 votos a su favor (PSOE, Unidas Podemos, PNV, Más País-Compromís, Nueva Canarias, BNG y Teruel Existe), con 18 abstenciones (ERC y EH Bildu) y 165 votos en contra (PP, Vox, Ciudadanos, Junts per Catalunya, CUP, UPN, Coalición Canaria, Foro Asturias y PRC). En aquellas elecciones solo un 0,99% de los españoles habían votado a partidos derivados del terrorismo pero para D.Pedro Sánchez aquello era la “democracia emanada de las urnas

El 13-1-2020 tomaron posesión los ministros entrantes del Segundo Gobierno Sánchez con una cifra récord de cuatro vicepresidencias y 18 ministerios. ¿Qué faltaba? Pues CONSOLIDAR EL PODER y para ello nuestro personaje comenzó a gobernar a golpe de decreto-ley, una fórmula que le ha permitido aprobar de forma unilateral y directa medidas con rango de ley, que de otra forma deberían pasar por un trámite parlamentario, debatirse y contar con el apoyo de una mayoría.

También en enero de 2020 designó a su ministra de Justicia al frente de la Fiscalía General del Estado, sin solución de continuidad. ¿Cómo iba a atreverse a traspasar semejante puerta giratoria, y más tratándose de una ministra tan controvertida y reprobada como lo había sido Doña Dolores Delgado? Pues se atrevió.

Llegó la pandemia. Se suponía que el presidente no iba a atreverse a confinar a 43 millones de españoles decretando un estado de alarma en lugar de uno de excepción. También a ello se atrevió D.Pedro Sánchez y el 14 de marzo de 2020, declaraba por quince días un estado de alarma en todo el territorio nacional prohibiéndose a los ciudadanos salir a la calle. No importa que 14 de julio de 2021 el Tribunal Constitucional sentenciara por seis votos contra cinco que aquella decisión fue inconstitucional ya que sin asumir ninguna responsabilidad al final consiguió que España viviera 7 meses y 24 días sin dar cuenta al Parlamento, gobernando a golpe de decreto.

A la vuelta del verano de 2020, Sánchez e Isabel Díaz Ayuso se reunieron en la sede de la Presidencia de la Comunidad de Madrid para rebajar las hostilidades provocadas por la gestión de la pandemia. Tan conciliador estuvo entonces el presidente que nadie podía pensar que apenas tres semanas después se atrevería a decretar un estado de alarma para cerrar Madrid, con motivo del puente del 12 de octubre en contra del criterio de la presidenta regional. Y también se atrevió.

Un mes después, en noviembre de 2020, llegó el momento de negociar en el Congreso los Presupuestos de 2021, los primeros de la legislatura. ¿Cómo iba atreverse Sánchez a preferir el apoyo de Bildu que el de Ciudadanos, que se ofreció al presidente para que no dependiera de la izquierda abertzale‘? Pues se atrevió a pactar los Presupuestos de 2021 con Arnaldo Otegi (que luego haría con los de 2022, y los de 2023). Con la máxima de «presos por presupuestos» con Otegi pactó con lo que Sánchez llama una “votación democrática en la sede de la soberanía popular. En este enlace podemos ver algunos de los pago que hizo D. Pedro Sánchez para salvar su proyecto de Presupuestos Generales del Estado de 2022 y en este otro los pagos que hizo a EH Bildu

En la primavera de 2021 empezó el runrún de los indultos a los condenados de procés de Cataluña. Pero ¿cómo iba a atreverse el presidente, a darlos si en la campaña de las generales de 2019 él mismo había prometido el «íntegro cumplimiento» de las penas para los condenados por el referéndum ilegal» ? Pues incluso teniendo sobre su mesa los informes contrarios de la Fiscalía y del tribunal sentenciador, el Supremo se atrevió en junio de aquel año, a concederlos invocando una supuesta «magnanimidad».

Por tanto, mucho cuidado con D. Pedro Sánchez porque es un hombre que no tiene ningún escrúpulo y es capaz de todo por mantenerse en el poder. Incluso puede ser implacable con los suyos cuando resulte necesario como cuando en el 2021 se quitó de en medio a su director de Gabinete, Iván Redondo, el muñidor de la moción de censura que lo llevó en volandas a la Moncloa. No parecía posible que se atreviera a prescindir de su consejero áulico, pero vaya si se atrevió.

Se suponía que tampoco podía atreverse a cambiar la postura de España respecto al Sáhara de forma unilateral, a espaldas del PP e incluso de su socio de Gobierno y teniendo en contra al Congreso. Y, sin embargo, también a eso se atrevió en marzo de 2022, en una decisión que hipotecó la política exterior española para las próximas décadas y por razones que nunca ha explicado

Cuando saltó aquel escándalo del espionaje a políticos independentistas un mes después era impensable que un presidente del Gobierno entregara la cabeza de la directora del CNI, Paz Esteban, en bandeja de plata a Junqueras, teniendo como tenía el CNI autorización judicial. Y sucedió. Se atrevió a eso y a dar entrada en la Comisión de Secretos Oficiales del Congreso a ERC, Bildu, Junts per Catalunya y la CUP para calmar al separatismo.

¿Queda algo más a lo que Sánchez no se haya atrevido? Pues si, ¿como iba a atreverse a echar por tierra el pacto para la renovación del CGPJ y del Tribunal Constitucional con el nuevo presidente del PP D. Alberto Núñez Feijóo solo por contentar a ERC y derogar el delito de sedición? Pues también se atrevió a finales del pasado año e incluso a utilizar la misma proposición de ley para forzar un cambio en las mayorías del TC y meter en mismo al exministro de Justicia Juan Carlos Campo y a la catedrática de Derecho Constitucional próxima al PSC Laura Díez. Por suerte aquel intento de intentar cambiar las reglas del juego del sistema de elección del gobierno de los jueces fue paralizado en última instancia por el TC

Lo último que nos ha dicho nuestro «vendedor de humo» es que no habrá referéndum de autodeterminación en Cataluña porque «lo prohíbe la Constitución», pero el presidente de la Generalitat ha advertido que este año será clave para fijar la propuesta de un nuevo referéndum de secesión y como para D.Pedro Sánchez el cambiar de opinión cuando le conviene es algo que no supone ningún problema el tiempo dirá

Por consiguiente la posibilidad de que en este año 2023 D. Pedro Sánchez renueve por cuarta vez su cargo de presidente de Gobierno es una posibilidad cierta y aterradora y precisamente para eso en este año la venta de humo se va a intensificar y La Moncloa ya nos ha anunciado sus regalos de Reyes. Serán los tradicionales juegos de manos con el Presupuesto: ahora te bajo unos céntimos la gasolina a cambio de bajarte el IVA de algunos alimentos cuando ya me he forrado con este impuesto y la inflación. Seguirá así porque el mercado de los votos ya está abierto y D. Pedro Sánchez se ha puesto en marcha para conseguir votantes. Si lo logra hará buena aquella frase atribuida a Benjamín Franklin que decía que “la democracia son dos lobos y una oveja votando sobre lo que se va a comer”.

3 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Sweet website , super pattern, very clean and apply genial.

    Me gusta

  2. Esther dice:

    Fantástico artículo Manolo, el tiempo dirá…..

    Me gusta

    1. mrjaen dice:

      Muchas gracias Esther

      Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s