20130720-115746.jpg

    Don Alberto pensando en su nuevo Código Penal

El odio es el sentimiento más directo de las personas. El discurso del odio está calando en casi todos los países europeos con partidos como el Frente Nacional francés de Marine Le Pen y organizaciones extremistas como La Liga de Defensa Inglesa o el Amanecer Dorado de Grecia. Todos ellos usan la incitación al odio, la amenaza racista y la intolerancia criminal como norma de conducta.

Dentro de pocos días, concretamente el próximo 22 de Julio se celebrará el segundo aniversario de la matanza de Utoya (Noruega) en la que el ultraderechista Anders Behring Breivik asesinó a 69 adolescentes en una isla después de que unas horas antes en Oslo hubiera provocado ocho muertos con la explosión de una bomba cerca de unas oficinas del Gobierno noruego.

20130720-120211.jpg

Este individuo había subido a Internet un documento con su violenta filosofía pocas horas antes de aquel doble atentado

También el odio a lo largo de la historia ha sido hábilmente manipulado por algunos dirigentes. El historiador y documentalista británico Laurence Rees (Ayr, Escocia, 1957), en su libro “El oscuro carisma de Hitler

20130720-120453.jpg

20130720-120523.jpg

Disecciona las características peculiares del liderazgo de Hitler y su “hábil manejo del odio” con su habilidad para unir a la gente alrededor de este sentimiento. El mejor ejemplo es aquel episodio de “la noche de los cristales rotos” contra los judíos

Nuestro Ministerio de Justicia en colaboración con el Instituto Superior de Derecho y Economía ha organizado unos encuentros a los que han acudido miembros de las fuerzas de seguridad, jueces, fiscales y técnicos del Gobierno cuya finalidad ha sido la de “poner los cimientos” para combatir el llamado “discurso del odio” en sintonía con el proyecto promovido por “Stop Hate Crimes” . La maquinaria ya se ha puesto en marcha apoyada por el “informe Raxen-2012” elaborado por el “Movimiento contra la Intolerancia” en colaboración con la “Red Europea contra los Crímenes de Odio” y entregado a la Defensora del Pueblo doña Soledad Becerril que alertaba del crecimiento del discurso discriminatorio en Internet y la dificultad de controlar esta práctica en perfiles de Facebook y páginas donde se difunden “mensajes de odio” pidiendo a las autoridades una reglamentación que facilitase el control de las webs que incitasen al odio.

Con todo esto nuestro Ministro de Justicia don Alberto Ruiz-Gallardón ha encontrado una estupenda oportunidad para incluir el “delito de odio” en su reforma del Código Penal. Nada tengo contra esta iniciativa pero viniendo de don Alberto, especialista en “pescar en aguas revueltas” mucho me temo que le sirva para evitar ” las críticas al Gobierno y a su partido” y aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, decida combatir lo que él piense que es un “discurso de odio” contra el PP en las redes sociales e intente cerrar las webs que alojen comentarios que lo fomenten. O sea, una bonita oportunidad para volver a un estado orwelliano de “1984” con una sociedad en donde las opiniones pasen a formar parte de la propiedad del Estado y se limite la libertad de expresión.

Yo creo que hay muchos tipos de odio y, desde luego estoy totalmente en contra de los que fomentan el racismo y la xenofobia pero también me parece que “odiar a alguien” también puede ser un sentimiento “puro y noble” Por ejemplo yo odio a don Mariano Rajoy pero mi odio se basa en un sentimiento de frustración al ver que lo he legitimado con mi voto y luego ME HA ENGAÑADO, subiéndome el IRPF, el IVA, recortándome la sanidad y bajándome la pensión y encima luego veo como me toma el pelo saliendo en una televisión de plasma a dar “ruedas de prensa”, sin comparecer ante su pueblo (en el Congreso) en casos tan “sangrantes” como los de la financiación presuntamente irregular de su partido o los presuntos “sobresueldos” por él cobrados con el agravante de que encima ME CHULEA restregándome por la cara esas palabras de que es en las elecciones democráticas donde los pueblos “legitiman a sus representantes” .

Por eso, mi odio hacia don Mariano se aproxima a aquel que pone en boca de uno de sus personajes el director francés Mathieu Kassovitz en aquella película titulada precisamente “El Odio” ( La haine) cuando en uno de sus diálogos uno le dice:,”En la escuela me enseñaron que el odio engendra odio” y él responde : “Yo no fui a la escuela. Soy de la calle, y en la calle te enseñan que si pones la otra mejilla te dan por el culo

No sé si eso a don Alberto le parecerá un “motivo punible para cerrarme la boca”.

Acerca de mrjaen

La curiosidad es lo que me mueve a escribir

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s