Las cuentas «bien hechas»

La expresión «El palo y la zanahoria»
viene a decir que hay que «alternar algo malo» ( el palo) con «algo bueno» (la zanahoria) para conseguir un objetivo.

Y el PP debería de pensar que «solo con palos no anda el burro«. Claro que podría «haber hecho las cosas de otra manera«. Igual que Warren G. Harding aquel presidente numero 29 de los Estados Unidos del año 1.920 que en vez de «seguir subiendo los impuestos» para sanear la economía americana HIZO TODO LO CONTRARIO cortando de raíz todo gasto innecesario y con los estadounidenses con dinero en sus bolsillos, se reactivó el consumo y América pasó de una «depresión» a una «prosperidad extraordinaria» que en Europa se conoció como los «Felices Años Veinte» y en Estados Unidos cómo los «Roaring Twenties«.

El Partido Popular podría haber alcanzado la meta de un déficit público del 3 por ciento, comprometido con Europa para 2013, sin subir ni un euro los impuestos y sin machacar a las clases medias y a las empresas españolas.

¿Por qué no lo ha hecho? Porque hacerlo representa recortar únicamente gastos gubernamentales e implicaría limitar el poder del gobierno y de la clase política en general. Es más fácil (aunque también más vil e indecente) hacer pagar la factura a los contribuyentes